Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Corpus Christi - C

10 vues

Publié le

Corpus Christi - ciclo C

Publié dans : Spirituel
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Corpus Christi - C

  1. 1. Haced esto en memoria mía El Cuerpo y la Sangre de Cristo - Ciclo C Las lecturas de hoy nos hablan del gesto central que define nuestra fe cristiana. Creer en un Dios Creador es común no sólo al cristianismo sino también a otras religiones, especialmente las monoteístas (judaísmo e Islam). Considerar a Jesús como un gran hombre o profeta es algo que comparten muchas personas, incluso no creyentes. Pero creer en Jesús, no sólo como hermano nuestro en humanidad, sino como hijo de Dios en su divinidad, supone un paso más. ¿Es suficiente? A los cristianos se nos invita a algo más que creer. San Pablo recuerda, en su carta a los Corintios, el momento en que Jesús, en la última cena, parte el pan y reparte el vino. En ese pan y en ese vino está él. Cuando dice que tomemos su cuerpo y su sangre, Jesús nos está invitando a algo inmenso: a tomarle a él como alimento. Si decimos que el alimento pasa a formar parte de nosotros cuando lo asimilamos, estamos diciendo, nada menos, que comemos al mismo Dios, y que este pasa a formar parte de nosotros. Si fuéramos conscientes de verdad, temblaríamos cada vez que presenciamos la eucaristía, y se nos derretiría el corazón cada vez que vamos a comulgar. Quedaríamos transformados. Pero las personas somos duras de corazón y lentas en asimilar. Necesitamos no una, sino muchas comuniones, mucha perseverancia y tiempo de oración para ir ahondando en este misterio del Dios que ya no sólo se hace humano, sino que se hace cosa, para que lo podamos comer y hacerlo carne de nuestra carne. También necesitamos algo más: abrirnos a la gracia. Abrirnos a este regalo inmenso que nos desborda y nos sobrepasa. Y poco a poco, a medida que vayamos abriéndonos a él, Jesús nos irá transformando. ¿En qué? En otros Cristos. Es decir, en hombres y mujeres auténticos, valientes, libres y capaces de dar su vida por amor a los demás. Hacernos semejantes a Dios nos hace plenamente humanos. «Haced esto en memoria mía», dice Jesús. ¿Qué hemos de hacer? ¿Tomarle? Tomarle y algo más. En la cena, Jesús reparte el pan y reparte el vino. Pan y vino van pasando de mano en mano, y todos se alimentan de él. Este momento nos lleva al evangelio que hoy leemos, la multiplicación de los panes. ¿Qué tiene que ver un gran reparto de pan con la eucaristía? Mucho. Jesús sabe que tenemos un cuerpo con necesidades físicas. Por eso se compadece de las gentes y les da de comer. No se queda sólo en el hambre material, pero no lo ignora. Y ¿qué dice a sus discípulos? ¿Qué nos dice a nosotros, hoy? «Dadles vosotros de comer.» Dad de comer al hambriento, como yo lo hice. Jesús multiplica el pan y se multiplica a sí mismo, en cada eucaristía. Alimenta nuestro cuerpo y nuestra alma. Nuestra misión, en este mundo, también es alimentar cuerpos y almas de los que padecen hambre. Parece que entendemos muy bien la necesidad de dar alimento material, y en esto Cáritas, las parroquias y otras ONG sobresalen, con verdaderas multiplicaciones de comida para miles de familias empobrecidas. Pero ¿entendemos la otra parte? ¿Entendemos que Jesús también nos está pidiendo que alimentemos el espíritu, que saciemos el hambre de vida, el hambre de Dios, el hambre de amor y felicidad de tantas personas que viven a nuestro lado? En los países “ricos” apenas hay hambre física, o muy poca. Más bien las personas mueren enfermas por exceso de comida. En cambio, ¡cuánta
  2. 2. hambre de afecto, de escucha, de compañía, de amistad! ¡Cuánta hambre de ternura, de una mirada amable, de atención, de respeto y consideración! Es fácil dar pan… quizás no sea tan fácil dar afecto, o coraje, o ánimo, o simplemente, unos minutos de escucha. A veces permitimos que las personas que viven a nuestro lado, incluso nuestros seres queridos, pasen hambre de esto. En esta fiesta de Corpus, dejemos que el pan de Cristo y su sangre penetren en nosotros y empapen nuestra alma. Que ablanden nuestro corazón duro. Que nos hagan sensibles y despiertos a las necesidades de los demás. Asimilemos a Jesús dentro de nosotros. Miremos, sintamos, pensemos como él. Hagamos como él, seamos generosos. Y demos un paso más, aunque sea pequeño. Acerquemos a Jesús, el pan del cielo, el pan de vida, a otras personas que, quizás, no saben qué gran tesoro se están perdiendo, y cuánto bien se les ofrece gratis. ¿Nos atrevemos a ser apóstoles? ¿Nos atrevemos a responder ante Jesús cuando nos dice: «haced esto en memoria mía»?

×