Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Interdependencia

87 vues

Publié le

Los cuatro tipos de relaciones interpersonales

Publié dans : Spirituel
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Interdependencia

  1. 1. Interdependencia Todo está interrelacionado “Todo conecta con todo” Relaciones Interpersonales Causalidad
  2. 2. Relaciones Interpersonales
  3. 3. De esclavitud en esclavitud * Un día, un hombre descubrió al despertarse, con horror, que unas esposas le atenazaban las muñecas. Hundido en la desesperación sólo anhelaba volver a ser libre, pudiendo quitarse esas horribles esposas. Despavorido, salió a la calle y comenzó a correr. ¡Ansiaba la libertad! Necesitaba alguien que pudiera librarle de las esposas. Corrió y corrió por calles y callejuelas y de pronto, al pasar frente a una herrería, vio a un fornido herrero trabajando. Entró en el taller y le suplicó que le liberase de las esposas. Un par de certeros golpes fue suficiente para que éstas saltaran por los aires. Entonces el hombre se sintió muy agradecido a su salvador y comenzó a admirarlo profundamente. Lleno de gratitud, decidió quedarse a pasar una temporada con él. El herrero era un hombre tosco, déspota e incluso cruel. Cada día encomendaba al liberado tareas más duras e indignas y le insultaba y le exigía obediencia ciega y abyecta. Le intimidaba sin tregua, despreciándolo a cada momento, de modo que lo convirtió en un ser sumiso. Así pasaron los meses y los años. El hombre se convirtió en un esclavo del herrero.
  4. 4. Comentario Hay cuatro tipos de relaciones interpersonales; los tres primeros a los que haremos referencia engendran vínculos afectivos insanos y no cooperan en el progreso interior. Hay personas que se relacionan desde lo que podríamos denominar el «aislacionismo», incluso si tienen un gran don de gentes y son aparentemente muy comunicativas. No se abren más que en la apariencia, no comparten, no se comunican de corazón a corazón; en su interior, están atrincheradas psicológicamente, se acorazan y nunca se entregan. Sus relaciones, por ello mismo, son tan superficiales como insustanciales. Aunque la persona no se aperciba de ello, hay miedos, inseguridades y carencias en lo profundo de su psique que le impiden la sana interdependencia, la comunicación genuina y la entrega incondicional. Son individuos que interiormente viven aislados y si consiguen algún tipo de sosiego o equilibrio, son artificiales y, por tanto, precarios. Otros seres humanos se relacionan desde el afán de poder y la necesidad compulsiva de dominar, manipular y someter a los demás, a veces incluso buscando falaces autoengaños como por ejemplo un exacerbado paternalismo, o argumentando su conducta mediante la excusa de que quieren ayudar y proteger. Estas personas, cuando se les contraría, pueden llegar a ser muy violentas o muy ladinas; aun cuando aparentan suavidad, su voluntad de dominio está al acecho.
  5. 5. Hay otra categoría de individuos que actúan desde la docilidad excesiva y el sometimiento, como el personaje de nuestro cuento, y pueden llegar a la obediencia ciega e incluso a la abyección. Son personas con una notoria minoría de edad emocional, mórbidamente dependientes, que necesitan la luz ajena para gravitar en sí mismas. Los líderes políticos, sociales y religiosos se sirven de manera habitual de ellas, que tienen una tendencia a la indiscriminada admiración, a entronizar al líder y a entrar incluso en servidumbre con respecto a él. En lugar de tratar de salir de su cárcel interior, duplican su prisión: la propia y la persona a la que rinden pleitesía. No puede haber crecimiento interno de este modo, ni sosiego, ni libertad mental. Una persona afirma su ego en detrimento de la otra; apuntala su enfermiza personalidad explotando emocionalmente a la otra. Pero hay individuos que entablan relaciones afectivas que se fundamentan en un vínculo sano y, por tanto, genuino y capaz de cooperar en el crecimiento de aquellos que configuran la relación. Son relaciones de fecunda interdependencia, donde están ausentes las actitudes de «aislacionismo», dominio y dependencia. El vínculo sano se basa en la cooperación, la libertad, la entrega sin dependencias, la sólida comunicación, la atención consciente, el sosiego y la tolerancia. En la media en que la persona se va completando y consiguiendo madurez psíquica y serenidad, está más capacitada, por supuesto, para tallar vínculos afectivos sanos y genuinos. Del mismo modo que «así como pensamos, así somos», podríamos asegurar que «así como sentimos, así nos relacionamos». * El libro de la Serenidad Ramiro A. Calle
  6. 6. Los Cuatro Tipos de Relaciones Interpersonales “Aislacionismo” Dominio Sumisión Interdependencia Tipo de relación No se abren más que en la apariencia, no comparten, no se comunican de corazón a corazón; en su interior, están atrincheradas psicológicamente, se acorazan y nunca se entregan. Sus relaciones, por ello mismo, son tan superficiales como insustanciales. Se relacionan desde el afán de poder y la necesidad compulsiva de dominar, manipular y someter a los demás, a veces incluso buscando falaces autoengaños como por ejemplo un exacerbado paternalismo, o argumentando su conducta mediante la excusa de que quieren ayudar y proteger. Actúan desde la docilidad excesiva y el sometimiento y pueden llegar a la obediencia ciega e incluso a la abyección. Los líderes políticos, sociales y religiosos se sirven de manera habitual de ellas, que tienen una tendencia a la indiscriminada admiración, a entronizar al líder y a entrar incluso en servidumbre con respecto a él. Entablan relaciones afectivas que se fundamentan en un vínculo sano y, por tanto, genuino y capaz de cooperar en el crecimiento de aquellos que configuran la relación. El vínculo sano se basa en la cooperación, la libertad, la entrega sin dependencia, la sólida comunicación, la atención consciente, el sosiego y la tolerancia. Vinculo afectivo insano insano insano sano Progreso interior no coopera no coopera no coopera coopera Tipo de persona Aunque la persona no se aperciba de ello, hay miedos, inseguridades y carencias en lo profundo de su psique que le impiden la sana interdependencia, la comunicación genuina y la entrega incondicional. Cuando se les contraría, pueden llegar a ser muy violentas o muy ladinas; aún cuando aparentan suavidad, su voluntad de dominio está al acecho. Tienen una notoria minoría de edad emocional, mórbidamente dependientes, que necesitan la luz ajena para gravitar en sí mismas. Una persona con madurez psíquica y serenidad, con capacidad de formar vínculos afectivos sanos y genuinos. Elaboración propia. Fuente: Ramiro Calle. El Libro de la Serenidad.
  7. 7. Los Cuatro Tipos de Relaciones Interpersonales Aislacionismo Dominio Sumisión Interdependencia vínculo sano y coopera para el progreso interior vínculo insano y no coopera para el progreso interior vínculo insano y no coopera para el progreso interior vínculo insano y no coopera para el progreso interior necesidad compulsiva de dominar, manipular y someter a los demás docilidad excesiva y el sometimiento y pueden llegar a la obediencia ciega e incluso a la abyección Cuando se les contraría, pueden llegar a ser muy violentas o muy ladinas notoria minoría de edad emocional, mórbidamente dependientes miedos, inseguridades y carencias No se abren más que en la apariencia, no comparten, no se comunican y nunca se entregan. Relaciones superficiales e insustanciales cooperación, libertad, entrega sin dependencia, la sólida comunicación, la atención consciente, el sosiego y la tolerancia madurez psíquica y serenidad, con capacidad de formar vínculos afectivos sanos y genuinos.
  8. 8. Así sentimos Así nos relacionamos «así como sentimos, así nos relacionamos». Ramiro A. Calle
  9. 9. Así sentimos Así nos relacionamos «así como sentimos, así nos relacionamos». Ramiro A. Calle Miedo Inseguridad Carencias Seguridad Madurez psíquica y emocional Dominio Sumisión Aislacionismo Interdependencia yo o nosotros con los demás, con la otredad

×