Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.
Verificación
Autor/a: Triste.
Traducción: Kasumi.
Pareja: Nezumi/Shion.
Género: +18.
Estado: Completo.
Es algo que le coge...
Nezumi paseó detrás de él, su mirada se encontró con la de Shion en el espejo. “¿Qué
tiene de extraño esto?” pregunta.
“To...
luego ve su reflejo y se pregunta cuándo empezó a hacer tales expresiones. Está
seguro de que nunca ha sido cautivado así ...
Es una forma elegante de decirle a Shion que se quede quieto mientras él va a buscar
el lubricante.
“Espera”, dice Shion, ...
Shion no puede decir si Nezumi está burlándose de él o alabándole. No es nada
inusual. Ha sido un manojo de contradiccione...
“Mira”, ordena Nezumi, colocando un brazo alrededor de Shion, el otro se enrosca
alrededor de su polla.
Shion gime afirmat...
Nezumi se ve satisfecho cuando Shion le mira, ya sea por lo que había hecho con sus
manos o por haber tenido algo de sexo ...
Prochain SlideShare
Chargement dans…5
×

sur

Verificacion Slide 1 Verificacion Slide 2 Verificacion Slide 3 Verificacion Slide 4 Verificacion Slide 5 Verificacion Slide 6 Verificacion Slide 7
Prochain SlideShare
What to Upload to SlideShare
Suivant
Télécharger pour lire hors ligne et voir en mode plein écran

0 j’aime

Partager

Télécharger pour lire hors ligne

Verificacion

Télécharger pour lire hors ligne

lalalala

Livres associés

Gratuit avec un essai de 30 jours de Scribd

Tout voir
  • Soyez le premier à aimer ceci

Verificacion

  1. 1. Verificación Autor/a: Triste. Traducción: Kasumi. Pareja: Nezumi/Shion. Género: +18. Estado: Completo. Es algo que le coge por sorpresa cada vez que ve su reflejo, y esta vez no es diferente. Shion se detiene en el espejo a su manera, incapaz de mirar hacia otro lado mientras se ve así mismo, su piel rosada y limpia por la ducha, la marca roja que serpentea alrededor de su cuerpo tan viva como siempre. ¿Este soy realmente yo?, se pregunta, llegando a tocar el cristal con los dedos. Es como si estuviera mirando a un extraño, ni siquiera se reconoce. No lo odia. Simplemente no se ha acostumbrado a ello todavía. A veces, cree que nunca lo hará. “Lo sabía.” La voz de Nezumi hizo pegar un bote a Shion. “Realmente retrocedes al mirarte a ti mismo desnudo.” “Eso no es verdad”, argumenta Shion. No cuenta como estar desnudo porque tiene una toalla anudada a sus caderas. “Estaba pensando.” “¿Sobre?” No es fácil para Shion poner sus sentimientos en palabras, pero por lo general parece ser el caso cuando está con Nezumi. “Es muy surrealista que mi apariencia haya cambiado de la mañana a la noche. ¿Cuánto tiempo tardaré en llegar a un acuerdo con esto? Oh”, añade rápidamente, “Pero no me arrepiento. Estoy feliz por vivir. No importa mucho que mi cuerpo haya cambiado. Y te estoy muy agradecido por haberme salvado.”
  2. 2. Nezumi paseó detrás de él, su mirada se encontró con la de Shion en el espejo. “¿Qué tiene de extraño esto?” pregunta. “Todo, supongo”, dice Shion, halando de su flequillo. “Lo tolero más ahora”, él siempre ha tenido una apariencia normal, el tipo de persona que se puede encontrar en cualquier calle, ciudad o país. “¿Y llamas a eso algo malo?” Shion sacude la cabeza. No se resiente por haberse vuelto de esa manera. “Realmente no me conviene.” La expresión de cabreo de Shion es muy familiar para la oscura de Nezumi. Incluso cuando está con el ceño fruncido, sigue siendo hermoso. “Es una prueba”, afirma. “No eres quién solías ser. Es la comprobación de que estás vivo. ¿No es eso suficiente?” Habían tenido esa conversación antes. Shion recuerda haber colocado su mano sobre el pecho de Nezumi y preguntar: “¿Cómo te sientes?” Se encuentra reviviendo el momento en el que toma la mano izquierda de Nezumi y lo guía hasta su corazón. Él tiene mucha más fuerza ahora que Nezumi en aquel entonces. Tal vez sea egoísta, pero no puede dejar de querer más. “Demuéstramelo”, urge Shion. Nezumi relaja sus cejas. Al parecer, esta noche se siente generoso. “Mirad, pues.” Así que Shion lo hace, su mirada fija en sus reflexiones. Nezumi coloca su mano derecha sobre el abdomen de Shion, sus dedos hábiles deshacen la toalla y la dejan caer al suelo. Está tan fascinado con Nezumi que al principio no se da cuenta, pero
  3. 3. luego ve su reflejo y se pregunta cuándo empezó a hacer tales expresiones. Está seguro de que nunca ha sido cautivado así antes. “Siempre me miras así”, dice Nezumi, su lengua caliente y húmeda en el hombro de Shion. “¿En serio?” es difícil de creer. Se ve impresionado, muy encantado. “No puedes mentirme. Eres demasiado honesto. Incluso si no encuentras las palabras adecuadas para describir como te sientes, la emoción se muestra en tu rostro, tan clara como el día.” Los ojos de Shion se amplían asombrosamente. Todo es tan nuevo para él… Está aprendiendo cosas que nunca supo antes, acerca de sí mismo, sobre Nezumi, sobre el hecho de hacer ese tipo de expresión y nunca haber sido consciente de ello. “No es sólo eso”, continúa Nezumi, sonrisa malvada y calculadora. “Debes escuchar los ruidos que haces cuando estoy follándote.” Shion se ruborizó, sus mejillas se pusieron rosas, pero no puede negar la emoción que recorre sus venas. Su boca está seca, por lo que traga saliva y se lame los labios. “Quiero verlo”, le susurra, como la puta desvergonzada que vieron en el mercado. “En el espejo. Cómo me veo cuando me estás follando.” Él ni siquiera balbucea. Las palabras salen con demasiada facilidad. Es todo un logro. “Qué pervertido, su majestad”, dice Nezumi sin problema alguno, recorriendo la nuca de Shion con su pulgar. “Permítame concederle su deseo. Pero primero, debemos llevar a cabo los preparativos necesarios.”
  4. 4. Es una forma elegante de decirle a Shion que se quede quieto mientras él va a buscar el lubricante. “Espera”, dice Shion, cogiendo el brazo de Nezumi antes de que se vaya e inclinándose hacia arriba. “Por favor.” Nezumi le da lo que él pide, sus dientes afilados e insistentes muerden el labio inferior de Shion, succiona entre ellos hasta que Shion se eleva un poco más sobre la punta de sus pies. El beso es húmedo y sucio, Shion se queja en voz alta mientras que frota sus pezones contra la camisa de Nezumi, retorciéndose, jadeando y sufriendo por más. Pero Nezumi lo aparta, y limpia la parte trasera de su mano contra su boca. Shion lo ve irse, apoya su espalda en el espejo y le recorren escalofríos por la fría sensación del cristal contra su febril piel. Realmente no es lo que solía ser. Su madre lo crío para ser un buen chico, amable… y sin embargo, está diciendo cosas que habría hecho su viejo yo sumiso mientras era humillado. No por ello es menos vergonzoso, aunque al menos no se está alejando de lo que quiere. Es porque Nezumi ha ido más allá de su conocimiento, por ser una mala influencia con su obscena boca, haciendo todas esas “cosas”que desgastan poco a poco las inhibiciones de Shion. Y le encanta. Nezumi no tarda mucho. Abandonó la ropa en el camino, acariciando su polla libremente. Brilla a la luz de la lámpara, este lo lubrica, Shion suelta un gemido ahogado. “¿Disfrutando de la vista?” Pero Shion no tiene la oportunidad de apreciarla ya que Nezumi le hace una seña para que se dé la vuelta. Abre sus piernas a cada lado del espejo, las extiende y dobla la cintura. “¿Está bien así?” pregunta. “Sí” responde Nezumi, paseando un dedo a lo largo de la columna vertebral de Shion, de arriba abajo. “Está buena.” Se ríe de la forma en la que Shion eleva las caderas en respuesta a la caricia fugaz. “Agradable y con ganas. Me gusta eso.”
  5. 5. Shion no puede decir si Nezumi está burlándose de él o alabándole. No es nada inusual. Ha sido un manojo de contradicciones durante el tiempo que Shion lleva conociéndolo. Luego, Nezumi mete sus dedos, lentos y burlones, Shion ve su reacción a través de sus ojos entre abiertos, sorprendido una vez más de que puede hacer ese tipo de caras sin ningún esfuerzo. Se echa hacia delante, su respiración empaña el cristal, por lo que lo lame a distancia. Dirige su mirada hacia él, cara enrojecida, pupilas dilatadas, labios húmedos e hinchados, y los besos que Shion da, cerrando los ojos y dejando escapar un gemido bajo de su garganta. “Joder, Shion,” Nezumi gruñe, liberando sus dedos. “Deja de hacer eso.” “¿Hacer el qué?” pregunta como siempre, sin tener ni idea del porqué Nezumi está tan irritado. “El ser tan estúpidamente sexy.” Shion quiere decir que no lo está haciendo a propósito (ya que está trabajando muy duro para ver lo que significan las expresiones de Nezumi), pero lo único que puede gestionar es un “Oh Dios” en un suspiro, cuando Nezumi se posiciona y empieza a entrar en él. El vidrio está nublado de nuevo, gracias a sus jadeos, aún con algunas pruebas de su pegajosa saliva. Está luchando por no apretar los ojos, mientras que sus demás sentidos amenazan con abrumarle, clamando la calidez de Nezumi más profunda, sólo deteniéndose cuando sus testículos se encuentran firmemente con el culo del peliblanco. Nezumi es bueno. Hace ruido. Mucho, de hecho, y parece no poder callar. Está lleno de preguntas como siempre (“¿Es bueno?” “¿Lo estoy haciendo bien?”), pero de alguna manera perdió la capacidad de decir algo coherente, sólo salen gemidos y suspiros mientras que se estremece.
  6. 6. “Mira”, ordena Nezumi, colocando un brazo alrededor de Shion, el otro se enrosca alrededor de su polla. Shion gime afirmativamente, pero se distrae mirándose a sí mismo cuando encuentre la mirada de Nezumi en el espejo. Sus ojos son oscuros y peligrosos, Shion está tan atraído por ellos ahora como cuando lo conoció. Nezumi se muerde el labio, su única expresión de intensa concentración retirándose lo suficiente como para volver a embestirlo otra vez. Shion piensa que también le gustaría morder, la forma en la que Nezumi siempre lo muerde, en parte por curiosidad, en parte por pura venganza. Si a Shion parecer sexy le hace estúpido, entonces Nezumi hace que parezca fácil. Sólo verlo así era lo suficiente para hacer temblar de deseo a Shion, pero luego oye los gemidos de Nezumi, y está seguro de que podría correrse así, oyendo simplemente esos sonidos. Por lo menos trata de aclamar el nombre de Nezumi, pero ni siquiera puede hacerlo porque Nezumi ya está acelerando el ritmo, sus caderas golpeando contra la parte trasera de los muslos de Shion, y sin ser cuidadoso o suave con él, en absoluto. Porque sabe que a Shion le gusta hacerlo así. “Oh”, es lo mejor que Shion puede pronunciar, Nezumi lo fuerza con cada golpe, “oh, oh, ooh”, y entonces los dedos de Nezumi aprietan más su polla, estirando levemente de ella. Nezumi gruñe una maldición, se pasea por el cuerpo de Shion y muerde fuertemente su cuello. Dejará una marca, pero esa es su intención, a Shion le gusta todo eso, que lo marque, que lo reclame, sabiendo que él pertenece a Nezumi, teniendo las pruebas para demostrarlo. Sólo tarda unas embestidas más para que Nezumi lo haga llegar al orgasmo, y no mucho después lo sigue este mismo. Shion protesta cuando él la saca. Desearía poder haber estado conectados un poco más de tiempo, pero sus piernas se debilitan segundos más tarde y cae al suelo, tocando con sus temblorosos dedos el lugar que Nezumi ha marcado en su cuello. Podría ocultarlo fácilmente con el cuello de su camisa, pero no quiere. Él está más que feliz por salir y que todos lo puedan ver.
  7. 7. Nezumi se ve satisfecho cuando Shion le mira, ya sea por lo que había hecho con sus manos o por haber tenido algo de sexo realmente fantástico. Es Nezumi, por lo que probablemente sean ambas cosas. En cualquier caso, él también se siente así. Y no es el único. Shion no necesita más el espejo para saber que él también lo está. FIN.

lalalala

Vues

Nombre de vues

137

Sur Slideshare

0

À partir des intégrations

0

Nombre d'intégrations

4

Actions

Téléchargements

0

Partages

0

Commentaires

0

Mentions J'aime

0

×