Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

El "sexo" en el budismo

478 vues

Publié le

Cómo se ve el sexo en el budismo

Publié dans : Spirituel
  • Soyez le premier à commenter

El "sexo" en el budismo

  1. 1. El “sexo” en el Budismo El sexo, en si no es malo, mientras no cause daño a ningún ser (incluyendo en “ser” a uno mismo) y mientras no te desvíe de tu motivación espiritual Karma Wangchuck Sengue
  2. 2. “Si me hubiera encontrado con otro obstáculo tan difícil de superar como el de mi sexualidad, nunca lo hubiera conseguido." Buda De Las enseñanzas Zen del Maestro Xu Yun En Layout “fe” en Tambor del Dharma
  3. 3. "Tratando de cultivar el samadhi sin cortar la lujuria es como cocinar la arena tratando de obtener arroz. No se puede hacer." Shurangama Sutra
  4. 4. No es que el sexo sea malo en si pero si lo que quieres es salir del Samsara el sexo es el principal apego que te mantendrá atado Así que si quieres salir requieres cortar con la lujuria Como dice un maestro: “Si te funciona para el mundo material, entonces no es espiritual” Tu decides
  5. 5. Es bueno permanecer de vez en cuando para percibir lo no-hermoso en lo hermoso. Es bueno permanecer de vez en cuando para percibir lo hermoso en lo no-hermoso. ¿Por qué razón hay que ver lo no-hermoso en lo hermoso? Para que no surja ninguna lujuria en mí. ¿Por qué razón debe uno superar lo hermoso y lo no- hermoso? Para que uno permanezca atento, con una comprensión clara y con ecuanimidad. Cómo combatir la lujuria Christopher Titmuss. Meditaciones de Buda para cada día. Ed. Prana. Pág. 160. Diciembre 8 Buda
  6. 6. Para el adulto es natural amar a una persona del sexo opuesto. El buddhista laico reconocerá que no hay nada "pecaminoso" o vergonzoso en el sexo, y por lo tanto no sufrirá de un sentimiento de culpa por el deseo sexual. Al mismo tiempo él o ella estarán conscientes que el deseo sexual, como cualquier otra forma de deseo, debe ser regulado y controlado para evitar dañar a uno mismo y a otros. Una Simple Guía para la Vida Un corto, claro y sencillo manual sobre como vivir una adecuada vida buddhista laica. Robert Bagoda Bogoda Publicaciones Fondo Dhamma Dana http://www.dhammavihara.org/cmbt/fdd/fdd008.htm
  7. 7. Es muy fuerte la tendencia a sentir apego por los placeres sensuales como la comida, la música, el sexo, etc. Estos placeres no son en sí mismos malos y, bien administrados, pueden ser fuente de paz y equilibrio interiores. El problema está en la excesiva afición o incluso adicción que algunos desarrollan por ellos, atándose así a algo muy pasajero y que también produce dolor y sufrimiento. El sexo es, concretamente, algo que siempre causa muchas preocupaciones. En sí mismo es igual a cualquier otro placer sensual, pero suele tener más implicaciones por sus efectos inmediatos en otras personas. En principio, ninguna actividad sexual es mala siempre que no cause sufrimiento. Por eso el Buda, al hablar de la doctrina sexual incorrecta, sólo hizo referencia al adulterio, que supone inmiscuirse en una relación ajena, y a la tentación a los que han hecho votos, como los monjes y las monjas, a los que se aparta del camino que han pretendido escoger. Aparte de éstas u otras conductas que causen daño, en el sexo como en todo es aconsejable guardar la debida moderación, para evitar caer en una esclavitud sensual que nos hunda cada vez más en el mundo de los sentidos y las ilusiones del ego. Cada uno es el mejor juez de sí mismo en este punto. La Ética del Budismo http://www.meditationclub.com/etica.htm
  8. 8. Sexo El buddhismo reconoce que la atracción sexual es una realidad universal. Entre los animales, el impulso sexual es regulado por la naturaleza, así que el apareamiento y la reproducción son determinadas por las estaciones. Entre los humanos no hay tal mecanismo natural, y el hombre, por medio de un largo proceso de experimentación y ajuste, ha llegado a ciertos tabúes, reglas y reglamentaciones para manejar su instinto sexual de la manera que le resulta adecuada a él y a sus congéneres. Aunque estas reglas difieren de acuerdo con el tiempo y el lugar, en su totalidad han ayudado al hombre a emerger del salvajismo a la civilización. De acuerdo con el buddhismo, la monogamia es la forma ideal de matrimonio, mientras que la castidad y la fidelidad forman la conducta ideal antes del matrimonio. Pero para lograr el éxito en la vida marital no sólo se necesita esto. Se enfatizan como virtudes a la confianza mutua (saddhà), la moralidad (sìla), la abnegación (càga) y la prudencia (paññà), que aseguran la felicidad y el éxito conyugal. En otras palabras, la confianza mutua significa responsabilidad, la moralidad implica fortaleza de carácter, la abnegación o el gozo del servicio sin egoísmo que se ofrece al amado denota madurez emocional y la prudencia muestra la madurez intelectual. Estas cualidades unen tan estrechamente a los esposos, que se dice que la relación podría continuar aún después de la muerte, en una existencia futura. Los padres de Nakula están descritos en la literatura buddhista como una pareja ideal quienes, en su vejez, expresaron el deseo de que su amor trascendiera a la muerte. El Buddha respondió que el deseo se materializaría si ambos compartieran las cualidades mencionadas anteriormente (A. II, 61-61). Los vínculos matrimoniales del hombre moderno son tan frágiles y quebradizos porque estas fuerzas emocionales cohesivas se pierden en la sensualidad. Se pone mucho énfasis en el placer carnal, mientras que se ignoran o se niegan los ajustes de la personalidad y la participación emocional, que demanda sacrificios y ausencia de egoísmo, respectivamente. Aunque el sexo es un requisito básico importante en el matrimonio, ciertamente no es la totalidad y la finalidad de la vida familiar. La indulgencia en el sexo por el interés propio nunca trae satisfacción, entonces, ¿por qué actuar así? En la literatura buddhista, la insaciabilidad de la lujuria se ilustra desdeñosamente por medio del tradicional símil de un perro que lame un hueso para satisfacer su apetito. Pero el sexo como una expresión del amor conyugal es una experiencia emocional satisfactoria. Si el sexo fuera el único interés, el hombre no habría necesitado desarrollar una institución como la familia. Los animales también satisfacen su instinto sexual, pero, comparativamente, en el reino animal no se ha desarrollado nada como la familia humana. La importante función de la vida familiar parece tener vida para enseñar al hombre una gran lección moral para superar su naturaleza egocéntrica. El hombre inicia la vida en el vientre de su madre como el parásito más egoísta. Luego pasa a través de las etapas emocionales de egoísmo, amor conyugal y amor paternal. Como hombre maduro y como padre se pierde completamente en el servicio a su vástago. Su abnegación es tal que hasta renuncia a las posesiones personales, adquiridas a lo largo de toda una vida de trabajos, a favor de sus hijos. Finalmente, hace un sacrificio emocional cuando su hijo consigue compañía para amar y apreciar. En su vejez se preocupa por su hijo con ecuanimidad y contentamiento. Esta madurez y cumplimiento emocional es enteramente imposible si se considera que la sensualidad es el objetivo de la vida conyugal. Con un Pie en el Mundo Lily de Silva Publicaciones Fondo Dhamma Dana
  9. 9. Sensualidad y madurez intelectual Otro efecto enfermizo de la autoindulgencia, que es digno de atención, es la inhibición de las capacidades intelectuales. El buddhismo pone énfasis en que la obsesión con la sensualidad evita el claro pensamiento, distorsiona la visión, nubla los hechos, inhibe la sabiduría y destruye la paz mental. Mientras que Buddha hizo estas observaciones hace veinticinco siglos, ahora, de forma completamente independiente, la investigación médica sobre la glándula pineal indica que el sexo tiene un efecto inhibitorio sobre la actividad cerebral. En el hombre, la glándula pineal es una estructura central, con forma de pera, localizada en la parte posterior de la base del cerebro. Esta glándula sintetiza una hormona llamada melatonina, la cual afecta la conducta, sueño, actividad cerebral, y la actividad sexual como la pubertad, ovulación y madurez sexual. Mientras que la melatonina estimula la actividad cerebral, inhibe la actividad sexual. De nuevo se ha reconocido que la luz, la obscuridad, el olfato, el frío, el estrés y otros mensajes neurológicos afectan la función pineal. La exposición a la luz reduce la síntesis de melatonina y disminuye el peso pineal. Por otra parte, la luz acelera la actividad de maduración sexual.[4] Sería útil hacer una comparación de esta información médica con la ideología buddhista. El buddhismo sostiene que los estímulos sensoriales afectan la actividad mental. Si las puertas sensoriales están bien guardadas (indriyesu guttadvàro hoti), es decir, si hay control de los estímulos visuales, auditivos, gustativos y táctiles, se hace posible un grado correspondiente de actividad mental concentrada. La capacidad de fijar la mente en un punto (cittassa ekaggatà) está en gran parte determinada por el control de estas capacidades sensoriales. En términos de fisiología, parece significar que dicho control sobre los sentidos ayuda a la síntesis de melatonina en la glándula pineal, lo cual estimula la actividad cerebral y retarda la actividad sexual. Por lo tanto, con la ayuda de la investigación médica parece posible confirmar el punto de vista buddhista de que la sensualidad inhibe la madurez intelectual. Con un Pie en el Mundo Lily de Silva Publicaciones Fondo Dhamma Dana
  10. 10. Sensualidad y cultura ... Éstas son las ideas buddhistas del cambio social. La sociedad permanece o se desmorona con el crecimiento o la caída de los valores morales. Es digno de observarse el hecho de que algunos estudios sociológicos actuales también han revelado que la moralidad y la cultura están conectadas causalmente. William Stephens observa que al comparar las tribus primitivas con las comunidades civilizadas, las primeras tienen una gran libertad sexual, tanto premarital como extramarital, y las segundas tienen severas restricciones sexuales.[5] Dean Robert Fitch ha relacionado la caída de la civilización romana con el deterioro de su moralidad sexual.[6] La contribución más importante a este respecto, la hizo J. D. Unwin en un estudio llamado Sex and Culture (Sexo y Cultura).[7] Unwin condujo una investigación sobre la conducta sexual y el nivel de cultura de ocho tribus no civilizadas y de seis civilizaciones conocidas. Concluyendo que hay una relación definitiva entre la permisividad y el primitivismo, y las restricciones sexuales y la civilización. La libertad sexual da inicio a lo que él llama una cultura zoística (nivel muerto de concepción) en donde la gente nace, satisface su deseo, muere y es olvidada una vez que sus restos son desechados. No tienen capacidad de encontrar racionalmente la conexión causal entre los eventos. Cuando están afligidos por la enfermedad, por ejemplo, acuden a la brujería y nada más. Cuando está presente cierto grado de restricción sexual, ocasional, premarital o post- nupcial, el resultado es una cultura manística en la que los antepasados son reverenciados en tiempos de crisis, pero sin un lugar definitivo para el culto. En el sentido de la expresión externa de la energía humana interna, la cultura, como resultado del uso de los poderes humanos de la razón, creación y autoconocimiento, sólo llega a ser posible cuando las costumbres sexuales de monogamia son estrictamente reforzadas. El mecanismo de esta operación es desconocido, así como tampoco se sabe la forma en que el carbono colocado bajo diferentes escenarios se vuelve carbón o diamante.[8] Todo lo que puede decirse es que hay un vínculo definitivamente causal entre la conducta sexual y el patrón cultural. En vista de que Unwin llega a esta conclusión después de haber conducido investigaciones metódicas exhaustivas, es posible sostener que las preguntas científicas también han confirmado el punto de vista buddhista sobre la relación entre moralidad y cultura. Con un Pie en el Mundo Lily de Silva Publicaciones Fondo Dhamma Dana
  11. 11. Lama Ole: ¿Como vive el budismo el mundo del sexo? ¿La homosexualidad?¿El aborto? nos podría dar unos pequeños retazos. Gracias. - El sexo se ve como un regalo, como un obsequio. El cuerpo se percibe como una herramienta a nuestra pareja o a otros. Homosexualidad es algo mucho más difícil que una sexualidad normal y trae muchas perturbaciones, pero uno tiene que tener compasión con la gente. Sobre el aborto, estamos en contra. Todos nuestros países occidentales están disminuyendo la población, por lo que no deberíamos de abortar, sino dar a los niños en adopción. Pero también existe una vida desde el momento en el que el óvulo se fecunda con el esperma. De uno o otro lado, las partes superpobladas alrededor del Ecuador, y especialmente en los países musulmanes, deberíamos de pagarles dinero para que mantengan su familias pequeñas, porque si no nunca tendrán oportunidad de tener una vida satisfactoria.
  12. 12. la indulgencia excesiva en el sexo provoca enfermedades sociales, de las que la más temida hoy en día es el SIDA. El Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, para que el que no se ha encontrado aún alguna cura. Por lo tanto, la restricción del gozo de los placeres sensoriales es la mejor línea de conducta para quienes desean salud y larga vida. Con un Pie en el Mundo Lily de Silva
  13. 13. El Precepto Budista respecto al Sexo
  14. 14. El Tercer Precepto: La abstención de conducta sexual incorrecta, este precepto me comprometo a observar. (Kāmesu micchācārā veramaṇī sikkhāpadaṁ samādiyāmi.) a. “Conducta sexual incorrecta es la volición con intención sexual que ocurre a través de la puerta del cuerpo que causa trasgresión con una pareja ilícita” MA. i 202. b. ¿Cuál es una pareja ilícita? Para los hombres, el texto enlista veinte tipos de mujeres que son parejas ilícitas. Éstas pueden ser agrupadas en tres categorías: (I) una mujer que está bajo la protección de personas mayores u otras autoridades encargadas de su cuidado. Por ejemplo, una muchacha que es cuidada por sus padres, por su hermano o hermana mayor, por otros parientes o por la familia completa. (II) Una mujer prohibida por convención, es decir, parientes cercanas prohibidas por la tradición familiar, monjas y otras mujeres bajo promesa de observar el celibato como disciplina espiritual y aquellas prohibidas como parejas bajo la ley del lugar. (III) Una mujer que está casada o comprometida con otro hombre, aún cuando el lazo que la una a otro hombre solamente sea por acuerdo temporal. En el caso de mujeres casadas, cualquier otro hombre que no sea su esposo es una pareja ilícita. Para todas las mujeres, un hombre prohibido por tradición o bajo reglas religiosas es prohibido como pareja. Para ambos, hombres y mujeres, cualquier unión violenta, forzada o coercitiva, sea por fuerza física o presión psicológica, puede ser considerada como una trasgresión del precepto, aún cuando la pareja no sea incluso ilícita. Pero un hombre o una mujer, siendo viudos o divorciados, pueden volver a casarse libremente si así lo eligen. c. En un acto completo de conducta sexual incorrecta hay cuatro factores o componentes: (1) una pareja ilícita, (2) la volición de unirse sexualmente, (3) el acto de unión, (4) consentimiento de la unión. d. Puertas de acción: cuerpo. e. Raíces concomitantes: apego e ignorancia. f. Raíces motivadoras: apego, odio e ignorancia. g. Ulteriores consideraciones. Cualidades morales. Falta de consentimiento. Curso Introductorio de Buddhismo Theravada Preceptos http://btmar.org/content/cursos
  15. 15. Meditación y Sexo
  16. 16. El tercer precepto, aquí en el retiro, dice: “Me comprometo con el precepto de abstenerme de cualquier relación sexual”. Cuando se toman los cinco preceptos, el tercer precepto únicamente se refiere a la abstención de la conducta sexual incorrecta o inadecuada, pero no a la abstención de toda relación sexual. La conducta sexual incorrecta es la relación con personas menores de edad, el adulterio, etc. En el grupo de ocho preceptos, el tercer precepto consiste en la completa abstención de sexo y en el grupo de cinco preceptos únicamente se rompe el precepto cuando se incurre en conducta sexual desviada o incorrecta. Ésta es la diferencia. La Virtud (Sila) La virtud es el prerrequisito para el desarrollo de la concentración y sabiduría. Venerable U Silananda Publicaciones Fondo Dhamma Dana http://www.dhammavihara.org/cmbt/fdd/virtud(sila).htm

×