Deuda externa
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Deuda externa

le

  • 445 vues

 

Statistiques

Vues

Total des vues
445
Vues sur SlideShare
445
Vues externes
0

Actions

J'aime
0
Téléchargements
1
Commentaires
0

0 Ajouts 0

No embeds

Accessibilité

Catégories

Détails de l'import

Uploaded via as Microsoft Word

Droits d'utilisation

© Tous droits réservés

Report content

Signalé comme inapproprié Signaler comme inapproprié
Signaler comme inapproprié

Indiquez la raison pour laquelle vous avez signalé cette présentation comme n'étant pas appropriée.

Annuler
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Êtes-vous sûr de vouloir
    Votre message apparaîtra ici
    Processing...
Poster un commentaire
Modifier votre commentaire

Deuda externa Document Transcript

  • 1. Deuda ExternaOrsenigo Nadia SantiNeyenProf. Alicia Barba Economía La Providencia Quilmes 23/09
  • 2. IntroducciónLa deuda externa parece resultar eterna. Sus dificultades son tan antiguas como laformación de muchas repúblicas latinoamericanas a principios del siglo XIX. Lassoluciones, impulsadas y controladas por los acreedores, de acuerdo siempre consus intereses, no han resuelto el problema. Es más, la mayoría de las veces, estas"soluciones definitivas" a la postre ahondaron la crisis.Esta constatación conduce a repensar las propuestas, rebasando los estrechosmárgenes coyunturales y locales. Se precisa abrir el escenario desde lo nacionalhacia lo internacional, procurando formular alternativas que deberán ser viables nopor la generosidad de los acreedores, sino por la contundencia de sus argumentosy por la profundidad de la acción política.Entonces la Deuda externa es un fenómeno bastante reciente y, sin embargo, supapel en el marco político y económico internacional de este último cuarto de sigloha sido fundamental. Su primera y más importante etapa es la delpréstamo, en la década de los 70, que pasaremos a explicar en uno de nuestroscontenidos.Para entrar mas en tema y abocarnos ya desde lleno a la deuda externa podemosadelantar que ha sido para la Argentina uno de sus principales problemaseconómicos. Independientemente del peso que pueda atribuírsele, es evidenteque la magnitud que ha asumido el endeudamiento representa una considerablerestricción para el desarrollo de una política económica que supere las crecientescondiciones de desindustrialización, desempleo y pobreza por las que atraviesa laArgentina. 2
  • 3. ÍndiceIntroducción…………………………………………………………………. 2Deuda ExternaLos alcances de la Deuda Externa………………………………………. 4La responsabilidad compartida………………....................................... 6De las propuestas convencionales a laanulación de las deudas……. 7Transferencia neta de recursos…………………………………………... 8Repensando el marco financiero internacional…………………………. 9Algunas conclusiones para civilizar el mercado financiero……….…. 11Investigación en el Banco Central……………………………………… 16¿Qué hubiera pasado si se hubiera investigado el 100% de la DeudaExterna?.............................................................................................. 18Conclusión………………………………………………………………... 20Bibliografía………………………………………………………………... 21 3
  • 4. Deuda externaLos alcances de la deuda externa La deuda, para empezar, no puede tratarse exclusivamente en el ámbito de lofinanciero, resaltando sus aspectos técnicos. Hay que tener conciencia que no sellegó al endeudamiento externo simplemente por la escasez de capitales, es decirporque el ahorro interno de los países empobrecidos es insuficiente y porque esoobliga a recurrir al ahorro externo, como un complemento financiero. Esa visiónesconde una posición tecnocrática y, por cierto, una posición política ideologizada.Aunque hay que poner este aspecto en la mesa, no hay que centrarse sólo en él.Otro problema importante es el desperdicio de los recursos contratados, pues laineficiencia es compañera inseparable de las crisis de deuda externa. A esto sesuma la corrupción en la que los deudores no son los únicos actores. Desde ellado de los acreedores la corrupción ha sido potenciada por las prácticasfinancieras y por los marcos jurídicos que, por ejemplo, permiten en algunospaíses industrializados descontar de los impuestos aquellos egresos orientados a"aceitar" las negociaciones comerciales o financieras externas. No obstante, sindesconocer factores como la corrupción y la ineficiencia, cabe tener conciencia deque los problemas del sobreendeudamiento tampoco se entienden solo desde esaperspectiva. Es más, las crisis de deuda no constituyen hechos aislados o nuevos,registrados en unos cuantos países.La deuda en sí es otra manifestación de la evolución del propio sistema capitalista.Y como tal las crisis de deuda se suceden cíclicamente, con una serie deelementos nuevos y otros que ya se vivieron en épocas anteriores. La deuda en síestá vinculada con los ciclos de evolución del sistema capitalista y por tantoresponde en gran medida a las necesidades de acumulación de capital. Entonceslas crisis no se originan simplemente en los países que contratan la deuda.Hay determinadas épocas en que los capitales se expanden, buscan mercadosfuera de sus economías y salen en forma de créditos baratos y abundantescuando no pueden ser colocados en las economías líderes, en las economíasdominantes. Eso se experimentó en los años setenta del siglo XX, por ejemplo. Deun momento a otro los países del mal llamado "tercer mundo" se encontraron quecon relativa facilidad y de una manera rápida se conseguían los créditos,anteriormente tan esquivos. 4
  • 5. Por lo tanto, la demanda de préstamos no es la única razón para la existencia delendeudamiento externo y su mal uso tampoco la única explicación de las crisis. Eneste contexto, la actual crisis de sobreendeudamiento encuentra sus orígenes enuna serie de factores sistémicos externos y también internos, pero en particular enla oferta de recursos financieros en los países desarrollados, especialmente en losEEUU.Recuérdese que el surgimiento del endeudamiento en los años setenta del sigloXX se debió a la afluencia masiva de los llamados eurodólares, por efecto, entreotros factores, de los desbalances que provocó la aventura imperialista deWashington en Indochina, mucho antes del alza de los precios del petróleo. Lamasa de estos dólares fuera de EEUU se amplió con la eliminación de laconvertibilidad del dólar en oro, en agosto de 1971.Luego, el monto de recursos financieros se incrementó con los petrodólares, losque, al no encontrar utilización productiva en el Norte, fueron canalizadosalegremente hacia el Sur, tradicionalmente marginado de los mercados financierosinternacionales. En ese entonces los acreedores "se olvidaron" de tomar enconsideración la capacidad de pago de los deudores. Además, las bajas tasas deinterés en la economía estadounidense sobre todo, inferiores a la inflación, eranuna invitación para endeudarse. 5
  • 6. La responsabilidad compartidaSi los gobiernos de los países acreedores -especialmente los EEUU- con suspolíticas económicas son corresponsables directos de este proceso, también lo esla banca privada, que alentó el sobreendeudamiento en forma consciente ymuchas veces coordinada. Sus prácticas no sólo que fueron inapropiadas, sinoque muchas veces fueron imprudentes o abiertamente corruptas: piénsese en lostérminos desmedidos de muchos de los préstamos otorgados y aún en los créditosinnecesarios presionados a varios países subdesarrollados por los banquerosinternacionales en contubernio con las autoridades locales.Junto a los bancos actuó también una multitud de compañías extranjeras, muchasde ellas transnacionales, que participaron activamente en la danza de los millones.Hay casos paradigmáticos de empresas que con tal de vender sus productospropiciaban cualquier locura.Posteriormente, ya en plena crisis, estos organismos asumieron el papel decobradores y ajustadores de las economías que ellos contribuyeron a endeudar.Esto es una muestra más de un cinismo increíble, cuando ellos fueron causantesdirectos de la pérdida de disciplina del mercado al propiciar muchas vecesmedidas que significaron asumir los riesgos de los acreedores y de los deudoresprivados.La deuda, en consecuencia, asoma como un mecanismo de exacción de recursosdesde los países pobres y de imposición de políticas desde los países ricos. Ladeuda ha sido y es, si hubiera abordado las finanzas y no la guerra, lacontinuación de la política con otros medios. Desde esta lógica la gestión de ladeuda externa engarza con otro axioma del propio Clausewitz, según el cual ladeuda es un acto de violencia cuyo objetivo es forzar al país deudor a hacer lavoluntad de los acreedores. Entonces, la deuda no sólo frena el desarrollo por sucarga de obligaciones, sino que abre la puerta a las influencias y aún a la directaintervención de poderes extranjeros en los asuntos de los países subdesarrolladosendeudados. 6
  • 7. De las propuestas convencionales a la anulación de las deudasLas diversas alternativas planteadas frente al sobreendeudamiento de los paísessubdesarrollados han fracasado constantemente y han agravado la crisis de lospaíses pobres.Los diversos esquemas utilizados, como las continuas renegociaciones, el PlanBaker, los canjes de deuda, el Plan Brady o el Programa para Países PobresAltamente Endeudados (PPPAD o HIPC, en las más conocidas siglas inglesas deHeavilyIndebted Poor Countries), no han resuelto el problema, a pesar de habersido presentados pomposamente, cada uno a su tiempo, como "la solucióndefinitiva". }Luego de agotar todos los medios posibles para sostener el servicio de lasdeudas, prácticamente todos los países de la región, más de una vez, tuvieron queincurrir en este tipo de medida, generalmente contra su voluntad. Y esta realidad,tan conocida en el mundo subdesarrollado, también se registró, una y otra vez, enlos países industrializados, empezando por los propios EEUU.Si se recuerda que el problema es sistémico y que no ha habido respuestassistémicas, entonces las repetidas crisis casi resultan inevitables. Por eso elestablecimiento de proyectos más eficaces de desarrollo y aún de mejoramientode las estructuras macroeconómicas y políticas a nivel nacional, procurandoreducir el peso relativo de la deuda a partir de un mayor crecimiento económico,no resuelven el problema ni garantizan por sí solos un desarrollo sostenible.Frente a esta realidad, la anulación o cancelación total y sin condiciones de lasdeudas externas públicas es una posición contundente en términos económicos;hay suficientes argumentos no sólo para considerarla sino para exigirla. Por otrolado, pedir a los países que primero se ajusten para luego reducirles la deuda esun error; "el orden debería ser inverso: primero reducir o anular la deuda ydespués (o en todo caso simultáneamente) exigir a los gobiernos beneficiados queadopten medidas de lucha contra la pobreza". Sin embargo, a pesar de que laanulación sea la salida más inmediata, "no es de por sí la solución del problemade la deuda, si no se hace a la vez lo necesario frente a las causas que originan elproceso de endeudamiento". 7
  • 8. Transferencia neta de recursos.Además, el no pago se justifica legalmente porque muchos créditos contratadoscaen en el ámbito de las deudas además, existen otros créditos que, por suscondiciones, podrían ser considerados como usurarios y corruptos, que pordefinición deberían ser nulos. A modo de ejemplo de los factores que habría queconsiderar, se puede mencionar la existencia de cláusulas ilícitas, vicios deconsentimiento, anatocismo, tasas de interés usurarias, gastos y comisionesdesproporcionados, operaciones simuladas, deudas "estatizadas" o "socializadas",etc.Una cancelación absoluta de toda la deuda de los países subdesarrollados sincondiciones sigue siendo un reclamo justo, pero no modificaría las reglas dejuego, aún cuando extraería recursos de los acreedores. Por lo tanto, sinminimizar el valor de dicho reclamo, que podría ser el punto de partida para elestablecimiento de un nuevo sistema financiero internacional, hay que rescatar lanecesidad de que una eliminación de las deudas o su no pago se haga en elmarco de condicionalidades positivas para impedir que las élites dominantes delos países endeudados sean beneficiarias de este tipo de soluciones temporales.Elites que deberían revertir de alguna manera los beneficios obtenidos con elendeudamiento externo.En este contexto, se precisa encontrar renovadas formas de acción capaces dedoblegar el poder del capital financiero internacional. Sin embargo, antes dedesarrollar algunas ideas básicas de cómo abordar la problemática, cabe recordarque más allá de las propuestas convencionales hay opciones que han rendidofrutos en otras ocasiones. Opciones que no han estado inspiradas en la lógicafinanciera, sino en claras definiciones y voluntades políticas, como se verá acontinuación. 8
  • 9. Repensando el marco financiero internacional A partir de las declaraciones de las diversas instancias de Naciones Unidas y deuna serie de convenios internacionales se puede encontrar argumentos de pesoque demuestran cómo la deuda implica una violación de los derechos humanos,del derecho al desarrollo y del derecho a la libre determinación de los pueblos.Igualmente ha quedado comprobada la ilegitimidad de la deuda y la imposibilidadde su pago sin poner en riesgo la existencia misma de amplios sectores de lapoblación en los países endeudados, pues estos enfrentan deudas odiosas ocorruptas, contratos injustos e ilegítimos, mientras que los países acreedores seniegan a asumir su corresponsabilidad, la cual también aparece en la medida quehan impedido, directa o indirectamente, que los países pobres obtengan losingresos necesarios para pagar sus deudas. Por otro lado, las actuales instancias normadoras y controladoras existentes están seriamente cuestionadas: el FMI y el Banco Mundial, con poco más de medio siglo de funcionamiento, muestran pobres resultados en sus políticas y estrategias; la racionalidad de la Organización Mundial de Comercio (OMC) tampoco es ampliamente aceptada; el rechazo masivo al Acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI) habla de la necesidad de esquemas reguladores que no intenten simplemente establecer garantías para la acumulación del capital; el Area para el Libre Comercio de las Américas (ALCA), por igual, asoma como una real amenaza para América Latina y las protestas en su contra crecen aceleradamente. El potencial de un sistema de arbitraje podría debilitarse seriamente si solo se abre la puerta para salidas puntuales, por ejemplo para ventilar la situación de algunos países de ingresos medios que no reúnen los "méritos" para ser considerados en el HIPC. En otras palabras, todos los países en determinadas circunstancias establecidas con absoluta claridad y con reglas adecuadas deberían poder acogerse a la posibilidad de un proceso jurídico internacional, que no se concedería en forma selectiva (clientelar) por parte de los acreedores. Hacerlo aisladamente sería crear una nueva forma de dominación, basada en, sistemas discriminatorios en los cuales el poder mundial premia a unos países y castiga a otros a partir de sus intereses. En suma no hay que instaurar exclusivamente un procedimiento justo y transparente de arbitraje para casos aislados, sino que este proceso tiene 9
  • 10. que estar abierto para todos los países en condiciones visibles ypredeterminadas, sin olvidarse que "el diablo está en los detalles".Por otro lado, si un país, en forma soberana, se acoge a esta posibilidaddebería estar en capacidad de suspender el servicio de su deuda externa,sobre todo mientras se ventila su solicitud de resolución del problema. Estaposibilidad sería autorizada por una instancia internacional, no por el FMI o elBanco Mundial. Los organismos multilaterales de crédito -rediseñados ytransformados profundamente- deberían proteger al deudor y no ahorcarlo ensituaciones de crisis, tal como sucede en la actualidad con el FMI y el BancoMundial.Es imposible que se mantenga el gasto social si se capitalizan los intereses yse aplican condiciones de política económica que limitan el crecimientoeconómico y aseguran el traslado del ahorro interno al exterior. Por lo tanto,los propios esquemas de ajuste estructural deberán ser revisados ysustituidos por otro tipo de política económica, pues no se trata de hacermejor lo que se viene haciendo hasta ahora en la búsqueda de una suerte deneoliberalismo de segunda mano. Por eso la anulación de las deudas, comoparte de una estrategia global que no se agota en el no pago o en dichaanulación. 10
  • 11. Algunas conclusiones para civilizar el mercado financiero Si las partes afectadas interviniesen en la búsqueda de una solución concertada para establecer este marco jurídico internacional se podría esperar que las condiciones financieras mundiales mejoraran. Lejos de ser un problema, la existencia de un esquema internacional para normar los flujos financieros y resolver sobre situaciones complejas de deuda externa, que inicialmente crearía cierta incertidumbre, a la postre establecería condiciones más transparentes y sólidas que son indispensables para normar, regular y domar el mercado financiero internacional. Es cierto que al principio podría darse un cierto nerviosismo en el mercado financiero internacional por la posibilidad de que un número significativo de países quisiera acogerse a un esquema como el esbozado. Esto podría provocar tensiones. Sin embargo, si las reglas son claras, superado este primer momento los beneficios serán indudables. Las ventajas para los acreedores y los deudores son inocultables. Disminuirá considerablemente el aspecto especulativo del endeudamiento externo y sus actores serán mucho más cuidadosos el rato de prestar dinero en el exterior. Un acreedor prudente en ningún caso volvería a entregar créditos en montos superiores a la verdadera capacidad de pagos de un deudor y éste, por su lado, sería aún mucho más responsable en el manejo de los créditos externos. Los criterios de los nuevos préstamos se ajustarían a la real capacidad de pago de los países, en el marco de un tratamiento jurídico internacional basado en la lógica y racionalidad del Estado de Derecho, inexistente actualmente. Este tratamiento no puede caer en la trampa de establecer una supuesta igualdad de derechos, cuando la desigualdad de condiciones es el punto de partida: derechos iguales a contrapartes desiguales benefician al más fuerte y perjudican al más débil. Para hacer realidad este nuevo esquema internacional habría que definir algunos puntos básicos: 1. El pago de la deuda externa no puede ser, en ningún momento, un freno para el desarrollo humano o una amenaza para el equilibrio ambiental. No sólo está en la mira la resolución de los problemas del endeudamiento, sino el nacimiento de un sistema económico más estable y equitativo que redunde en beneficio de toda la humanidad. 2. Tampoco es aceptable, dentro del Derecho Internacional, que los arreglos de deuda externa sean instrumentados como herramientas de presión política 11
  • 12. para que un Estado acreedor o una instancia controlada por los Estadosacreedores impongan condiciones a un Estado deudor, reflejadasespecialmente en el ajuste estructural. Esto abre la puerta para que cada paísdesarrolle su propia política económica y no viva atado a lascondicionalidades del FMI y del Banco Mundial.3. Es necesario establecer normas internacionales enmarcadas en un códigofinanciero internacional, tanto para sentar con claridad los mecanismos querijan el proceso de resolución de crisis de deuda, como para impedir quemecanismos como el arbitraje sean utilizados como una nueva herramientade presión política por parte de los acreedores. No se puede reeditar elmanejo arbitrario caso por caso como hasta el momento, lo cual, en más deuna ocasión, ha dado lugar a la imposición de condiciones insoportables paralos países endeudados y hasta ha provocado una enconada competenciaentre deudores que sólo beneficia a los acreedores. Quizás hasta que sedisponga de dicho código y exista el correspondiente tribunal internacional,habría que presionar para que se institucionalice el arbitraje.4. El punto de partida de cualquier solución, incluido el arbitraje, radica en laidentificación de las deudas adquiridas legalmente y que pueden serpagadas, distinguiéndolas de aquellas a partir de la doctrina de las deudasodiosas y corruptas. Con una auditoría independiente se podría descubrir laexistencia de deudas ilegales e ilegítimas, sobre todo aquellas contratadaspor gobiernos dictatoriales; además, suspender el pago de estas deudaspodría constituirse en una barrera para prevenir aventuras dictatoriales.Igualmente, hay que desmontar las deudas que resultan impagables y aún lascondiciones que las han hecho impagables por afectar los derechos humanoseconómicos, sociales y culturales de los pueblos. Entre los factores aconsiderar para impugnarlas podrían estar las alzas usurarias de las tasas deinterés y esquemas como la socialización de las deudas privadas("sucretización", por ejemplo). Con este ejercicio de selección se abriría defacto la puerta a cancelaciones masivas de la deuda, que debería asegurarsecon condiciones positivas.5. Como complemento de las auditorias habrá que establecer un fondo deemergencia para impedir que el país que se acoja a este sistema sea víctimade chantajes y de cualquier tipo de presiones especulativas. Para garantizarel funcionamiento relativamente autónomo de las políticas monetarias de lospaíses pobres se debería dar paso inmediatamente a la emisión de nuevosDerechos Especiales de Giro, con el fin de establecer un fondo especializadoen esta tarea; este fondo también podría ser alimentado con los recursos que 12
  • 13. genere el impuesto Tobin, por ejemplo. Por cierto, la posibilidad de suspenderlos pagos también debería estar institucionalizada para aquellos casos en loscuales un país es víctima de un ataque especulativo.6. Todas las partes involucradas en el problema deben tener un tratoequitativo que implica el derecho de ser escuchadas, propio del debidoproceso. Para lo que hace falta incorporar activamente a los representantesde la "sociedad civil" de los países endeudados, que es normalmente elsector más afectado por la crisis de la deuda y su manejo. En este sistema,hay que decirlo categóricamente, también habrá que asegurar un tratoequitativo para los acreedores internacionales.7. Para el servicio de la deuda contratada y renegociada con acuerdosdefinitivos y en condiciones de legitimidad, habrá que establecer parámetrosclaros en términos fiscales, para que el servicio de las deudas que todavíahubiera que pagar, dentro del Presupuesto del Estado, no afecten lasinversiones sociales y tampoco minimicen el potencial de desarrollo .8. En términos comerciales se espera que exista un superávit como condiciónmínima para servir la deuda. Como complemento se requiere de un esquemaque estimule la compra de productos de los países endeudados por parte delos acreedores. Las rebajas de la deuda deben ir en relación directamenteproporcional a las restricciones comerciales de los acreedores, a másbarreras arancelarias más desendeudamiento.9. Hay que incorporar por igual cláusulas de contingencia para el comercioexterior y para las finanzas internacionales que conduzcan inexorablemente ala suspensión de pagos. Si se produce una caída sustantiva de los precios delas materias primas, por ejemplo, se suspenderían los pagos hasta que serestablezca el equilibrio. Igualmente, si la tasa variable de interés supera unabanda razonable con relación al momento de la firma del crédito, sepospondría el servicio hasta que se fije una nueva tasa.10. Desde una amplia perspectiva, este sistema internacional para resolver elproblema de la deuda externa, debe sustentarse sobre bases detransparencia, justicia y equidad.En paralelo a estas demandas, es necesario que se establezca un nuevo ymejor sistema monetario y financiero internacional, lo cual no se resuelve conuna simple reforma interna de las instituciones como el FMI y el mismo BancoMundial. Se precisa un nuevo Bretton Woods que ayude a regular y 13
  • 14. normalizar otro proceso de globalización sobre bases de solidaridad ysustentabilidad. Algo urgente, pues "el FMI y el Banco mundial no son en lapráctica organismos especializados del sistema de Naciones Unidas, sinomeros instrumentos y mandatarios de las grandes potencias y del grancapital".De todas estas reflexiones se puede sacar algunas conclusiones para ladiscusión:1. El Banco Mundial y los bancos regionales deberán rebajar sustantivamentela deuda sin condiciones. Se deben superar los actuales requisitos de políticaeconómica transformados en una trampa de imposiciones que generan y/oagudizan la pobreza en los países "beneficiarios", sin llegar, por cierto, aresolver el reto de la deuda.2. El Banco Mundial deberá retornar a su papel de financista de proyectos dedesarrollo, mientras que el FMI -si su existencia fuera necesaria- deberíalimitarse a apoyar con créditos cuando se produzcan desequilibrios debalanza de pagos dentro del marco de un código financiero internacional.Para resolver situaciones críticas, los países deberían tener la posibilidad deacceder a asesorías especializadas que no sean ofrecidas exclusivamentepor estas dos entidades, cuyo trabajo es con razón cuestionado. Entre lasalternativas de solución tampoco se puede descartar la disolución de estasinstancias multilaterales, para poder diseñar y dar vida a nuevas estructurasfinancieras y monetarias que reorganicen y controlen el mercado monetario yfinanciero mundial sin arrastrar con una herencia tan pesada (43).3. La inmediata disolución del Club de París, en vista de su fracaso histórico yen cuyo seno no hay ningún arreglo apegado al derecho, sería el primer pasopara la constitución de un tribunal internacional de deuda independiente.Así, por ejemplo, la UNCTAD plantea una cuestión de fondo que tambiénmerece ser globalmente analizada, al preguntarse "si existe un régimen detipos de cambio viable y apropiado para economía en desarrollo cuando lasprincipales monedas de reserva sufren frecuentes fluctuaciones ydesalineaciones y los movimientos de capital son sumamente inestables". Esto implica, dentro de la lógica global para abordar el problema, lanecesidad de introducir objetivos monetarios entre los principales bloquesprocurando armonizar sus políticas macroeconómicas no en función deequilibrios coyunturales o nacionales, sino considerando las crecientesdemandas derivadas del empobrecimiento de la mayoría de habitantes del 14
  • 15. planeta, estableciendo los mecanismos que permitan manejar las épocas de crisis.Lo que está en juego, en suma, es la búsqueda de un nuevo régimen social deacumulación y participación. Si se pone la vida en el centro de la acción y no sólola reproducción del capital, impulsar un nuevo proceso de globalización esindispensable. No se intenta construir simplemente un mejor sistema deacumulación material. 15
  • 16. Investigación en el Banco Central El 5 de julio de 1984 el directorio del Banco Central de la República Argentina que entonces presidía el Dr. Enrique García Vázquez, firmó una resolución denominada Resolución 340 que dispuso la conformación del cuerpo de investigaciones (Inspectores de Cambio), que analizarían las declaraciones de deudas en moneda extranjera al 31/10/1983, efectuadas por empresas del sector privado, se aclara que esta investigación dejó de lado la parte pública de la Deuda Externa y que la investigación de la parte privada lamentablemente iba a terminar con una decisión de poner punto final a dicha investigación. En primer lugar por la Res. 340 se fijaron los parámetros para determinarla separación del total de deuda, aquella deuda que no se considerara legítima yellos fueron:a) Cuando el acreedor externo no conforme dentro de los 45 días del pedido de lasolicitud de saldos o niegue la existencia de una deuda ante el pedido deconfirmación formulada por el Banco Central.b) Cuando por cualquier medio de prueba se confirmare que la calidad de deudory acreedor podría confundirse, esto es que alguien estuviera prestándose dinero así mismo, lo que en el lenguaje financiero se conoce con el nombre deautopréstamo.c) Cuando la operación fuera realizada fuera de las que se llamaban Prácticas deMercado generalmente aceptadas.d) Cuando la operación investigada no se encontrase suficientemente acreditada.La comprobación de cualquiera de estos cuatro tipos de figuras, daría lugar a lacaracterización de ilegal a la deuda investigada.El total de la deuda alcanzaba a 17.000 millones de dólares los que habían sidoestatizados atribuidos a 8.562 deudores, los que podrían dividirse en tressegmentos:1) El grupo de 19 empresas más endeudadas del país. La primera de ellas con unpasivo de 1.000 millones de dólares y las 18 restantes con deudas no inferiores a96 millones de dólares. Representaba el 37% de la deuda total del sector privado.2) El grupo de 495 empresas cuyo pasivo externo iba de un mínimo de 4 millonesde dólares hasta un máximo de 96 millones, representaba el 43% del total. 16
  • 17. 3) El grupo de 8.048 restantes deudores con deudas que oscilabanentre los 15.000 dólares y los 4 millones de moneda norteamericana y conformabael 20% del total de la Deuda Privada.Además se consideraban tres grupos de deudores:a) Deudas comerciales, que se originaron como consecuencia de la importación.b) Deudas financieras, producto de préstamos financieros obtenidos en el exterior.c) Otras deudas, abarcaba toda las demás obligaciones contraídas con el exterior.La investigación abarcó solamente el 50% de la deudas financieras y unporcentaje considerable menor del rubro otras deudas, dejando de lado la totalidadde la deuda comercial. En las empresas se investigaron solamente las del primergrupo más unas 175 del segundo grupo y aproximadamente 300 del tercero sobreun total de 8.048, es decir que sobre un total de 43.000 millones de dólares ladeuda efectivamente investigada alcanzó nada más que a 5.000 millones dedólares, es decir el 11,8% del total de los compromisos externos del país, noobstante, lo irrelevante del monto investigado, los inspectores detectaronnumerosas irregularidades que significaron la solicitud de pedidos de bajas decompromisos externos por 1.500 millones de dólares.Agregamos el hecho de que los bancos acreedores no habían confirmado dentrode los 45 días estipulados por la Resolución 340, un alto porcentaje de las deudasde las empresas radicadas en el país que poseían con ellos, tenemos que elBanco Central además de los 1.500 millones de dólares señalados anteriormentedebía haber dado de baja deudas por este concepto que ascendían a los 1.000millones de dólares con lo que si sumamos los dos items, los 1.500 y los 1.000millones de dólares, llegamos a la cifra de 2.500 millones de dólares, que sobreuna muestra de 5.000 millones de dólares representa el 50% como deuda ilegítimadentro de un trabajo de auditoria donde solamente se investigaba el 11,8% deltotal de la Deuda Externa Total. 17
  • 18. ¿Qué hubiera pasado si se hubiera investigado el 100% de la DeudaExterna?Gran parte de las irregularidades cometidas con la Deuda Externa, quesiendo privada se estatizó, tuvo que ver con anomalías en la concertación delseguro de cambio. Anteriormente fue suficientemente desarrollado el concepto delseguro de cambio. Digamos que la finalidad era trasladar el costo delendeudamiento privado al Estado y tenía por propósito obtener una refinanciaciónde la Deuda Externa Privada, dado que ante la cantidad de vencimientos que seacumulaban en el corto plazo, permitía que los deudores refinanciaran sus deudasen plazos más prolongados, y en 2º lugar atenuar los perjuicios que provocaban alas empresas radicadas en el país las fuertes devaluaciones decretadas por elgobierno de facto, ya que les aseguraran un tipo de cambio más ventajoso,recordamos que, el quebranto que provocaba este beneficio para un pequeñogrupo de personas lo sufría el resto de la comunidad. Y a pesar de este beneficio,verdadero privilegio, existen numerosos casos detectados en que la norma resultónotablemente alterada en beneficio de los particulares y en desmedro del Estadopor cuanto no se cumplía con los requisitos mínimos que exigían las mismas. Un ejemplo son los denominados Argendólares, eran depósitos enmoneda extranjera efectuados por residentes de este país en banco de plaza,tales depósitos podían a su vez ser represtados por estos bancos a otrasempresas, pero estas ya no podían obtener los seguros de cambio porque no setrataba de préstamos obtenidos en el exterior, sino que en su origen eran montosen dólares depositados por residentes argentinos.Entre los ejemplos de irregularidades en la concertación de seguro de cambio,podemos mencionar el caso del Citibank de Buenos Aires, se le conseguía a susclientes una línea de crédito del Citibank de Nueva York, con la cual podíancancelar aquellos préstamos que le habían sido otorgados por el régimen deargendólares, ahora sí, pudiendo conseguir el seguro de cambio para la nuevafinanciación proveniente del exterior. La maniobra violenta el espíritu del seguro yperjudica las arcas del Estado; en fin, permitía a ciertos privilegiados especularcon tipo de cambio favorable, aumentando la deuda que caía sobre las espaldas ylos bolsillos de todos los habitantes del país.La maniobra de autopréstamo fue otra de las utilizadas para la apropiación ilícitade dinero obtenido gracias a un régimen financiero que la facilitaba. La investigación parcial impulsada por el Banco Central permitiódetectar numerosos casos de ese tipo:- Empresas que, ya sea para la obtenciónde un préstamo del exterior, como para la renovación parcial de uno yaexistente, debían hacer un depósito a plazo fijo en el banco acreedor por un montoigual o superior al préstamo.Estos plazos fijos eran efectuados con fondos propios que la empresa poseía en elexterior, o bien con la transformación de bonex en dólares. Pero además dichas 18
  • 19. garantías ni siquiera se informaban al Banco Central. En muchos casos tampocosurgieron de los balances y libros de la sociedad cuando se los investigó.La nómina de las empresas a cuales se les detectó estas irregularidades esnumerosa entre las que podemos mencionar: Renault Argentina S.A.; CidecoAmericana S.A.; Socma S.A.; Suchard Argentina S.A.; Cargil S.A.; Celulosa JujuyS.A.; Ford Motor Argentina S.A.; Sudantex S.A.; Textil Sudamericana, etc. Otro caso de fraude esta ejemplificado por proyectos de inversión que nose realizan pero endeudan, por ejemplo el caso de Cementos NOA se conformóuna empresa para realizar un proyecto industrial en el país. Necesitaba capital, ylo buscó en el exterior. Pero he aquí que el préstamo que le otorgaron no ingresóen realidad al país, sino que por sugerencia del acreedor debió ser transferido aotra empresa del exterior, que sería el encargado de fabricar maquinarias,equipos, aportar tecnología, etc, para la posterior instalación de la planta en laArgentina. Además, el contrato preveía que la operación de importación de esosequipos y servicios correría por cuenta de la firma aludida en primer término. 19
  • 20. ConclusiónPara cerrar esta Monografía me gustaría, desde mi punto de vista y analizando loescrito anteriormente, dar cinco ideas o conclusiones sobre dicho tema ya que unoes que nunca se impuso la inspección de la totalidad de la deuda, sino que seimpartieron directivas de atenerse a un muestreo determinado desde arriba.También se desnaturalizó el espíritu de la resolución 340 haciéndolo totalmenteinicuo por medio de la resolución 480/161.Con el argumento de que el Banco Central es la autoridad natural de aplicación enel tema de la Deuda Externa, el radicalismo en el gobierno en ese momento, seopuso a que la investigación fuera realizada por los representantes del pueblo y delas provincias en las cámaras del Congreso de la Nación.También es cierto que de parte de los legisladores especialmente del oficialismo,no se manifestó suficiente interés dado que podrían haber hecho uso de los fuerosque le corresponden para constituirse en el Banco Central y reclamar rendición decuentas. Los caminos elegidos por el gobierno en materia de negociaciones con el FondoMonetario y la Banca Acreedora Externa, dejan en claro que no existió la voluntadde esclarecer la cuestión hasta sus últimas consecuencias, muy por el contrario seadoptó un criterio de sometimiento. Fuera de cualquier especulación partidaria lo concreto es que todavía el gobiernoconstitucional no ha establecido las responsabilidades personales y empresarialeso gubernamentales que correspondan, definiendo cuál es la parte legítima eilegítima y cuales son sus responsables.El reto, entonces, no radica en obligar a los países subdesarrollados a seguir porun camino sin salida tratando de realizar mejor las mismas tareas asumidas hastaahora, simplemente para imponer la razón coyuntural del más fuerte, que implicala sinrazón de un futuro cada vez más inhumano. El reto exige un redobladoesfuerzo político a nivel global, que sume fuerzas en el Sur y en el Norte, a partirdel respeto de sus especificidades. Esto significa, a su vez, un sólido compromisoético, que permita desnudar posibles trampas que aparecen con el mañosomanejo de la deuda, como el que se da con el tan promocionado canje de deudapara inversiones sociales. Sólo con respuestas políticas estructurales y sistémicas,desde una visión global y con acciones globales, dejará de ser eterna la deudaexterna. 20
  • 21. BibliografíaEnciclopedia Larousse del Estudiante- Economia. Cap 3http://es.scribd.com/doc/3764083/MONOGRAFIAShttp://www.wikilearning.com/articulo/la_deuda_externa_un_problema_politico_global-introduccion/4878-1http://www.fundacionosde.com.ar/pdf/biblioteca/La%20deuda%20externa%20Argentina.pdfhttp://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lri/camargo_q_al/capitulo0.pdfhttp://www.imf.org/external/pubs/ft/eds/esl/guide/indexs.htmhttp://www.diariomardeajo.com.ar/deudaexternaargentina1.htm 21