Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Curacion de la vista md corbett

879 vues

Publié le

Novedoso método para la curación de la vista

Publié dans : Santé
  • Soyez le premier à commenter

Curacion de la vista md corbett

  1. 1. .~ ". . " ., ~ ,. . ....... ". ,.,. CURACION ELA VIS'JA, MARGARET' D. CORBETT' " i~i:~~~r¡ •,:;..¡~ 4' t' ,~. '" "" ',1'-'.}::,:" " .
  2. 2. --, CURACiÓN DE LA VISTA
  3. 3. , ";~ J. ;{ '1 " De la misma autora: CUHII ~ VEA MÁS SIN ANTEOJOS f : f :¡ , EDITORIAL REPUI
  4. 4. MARGARET DARST CORBETT lFundadora de la E.~puela de Educación i. Visual, Los Angeles, California i 1 ( j I ¡ " ¡ I CURACiÓN DE LA VISTA . Il· I , I EDITORIAL PAX-MEXICO, LlBRERIA CARLOS CESARMAN, S. A. REPUBLlCA ARGENTINA, 9 MEXICO 1, D. F. ,j II ;! l
  5. 5. ') /Título del original en inglés: HELP YOURSELF TO BETTER. SIGHT / Copyright 1949 por Prentice-Hall, Inc. / Primera edición en español: Junio.Qe 1966. ~;) Traducido por Anna Muriá. Revisión técnica por Esther Thomforde de Gal1y Tiraje de esta edición: 2,000. ejemplares. Derechos reservados para la edición en español: © Editorial Pax.México, Librería Carlos Cesarman, S. A. Rep. Argentina 9, México, D. F. Impresora Galve, S. A.-Callejón de San Antonio Abad, 39.-México 8, D. F.
  6. 6. ( 1,! 1 j . . .. , Este libro está dedicado con gra.­ titud a Zas muchos profesores a q¡,¡,ienes ;,~ preparado y que han cc-n:ribuic:o tanto al desarrollo de técnicas avanzadas del Nf¿to.. do Bates de Educación Visual. Esas contribuciones se hallan re.. ¡lcjadas en Zas páginas que siguen. ; I J- . , ' f ¡ 1'1 1 J, ,
  7. 7. 1lltrod'ucción EL DR. WILLIAM 11. BA'I'ES, QUIEN DESARRO­ Un un nLt<::.UO rnétodo para restablecer la visión de los ojos deficientes basado en el principio del reposo, se ha ganado el reconocimiento más vasto a través de la áspera prueba de los resultados. El sistema Bates ha hecho verdaderos milagros en favor de los que sufren una visión imperfecta. El mundo científico le debe homenaje y el mun­ do entero tiene que admirar a un hembre que re­ nunció a una práctica oftalmológica y quirúrgica muy :~emllncrativa para desarrollar un método "le­ jor de alivio a la humanidad sufriente. Fue grande su sacrificio, trnV'f? en dinero como en prestigio. La verdad tal como él la veía, los ¡roblelnas sin solu­ ción y los errores cometidos en la práctica ortodoxa, le inzpulsaron a avanzar abnegadamente en su gran descubrinli¿i1to para la nonnalización de la vista de­ fectuosa, para dar esperanza a los amedrentados y desesperados. El Dr. Ba~8s obtuvo títulos de la Universidad Cor­ nell y del Colegio de Médicos y Cirujanos de Nueva York. En~iferentes' épocas fue médico del Hospital 11
  8. 8. ' ---'--'---------.---­ ·r)~i; ;.: _.', .,-~.j,.' . , ".. 12 CURACION DE LA VISTA ~'. de la Vista y el Oído de Manhattan, del Hospital Be­ llevue, de la Enfermería de los Ojos de Nueva York, del Dispensario del Noroeste y del Hospital de Har­ lem. Su posición era tan elevada en el mundo oftal­ mológico 'que actuaba de catedrático en el Hospital y la Escuela de MedicilUlJ de Posgraduados de Nueva York. Realizó cinco años de trabajO' investigador en la Universidad de Columbia y, en total, cuarenta años de investigaciones antes de presentar sus des­ cubrimientos a la Asociación 1-1édica N O'rteameri­ cana. Al principia de su carrera de oftalmólogo, el Dr. Bates sintió la necesidad de introducir mejoras en la práctica aceptada de prescribir lentes para el error de refracción. En una pequeña población rural del estado de Montana puso anteojos a una niña miope, hija de un arnigo suyo. -Llévalos solamente cuando te sean necesarios·, L~argarita -aconsejá--. Da libertad a tus ojos siem­ pre que puedas. Fortalece 'tu vista. M ira a tO'dos los haces de heno que alcances a ver a los lados de la carreJ~ra; cuenta los que veas cada día-. Luego, sa­ cudiendo tristemente la cabez..d, profetizó: Los lentes no son buenos; son únicamente muletas. Algún día élzcontrarernos un medio mejor. Aunque educado enteramente en la oftalmolo­ gía ortodoxa y aceptado por sus colegas como una autoridad, el Dr. Bates suplicó a los médicos que ana­ liwran sus hallazgosl antes de condenarlos. Les dijo que si sus principios eran acertados, deberían ser aceptados universalnle.'iLe por los médicos, pero que si no lo eran deberían ifeclararlo para proteger al público. El Dr. Bates declaró que sería una falta de ---'iIIS,._-----­ I L, ¡ l INTROD ética ci de la v No bargo, discípUi técnica medio j Este se sosti~ Escuela en Los L profesOJ los prof! contribz jorar la Dr. Batl recO'gid( con el f. .Clonamz tenidos I Aho¡ internac distante; principa Yugoslaj dá, Bul. Hawaii. res por: demandl Escuela. de se api En ~ ¡ artículos 1 ¡ ,i 1 1 - - - _.... .'.IIIII!~._.-:-..- -_ _a ' ....._ •.••_.
  9. 9. , INTRODUCCION 13 ética científica no ponér al alcance de los que sufren de la vista estos simples y eficaces métodos. N o se realizó su deseo durante su vida. Sin em­ bargo, vivió lo sllficiente para preparar a muchos discípulos que se han esforzado para perfeccionar su técnica de normalización de la vista defectuosa por medio del reposo. Este método natural de restablecer la vista ahora s¿ sostiene por sus propios méritos. Se enseña en la Escuela de Educación Visual, Margaret D. Corbett, en Los Anl!eles y sus filiales en el Noroeste a cargo de profesores preparados con elevada eficiencia. Todos los profesores de esta organización cada día creciente contribuyen, por Inedia de sus investigaciones, a me­ jorar la técnica de aplicación de los principios del L~r. Bates. Tos hallazgos de esas investigaciones son recogidos ert las reuniort;S: y asambleas regulares corl el fin de acelerar y hacer más eficaz el perfec­ cionarrdento de este 7nétodo; todos ellos están con­ tenidos en las páginas que siguen. Ahora que el método Bates ha logrado alcance internacional, llegan solicitudes de muchos lugares distantes pare.: establecer ~iliales de nuestra escuela, principalnten'le de lJ1éxico, América del Sur, India, I¡ ! ¡ i,¡ !l l·., 1 Yugoslavia J Rusia. TeneniOS ya profesores en Cana­ dá, Brtenos Aires, iVueva Zelanda, Inglaterra y Hawaii. La escuela de Los Angeles manda instruc'to­ res por todas nartes a fin de atender a la creciente demanda de educación de la vista; está afiliada a la Escuela Ferris de Educación Visual de Londres, don­ de se aplica el sistema Bates. En periódicos y revistas han aparecido muchos articl1los re!erentes al método Bates; en la EncÍclo­
  10. 10. 14 (';URACIÓN DE LA VISTA .: pedia de B:ografía Americnna consta una descripción de la Escuela de Educación Visual de Los Angeles. Desde la publicación del libro del Dr. Bates, Mejor vista sin anteojos (1918), se han escrito muchos so­ bre el miSlno terna, el más notable de los cuales es El arte de ver del ilustre escritor inglés Aldous Hux­ ley, el cual contiene Út ntás apta y :r'lás completa descripción de las posibilidades del mejoramiento in­ dividuaL de la vista por el método Bates y de los me­ dios por los que puede lograrse. Aldous Huxley dice: "Los ojos nos proporcionan las inlpresiones del sentido visual, que son la 7nateria prima de la vista. La men­ te 'tOIna esa lnateria prinla y la convierte en el pro­ ducto acabado: la visión norn7al de los objetos ex­ teriores." [)urante la Segunda Guerra MU/ldial un gran núrnerD de hornbres pertenecientes al ejército se be­ nefidar01l con. el sisterrza Bates. De~pués de la gue­ r....a, la Escuela de Educación Visual de Los Angeles fue aprobada por la Administración de los Veteranos para el trabajo de rehabilitación de los ex-soldados. Conlo parte integral del programa de ayuda a los rnilitares retirados, to¿a la organización se concen­ iró en lo:s inve.s·tigaciones sobre el desarrollo de la vista en lr:' personas que poseen únicanlente una percepción de luz y sOlnbra. IViARGARET DARST CORBETT . jI r I 4 1 n tl'.; .~. lr.
  11. 11. ~apitulo I ! Pl·incipios del Método Bates "La vista clara es producto de sen... tir con precisión y de percibir con exac... titud. Todo mejoramiento del poder de la percepción tiende a acompañarse de un mejoramiento en la capacidad de sentir y de· ese producto del sentido y de la percepción que es la vista." .Aldous Huxley (De EZ arte de ver) LA VISIÓN PUEDE MEJORAR; EL SECRETO DE este mejoran1iento es el reposo de la mente y de los ojos. Esta sencilla verdad es la base del sistema con el cual el Dr. vVilliam !-1. Bates y los que han ense­ ñado sus métodos han logrado tanto éxito ayudando a hombres, mujeres y niños a lograr una vista mejor. La necesidad de una visión natural mejor se ha sentido intensamente Bn los últimos años. La Segun­ da Guerra Mundial exigió funciones vitales a los ojos tanto de los nlilitares como de la población civil en el intenso programa de trabajo defensivo. Ade­ más, la tendencin existente en nuestro sistema edu­ cativo he cia la enseñanza visual requiere que los escolares tengan una vista buena. En nuestro mundo moderno, supercivilizado, ver 15
  12. 12. , 16 CURACION DE LA VISTA bien es una destreza que debe desarrollarse igual que cualquier otra. El Dr. BAtes demostró que es po­ sible desarrollar esta habilidad y, COITIO resultado de ello, se han realizado milagros en el restablecimiento de la visión. Entre las personas de todo el rnundo que se han aliviado por m~dio del método Bates las hay de todas clases de trabajadores, niños escola­ res, militares y veteranos de guerra. Reto a las teorías populares j ! El sistema Bates ha desafiado las antiguas y acep­ I tadas creencias de la oftalmología y ha triunfado sobre eUas. Durante muchos años se abrigó la idea I! de que la vista no podía mejorar; una persona poseía 1 I ojos fuertes o débiles, buena o mala vista, y tenía que l t pasar así toda su vida, excepto que los lentes pudie­ I sen ayudarla. 0!:.ra teoría popular es la de que todos i los oios, buenus o Tllalos, pierden fuerza con la edad, no obstante que nurnerosas personas muy r!ncianas conservan una vista buena hasta su muerte o se les restab1ece la visión (segunda vista) cuando dejan de luchar en J1 vida y se ;,ientan para contemplar el mundo. Se nos ha dicho que a los cuarenta años todos los ojos necesitan lentes para leer; la mayoría necesitan bifocales 0, peor todavía, trifocales. Esto, se dice, es debido al inevitable endurecimiento del cristalino a rnedida que envejecemos. Ahora saLemos la falacia de esas creencias. El Dr. Bates demostró que el ojo puede entrenarse fácil­ nlente; adernás, estableció el principio de que los r I ¡ {-, t, ¡ f¡ 1 f • í ¡ ¡ 1­ ft ¡ ,~ . !~. 1, ~ PRINC ojos s: la ed tarse ojo y ., caClO: esta t VIsua el ra , pos el S: dinat una ma 1 ., Slon conlC túa ( fotOf reve. I la v son traj( cata cerc pue( cub] todc los, . eJe atré ·tad . OJO esté -
  13. 13. , 17PRINCIPIOS DEL JVrETODO BATES ojos sin tensión y bien asoleados no son afectados por la edad. DelTIOstró que no solaülente puede ejerci­ tarse el ojo~ sino que la visión (la coordinación de ojo y mente) puede mejorarse por medio de la edu­ cación. Un buen ejemplo de la aplicación práctica de esta teoría es el évito del progralna de entrenamiento visual científico de los pilotos del Cuerpo Aéreo para el rápido y exacto reconocÍmiento de todos los ti­ pos de aviones en vuelo. Si es fácil enseñar alojo y a la mente una coor-· dinación más exacta es porque el nervio óptico es una extensión del cerebro y, por consiguiente, for­ lila parte tanto -lel cerebro como del ojo. La exten­ sión de este nervio óptico que se abre dentro del ojo como un forro interior, se llama la retina, que ac­ 1 túa como una placa sensible igual a la de una cámara F fotográfica y cap~a la in:.::gen para que el cerebro la revele. El Dr. Bates también estableció el hecho de que la vista buena o mala, la miopía o la presbicia, no son resultado de la forma del cristalino del ojo. Ex­ trajo ci. c:cis~alino de un paciente (operación de la cata:ratáJ y pudo, con todo, enseñar alojo a ver de ! cerca y de lejos, igual que una cámara sin objetivo ¡ puede torn2.T fotografías. Fue posible eso, según des­ cubrió, porque el ojo funciona según el principio derI todos los instrumentos de proyección óptica -binócu­ I; los, telescopios, cámaras fotográficas-, alargando su eje para leer un libro y acortándolo de delante a atrás para ver un objeto distante. Esto se llama adap­ tación del ojo. (Cuando la adaptación es buena y el ojo mira directamente a un objeto, se dice que el ojo está enfocado.) Además, el Dr. Bates estableció que
  14. 14. 18 , CURACION DE LA VISTA no tenemos control sobre estos cambios en la forma del globo del ojo ""Rra adaptar la visión al punto cer­ cano y al distante, puesto que son realizados por los músculos invGluntarios. Los músculos involuntarios hacen lo que quieren y cuando quieren. Obran de modo nornlal cuando están reposados, anormal cuando están tensos. De­ bido a que cada músculo involuntario. es en realidad una extensión de uno de los músculos largos sujetos a la parte extclior del globo del ojo, nos referire­ mos a tedo el grupo como músculos involuntarios ex­ tr1l1Secos. Sin embargo, la porción mayor de cada músculo c"trÍnseco es voluntaria¡ o sea, que podemos contro­ lada. Estos músculos ~:oluntarios son los que emplea­ 1110S cuandomo7cmos los ojos de un lado a otro. o de arriba abJ.jo. Este ejercicio de hacer girar los ojos no produce la adaptación, que solamente se logra­ rá por el rejJOso. Por lo~anto, los intentos de ayudar a la adap­ tación del ojo por medio del ejercicio directo, esto. es, del n1ovimiento de los músculos voluntarios, han re­ sultado ineficaces. La razón de ello es ésta: el ejercicio es una actividad voluntaria, pero no tiene efecto di­ recto sobre los Inúsculos que realmente queremos ejercitar, los involuntarios, que controlan la adapta­ ción del ojo a la visión a diferentes distancias. En consecuencia, no. entran esos ejerciciós en las enseñanzas del método Bates. Los ejercicios que ejercen un control consciente del ojo en realidad pue­ den acentuar la visión defec~uosa. El propósito del nlétodo Bates es enseñar la actividad bajo condicio­ nes de reposo en las que la mente y el ojo se coordinen ~ I.~~_ _ _._""-;,-...,,...... ~"'_l••__""__ PRIN~ norrr. tema . ., VISIQ1 debe ojo. 1 1. sa, si: 2. do se ., Slon. c· sada fuertl que c cuadí plo, e de OÍI N las dE boxeé , muse instal o cor: atleta empe L< te pe: viliza
  15. 15. . . ., VISIon. ., SlOn. 19 normalmente, devolviendo la función de ver al sis­ tema involuntario y permitiendo que tenga lugar la Dos clases de reposo , PRINCIPIOS DEL rdETODO BATES El reposo, que es el secreto. de la visión normal debe ser, por lo tanto, la base del entrenamiento del ojo. Hay dos tipos de reposo: 1. El reposo que uno se concede cuando descan­ I sa, sin intento de emplear los ojos. 1 2. El que debe mantenerse habitualmente cuan­ . 1, do se trabaja y es necesario ver con rapidez y preci- Cuando este hábito de la actividad visual repo­ sada llega a ser automático~ los ojos se harán más fuertes y más agt;.dos con el uso, del nlisll:lO modo que cualquier otra parte del, cuerpo, si se enlplea ade­ cuadamente, aumentará en salud y fuerza. Por ejem­ plo, el reposo se aplica en el tratamiento de los duros de oído. Ningún atle:':a es bueno si no reposa. Las pelícu­ l?s de IYl07inlicl1to reüuilado dn'1de aparece un lJuen boxcéldor o corredor 111Uestran que, aun cuando los músculos que tra-:'xijnn pu.eden ponerse tensos por un instQnte pr~ra ejercer la fuerza, el deportista boxea o corre sin tcns:~~";1. Esto explica la costumbre de los . atletas de calentarse con un ligero ejercicio antes de empezar una competencia. La función repOSáu.u normal del ojo es seriamen­ .te perturbada po:!:' las tensiones de nuestra superci­ vilizaóón. Las personas que viven reposadamente no SWA
  16. 16. 20 CURACIÓN DE LA VISTA .. sufren tensión visual. En los j?rirneros años escolares deberíamos <;nseñar la capacidad de adquirir conoci­ l11ientos, mantener el interés, realizar las tareas de aplicación lnental, sin ninguna tensión. En realidad, los conocimientos se adquieren y el trabajo mental creador se realiza sólo cuando la mente está repo­ sada o tranquila. Algunos escritores me han dicho que sus lT.qores episodios narrativos y sus escenas más vivas se les ocurren cuando están completalnen­ te repos~dGs, en descanso, no cuando se devanan los sesos C¡-l busca de ideas. El Dr. Bectes demostró que los ojos bien asoleados y sin tensión no son afectados por la edad porque se luantienen en reposo durante la actividad, lo cual es el secretor1e toda destreza. La notable visión de los ancianos indígenas de pueblos primitivos se de- . :nuestra co:avÍnce:atemente en el relato que sigue: Uno de mis alurnnos, que había desarrollado una extraordinaria visión distante, estudiaba una tribu de pielrojas del desierto. Caminando junto con un hombre, miró con sus potentes binóculos y descubrió un venado en el horizonte; señaló el punto a su ve­ nerable compañero y le preguntó qué era aquello.I El viejo levantó la cabeza y, adaptando a la distan­ cia sus o;os acostumbrados al desic::~to, contestó: -Un venado que va pdra el sur. Pensr......do qUe e~ hOlnbre quizá era présbita y no rJdxÍa ver bien de cerca -la llamada "vista can­ sada" de la civilización--, mi alumno recogió un poco de arena del suelo, la extendió sobre la palma de su mano y la '"lostró al anciano, quien la examinó y dio una descripción exacta de su contenido. El Dr. Bates trabajaba sobre la visión, no sobre 1: '..'.1.,... ., . : ; .... 1
  17. 17. .• -': ~"- -< ¡ ,; ~ .. ·.~ , PRINCIPIOS DEL METOnO BATES ¡ 21 I .... ,.. los ojos. Cuando la visión nlejora, los defectos del ojo tienden a desaparecer. La tensión, el esfuerzo y I la vista descentrada, o fea, el empleo de la porción indebida de la retina, es decir, no emplear el centro de la vista, causan una visión defectuosa, conocida técnicamente como error de refracción. Si elimina­ mos la tensión, el error de refracción se resuelve por sí mismo. Los ortodoxos sostienen lo contrario: que el error de refracción causa la tensión; tratan el ...l f " .., • , t .,error uC re n,l.CCIOn, pero ceJan que J.a enSlon con­ ..,.. .. tlnue SU1 tI~atarrllento. p,,-unque el Dr. Bates era médico cirujano, el mé­ todo que desarrolló es esencialmente educativo, no médico. Los que lo enseñamos no nos preocupamos por los problemas fisiológicos o de enfennedad; es in­ necesario, pues la experiencia demuc~tra que cuando una persona con vista imperfecta adquiere el arte de ver¡ los órganos de la vi.::.;ión tienden a librarse de sus defectds físicos. Los órganos reposados gozan de una circulación mejor que los mal empleados y tensos; la circulación mejor permite al órgano restablecer su resistencia, librarse de la enfermedad y corregir sus defectos. Ahora podrá usted preguntarse qué puede hacer por sí mismo por sus ojos que constantemente le mo­ lestan y le dan una visión imperfecta. Estudie bien las prácticas C?xpuestas en este libr('; e~ija las que pa­ rezcan más directamente aplicables a su problema particular. Comprenda que la tensión es la causa fun­ damental de todo error de refracción y de otras com­ plicaciones más serias y decida librarse de su tensión, Ejecute concie!lzudamente estas prácticas cada día con tanta regularidad como sus comidas. Se asom4 ~ .~ ..·1'
  18. 18. ·.. -'?c~.. .,J';,!*,¡!~"t~i!~l!i-~~"J.I!fL, . , J¡ ¡¡ ~~ , ~ Capitulo li Estructura y función del ojo "La naturaleza no es avara, no ha dado a la raza humana una herencia mag:a; no desatinó cuando hizo el cuer.. , ¡ po humano, ni permitió al espíritu del ¡ hombre rF:sarrollar una civilización a cuyas exigencias su cuerpo no pudiera responder... Su lema ha sido siem.. pre y en todas partes, según parece: "Proveer para la necesidad, lo suficien~ te y algo más de reserva." Dr. J. A. Jackson (De Outwitting Our Nerves) " complicados y fascinantes, puesto que está relacio­ nado tan Íntirna y directamente con el cerebro. Los embriólogos afirman que uno de los primeros des­ arrollos de la vida fetal es la protrusión del nervio óptico del cerebro. Mientras el ojo se desarrolla en el embrión, ~ermanece conectado con el cerebro por el nervio Óptico que se dilata dentro del ojo formando un delicado forro ITlembranoso interior, la retina. Esta retil1zi, colocada en ]~ "[larte posterior del ojo, es la placa sensible sobre la cual, en el ojo normal, cae la imagen y espera la interpretación del cerebro, de la misma rnanera que la fotografía es registrada E-L OJO ES UNO DE NUESTROS ORGANOS MAS 23
  19. 19. 1 Z 'Ü X w ..J IL UJ o:: W o <t lU ...f o o.. ti:: o (t! (1.1 n.. :l ti) o1­ o lit o:: o o ~n: 0::0 -<1: ­ !l. o::w ..Jo.. W ::> 0(1) o:: O n « >UI ..J IIJ o ~ ~ o(}) ~ ()o:: <1: Z w O:: w :::¡ n. Z ::> (1) O ::> O :J ro O <1: o ¡:: -O (}) Q:1" <1: OCl Z O...., O ~ f,i¡ ~ ~ < Z O1-; U U ~ VJ ~ o o w ::E t:e: O U o1­ o W o:: o.... o Id It: w <1: n: O o:: 1­ O:: 1­ W o:: lil z -O '!1 ..J O I.l. <1: O o:: O Z O (1') O W o o 1, G.. -o o o:: o o:W I.l. z o.... o W o:: retina; tribuyen tuada en centro, mácula aguda. t,1 i I l r I ~ '1 ,t ! ~ ~f t 1, "'1'I 1 l ,. , j' I ,Le' Q: LIJ Z conos; en mada fovd, ' , ,1 Vla mas sel de captar ~ ,1 La ma~ te para su14 ' tina toma~ puede obs~ tro de la vi sensibles qi las manos! de la cabez ¡ las a los h~ objeto defii mueva los: verá algo q si 'no supie podría idel teral no se] ¡ "
  20. 20. , 25ESTRUCTUR.A y FUNCION DEL OJO sobre la placa de Id cánlara hasta que el fotógrafo la revela. En el ojo norrnalla retina consiste en diez capas. La novena, o sea, la contigua a la más profunda e irnportante, contiene los extremos del nervio en for­ ma de conos y bastoncitos que son esenciales para la función de la ViSl.d. Los conos, que se cree distinguen los colores, es"~án concentrados hacia el centro de la retina; los b8stoncitc:, de los que se supone que con­ tribuyen a la visión nocturna, hacia los bordes. Si­ tuada en esta ca~q de la retina, un poqu~to fuera del centro, hay una pequeña mancha amarilla llamada ]n~Gula lutea, o centrQ de la vista; ahí la visión es más ::nécula se CG1.:.:pone casi enteramente de co:aos; en 511. '~en~,~J ha~ ~lna pequeña depresión lla­ iuvea centralis, o hoyo central, grupo toda~ ." , .,,""tI 1 . , " . ., 1VIU lnas senslt;I_C (.il.e nE;lVlOS conlCOS cuya mlSlon es a de captar la luz. La mácula presenta una imagen clara a la men­ te para su interpretación. Los otros nervios de la re­ tina toman imágenes m,enos distintas. Usted mismo puede observar la diferencia eütre la visión del cen­ tro de la vista y la de los nervios de la retina m~nos sensibles q:c-,e lo r'Jdean, con este experimento: Ponga las manos detrás de sus orejas a quince centímetros de la cabeza, ,-,011 las palmas hacia adelante y parale­ las a los hOTIlbros; mire directamente enfrente a un ¡ objeto definido, COIno la I:..,.""nija de una puerta; ahora r ¡ mueva los dedos y, con los ojos mirando enfrente, ,r verá algo que se rnueve a cada lado de su cara, pero si no supiese ya que son las nlanos y los dedos no podría identificarlos, pues la visión periférica o la~ teral no se lo podría decir. Los extremos de los nervios
  21. 21. 26 CURACIÓN DE LA VISTA situados en la circunferenCia exterior de la retina no pueden dar una visión definida. Si adelanta las ma­ nos unos doce centímetros podrá ya ver los dedos que se ITIUeVen aunque su mirada se dirija todavía a la nlanija de la puerta, podrá reconocer las manos y los dedos. Adelante otra vez las manos unos doce cen­ tÍnlCtros y, en esta posición, podrá contar los dedos y reconocer los anillos, porque ahora sus manos se aproximan al centro de la vista; sin embargo, si su visión es nornlal, seguirá viendo la manija de la puer­ ta m.ás definjda y clara que los dedos que puede con­ tar a cada lado de su cara. Esto demuestra la impor­ tancia de luantener los ojos bien enfocados de modo que el centro de la vista de cada ojo pueda dirigirse al rnÍSlll0 objeto en el mismo instante. Si los ojos se desenfocan y los nervios periféricos de la retina to­ man el lugar del centro, la imagen es borrosa e in­ distinta. Función de la retina Aunque sabenlos mucho sobre la retina, queda todavía mucho por descubrir. Como el protoplasma, la retina muerta cambia antes, casi, de que los cien­ tíficos puedan analizarla. Naturalmente, la retina muerta no ofrece nada a la investigación de su fun­ cionamiento: cómo lleva la imagen captada al cere­ bro, cómo es interpretada la imagen o se convierte en el cerebro en visión consciente por medio de los recuerdos de otras in1ágenes. El ojo físico no es más que la c{inlara fotográfica que contribuye a la visión, la cual es, fundarnentalmente, un proceso mental. .. :
  22. 22. , , 27ESTH..UCTURA y FUNCION DEL o.JO Por ejernplo, lo mismo que una cámara fotográfi­ ca, la imagen cae inve...:tida -:Jbre la retina y, sin em­ bargo, el cerebro la ve cabeza arriba. Que se trata estrictamente de un proceso lnental se demuestra en el experimento de los psicólogos en que, por medio de lentes, la in1agen fue dirigida a la retina sin invertir, lo cual debía hace:~ que la persona la viese cabeza abajo; SiTl embargo, el cerebro aprendió pronto a in­ terpretarla debidamente. Como hemos dic.úo. antes, la retina corresponoe a la película PD la cámara fotográfica; conlO ésta, está recubielLa por una substancia química que la ayuda a captar la imagen. En el ojo dicha substancia química se JJama púrpura visual o rodopsina. Cuando la pelic~la de una cámara fotográfica se expone a una imarren, el baño químico con que ha sido sensi­ bilizada queda inmediatamente gastado. Pero en el ojo normal cí..::ando una iUlagen impresiona la retina, la substancia quírnica (púrpura vIsual) es substituida inmediatamente, de modo que la retina queda dis~ puesta para ~:ccibir la siguiente imagen visual. Los científicos estiman que en la retina normal la púrpura visual es expuesta y restablecida a gran velocidad, lo que permite alojo recibir una SL cesión continua de imágenes visuales. Sin embargo, no. están todos de acuerdo en cuanto al objeto (te la púrpura visual ni a su función en la vista activa, puesto que no hay púr­ pura visual en la parte más irnportante de la retina, la mácula o centro ae la vista. Es bien extraño qUE' tampoco haya en la mácula ningún vaso sarguíneo; además, aunque los baston­ citos y los conos están entremezclados en la mayor parte de la retina, hay ll1Uy pocos bastoncitos en la . f , ~ J II
  23. 23. 28 CURACIÓN DE LA VISTA mácula y ninguno en su·porción de vista más aguda, la fovea. :21 número de bastoncitos aumenta hacia la par­ te exterior d.e la circunferencia de la retina y tienen a su cargo la visión periférica que nos permite darnos cuenta visualmente de lo que hay a cada lado y no ser sorprendidos por algo que pase. También los bas­ toncitos efectúan nuestra visión nocturna, encargán­ dose del trabajo cuando los conos de la mácula y la fovea, captado:res de la luz, son insensibles. El estudio de esta área de la mayor agudeza vi­ sual, la fovea, se realiza observándola a través de la pupila del ojo v~vo con un oftalr-ioscopio. El Dr. Ba­ tes, con su método de la retinoscopia simultánea, des­ cubrió la mayor parte de su funcionamiento.; pudo estudiar la retina desde una distancia de dos metros o más, mientras el sujeto llevaba a cabo sus activida­ des visuales acostumbradas. Descubrió que esta ter­ rninal nerviosa tan extremadULlente sensible, la fo­ vea, cuando está en acción, solamente puede dar la visión aguda de la que depende el ojo si éste se halla en un estado de actividad reposada, que mientras se Inantiene este estado de "reposo dinámico" la fovea puede realizar su función de buscar rápidamente todo reflejo de luz en el objeto observado y a su alrededor. Entonces, y sólo ento.nces, 80 obtiene 1(1 visión aguda. A la inv0 ysa, si la mente está tensa, los músculos voluntarios del ojo se ponen también tensos. Esto des­ enfoca el ojo y desvía 103 rayos de luz del punto. agudo de la mácula hada los nervios periféricos menos sensibles. La mácula registra imágenes específicas precisas; los nervios periféricos sólo registran imáge­ nes generales borrosds, en las que la mente se cs­
  24. 24. , ESTRUCTURA Y FUNCION DEL OJO 29 fuerza intentando interpretar lo indefinido, y así se completa el círculo vicioso. La persona ve solamente con e;:;fuerzo nlcntal y visual y sil! ninguna claric"i.ad. Si la mácula está en la posición debida y la fovea fun­ ciona, no hay esfuerzo del ojo ni de la mente y la visión es perfecta. Eviden"~emente, pues, la retina es la parte más pre­ ciosa del ojo y necesita la consideración más atenta y la mayor protección. La naturaleza siempre se ase­ gura en la formación ele nuestros cuerpos y no se arriesga con una sola cubierta protectora, sino que nos da gen:.::-:osamente múltiples capas o cubiertas. Ha encerrado cuidadosamente la retina en dos capas protectoras exte:riores y ha llenado el hueco del ojo con líquidos protectores. La cubierta exterior de la esclerótica, cota de ma­ llas op8r:a o blanco del ojo, -t'Íene numerosas capas, de modo que si una de ellas sufre 1,1,n rasguño, una ma­ gulladura o una quemadura, el oio sigue protegido. Esta envoltura cubre completamente el globo del eje, tiene atís un agujero por donde penetra el ner­ vio ¿¡:>tico y :n la parte anterior se tn¿nsforma en una ventana transparente como el cristal de un reloj, lla­ mada la córnea. Esta ventana de la córnea, siendo la parte más expuesta del ojo, tiene cinco capas que forman una dura cubierta córnea como mayor pro­ tección contra posibles lesiones. Debajo de la esclerótica, envoltura exterior, hay una segunda túnica, la coroides, de color oscuro y opaca a fin de constituir la cámara oscura del ojo. Esta coroides tiene tamhién múltiples capas donde se hallan los vasos sanguíneos que nutren la retina; también contienen las venas que se llevan la san­
  25. 25. ¡, , .~. ~III~I__II""I"I............----------­ 30 , CURACION DE LA VISTA .. gre usada y la::: substancias de desecho. La coroides tiene asimismo una capa más dura, como una uña delgada, para ::J_ayor protección de los delicados te~ jidos de la retina situada dentro de ella y unida a ella para su nutrición. La coroides, cuando llega 8. los dos tercios dp la parte anterior ~lel ojo, se convierte en el cuerpo ciliar delante del cual está el iris o porción coloreada del ojo que cons-tituye su belleza y, lo que es más importan­ te, ayuda a regular la cantidad de luz que necesita el ojo para tomar las imágenes. El iris, el cuerpo ciliar y la coroides pertenecen a la luisma túnica. El iris se h(' cornparado al diafragma de una cámara fotográ­ f.ica, puesto que se abre para captar una imagen con poca luz y se cierra hasta dejar sólo un pequeño punto de abertura para una iInagen con luz intensa. La abertuTa redonda del iris se HarrIa la pupila. El ojo comparado a una cámara Detrús del iris) e,1 una pequeña cápsula de líqui­ do, Hot3 li, que se parece mucho al obje­ tivo de una cán1ara :fotográfica excepto que en ésta el lente es un pedHzo de cristal sólido, n1Íentras que en el ojo normal del adulto el cristalino es una se­ rie de capas Ü(~ tejido transparente a través de las cua­ les la luz adrnitida por la pupila puede dirigirse a la retina, en el fondo del ojo. Un líquido <-~,;uoso daro llena los espacios debajo 1 1-l:1y mucba controversia entre los científicos sobre la función del cuer~ po ciliar y fe sostienen tre:s teorb~; contrarias. ES'l'RUt de la ( cristal ayuda debidé tuado está 11( de hUE sostien mante: bo; el retina. Así sión dE lo más dos cla rior; di mente. de la V nos dUl E11 selS 1m] del glol Cua1 atrás, e1 hasta la uno abé múscu1c Los ojo oblil parte de Los! en el. pu importal
  26. 26. , ESTRUCTURA Y FUNCION DEL OJO 31 de la córnea, delante y detrás del iris y alrededor del cristalino. Este líquido se llama el humor acuoso y ayuda a mantener esas partes en la forma y posición debidas. El mayor hLL2C0 que hay dentro del ojo, si­ tuado entre el cristalino, delante, y la retina, detrás, está lleno de un líquido más denso parecido a la clara de huevo; este líqu~.Jo espeso, llamado humor vítreo, sostie~"3 el contorno esférico de dos tercios del ojo, mant01 1jél1dolo inflado como el aire infla un glo­ bo; el hUlTIOr vítreo es una protección más para la retina. Á~sí encontramos la tan preciada retina (exten­ sión del nervio óptico) colocada protectoramente en lo luás profundo del ojo. La córnea, el cristalino y dos clases de flúido la protegen por la parte ante­ rior; dos resistentes túnicas la envuelven completa­ mente. Con se~:,,"?';ante protección para los nervios de la vista, tenemos derecho ti esperar que la visión nos dure toda la vida. El trabajo mecánico del ojo' es realizado por los seis irúportantes músculos sujetos a la parte exterior del globo del ojo~ fijos a la esclerótica. Cuatro de esos músculos van de delante hacia atrás, empezando cerca de la córnea y extendiéndose hasta la estructura ósea de la órbita. Hay uno arriba, uno abaio y uno a cada lado del globo del ojo. Estos rnúsculos son los llamados .L cc:tos. Los otros dos rnúsculos, los oblicuos, rodean el ojo oblicuam~nte, uno sujeto a la esclerótica, en la parte de abajo, e¡ otro en la parte superior del globo. Los seis músculos son largos y estrü~dos, excepto en el. punto en que se fijan a la esclerótica, en cuyas importantes junturas son lisos. La parte estriada de
  27. 27. 32 - , CURACION DE LA VISTA todo músculo es voluntaria"y puede ser gobernada. Las porciones lisas son involuntarias, lo cual quiere decir que operan sin dirección consciente. Con la parte larga estriada de esos músculos ex­ teriores o extrínsecos hacemos girar los ojos de arriba abajo y de un lado a otro. Las partes lisas de los mú:),-,ulos alargan o apla­ nan il1voluntarialTIcnte el globo del ojo para adap­ tarlo a la visión cerC8'la o lejana. Estos dos gIUpOS de músculos lisos realizarán perfectamente su trabajo, alargando y aplanando el. ojo, en completa coopera­ ción, si no se interfiere la tensión, esto es, si se con­ servan reposados, al igual que cualquier grupo de n1úsculos opuestos en el resto del cuerpo nos pern1ite 1110Vernos coop ~:~ando entre sÍ. La protección química de la parte exterior del globo del ojo es proporcionada por el mecanismo lubricante y desinfectante de las glándulas lacrima­ les, situadas sobre el globo y flebajo del párpado su­ perior, el cual está constituido de modo que pueda esparcir por la superficie del ojo la humedad que aquellas glánd1Jlas proporcionan. La secreción lacri­ mal es una substancia química llamada lisocima, tan poderosa contra]::ls bacterias de los ojos que los cien­ tíficos afirman que una cucharada de ella es equiva­ lente a 400 litros de agua salada contra los gérme­ nes que atacan el ojo. ¿Puede extrañarnos, pues, que entre los millares de ojos que vemos, tan rara vez en­ contremos uno infectado? El ojo tiene un sistema circulatorio extenso y rápido. El nervio óptico tiene un vaso sanguineo pro­ pio. Por esta razón, cuando tenemos el ojo en reposo y abiertos los canales circulatorios, mejora la circu- ESTRUCTUF lación de probabilic Henlo~ esta cánH cómo fUI Las r cos o ex de nlodc frente a tarias d el objet cuado é mite ql retina, Lél que es de la . cristal peso I conos porta vidac posa( de rl alret relif en ~ la i dor int .,S10 esf
  28. 28. , ESTRUCTURA Y F'UNCION DEL üJO 33 L lación de la sangre, con lo cual la vista tiene más 'e probabilidades de normalizarse. I-IeInos descrito las pürtes más inlportantes de {- esta cámara fotográfica que es el ojo. Ahora veamos a cómo funciona cuando lo hace debidalucnte. Las partes voluntarias de los músculos extrínse­ 1- cos o exteriores hacen girar los globos de los ojos )- de Inodo que las pupilas puedan enfocar o colocarse .8 frente al objeto que hay que ver. Las partes involun­ )-; tarias de esos músculos alal~gan el globo del ojo si ?l- el objeto está cerca, lo aplanan si está lejos. El ade­ 1- cuaelo alargamiento o aplanamiento del. globo per­ l~ mite que la inlagen caiga sobre el punto debido d,e la :e retina, la mácula. La irn~¡gen e:ntra a través del cristal de reloj ~l que es la córnea, del flúido claro que hay tras ella, lO de la pupila formada por el iris, del lente daro del }- cristalil...o que concentra la luz y del flúido más es­ 1- peso de la cámara oscura, hasta los bastoncitos .y .a conos de la retina, al fondo. El rayo de luz que trans~ le porta la imagen estimula la mácula y pone en acti­ 1- vidad los conos de la fovea. Cuando el ojo está re- n posado, esos conos de la fovea vibran a una rapidez }- de relálnpago; captando la luz en el objeto visto y 3.- alrededor de éste, lo graban literalmente en intenso ;;;- relieve y hacen resaltar los detalles más pequeños te en -.:rivos C"'''1trastcs y perfiles de luz y sombra. 1- 1la lín ~;a de transmisión del nervio óptico lleva la imagen reflejada ~:t los centros visuales del cerebro, y donde la mente ti,ene oportunidad de estudiarla e )- interpretarla. La imagen reflejada se convierte en vi­ :0 sión consciente por medio de un proceso del cerebro 1- estrictamente mental. Exac~amente cómo se regis­
  29. 29. - , CURACION DE LA VISTA tran las impresiones dela re-tina para que se convier­ tan en visión consciente, se ignora~ Esa interpretación de un nuevo objeto es posible gracias a las anteriores impresiones almacenadas en la memoria. Entonces, con ayuda de la imagin<;l.­ ción, la nueva imagen puede ser descifrada o esta­ blecida basándose en la experiencia visual pasada. Entonces la c00rdinación del ojo y la mente es com­ pleta y ha tenido lugar la visión perfecta. ~ ' ? d I '¡ 0!lB10n y 1" ratIga .e os OJOS Se atribuye a los ojos fatigados la capacidad de reducir en un noventa por ciento la vitalidad del cuerpo. Cuando hay tal menoscabo en el sistema, la fatiga se siente como un estado permanente y se puede llegar al agotamiento antes de empezar el día. Cuando la lTIente y los ojos reposan, se restablece la fuerza nerviosa para el fr~'?cionamjeDto normal y la energía y la potencinlidad de una persona aumen­ tan enon.neme:ü"c. Todos hemos pasado por la experiencia de un día de trabajo n10derado en que nos hemos irritado, apresurado y agotado a causa de haber empezado el día con tensión. Pero en un día en que nos sen­ timos calméldos,· ocho horas de actividad febril, de nlúltiples problcruas y de muchas C0sas irritantes no darán pcrr resultado más que un cansancio regu­ lar. Esto sólo puede suceder si durante el trabajo nos mantenemos sin tensión. Entre el nervio óptico y los nervios distribuidos por el estómago existe tan estrecha simpatía que unos ESTRUC puede] ataquE ojos y puede] , o . nau cantal trabaj ojos si N( IDlSm Jora, ( las pa cireul El Si un rojos ojos c es ve: con TI tamb resist Cuan el to] gresc S inter. cond tado crea E y tit: .aCCH ble , ¡
  30. 30. ESTRUCT'UHA y F'.JNCIÓ:r· DEL OJO 35 pueden trastornar y poner tensos a los otros. Un ataque agudo de ;ndigestión puede reaccionar en los ojos y disminuir la visión y, la inversa, los ojos tensos pueden trastornar estónlago y producir indigestión o náuseas. Los niños que se marean en coche, los coatablps y dibujantes que sienten náuseas mientras trabajan, se alivian cuando aprenden a emplear sus ojos sin tensión. No podemos descansar los ojos sin dar reposo, al mismo tiempo, a todo el sistema nervioso; esto me­ jora, a su vez, el estado de todos los órganos y todas las partes ael cu~rpo: al librar de tensión los canales ci:~'Clúatnriüs veste rnodo acelerar la circulación.L' En sentido inverso, el cuerpo afecta a los ojos. Si una persona es anémica, si su cifra de glóbulos . rojos es baja, la retina también será anémica y los ojos carecerán de fuerza y resistencia. La misma cosa es verdad re¡"erente &1 tono muscular: una persona con músculos flojos en el resto del cuerpo, los tendrá también en los ojos, lo cual se traducirá en falta de resistencia y del poder de mantenerlos bien afocados. Cuando aurnenta la cifra de glóbulos rojos y mejora el tono 111uscular, pUede observarse un notable pro­ greso en .la visión. Sin embargü, los ojos pueden ser afectados más intensamente todavía por las emociones que por las condiciones físicas. Asimismo el estado físico es afec­ tado por las emociones, puesto que la tensión mental crea tensión en todo el sistema. El ojo está pl'otegido contra el mundo exterior y tiene una notat k~,.npacidad de reponerse de los accidentes externos, pero es en extremo vulnera­ ble y puede ser gravemente dañado. interiormente ; i ! r 1
  31. 31. 36 CURÁCIÓN DE LA VISTA por lo que sucede adentro, en la mente y en las emo­ ciones. Se conocen casos de ojos que han sufrido cor­ tes, punzadus, rasguños o quemaduras y que, a pesar / de ello, se han curado, pero en ojos aparentemente normales han ocurrido desprendimientos de la re­ tina y abundantes hemorragias que los han cegado, a causa de una pena, un choque emocional o una tensión lllental. Cuando cesan las emociones y es posible 1.ograr el reposo mental, hay esperanza de alivio incluso en uquellos casos graves.
  32. 32. "'fIIII' Reposo físico general "Las personas con vista imperfecta sufren un esfuerzo y tensión constan... tes en todos los nervios y músculos del cuerpo. Con la práctica de las oscila.. ciones del cuerpo se alivia la fatiga, lo mismo que el dolor, los vértigos y los otros síntomas, porque con ellas se des.. cansa del esfuerzo de tratar de ver o de mirar con fijeza." Dr William H. Bates (De Mejor vista sin anteojos, 1938) SEGÚN EL DR. WEIR MIT'CHELL, SÓLO HAY une enfermedad, la congestión; sólo hay un reme­ I dio, la circulación. Nosotros decimos que el origen , ! ·1 de las perturbac~Jnes es la ten.::;ión..que produce con­ gestión, que su remedio es el reposo que permite la . ¡ circulación. . ~ Las autoridades médicas están de acuerdo en que el reposo mejora todo estado y toda función del cuer­ po, porque la calma es el estado natural del cuerpo normal. Hay dos clases de reposo: uno es el que se expe­ rinlenta cuando nos (lued~mos caídos como una mu­ ñeca di] trapo, sin tratar de hacer ni de pensar nada; 37
  33. 33. - , 38 CURACION DE LA VISTA el otro, el secreto. de toda desü'eza, es la capacidad de mantener la :r1.isma elasticidad de la mente, los nervios y los músculos mientras se trabaja. Aldous IIuxley, en su liL ,'o El arte de ver, denominó apro­ piadamente esos reposos: al primero lo llamó reposo pasivo, al segundo reposo dinámico. Uno puede tener la capacidad de eC~.iarse en la canla tan tranquilo como un niñito que duerme, pero en el Inomento en que el deber le llama o se le exige una tarea, todos los nervios y músculos de su cuerpo, incluyendo los ojos, pueden ponerse tensos hasta el punto de quedar frustrados en su función. La habi­ lidad de conservar pl reposo del período de descanso durante la actividad es, por lo tanto, la característica del ruétodo Bates, el puente entre el reposo pasivo y r.1 :~ .'T : -:~. ,.p­ .....1. C.L.1anuvv. "1 ' ., d . ., d ' .n"'~~HO e esta transIcIO:'1 pue e verse VIVIda­ nlente en las películas de atletas en movimiento re­ tardado, entre las cuales se destaca como ejemplo la del fallecido r .. Llurmi, el hombre más veloz en la pis­ ta, cuyo lllovimiento fluía en ritmo lento y parecía lnás flotar que correr, tocando apenas el suelo con las puntas de los pies, sin ninguna tensión, ni impul­ so violento, ni pesado golpear sobre la pista. Esta perfecta coordinación de la mente y el cuerpo sólo es posible con la perfección de la actividad reposada: ¡el reposo dinálli:co! Ahora bien, no puede uno. exigirse este reposo ni decidir logralo, sino que debe cesar de exigir y de­ terminar para dejar, por Inedio de la comprensión y' la técnica adecuadas, que el reposo se difunda por la mente y el cuerpo. Entonces, y sólo entonces, ten­ drún lugar la coordinación y la función apropiadas. , , REPOSO FISICO G Aldous lIu} técnicas de proi pasivo de los ¿ de descanso y ( ción normal y Para apren primero, el afl o sea, el lado f ma de la men persona nerVIO~ sona que sufre '''¡Bueno, cálm mente se calme del estado de s' que el propio i Ante todo, sentarse o acos realidad, le sel debe hacer alg cuerpo, porque vios. Cuando 1, se han cansad, calmados para quietud. Este ( ciones, medios un regreso a norma es el ri carreras va de les del zoológi ciencia sino pa sión. Los elefa 1 De El arte de VE ,o: " ~?; ,ic~. , • ';, .. ....:..,.- - - - - - - , x " .... • • • • •.c.;........:" _ _ _ _ __,_ __ _ _ _ _ _ _ -1I·.··slI''117"SID
  34. 34. :{ s s 1 ) 1 ! y 1 l l ) l r , RSPOSO FISICO (:'SNEP.AL 39 AL:lous I-Iuxley dice:' "'El Arte de Ver mejora las técnicas de producir am~as clases de reposo: el reposo pasivo de los órganos visuales durante los periodos de descanso y el reposo c~inámico a través de la fun­ ción normal y natural durante la actividad"",1 Para aprender esos reposos debemos considerar, primero, el aflojamiento de los nervios y músculos) o sea, el lado físico, y después el lado menta1, la cal- , ma de la ~lente. Ambas cosas son difíciles para la persona nerviosa; nada pone más frenética a una per­ sona que sufre de tensión nervioso que le digan: "¡Bueno, cálmate ya, por favor, cálmatel" Cierta­ mente se cahnarÍa si pudie2e; nadie se da más cuenta del estado de sus nerdos y de su necesidad de calma que el propio individuo. Pero ¿cómo calmarse? Ante todo, no sirve de nada al individuo tenso sentarse o acostarse con la intención de calmarse; en realidad, le será imposible hacerlo. En lugar de eso, debe hacer algo activo con los músculos grandes del cuerpo, porque la actividad muscular calma los ner­ vios. Cuando los músculos grandes han trabajado y se han cansado, los nervios estarán suficientemente calmados para permitir un tiempo de descanso en quietud. E~te es uno de los principios de las oscila­ ciones, medios maravillosos para aflojar la tensión, un regreso a la naturaleza, en realidad, donde la norIna es el ritmo en el movimiento. El caballo de carreras va de un lado a otro dpl establo, los anima­ les del zoológico pasean por la jaula, no por impa­ ciencia sino para calmar sus nervios y aflojar la ten­ sión. Los elefantes salvajes reunidos en la selva se 1 De El arte de ver.
  35. 35. 40 - , CURACION DE LA VISTA IT1CCen y balancean las trompas rítmicamente, osci­ lando corno en una danza. La inlTIovilidad y la ri­ gidez son productos de la civilización y el comienzo del nerviosismo y de la ~ensión, Por lo tanto, primero libere de tensión los músculos grandes por medio del movimiento rítmico, Estos grandes músculos volun­ tarios tra:p.sferirán simpáticamente sus vibraciones a los nlás diminutos ITlúsculos involuntarios, incluyen­ do los de los ojos, que así empiezan inconscientemente sus múJtiples desviaciones por segundo que son ne­ cesarias para la v·isión nornlal. A este fin se reco­ miendan las siguientes prácticas para el reposo fí­ sico y mental. Aplíquelas con el espíritu receptivo, con la misnla disposición de ánimo que tendría para un vals, .La oscilación del elefante (Oscilación del cuerpo) Colóquese de pie, con los pies paralelos y sufi­ '''l'<''l'Th~'me~'n"~"I::> é"'Y'O¡Oüvr,';J u"~ pa"r'::' Y"'urtener el equl'll'brl'o'0 ~"..... _.._J..v~,J ......A. Vv 01.....'J! ..;"Ci,U;:) .A.ú ~_c. ......1 , .;......~'a'r'-'~"··'n. ,~,l.....It. n","C'..t~c:;, 1 rl...A.',_·': N'~. "'~.le"poJ.. a" un lado, despue"s al.'~ b '...t,_ '· L,;I 0-(,"0, repet.idaU1ente, en un tranquilo movimientOo de balanceo como habrá iisto que tiene el elefante del circo. Mientras se balancea suavemente de un lado a otro, haga que su cabeza y sus hombros giren si..: gu::.:ndo la oscilación, Deje que 100s brazos cuelguen inertes de C1S hOlnbros flojos, nleciéndose libremente a cornpás al volver el C1H.:::''P0 de un lado a otro. Cuente en voz alta, rítraic¡unente, é1l c0111pás de la oscilación; esto es inlportante porque lnientras se habla o se canta es imposible retener el aliento y la respiración contenida es con1.pañera de la tensión. La respiración profunda y ntJnica es necesaria para el reposo y para
  36. 36. ~".-,~, ~ í,,
  37. 37. ·._----,----_...,,_._-..,.,.----­ 42 CURAcIÓN DE LA VISTA la visión perfecta. Presciri'da de la idea de que esta oscilación es un ejercicio gimnástico; considérela como un agradable sometirniento al ritmo, como el de bailar un vals; es bueno escuchar el disco de un vals y tLrarear la rnúsica mientras se oscila. Asegúrese de c~ue los, músculos del cuello, hom­ bros y pecho estén flojos y tranquilos. Dé vuelta a tocle el cuerpo hacia un lado y luego hacia el otro. Tiene que contar hélsta sesenta para lograr Ja canti­ dad necesaria de reposo; de sesenta a cien, se conce­ de el completo aflojamiento de nervios y músculos, suprimiendo la tensión de todas las vértebras y de ~~odos los órganos internos. Lo mejor de todo, es que los :;jos, sin que uno lo advierta, en1.piezan a moverse en sus rnúltiples pequeñas vibraciones involuntarias que rnejoran la visión. No preste atención a sus ojos; no podrá sentir este movimiento involuntario, pero sabrá que tiene lugar porque toda la estancia empe­ zará a deslizarse frente a usted en dirección contra­ ria, como una hilera de coches de ferrocarril mo­ viéndose hada adelante y hacia atrás. Deja usted un lado, deja el otro lacto: ¿la habitación parece correr ante usted? ADVEHTENCiA: lVo convierta esta oscilación en un ejercicio girnnástico. Una alunlna me dijo: -Me encanta esta oscilación del elefante. Re­ duce mi cintura y me quita la papada. REPOSO guíneoE se perd: le acon: CIOS pa: fante lé la calrr Si s atrás; nliento dejan ( ni fijm mareo Lleve! a otro, un val: Practü y libra adquir se pon oscilae nadan que rE La ose Ca tÍmetr y leva con S1) para. mano; el pie narIZ . y se puso a girar con violencia, de un lado a otro, cuerpo, cabeza y ojos, hasta donde podía; con esto perdía todo el valor de la oscilación, el aflojamiento de los músculos involuntarios, el suave masaje espi­ nal, el sano reposo del corazón, de los pulmones y del aparato digestivo, la elasticidad de los vasos san­
  38. 38. , REPOSO FISICO GENERAL 43 guíneos para nlejo:r circulación, todos esos beneficios se perdía:1 al hacer de la oscilación una gimnasia. Se le aconsejo que practicara en otro momento sus ejerci­ cios para reducir y (lejase que la oscilación del ele­ fante la ayudara, como ayuda a este animal, a lograr la calma y el reposo. Si siente un poco d,; vértigo, es que deja sus ojos atrás; asegúrese de obtener la sensación de movi­ llliento mientras oscila; cuando la mente y los ojos dejan que el mundo pase junto a ellos sin aferrarse ni fijarse en los obj~tos que pasan, ya no se sentirá mareo en coche, en el elevador ni siquierL en el mar. Lleve su cuerpo entero, con ojos y todo, de un lado a otro, con ritmo, con suavidad, feliz como si bailara un vals. El Dr. Bates dice: "Deje que el mundo pase". Practique esta oscilación cien veces por la mañana y librará su cuerpo de toda tensión que pueda haber adquirido. durante el sueño, pues muchas personas se ponen tensas nlÍentras duermen. Haga otras cien oscilaciones antes de acostarse y dormirá tan abando­ nadamente que no tendrá que soportar la cama, sino que realmente la cama le sostendrá. La oscilación del marinero Colóquese de pie, con un espacio de treinta cen­ tírn.etros entre sus pies, enlace las lllanos flojamente y levante los brazos hasta formar una línea paralela con sus horflbros a s~1ficiente altura delante de la cara para,que únicamente pueda ver por encima de las manos. Ahora apoye todo el peso de su cuerpo sobre el pie derecho y dé vuelta a la cabeza dirigiendo la nariz tanto como pueda hacia el codo derecho, con­
  39. 39. 44 - , CURACION DE LA VISTA - .. servando los brazos al mismo. nivel; luego glre a lo largo de los brazos hacia el codo izquierdo mientras pasa sobre el pie izquierdo el peso de su cuerpo. Siga deslizándose de un codo al otro, rítmicamente, a lo largo de los brazos, cambiando de lado el apoyo de su peso. El efecto será, al poco rato, que la pared y sus brazos correrá frente a su nariz. También, sin que usted lo advierta, sus ojos se aflojarán, dejarán de ruÍrpr cor fijeza y empezará a establecerse el hábito de setenta oscilaciones por segundo. Sol "En verdad la luz es dulce y cosa agradable para los ojos es contemplar el soL" Eclesiastés 11:7 Uil explorador que regresó del Africa con el re­ lato filmado de sus experiencias explicaba, en la película titulada Dark Rapture, los hábitos y el es­ tado de salud de 1&5 diferentes tribus indígenas que había visitado. En las regiones fluviales, decía, los indígenas pescan con sus manos en los rápidos de los torrentes af:,~jcanos sin protegerse del implaca­ ble resplandor del sol ni de sus intensos reflejos so1.l'c el agua; veíamos sus maravillosos seres físicos en acción, ejemplo de robusta salud y de visión agu­ da; rápidos de vista y movimientos, capturaban su presa sólo con las manos, sin ayuda de anzuelos ni avías de ninguna clase. Pero los pigmeos, que viven en las profundidades de la selva entre raíces, moho y plantas tre:ondoras, donde nunca penetra la luz del
  40. 40. - , CURACION DE LA VISTA sol, son enfermizos, raquíticos y su vista escasa. El sol es bueno para la salud y para los ojos, es un don de Dios a las criaturas. Si el sol y la luz brillante le molestan a usted, puede ser debido a la vieja creencia equivocada de que hay que proteger a los ojos de la luz. Esta idea, afortunadamente, va pasando al terreno de la supers­ tición. Quizá ha hecho usted de sus ojos plantas de invernadero y con ello ha debilitado su capacidad de aceptar y utilizar la luz que necesitan para la . ., VISIon. Los ojos son receptores de la luz; la -'-'etina debe ser estimulada por la luz para poder registrar la som­ bra. Si está usted tenso, el impacto de la luz brillante se exagera y los ojos lo resienten como un choque, lo cual pone tensas todas las partes del ojo e impide la circulación, con dolor y mol~stia como resultado. Pero puede enseñar suavemente a sus ojos a aceptar de nuevo la luz del sol sin ponerse tensos. Deben aprenderlo porql1~ lB. luz del sol, la mejor (le todas, es necesaria para la salud y la actividad normal de los ojos. La visión perfecta tiene lugar en la luz, no en la oscuridad. El sol hace maravillas para los ojos; afloja los nlúsculos tensos; todo aquel que toma baños de sol sabe quc ningún rnúsculo puede conservar 1a rigi­ dez cn el cálido resplandor de la luz solar; los ner­ vios, los tendoYJes y los músculos se aflojan de TIl0do natural y lo nlis:mü sucede con los músculos del glo­ bo del ojo. La luz del sol estimuJ~ el nervio óptico y ayuda a la retina en !él rápida substitución de su púrpura visual. Los ojos carentes de sol tienen la visión débil, , REPOSO FISIC( . , sus nervIos e estímulo, sus pura visual. La luz de . , uno esta prec ne por resolv( esperada si p paso VIVO. La luz dt para que pro! infectante en Los conductos los ojos hacia y libres cuanl que los ojos 1:: los párpados, a ojos" de que ~ que hacen tra Supongam( a la luz y al aj dor particular: Hágalo con su mirar al cielo. que nada al so acostumbrando gase en el um1:: del muro y, COI hacia el sol, osc hacia la sornbr¡ hacia la sombre la mano sobre parecerá que el respire profund
  41. 41. 47 de 'A ~l n ,~ 1, .e 1, ,­ e d a Q '-' :,.J ) ~ J , REPOSO FISICO GENERAL sus nervios ópticos est'"án faltos de circulación y estímulo, sus retinas son lentas en substituir la púr­ pura visual. La luz del sol calma la tensión mental. Cuando uno está preocupado, los difíciles problemas que tie­ ne por resolver no le agobian de una manera tan des­ esperada si puede salir y dar un paseo por el sol a paso VIVO. La luz del sol regula las gl~ndulas lacrimales para que proporcionen a los ojos el lubricante y des­ infectante en cantidad suficiente pero no superflua. Los conductos lacrimales que llevan la humedad de los ojos hacia las fosas nasales se mantienen abiertos y libres cuando reciben mucho sol. Resulta de eso que los ojos bien asoleados no sufren irritación en los párpados, aquella sensación de tener "arena en los ojos" de que se quejan con frecuencia las personas que :laccn trabajar constantemente su vista. Svpongamos que sus ojos no están acosturnbrados a la luz y al aire y que se resienten de todo resplan­ dor particularmente el del sol. Debe reeducarlos. Hágalo con suavidad, no saiga corriendo e intente mirar al c1p10. Nunra debe mirar con fijeza y menos qae nada al sol. Disminuya el choque del. contraste acostumbrando sus ojos gradualmente a la luz; pón­ gase en el umbral asoleado o al borde de la so.mbra del muro y, con los ojos cerrados y la cara levantada hacia el so}" oscile como el elefante, vuelva la cabeza hacia la sornbra de un lado, luego., a travé~:, del sol, hacia la sombra del otro lado; si es necesario, apoye la Inano sobre algo para mantener el equilibrio; le parecerá que el sol pasa por su cara. Mientras oscila, respire profundanlente y piense en esta ilusión de
  42. 42. _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ __ _ _ 48 CURACIÓN DE LA VISTA lTIovirniento: el sol corre de 'Una oreja a la otra, pa­ sando sobre su cara, d'lrante su oscilación. Al poco tiempo el resplandor dejará de ser un castigo y se convertirá en agradable caln1ante. Practique este acondicionalniento al sol durante algunos instantes carla vez durante el día, hasta que deje de ser peno­ so y pueda mantener el rostro en calma y los párpa­ dos flojos y tranquilos: entonces estará preparado para el paso siguiente. Cúbrase un ojo con la palma de la mano de modo que no pase ninguna luz, pero dejando sufi­ ciente espacio para que el ojo pueda abrirse y ce­ rrarse a la par de su compañero; ahora empiece la oscilación del elefante y, sin olvidarse de respirar profundamente, parpadee mirando al suelo mientras oscilr:) luego levante la cabeza y el brazo y parpa­ dee mirando al sol:1ue pasa. Tendrá la sorpresa de no sufrir ninguna molestia ni impresión penosa. Re­ pita el mismo parpadeo. al sol de igual lnanera con el otro ojo. No intente parpadear al sol con los dos ojos a la vez, aunque no le haría daño -todos hemos recibido destellos de sol intenso en ambos ojos ha­ llándonos en el IuaT o en una carretera, sin detri­ mento ni efectos desastrosos-, pero requiere más esfuerzo parpadear al sol con dos ojos que co.n uno y en todas nuestras prácticas de reposo el modo más fácil es el mejor. En cuanto al tielnpo que debe tomar el sol cada vez, su propio juicio le guiará; lo mejor es hacerlo a menudo y por breve tiempo, pero practíquelo se­ gún su comodidad y según el acond;~ionamiento que hayan logrado sus ojos al resplandor. No permanez­ ca al sol hasta que le ardan los ojos. Podrá gozar más ~~~.,~~"r , REPOSO FISICO del sol en un cálida a me( mejor que t No se as' que no son. quedan en los harán d, dt visión di primer baÍl( palmas de 1. pasó en el imágenes al este desean mas". Recuerd presión de] roo. Por le siempre qu oscura y a: la luz brill Si pra( sol, no pod do ni los f: El sol piedras pr anteojos o El sol Todo da es ne del cuerJl
  43. 43. REPOSO FÍSICO GENERAL 49 ...... del sol en un día frío de invienl.o que en una región cálida a mediodía. Asolearse un poco a menudo es mejor que tostarse prolongadamente. 'r-.~o se asuste porque vea puntos y rayas de s01, que no son más que las imágenes accidentales que quedan en ",a retina. Unos segundos de oscuridad los harán desaparecer inmediatamente. Las retinas de visión débil nunca lo son tanto después de su primer baño de sol. Entre y cúbrase los ojos con las , j , I " palrnas de 12C: manos durante el doble de tiempo que pasó en el sol. Cuando sus ojos se robustezcan las imágenes acci~!entales desaparecerán en seguida sin este descanso que llamamos "aplicación de las pal-­ mas". Recuerde que lo que molesta a los ojos es la ÍIn~ presión d~l contraste súbito, no el resplandor mis­ mo. Por lo tanto, báñese de sol los ojos, cerrados siempre que salga de una casa o de una habitación oscura y antes de subir a su coche para manejar en la luz brillante. Si practica de modo constante el parpadeo al sol, no podrán molestarle ni las luces en lugar cerra­ do ni los faros en la carretera. El sol pule los ojos hasta hacerlos brillar como piedras preciosas. No los empañe ni debilite con los anteojos oscuros. El sol es alimento y bebida para la vista. Los efectos de la respiración sobre la vista Todo el mundo sabe que la respiración profun­ da es necesaria para la salud. Algunas afecciones· del cuerpc i8 han remediado con buenos hábitos de'· ., '.J" , 1 i
  44. 44. r:o _ f ,J CURACION DE LA VISTA respiración. Sin embargó, pocas personas saben que la respiración profunda es esencial para la visión; cualquiera puede demostrar que si se retiene el alien­ to durante mucho rato "los ojos ven todo oscuro" y, no obstante, las personas de~'ista débil invariable­ rncnte retienen el aliento cuando miran o, cuando ll1enos, respiran nluy leveYl'lente conlO para sólo con­ servar la vida en el cuerpo. Los delineantes se esfuer­ zan y cansan sobye el tablero; si se les interroga, confiesan que se concentran tanto que se olvidan de respirar. Lo mismo sucede con dibujantes, contables, taquígrafe" y otros que trabajan en pupitres. Los ojos necesitan ox5¡;eno y buena circulación de 18 sangre y la respiración profunda es el único medio .1 n 'loO"raI;l c! '"'"oc .1:. [5" .t " lIar TIlttcho:.; métodos de respiración. Nosotros hernos con1p;'~obado que la clase de respiración que cZHlvier:e a la vista es el suspiro.. d La iphalaclul1, la aspiración del aire, constituye tGDS o lnenos c~;fuerzo: lo hacen los músculos. Rete­ ner el alientD es tensión y se ve en la cara que se pone roja o, al extremo, azul. Todos hemos visto a un niüo rebelde que retiene el aliento para asustar a la persona que le cuida y obligarla a satisfacerle algún cnpricliO. Pero soltar el aire, la exhalación, es un 1 i~POSO cOlnpleto y total; con un suspiro profun­ do cada parte del cuerpo se afloja, toda la persona se abandona y los pulmones, al aflojarse, se libran del (üre desoxigenado, limpiando así el cuerpo de irnpurezas. Los ojos se benefician de ello inmedia­ tamente. Citaremos como ejemplo un hombre que, restablecido de la ceguera, po(l]a aclarar la inlagen l ,l ob~eto qlle clcseflba ve:r SI exhalaba un suspIro; -~--, ._----......... REPOS natm pirar E actÍ' mu!: el d <. un la i sus sle~ de su: la: el p t J
  45. 45. , iTA REPOSO FISICO GENERAL 51 naturalmente, para exháIar tenía prImero que as­ , DIl; pirar profundcunent.e. cn- El bostezo, que es una necesidad de oxígeno, ..y, activa la circulación y es reposo a la vez que esti­ )le- mulante. Pero el suspiro tiene un efecto, un objetivo: ado el de aflojar toda tensión. ;on- Suspirar es una cosa tan natural: el niño exhala lcr- un suspiro antes de dar' vuelta a su cabecita sobre )ga, la almohada y caer en profundo sueño; un perrito 1 de suspira cuando se echa sobre la alfombra para una )les, siesta tranquila. Los niños, después de un berrinche, Los de los lloros, de la tensión por miedo o por cólera, ~ Jn suspiran convulsivamente mientras alguien les seca edio las lágrinlas, su cuerpo lucha por el aflojamiento y el suspiro les prepara para recobrar su estado de rtros áninlo normal; entonces es posible la sonrisa. Se dice que en los hospitales que, después de una operación, el prirr:er suspiro indica que la crisis ha pasado. tuye Cuando una persona dese8. ver algo claramen­ ~ete- te, si exhala un profundo suspiro la visión se hará le se más vívida; en unos ojos ofuscados, puede aparecer ita a ' un relámpago de visiór:.. 1star Piense en respirar profunda y rítmicanlente, en :e1'le especial cuando emplee los ojos. La respiración es ., ::::Ion, esencial para la visión porque da oxígeno a la sangre )fun­ que ha sido narcotizada al retener el aliento durante 'sona períodos de atención concentrada. bran o de Aplicación de las palmas edia­ que, Los ojos funcionan por contraste; siendo órga­ agcll nos de luz, el mayor contraste que pueden experi­ plro; mentar LJ el de la oscuridad. Cuando están abiertos,
  46. 46. 52 - , CURACION DE LA VISTA reciben luz y la reflejan"'; si se cierran y se cubren después de haber entrado en enos la luz, la retina y el nervio óptico absorben la luz y con ello se for­ talecen, la púrpura visual se repol}.e más rápida­ mente. Los animales saben instintivamente el bien que produce el contraste de luz y oscuridad. Un famoso veterinario me dijo que pone al sol sus perros en­ fermos, particularmente si tienen afectados los ojos, y que de:..t}ués ~~ gozar del sol durante cierto tiempo, se retiran a l1na parte oscura que les tiene dispuesta para dar a sus ojos una cornpleta tiniebla; más tarde vuelven al sol y siguen, alternando los períodos de luz y de oscuridad. Afirma el veterinario que los animales hacen progresos más satisfactorios desde que les aplica este tratamiento. La mejor manera de proporcionar a los ojos hu­ manos este descanso de oscuridad completa es el gran descubrimiento de la aplicación de las palmas. Los ojos, hasta los más normales, necesitan descanso. Los hombres primitivos daban descanso a sus ojos durmiendo a ratos frecuentes. Pero en nuestras vi­ das atareadas no tenemos tiempo para esta clase de reposo; no concedemos a nuestros ojos la considera­ ción que tenemos para nuestros pies; si nuestros pies están cansados, buscamos en seguida un lugar donde sentarnos y descansarlos; pero si nuestros ojos están agotados, vamos al cine, leemos una revista o juga­ Dl0S a cartas. Sólo en las palmas de las manos puede confiarse para dar a los ojos un descanso completo, exclu­ yendo el más pequeño destello de luz. Las palmas de las manos de toda persona se adaptan perfectamente
  47. 47. " , CURACION DE LA VISTA a sus órbitas, la c.:;tructura ósea de las palmas co­ rresponde a la que rodea los ojos. Los cuatro dedos de una mano deben cruzarse suavemente sobre los de la otra mano; el ángulo que forman se adapta sobre la nariz como el puente de los anteojos, el hueco de la mane fonna un leve vacío sobre la órbi-· ta; el borde exterior de cada 1nano se adapta 'exac­ tamente al declive de cada lado de la nariz; queda lugar para que los ojos puedan abrirse y parpadear si quieren y no hay ningún peligro de ejercer pre­ sión sobre el globo del ojo, el cual, aunque siente la proximidad de la mano, no es tocado. La ligera pre­ sión sobre la ceja da un suave ITlasaje a los nervios de la órbita y esto es importante, porque esos ner­ vios son shnpáticos con el nervio óptico. El calor suaviza, la oscuridad descansa y así los músculos se aflojan. Todo eso estimula la circulación a través de los vasos oculares relajados; da oportunidad al ojo para librarse C:J los materiales de desecho y re­ poner sus deficiencias; además, el descanso estimula los nervios, de modo que mientras los ojos están cu­ biertos por las palmas de las ITlanOS el nervio óptico es realmente estimulado. Luego cuando se retiran las palmas, ~os ojos ven mejor, verdaderamente, el mundo parece lnás brillante. Una vez tuve una alumna que estaba reponién­ dose de la ceguera y que, invariablemente, cuando retiraba las manos de sus ojos, exclamaba siempre: "¿Salió el sol?", o bien: "¿Encendió usted la luz?'~ El estudio aparecía tan claro a sus nervios de la retina estin1ulados, que creía que la luz era diferente, pero era su visión que había mejorado. Experimcüte con la posición de aplicar las pal­
  48. 48. REPOSO FISICO GEI'~EHAL , 55;TA mas para perfeccío:: " ).c~ a fin de lograr más adap·· tación y cOlnodidad. Coloque la palma de la mano co­ los izquierda sobre su ojo izquierdo en el. ángulo de lalos ¡>ta nariz y pI0cure lograr una colocación perfecta. Le­ el vante un poco la frente para que la ceja no pese so­ 'bi- bre el párpado superior. Ahueque ligeramente la ac- mano entre la ceja y el pómulo hasta que siente un pequeño vacío. Tenga la mano floja y blanda, los~da dedos sueltos. ¿Forma su mano una cubierta per­car fecta? Si no (;8 ti~)í, observe si los dedos están apreta­ dos en una rigidez de garra, Una mano rígida nunca~ la )re­ se adaptará a la cara; sacuda la mano hasta que se TLOS afloje y los dedos queden inertes. Ahora, con la ter­ frente alta, cubra el ojo cerrado con la suave y tibia Jer palnla de la lilano y déjelo descansar. Después, sin retirar la mano izquierda, trate de colocar la derecha sobre el ojo derecho cerrado con al el mismo cuidado. y de modo igualmente cómodo. rc­ Esto puede },~ ccrse y lo conseguirá usted pronto si uIa tiene cuidadG de cubrir el ojo con la palma, no con los :u- dedos cerrac~.0s. J'Iantenga las manos en un ángulo suficienteE12Dte nbierto pG.Ta no comprimir la nariz e impe(1j:r la respiración cómoda. .. Sostener los codos al aire mientras se aplican las) el pal:mas resulta fatigoso y no afloja la tensión; por lo ~en- tanto, inc::nese desde la cintura y coloque los codos, '··1(10 formando Url á:ngulo apropiado, sobre sus rodillas oiÁ' , pre: sobre una nl(~sa; procure que el cuello quede en lí­ " El nea recta con la espina dorsal, pues la cabeza no debe inclinarse ni hacia atrás ni hacia adelante.tina )ero Deje que sus ojos cerrados se sumerjan en las suaves y tibias palmas de sus manos... y descanse. 1, ')a1- Aplicar las palmas estando reclinado sobre la
  49. 49. 56 I REPOSO FISIICURACIÓN DE LA VISTA Los estl cación de ] pués de le palmas de descanso Y están apn leer un v( abrirlos p, así sucesi, Apliql Aplique] las palma ojos en t vioso, el poso a to los nervi cación dt duce rep un resul i~: .()f",' " ,ti;, oiL-­ espalda tanlbién produce mucho reposo. En esta po­ sición hay que colocar cojines bajo los codos para sostenerlos. Puesto que el objeto de la aplicación de las palmas es descansar los ojos, manténgalos cerrados. Al mis­ nlO tiempo debe descansar la mente. Esto es fácil de hacer incluso en medio de un día atareado, sólo dis­ poniendo de unos pocos nünutos. Entréguese a un re­ cuerdo feliz y agradable o algunas imágenes mentales o prácticas 11lcntales como las expuestas en el Capí­ tulo IV. Recuerde que el enojo, la preocupación o la pena mientras se aplican las palmas, anula todo el bien que puede hacer el descanso con los ojos ce­ rrados y cubiertas. El ojo y la mente trabajan juntos; si uno está tenso, el otro también se pone en ten­ sión; si uno está reposado, el otro reposa. Por lo tan­ to, calme la tensión de los ojos con la suave tibieza de laspalnlas de sus manos y déjelos descansar en la oscuridad y la paz Inental. La B::1icaci6n de las palmas resultará más eficaz si antes, con;.o pre::-,aración, pueden practicarse las oscilaciones del cuerpo durante unos instantes. Luego será bueno aplicar las palmas durante diez o veinte minutos, pero, si se tiene poco tiempo, hasta dos o tres minutos de hacerlo será muy reconfortante. Un poco de descanso a menudo evitará el· agotamiento. Para los ojos que sufren afecciones graves será muy beneficiosa la aplicación de las palmas durante una hora, mientras se escucha la radio o se platica con amIgos. Empiece el día aplicándose las palmas durante cinco o diez minutos en la cama; termine de la mis­ ma manera antes de acostarse.
  50. 50. , H.EPOSO FISICO GENERAL 57 po­ Los estudiantes pued<!n introducir ratos de apli­ ira cación de las pahnas entre sus horas de estudio; des­ pués de leer un capítulo, pueden cubrirse con las las palmas de las ID.anos los ojos cerrados para darles. l18- descanso y mentahnente repasar lo que han leído. Si de están aprendiendo de nlemoria un poema, pueden .1S­ leer un verso, cubrirse los ojos cerrados y recitarlo, re­ abrirlos para:omprobar si no se han equivocado, y les así sucesivamente., Pl- Aplique 18S palnlas si sus ojos están fatigados. 1 la Aplique las palnlas si le duelen los ojos. Aplique do las palmas si le anlenaza una jaqueca. Así como los :e- ojos en tensión quitan la vitalidad al sistema ner­ )S; vioso, el reposo ue los ojos comunica suavidad y re­ n·· poso a todo el cuerpo, reanimando y rejuveneciendo u- los nervios tensos y los músculos cansados. La apli­ ?:a cación de las palmas, practicada correctamente, pro­ la duce reposo. El reposo no es tanto un proceso como un resultado. iZ 15 ~o ;e o n y a h
  51. 51. t;apitulo !{V Reposo mental y general "Sentir no es lo mismo que perci.. bir. Los ojos y el sistema nervioso sien.. ten, la mente percibe. La facultad de percibir está relacionada con las expe.. riencias acumuladas del individuo, en otras palabras, con la memoria." Aldous Huxley De El arte de ver EL DR. BATES DESCUBRIÓ EL MEDIO DE DAR reposo a una mente tensa y atareada durante unos pocos instantes <le respiro en mecio de un día de esfuerzo y trabajo duro. Esto se logra a través del recu.erdo dé s-:~r:esos felices~ experiencias agradables e sosas hel':r:'losas que uno quisiera volver a ver. El principio subyacente del lnétodo es éste: no se pue­ den hacer mentalmente dos cosas a la vez. Es impo­ sible recordar escenas agradables y, simultáneamen­ te, preocupa~:se por los problemas, lo que significa tensión. Evocar escenas o sucesos de los que uno ha gozado es tener recuerdos placenteros y, por lo tan­ to, reposant"s. La preocupación es una actividad pe­ nosa y, por consiguiente, produce tensión. Uno puede tOlllur la determinación de revivir por unos instantes uno, experiencia alegre o recordar algo hermoso que 58
  52. 52. REPOSO MENTAL Y GENERAL 59 haya visto; esto es, permitirse tener imágenes men­ tales, mirar al pasado por una ventana, dejando de lado, por un nl0mento, el perturbador presente. Para citar al Dr. Bates: "El recuerdo perfecto de cualquier objeto aumenta el reposo mental, lo cual da por resultado un reposo de los ojos, y de ambos juntos resulta una visión mejol'''.l En una palabra: el recueLdo produce la visión. En el proceso visual, los rayos de luz son refle­ jados desde un objeto a los nervios de la retina y los impu.J.sos n llevarlos a la células cerebrales por el nervio óptico. En el trabajo de la imagen mental, si un ahunno puede recordar un objeto el proceso se invierte, el i:::1pulso es enviado en dirección opues­ ta. Los psicólcóos nos enseñan que para ver una estatua el Oj0 debe examinar todas sus partes. Para recordar la estatua, el ojo la examina hnaginaria­ mente, no fotografiándola sino reviviendo, en el re­ cuerdo, las sensaciones y los movimientos que nos permitieron ver la estntua de arriba abajo la pri­ mera vez. Este movilniento revivido da comienzo a las desviaciones o vibraciones de los nervios de la retina dentro del ojo c01Y,O si se estuvieran emplean­ do en una visión perfecta, aun cuando los ojos per­ manezcan ccrrG.dos, y esto los prepara para la visión cuando se abran los párpados. El peligro de evocar ua objeto estacionario, COUlO una estatua, es que la mente nc lo recorra, sino que permanezca inmóvil en una mirada mental fija. Se pu.ede esforzarse a mirar con fijeza mentalmeni:,e con los ojos cerrados, hasta el punto de sentir dolor y 1 De Mejor vista sin. anteojos.
  53. 53. 60 CURAcIÓN DE LA VISTA "', fatiga. La lllente y los ojos no están hechos para pen­ sar o ver más de una cosa a la vez; deben ver to­ .das las partes de una cosa en rápida sucesión o dife­ rentes cosas en serie. Para evitar el peligro de la Dlirada fija nlental, es mejor evocar perS0nas o cosas en JIlOvimiento, lo cual hace girar rápidamente el pensanliento y la visión. Las imágenes mentales ade­ cuadas dan reposo a los ojos y a la mente, porque no se puede recordar y esforzarse al mismo tiempo. La visión imperfecta produce esfuerzo mental porque es difícil para la mente interpretar una ima­ gen borrosa. A la inversa, el recuerdo imperfecto, la evocación borrosa, produce esfuerzo de la vista, por­ que el ojo lucha entre la confusión mental. Em­ pleando el recuerdo perfecto dentro de una mente penetrante podemos mejorar la visión de unos ojos débiles. Cuando la mente piensa una forma, los • J ~.,~ b .OJOS lacen alg"" con cüa; una y otros tra aJan en perfecta coordinación; por lo tanto, nuestra tarea no está en los ojos SülO en la visión y en la mente tTas la mirada. La visión es producto de la mente. Algunas personas afirman que no pueden evocar, que en el momento en que cierran los ojos todo es negro. Esto es entender mal el sentido de la evoca­ ;;ión. Naturalmente, cuando los ojos están cerrados la vista es imposible, no se puede ver con el ojo fí­ t, sico; pero se puede recordar algo que se ha visto. t i Es~o es el trabajo de la imagen mental, la verdadere evocación. "Recuerdo de imágenes" puede ser una ., .expreslon meJor. I ., ,l
  54. 54. 3TA Jn­ to­ fe­ la 3as el le­ na ~al la­ la n- te OS )8 'TI :5 l­ cordar el viaje que había hecho con su esposo años S antes. Conociendo algunos de los incidentes de aquel .. viaje, la ayudé a reconstruir la agradable experien­ cia. Mientras se entregaba al recuerdo de los días felices anteriores a la tragedia, apoyó la cabeza so­ bre el respaldo del sillón, su rostro hinchado se sua­ vizó y, ;inalnlente, cuando no contestó a una de mis preguntas, vi que estaba tranquilamente dormida. Otro resultado espectacular del reposo proporcio­ nado por las iU1ágenes mentales se produjo en el caso' REPOSO J'víENTAL Y GENET'.AL 6t Evocación correcta e incorrecta Una vez pedí a una niña, mientras se cubría los ojos con las palillas, que recordara una comida cam­ pestre en que hubiese gozado alguna vez en tiempo pasado. Su madre dijo: --Sí, Alicia, el donlingo próximo tienes un pic­ nic. Proyéctalo todo, querida. Debí explicarle que recordar una experiencia di­ chosa sería fácil y divertido y, por lo tanto, reposan­ te, pero que proyectar algo que todavía no se había realizado sería como escribli' un ensayo o una COIl1­ posición: un verdadero trabajo que cansa y, por lo tanto, no produce reposo. Las imágenes mentales, la ¡nemoria y la ima­ ginación, pueden emplearse para proporcionar re­ poso en condiciones extremas. Una mujer afligida por }q súb~ta rnuerte de su esposo estaba desespe­ rada; sus amigos no podían consolarla; no comía ni dormía; no hallaba alivio a su dolor y día y noche estaba paseándose por la habitación. Yo la visité por si podía ayudarla. !-!ice que se sentara a mi lado en un sHlón, tomé su mano y le pregunté si podía re­
  55. 55. 62 de un jov·en ,'Ie perdió de pronto la vista de un ojo.) Los médicos le dijeron que sufría desprendimiento, de la retina, que sería necesaria una operación pero! que no podían garantizarle el resultado. Estaba locoj de miedo de quedarse ciego de su ojo mejor, que; nunca había SJ.QO muy bueno; durante una semana! no había podido comer ni dormir, sólo fumaba y se, agitaba, al borde de una crisis nerviosa. Su esposa¡ me lo trajo, CO:110 último recurso. Le hice acostarsei de espaldas y cubrirse los ojos cerrados con las pal-! mas de las ~nanos y le dije que escuchara. Durante1 veinte minutos le sugerí una serie de imágenes men-l tales vivas pero cahnantes. Gradualmente cedió su! tensión, dejó de ap:-~tar los dientes y su respiración; se hizo suave y regular, aunque no dormía. Final- ¡ . . . I rnente le dije: . ¡ :. ji ~iéntese poco a poco, tranquilamente y c'on~n j suspIro. j Inuwdiataulente se cubrió su ojo mejor y gritó: 1 -iCortinu.; venecianas! ¡Oh! ¡Veo cortinas ve-j necianas! ¡Debv vislumbrar algo! ¡No! ¡Veo! ¡Pue-l - J 'do ver. 1 Durante sus evocaciones los ojos de aquel hombre habíún reposado; la retina había vuelto a su lugar y se hab5'1 adherido de nuevo. "Readhesión espontá­ nea", lo llamarían los médicos. Si el recuerdo y la imaginación a través de las imágenes lllentales pueden ser beneficiosos en casos extremos como los mencionados, piénsese en lo mu­ cho que pueden hacer en casos leves de tensión y error de refracción. Lea usted los experimentos si­ guientes; elija el que 1~ atraiga más, luego siéntese cómodamente, cúbrase los ojos cerrados con las pal­
  56. 56. REPOSO MENTAL Y GENERAL 63 mas de las manos y pruéoelo. No trabaje con los ojos ni piense en ellos; recuerde que las evocaciones son ül1.ágenes grabadas por la memoria en lo pro­ fundo de la mente, no en el ojo físico. Imágenes mentales para reposo 1. Salga a la terraza de una cabaña situada a la orilla de un lago de aguas cristalinas, en la montaña, rode~do de bosques. En el suelo de la terraza tenga un cesto lleno de pelotas pesadas de varios tamaños. Tome la [-;lota más gr~:':lde y láncela con fuerza; chocará contra la superficie tranquila, salpicando, y desaparecerá, tras enviar hacia la orilla una serie de ondas en círculo; finalmente las ondas desapare­ cen, el lago vuelve a estar quieto y refleja el cielo y los árboles que lo rodean. Ahora lance usted la pe­ lota más grand'"' de las que quedan y contemple las ondas, que no son tan violentas ni llegan tan lejos como las anteriores. Siga eligiendo y arrojando una pelota tras otra, observando las salpicaduras y las ondas; cada pelota será más pequeña que la ante­ rior, hasta la última, del tamaño y peso de una ca­ nica, que produce pequeñas y rápidas ondas que des­ aparecen muy pronto y dejan quieta una vez más la superficie del agua, donde se refleja el vellón de una nube que pasa. 2. Una alumna, estrella de cine, gustaba de re­ cordar un día de verano en que estaba sentada al borde de una piscina profunda, bajo un parasul. En el recuerdo, sorbía bebidas heladas y contemplaba un concurso femenino de saltos; veía a las contendien­ .h ! .,[ '.,(
  57. 57. tantos contra su adversario. flotaban por el cielo. ba cada ola y rompía -------_.__._--..... 64 CURACIÓN DE LA VISTA tes, una tras otra, trepar por la escalera .hasta el tralupolín, avanzar hasta el extremo de éste y de­ tenerse; observaba el <Alegre color del traje de baño de la nadadora que se balanceaba con los brazos ex­ tendidos, luego la imaginaba ejecutando un salto de fantasía, cortando el agua y desapareciendo de la vista; esperaba, en su evocación, que la nadadora reapareciera al extremo opuesto de la piscina para juntarse con las otras. 3. Una anciana gozaba con una visita a una f10­ rt...ía; recordaba todas las flores hermosas que pue­ den er..contrarse alli en prirnavera, verano, otoño e . . InVIerp'"'. 4<. Una aficionada ? 1 bridge se complacía en re­ correr mentalmente una baraja, recordando las man­ chas en cada naipe y el orden en que estaban colo­ cadas las cartas; luego, siendo experta, reconstruía una pa"Y'tida que había ganado recientemente. 5. Un joven deportista jugador de bolos recorda­ ba una partida en que se había apuntado muchos 6. Una niña ~staba de disparar flechas con su arco contra globos de hermosos colores a medida que eran soltados a merced de la brisa, uno tras otro, y 7. Uno a quien gustaba el mar se complacía en la evocación de un fuerte oleaje centelleante, en ve­ rano, contenlplando en el recuerdo cómo se levanta­ contra la costa agitando al viento sus volantes de encaje. Supongulllos, sin embargo, que no está usted de hUlTIor para pensar en escenas hermosas, pero que,
  58. 58. • ---~~-'~ ~ - - "'. ! "'-:h ~,.:.,~~.-"~u.~,.'~',u".;~•.•¡,a:.G::~~'lj.wc::-....aF5WiYT'lllf,7.76Z " El• ,C; i¡i:¡~!;,1 REPOSO MENTAL Y GENERAL~A 65 en un día febril, tiene chico minutos dz respiro que podría err,plear para ¿¡pEcarse las palmas sobre los ojos '<i fuese capaz de calmar su mente. líe aquí una sugerencia: Recuerde la forIna de algunas co­ sas familiares, siendo las más familiares formas de .él nuestra civilización las letras y los nÚuleros. ¿Puede usted recordar cónlo vería una cerca de tablas blancas si estuviese de pie en un extremo y mirase él lo largo de su hilera de treinta tablas? Son )- unas tablas anchas, separadas regularmente por un ;- espacio de cinco centÍlnetros. Pero ésta no es la cerca e tosca usual de 111.adera enjabelgada. Estas tablas han sido lijadas hasta darles una suavidad satinada, lue­ go pintadas con un brillante esmalte blanco, de l- modo que relucen al sol. ¿Puede usted imaginarse 1- acercándose a la prinlera tabla blanca, con una pe­ queña brocha en una mano y un bote del más negro esmalte en la otra? Moje su brocha en la pintura negra y trace con cuidado una cifra negra, el nú­ mero 1, sobre el esnlalte blanco de aquella tabla, lue­ C1_ u" go pase a la siguiente y pinte en ella el número Z, avance y pinte en la otra el número 3, etcétera. Cuando la brocha quede seca, mójela de nuevo en el r esmalte negro para que los números sobre las tablas tengan una ncgrüra uniforme. Prohablemente, mu­ 1 cho antes que llegue al número 30 su mente y sus ojos estarán calmados, porque no puede hacer dos . cosas a la vez, agitarse y tranquilizarse o preocuparse y reposar.l
  59. 59. - 66 , CUUACION DE LA VISTA PRACTICAS l'd}lCA1VICAS PARA EL REPOSO (Para hacer n:cntalmente, con los ojos cerrados) Las que siguen son prácticas mecánicas, narcóti­ cos mentales, eficaces para lograr el aflojamiento de la tensión hasta el punto de aliviar el dolor. No se puede atender a estas prácticas con una completa concentración mental y, al mismo tiempo, concen­ trarse en la pena. Esto es la base del descubrimiento ael Dr. Bates consistente en que haciendo oscilar un punto negro se suprime el dolor. Las desviaciones del ojo educado para ello activan la circulación y lin1pian la vista de impurezas, nlotas y manchas, reales e imaginarias. Cuando el ojo gira, ve. Las prác­ tivdS expuestas a continuación 10 hacen girar. Practique estos ejercicio" con los párpados sua­ vemente cerrados. Cúbrase los ojos con las palmas de las lllanos si puede, pero si se encuentra en un lugar donde hacer eso l1amarÍ( la atención, puede prescindir de ello y, no obstante, sacar provecho de la práctica. ?'Jo piense en sus ojos. Deje que el ojo físico duenna: no trate de ver a través de los pár­ pados cerrados; su nlente realizará las prácticas con la memoria. Vuelva la cara, mentalmente, en la di­ rección que está pensando. Vaivén de la O 1. En el ojo de la mente, es decir, con los ojos cerrados y con la rrwmoria, trace una gran O re­ donda y negra. ¿Puede recordar el aspecto de la O? 2. Sobre la curva de la izquierda coloque un
  60. 60. ,l,': 1.:.·.·: .•."..'; .' , REPOSO IItiENTAI... Y GENERAL VAIVÉN DE LA O
  61. 61. 58 CUB.ACIÓN DE LA VISTA p<Anto ne:ro; en la curva de la derecha, otro punto negro. Los puntos negros de la O se perderán en la negrura, pero usted sabe donde los puso y, por lo tan­ to, puede volver a ellos en el l:~cuerdo. 3. I-Iaga esto: diri-:'a la nariz y la atención de un punto a otro, de un lado negro de la O al otro, hasta que la O parezca ir y venir en dirección contraria nlientras usted va de un punto al otro. 4. Ahora ponga un punto negro en la parte su­ perior de la O y otro c;:Jajo, frente al primero. 5. Esta vez dirija su atención hacia el punto de arriba, luego al de abajo: de arriba abajo, de abajo arriba. La O parecerá subir y bajar. ¿Se produce esta ilusión de movimiento? Cuando aparezca, resultará nluy reposante. La balanza de la justicia Piense e]'"! una balanza bien enfielada como las que se emplean para pesar metales preciosos; tiene una barra oscilante o palanca en equilibrio so"0re una vara de soporte; al extremo de cada brazo de la pa­ lanca cuelga un platillo de oro sostenido por tres cadenas de oro. Deslice su atención a lo largo de la palanca y hacia abajo hasta un platillo; el peso de su visión hará bajar este platillo y, automáticamente, levantará el otro. Ahorel deslice la atención retro­ cediendo, hacia arriba, a lo largo de la palanca y hacia abajo hasta el otro platillo, el cual desciende mientras el primero sube. Haga esto rÍtmicamente y concentrándose, recordando siempre lo que sucede i::on un platillo cuando se hace bajar el otro. Mu­ chas personas encuentran en esto un gran reposo. REP(
  62. 62. 1 )S le ta a- e, y y REPOSO l¡IENTAL Y GENEllAL 69 :l :t l­ e o :a "a , ." ) es La le 0­ le ie u­ o. LA BALJNZA DE LA JUSTICIA
  63. 63. - ,70 CURACION DE LA. VISTA El balanceo de la lochuza r la media luna Con los ojos cerrados, imagine una tarjeta color azul celeste que mide aproximadamente 7 X 12 cen­ tímetros. En el centro de la tarjeta 'azul hay una pequeña media luna plateada con las puntas hacia arriba, en medio de la cual está posada una diminuta lechuza negra cuya silueta se recorta sobre el fondo azul. Aho""a señale mentalmente con la nariz una de las puntas de la media luna, luego recorra la curva hasta la otra punta: la pequeña media luna se mecerá corno una cuna y la lechuza se inclinará de un lado, luego del otro. Numerosas personas obtienen una gran calma con esta imagen mental. El disco de n12tal 1. Irnagine que tiene en la DIano un pesado dis­ co de metal del t<nnaño y el peso de un dólar de plata, que tiene un agujero liso en el centro. Pase por el agujero un cordón blanco de unos treinta cen­ tímetros de largo, sostenga uno de los extrelnos del cordón entre el pulgar y el Índice de la mano izquier­ da y el otro extremo entre los mismos dedos de la mano derecha. Sosteng<1 el cordón tirante para que forme una línea blanca a una distancia cómoda de­ lante de su cara. .Ahora mire a los dedos de una mano, luego deslice la visión mental a lo largo del cordón blanco hasta la otra mano, lentamente, rít­ en el centro parece desviarse un poco de un ladQ él .otro en dirección opuesta a la de su mirada. ;¡ micamente, una y otra vez. El disco de metal situado REPOSO MEN'I EL 1
  64. 64. 71REP()SO MENTAL Y GENEHAL 1 1 ¡­ e e 1.­ a .e :­ a ~l EL BALANCEO DE LA LECHTJZA y LA MEDIA LUNA
  65. 65. 72 CURACIÓN DE LA VISTA .. 2. Ahora afloje un poco el cordón de modo que el pesado disco cuelgue en el medio y hágalo balan­ cearse suavemente hacia adelante y hacia atrás, como si meciera una hamaca, rítmicamente, repetidamen­ te, no demasiado de prisa. 3. Después haga que el columpio tome más im­ pulso y llegue cada vez más arriba, hasta que dé toda la vuelta como una cuerda de saltar, pensando en el disco que completa el círculo y sigue dando vueltas. ¡; 4. Ahora deje que vaya menguando el impul­ ¡: so hasta que el disco vuelva a mecerse suavemente ¡' I como una hamaca. Es divertido hacer dar al disco 1& vuelta entera como cuerda de saltar en la direc­ ción opuesta y luego otra vez mecerlo suavemente. 5. Finalmente, sin dar un tirón, estire de nuevo el cordón para que forme otra vez ante su cara la llEea recta blanca con el ,=fisco en el centro. Haga deslizarse su vista mental a lo largo del cordón de una ~ 'lano a la otra, lentamente; una vez más el dis­ co se moverá con ritmo de un lado a otro. Si hace usted esto con interés y con calma, cuan­ do abra los ojos los sentirá en bienestar, sin tensión, y habrá mejorado su visión. El vaivén del triángulo 1. Imagine que sobre una tarjeta blanca que tiene delante ha sido dibujado un triángulo equilá­ tero negro de dos centímetros y Medio de alto. A la izquierda de la base, coloque usted un punto negro y otro a la derecha. 2. Ahora, exhalando un suspiro, dirija la nariz hacia uno de los puntos negros, luego, recorriendo
  66. 66. .,.;;~~~••if'gl nlll i ,... ) ) :l 1 e ,­ e t­ , REPOSO MENTAL Y GENERAL 73 EL DISCO DE METAL
  67. 67. - , 74 CURACION DE LA VISTA la tarjeta, hacia el otro, repetidamente. No preste atención al triángulo que parece deslizarse en di­ rección opuesta a la de usted cuando va de un punto al otro. ¿Obtiene esta ilusión de movimiento? 3. Invierta el triángulo de modo que el vértice esté abajo. Esta vez coloque los puntos negros a de­ recha e izquierda del vértice. 4. Dirija la atención de un punto al otro, rítmi­ caluente. El vértice parecerá oscilar realmente de un lado a otro, en dirección opuesta a la de su mirada lnental. El triángulo se arregla por su propia cuen­ ta, quitándose de en medio de modo que usted pueda ver primero un punto y después el otro. Ver o pensar en un punto constituye un descan­ so, porque se trata de una cosa que no requiere inter..; pretación rnental. El vaivén de la raya 1. Suponga usted que en el centro de un papel blanco se ha trazado una gruesa raya de izquierda a derecha. Hay un punto negro frente a cada ex­ trenlO de la raya, alnbos a la misma distancia. Con los ojos cerrados, dirija su atención de uno al otro punto. La línea negra parecerá deslizarse en direc­ ción opuesta. 2. Ahora coloque la raya en posición vertical, de modo que los puntos se encuentren uno arriba y el otro abaJO. Dirija otra vez su atención de un punto al otro. La raya negra sube y baja en dirección opues­ ta a la que mental:rEcnte siguen sus ojos. 3. Coloque el dibujo en sentido diagonal de un lado o de otro y, una vez más, la raya negra se des­ .- ",0: ""~,,~ ',.,. ,;r., h~U: ,v ......"' .. ~v" ~..... ~Vij~~ '" -,... . . . . . . ,,~~ ­ ~. , ... ~, lO' . ' ~ 1
  68. 68. REPOSO MENTAL Y GENERAL 75 :::...., .­ .~ l ,j () ,~ 1 : ~ e j :- 1.~ "1- ~ n 1 , ,-j ,& .~~J;. :;; , '.U • ,. , •¡ EL VAIVÉN DEL TRIÁNGlTLO
  69. 69. 76 CURAcIÓN DE LA VISTA • VAJVÉI'J DE LA RAYA
  70. 70. REPOSO MENTAL Y GENERAL 77 .·.·lizará frente a' usted en dirección opuesta a la que sigue su atención cuando pasa de un punto al otro. El vaivén del dominó 1. Con los ojos cerrados, recuerde una pequeña .' ficha de donlin6 de negro ébano, con una línea en re­ , lieve en medio que la divide en dos mitades. En el 'centro de cada una de las mitades negras hay un punto muy blanco. 2. Ahora, sosteniendo nlentalmente la ficha de dominó ante usted, a una distancia conveniente, . ..a su nariz a uno de los puntos y luego al otro, '. repetidamente. La ficha parecerá moverse en direc­ opuesta a la de su nariz. 3. Luego, mentalmente, coloque la ficha de do- a"..'..... v en posición v~rtical. Ah'Jra habrá un punto en mitad superior y otro en la inferior. 4. rIaga ir y venir su atención mental del pun­ de arriba <:;.1 de abajo. La ticha parecerá subir bajar. Algunas de estas prácticas le gustarán a usted y '!llI~"""''''á provecho de ellas; otras quizá no le atraerán. a una o dos que le proporcionen calma y ejecú­ cuando esté próximo al agotamiento. Sentado su escritorio, no necesitará rnás que un momento cerrar los ojos j pensar en un ejercicio que á su fatiga. Y recuerde que un poco de des­ , :': no significa nunca pérdida de tiempo; después , ' ,,'.11 trabajar luás y con mayor rapidez. " ,íl " ,~., ;', d '1'! ;':1
  71. 71. r. 78 - I CapCURACION DE LA VISTA Ll Y la pu de oc su ro ac U] to Ir le tE le n tj a d VAIVÉN DEL DOMINÓ r
  72. 72. 'A fJapítulo V La visión$-Centralización y luz "Los ojos son las ventanas del alma". Podría añadirse: "La visión. es la mente que mira a través de ellos." ... ,._-.,,,,,, VElVIOS, OÍMOS, SABOREAMOS Y OLEMOS CON la mente. Si uno trnta de estudiar con la atención puesta el: otra COS3, no aprende nada de la materia de que se trata. Si asiste a un concierto y está pre­ ocupado con algún problema, el programa no re­ sulta más que Ull estorbo ruidoso. Si atraviesa una rosaleda con la nlente absorta en cosas alejadas de aquello, no percibe el perfume de las rosas. Si lee un artículo apasionante mientras come, el alimen­ to no tiene sabor. Los órgRnos de los sentidos son auxiliares de sus respectivos centros cerebra­ ; la mente es la que percibe. Si la mente está se esfuerza o se halla temporalmente ausente, sentidos no pueden funcionar. Por otra parte, hay vista fatigada sin que haya primero una fa­ tensión o esfuerzo mental. Se ha demostrado que una persona que sufre Lin grado de Iniopía o de hipermetropía, cuando <wv........va la vista en una superficie en blanco, donde hay nada que interpretar, pierde el error de re- . 79
  73. 73. 80 - , CURACION DE LA VISTA fracción; pero en e1 momento en que se pone alguna marca sobre la superficie, tiene lugar el esfuerzo nlental para identificarla y, como consecuencia, se produce el error de refracción. El miedo es la base de la visión imperfecta, el ll1iedo de no poder ver, que causa la tensión y el esfuerzo del que resulta la visión defectuosa. Un joven que poseía una visión superior a 20-20, solicitó el ingreso al Cuerpo Aéreo y, en la prueba óptica, miró con tanto esfuerzo las letras con el de­ seo de leerlas perfectamente que se, produjo un ele­ vado astigmatismo y enunció equivocadamente la mayoría d~ las letras, confundiendo la E con la Z, la F con la P, la O con la C; así, al fallar en la prue­ ba, fue rechazado e incorporado al ejército regular. El luiedo de no ver a la perfección venció a' una vista buena. A la inversa, un niño biszo de diez años de, edad, demostró que al librar la mente del temor se logra una inesperada visión. El muchachito vino a nosotros con un ojo bizco de visión extremada­ mente débil, que no empleaba. Tratamos ese ojo por luedio del reposo y logramos la visión a quin­ ce centímetros, luego a treinta, después a sesenta, a un rnetro, a lnedida que transcurrieron las sema- ' nas. En u:aa mañana de sol, le dije: -Jackie: ¿querrías colocarte al otro lado de la , sala, hoy, para leer las frases? El pánico se apoderó de él al pensar que debería sometel'se a la prueba de la distancia. -Vamos, Jack -le animé-, si no pones más esfuerzo para mirar de lejos que de cerca, igu8.1mente bien a más o menos distancia. LA VISI( -¿l -Pl Al (: pequeñ< -¿( -NI cando 1] Cual te hasta correcta para él. Noe y lograr preconCE La vi gobernal tiene, se ver, ten€ respuesta por él. e adquiere lado o ve sistencia. al impuls " parte de responde es un pro la respue! están rep de la retiJ

×