Ce diaporama a bien été signalé.
Le téléchargement de votre SlideShare est en cours. ×

TEORIA DEL CONOCIMIENTO DE JOHANNES HESSEN.docx

Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
UNIVERSIDAD YACAMBU
VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
TEORIA DEL
CONOCIMI...
Johan Hessen, filósofo alemán, hace importantes aportes a la rama de la
Gnoseología. En su trabajo "Teoría del Conocimient...
una multitud de direcciones al estudio epistemológico de la teoría del
conocimiento.
El filósofo alemán, antes de analizar...
Publicité
Publicité
Prochain SlideShare
Reyese002
Reyese002
Chargement dans…3
×

Consultez-les par la suite

1 sur 12 Publicité
Publicité

Plus De Contenu Connexe

Similaire à TEORIA DEL CONOCIMIENTO DE JOHANNES HESSEN.docx (20)

Plus récents (20)

Publicité

TEORIA DEL CONOCIMIENTO DE JOHANNES HESSEN.docx

  1. 1. UNIVERSIDAD YACAMBU VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO TEORIA DEL CONOCIMIENTO DE JOHANNES HESSEN Autor: Prof. Richard Chacón MGE-222-00186V
  2. 2. Johan Hessen, filósofo alemán, hace importantes aportes a la rama de la Gnoseología. En su trabajo "Teoría del Conocimiento", publicado en 1926, utiliza el método fenomenológico para estudiar la relación entre el sujeto cognoscente y el objeto cognoscible, y dar respuesta a las principales interrogantes sobre el conocimiento. En el presente resumen interpretativo, del texto mencionado anteriormente, se abarcaran los problemas epistemológicos de la posibilidad, el origen y la esencia, así como también la cuestión del criterio de verdad. En primer lugar, Hessen nos introduce al tema considerando a la TEORIA DEL CONOCIMIENTO como una rama de la filosofía, y elaborando una definición esencial de lo que es ésta última. El autor construye un concepto esencial partiendo del contenido histórico de la filosofía y su representación general, logrando extraer así dos notas esenciales: la dirección de universalidad o totalidad de los objetos y el carácter racional de dicha dirección, y haciendo una ojeada histórica de la evolución de la filosofía identifica dos principales elementos, una “Concepción del yo”, y una “Concepción del Universo”. A partir de la combinación de ambas concepciones, unido a las notas esenciales comunes concluye Hessen (1926) definiendo la filosofía como “un intento del espíritu humano para llegar a una concepción del universo mediante la autorreflexión sobre sus funciones valorativas teóricas y prácticas”. Posteriormente, ubica la teoría del conocimiento dentro de la Filosofía, dividiéndola así, en tres disciplinas, la teoría de los valores, de la concepción del universo y teoría de la ciencia. Ésta última, se subdivide en formal y material, siendo la material el objeto de estudio de Hessen, también denominada TEORIA DEL CONOCIMEINTO. El autor elabora una breve reseña histórica sobre la evolución del estudio de la teoría del conocimiento como disciplina filosófica independiente, señalando a Locke, como el primer filosofo que estudia, en 1690, de manera independiente el conocimiento, pero considerando a Enmanuel Kant como el verdadero fundador dentro de la filosofía continental. También, destaca los aportes de otros representantes, como Hume, Ficht, Schelling, Hegel y Von Hartmann, entre muchos otros, que han dado como resultado
  3. 3. una multitud de direcciones al estudio epistemológico de la teoría del conocimiento. El filósofo alemán, antes de analizar y explicar la teoría del conocimiento, utilizando el método fenomenológico hace una descripción o fundamentación lógica del conocimiento. Describe el fenómeno del conocimiento y sus principales rasgos constituyentes. Advierte que el conocimiento consiste en la relación entre un sujeto y un objeto, y entre éstos se va a producir un proceso de aprehensión o captura de propiedades. Al primero lo denomina “sujeto cognoscente”, porque va a aprehender al objeto, a conocerlo, y al segundo lo denomina “objeto cognoscible”, porque va a ser aprehendido por el sujeto, es lo que se va a conocer. Entre ambos elementos, hay un tercero, al que denomina “imagen”, ésta se forma en el sujeto cognoscente, pero es determinada y refleja las características del objeto. Entre objeto y sujeto existen relaciones: de “correlación”, ya que el objeto no es objeto sino para un sujeto, y viceversa, otra de “trascendencia” del objeto con respecto al sujeto, ya que si bien éstos dos se relacionan, el objeto será independiente del sujeto. Luego de haber descrito los rasgos principales del conocimiento, el autor se plantea ciertas interrogantes, la primera es la referente a la POSIBILIDAD DEL CONOCIMIENTO. Para dar respuesta a este problema, el autor estudia las corrientes filosóficas del Dogmatismo, Escepticismo, Subjetivismo, Relativismo y Criticismo. LA POSIBILIDAD DEL CONOCIMIENTO 1. El Dogmatismo El dogmatismo supone absolutamente la posibilidad y la realidad del contacto entre el sujetó y el objeto. Para él por naturaleza, resulta comprensible que el sujeto, la conciencia cognoscente, aprehenda su objeto. Podemos hablar de dogmatismo teórico, ético y religioso. La primera forma de dogmatismo se aplica al conocimiento teórico; las otras dos al conocimiento de los valores. En el dogmatismo ético es comprendido el conocimiento moral; en el religioso el conocimiento religioso.
  4. 4. 2. El Escepticismo Es lo opuesto del dogmatismo. Supone que el conocimiento, considerado como la aprehensión real de un objeto, es imposible según esto, no podemos externar ningún juicio, y debemos abstenernos totalmente de juzgar. Al igual que el dogmatismo, también el escepticismo puede orientarse hacia la imposibilidad de todo conocimiento o hacia la imposibilidad de un conocimiento determinado. En el primer caso, estaremos frente a un escepticismo lógico (escepticismo radical o absoluto). Si el escepticismo implica únicamente el conocimiento metafísico, se hablará de escepticismo metafísico. Tratándose de los valores, se puede distinguir el escepticismo ético y el escepticismo religioso. Se puede distinguir entre el escepticismo metódico y el escepticismo sistemático. El primero indica un método, el segundo una posición de principio. Sin embargo el escepticismo radical o absoluto es imposible, pues se nulifica a sí mismo. El escepticismo metafísico puede denominarse también como positivismo. El escepticismo ético suele denominarse relativismo y el escepticismo religioso suele conocerse como agnosticismo. 3. El Subjetivismo y el relativismo El escepticismo sostiene que no existe verdad alguna. El subjetivismo y el relativismo no son tan radicales. Con ellos se afirma que si existe una verdad; sin embargo, tal verdad tiene una validez limitada. No existe una verdad universalmente válida. El subjetivismo limita la verdad al sujeto que conoce y juzga. Este sujeto puede ser el individual o puede ser el sujeto general, es decir el género humano. El relativismo, que se parece mucho al subjetivismo, también afirma que no existe alguna verdad universalmente válida. El relativismo sostiene que los conocimientos humanos dependen absolutamente de factores externos, tales como la influencia del medio y de la época en el pensamiento, la afiliación a cierto círculo cultural y los factores determinantes contenidos en ellos. 4. El Pragmatismo El escepticismo adquiere un cariz positivo en el pragmatismo moderno. En él, verdadero es lo mismo que útil, valioso, alentador de vida. La verdad se fundamenta en la concordancia de las ideas con los fines prácticos del hombre. 5. El Criticismo Es una postura intermedia entre el dogmatismo y el escepticismo. Al igual que el dogmatismo, acepta una una confianza fundamental en la razón humana. Sin embargo pone, junto a la confianza
  5. 5. general una desconfianza hacia cada conocimiento particular. El criticismo examina todas y cada una de las aseveraciones de la razón humana y nada acepta con indiferencia. EL ORIGEN DEL CONOCIMIENTO 1. El Racionalismo Sostiene que la causa principal del conocimiento reside en el pensamiento, en la razón. Afirma que un conocimiento sólo es realmente tal, cuando posee necesidad lógica y validez universal. Esto es, cuando nuestra razón estima que una cosa es como es y que no puede ser de otro modo; y cuando juzga que, por ser como es, debe ser así siempre y en todas partes. 2. El Empirismo Según el empirismo la única causa del conocimiento humano es la experiencia. No existe un patrimonio a priori de la razón, la conciencia cognoscente no obtiene sus conceptos de la razón, sino exclusivamente de la experiencia. El espíritu humano, por naturaleza, está desprovisto de todo conocimiento; es una tabula rasa, una hoja en blanco en la que escribe la experiencia. 3. El Intelectualismo Es un intento de mediación entre el racionalismo y el empirismo. Con el racionalismo, el intelectualismo admite que existen juicios lógicamente necesarios y universalmente válidos, que se establecen no sólo sobre objetos ideales. Pero mientras que el racionalismo estima que los elementos de tales juicios, los conceptos, son un patrimonio a priori de nuestra razón, el intelectualismo opina que proceden de la experiencia. El Intelectualismo estima que la conciencia lee en la experiencia, extrae sus conceptos dela experiencia, y de ahí su nombre (intelligere-intus legere: leer en el interior). 4. El Apriorismo Es un segundo esfuerzo de intermediación entre el racionalismo y el empirismo. También considera que la razón y la experiencia son las causas del conocimiento. Pero se diferencia del intelectualismo porque establece una relación entre la razón y la experiencia, en una dirección diametralmente opuesta a la de este. En el apriorismo se sostiene que nuestro conocimiento posee algunos elementos a priori que son independientes de la experiencia.
  6. 6. LA ESENCIA DEL CONOCIMIENTO 1. SOLUCIONES PREMETAFÍSICIAS a) El objetivismo Para el objetivismo, El objeto es el factor más importante de los dos elementos involucrados en la relación cognoscitiva. El objeto determina al sujeto. Este debe ser regido por aquel. b) El subjetivismo, intenta radicar el conocimiento humano en el sujeto. Para conseguirlo, instala el universo de las ideas, el conjunto de los principios de conocimiento en un sujeto. Este se convierte, para expresarlo en alguna forma, en el pedestal que sostiene la verdad del conocimiento humano. Pero adviértase que cuando se habla del sujeto, no se está designando a un sujeto concreto, individual, sino a un sujeto superior, trascendente del pensamiento. 2. SOLUCIONES METAFÍSICAS a) El realismo Por realismo debemos entender la postura epistemológica que afirma que existen cosas reales, independientes de la conciencia. Esta actitud filosófica admite varias exposiciones. El realismo ingenuo se manifiesta cuando no se ha presentado la influencia de una reflexión crítica sobre el conocimiento. El realismo natural es diferente del realismo ingenuo. En él ya no aparece la credulidad absoluta, pues inmediatamente se manifiestan algunas reflexiones críticas sobre el conocimiento, ya no se confunde el contenido de la percepción con el objeto percibido. A pesar de esto, se afirma que los objetos corresponden totalmente a los contenidos de la percepción. Una tercera forma de esta postura filosófica es el realismo crítico, así llamado porque se apoya en numerosas reflexiones críticas sobre el conocimiento. El realismo crítico no acepta que en las cosas residan todas las cualidades comprendidas en los contenidos de la percepción; por el contrario, sostiene que todas las propiedades o cualidades que únicamente pueden ser percibidas por un sentido, como los colores, los sonidos, los sabores, etcétera, sólo existen en nuestra razón. Estas propiedades sólo pueden ser notadas cuando sobre los órganos de nuestros sentidos actúan ciertos estímulos externos.
  7. 7. b) El Idealismo Este sostiene la teoría de que no existen cosas reales que sean independientes dela conciencia. Habiendo suprimido las cosas reales, sólo restan dos clases de objetos: los de la conciencia (representaciones, imágenes, sentimientos, etc.), y los ideales (los objetos de la lógica y de la matemática), por lo que el idealismo, necesariamente, debe considerar que los objetos, llamados reales por otros, pertenecen a la conciencia o al ideal. De esta consideración surgen dos tendencias del idealismo: el subjetivo o psicológico y el objetivo o lógico. c) El Fenomenalismos una teoría que afirma que no podemos conocer las cosas como son en sí, sino tan sólo en su apariencia. El fenomenalismo acepta la existencia de las cosas, pero niega que podamos conocer su esencia. Únicamente podemos conocer que las cosas son, pero no podemos saber lo que son. 3. SOLUCIONES TEOLÓGICAS a) La Solución Monista y Panteísta El idealismo, al negar la realidad, en cierto modo desconoce uno de los dos elementos que intervienen en la relación del conocimiento; el realismo permite que ambos coexistan; el monismo intenta reunirlos en la unidad última. El sujeto y el objeto, el pensamiento y el ser, la conciencia y las cosas, sólo en la apariencia son una dualidad, pues en la realidad constituyen una unidad. Son dos aspectos de la realidad única. Lo que se presenta ante la experiencia como una dualidad, para la metafísica, única ciencia que profundiza en la esencia, es una unidad. b) La Solución dualista y teísta Se tiene una concepción dualista y teísta del universo, cuando se admite la existencia de un dualismo empírico de sujeto y objeto que se fundamente en un dualismo metafísico. En esta concepción de universo, se sostiene la diferencia metafísica esencial entre el objeto y el sujeto, entre la conciencia y la realidad. Sin embargo, esta dualidad, en su opinión, no es definitiva. El sujeto y el objeto, el pensamiento y el ser, finalmente deben ser reducidos a un último principio común. Este principio se identifica con la Divinidad, causa común de la idealidad y de la realidad, del pensamiento y del ser. Siendo la causa eficiente del mundo, Dios ha ordenado el reino ideal y el reino real de tal manera, que ambos concuerdan para que exista una armonía total entre el pensamiento y el ser.
  8. 8. LAS ESPECIES DEL CONOCIMIENTO Conocer es aprehender mentalmente un objeto. Generalmente la aprehensión no se realiza en un acto simple, sino que es el resultado de una serie de actos. Ahora bien, debemos preguntar si además del conocimiento mediato y discursivo, existe un conocimiento inmediato; sí hay un conocimiento intuitivo diferente del discursivo. El conocimiento intuitivo, como su nombre lo indica, consiste en conocer viendo. Su naturaleza característica es determinada porque el objeto es aprehendido inmediatamente, en forma semejante a lo que ocurre, principalmente, en el acto de ver. Pero cuando se trata de la intuición, nunca se habla de esta intuición sensible, sino de una intuición espiritual. En sentido propio y estricto la intuición por medio de la cual se consigue no la simple aprehensión de las relaciones, sino la aprehensión y conocimiento de una realidad material o de un objeto o de un hecho suprasensible es la intuición propiamente tal. Conocida como intuición material. En el espíritu del hombre aparecen tres principios fundamentales: el entendimiento, el sentimiento y la voluntad. Entendido esto, distinguiremos una intuición racional, una intuición emocional y una intuición volitiva. El instrumento cognoscitivo en la primera es la razón; en la segunda es el sentimiento y en la tercera la voluntad. Si consideramos la estructura del objeto, obtendremos una división semejante. En todo objeto aparecen tres elemento o aspectos diferentes: esencia, existencia y valor. Por lo tanto, podríamos hablar de una intuición de la esencia, de una intuición de la existencia y de una intuición del valor. La primera coincide con la racional, las segunda con la volitiva y la tercera con la emocional. EL CRITERIO DE LA VERDAD 1. El Concepto de la Verdad: Para la conciencia natural, la verdad del conocimiento radica en la concordancia del contenido de la idea con el objeto. A esta concepción la llamamos concepto trascendente dela verdad. Pero frente a él existe otro que podía ser designado como concepto inmanente dela verdad. Para él, la esencia de la verdad no se encuentra entre el contenido de la idea y un objeto que se halla fuera de nuestro pensamiento, un objeto que trasciende nuestro pensamiento, sino en la relación con algo que reside dentro
  9. 9. del mismo pensamiento. La verdad es la concordancia del pensamiento consigo mismo. El juicio es verdadero cuando está formulado con apego a las leyes o normas del pensamiento. 2. El Criterio de la Verdad: La cuestión del criterio de la verdad está en íntima relación con la cuestión del concepto dela verdad. Esto puede probarse fácilmente si consideramos el idealismo lógico. Para él la verdad consiste en la concordancia del pensamiento consigo mismo ¿en qué podríamos encontrar tal concordancia? La respuesta es: en la ausencia de contradicción. Nuestro pensamiento concuerda consigo mismo cuando está libre de contradicciones y sólo en este caso. La aceptación del concepto inmanente o idealista, obliga necesariamente a la admisión de la ausencia de contradicción como criterio único de verdad. TEORIA ESPECIAL DEL CONOCIMIENTO SU PROBLEMA: Mientras la teoría general del conocimiento investiga la referencia de nuestro pensamiento la Teoría Especial del Conocimiento investiga los conceptos básicos más generales, por cuyo medio tratamos de definir a los objetos.  La metafísica y la Teoría Especial del Conocimiento siempre van de la mano, estudian los mismos conceptos de la Teorías de la categorias pero plantean diferentes problemas.  La Teoría. de las categorías fija su vista en el origen lógico, investigan como brotan estos conceptos de las leyes esenciales del pensamiento.  Las Categorías realizan investigaciones exclusivamente desde un punto de vista de validez.  La metafísica quiere llegar a conocer la estructura esencial del universo, los principios de toda realidad, partiendo de los hechos de experiencia. ESENCIA DE LAS CATEGORIAS Las categorías se dividen en dos caracteres. 1-. CATEGORÍA DE CARÁCTER OBJETIVO:
  10. 10. Una reproducción de los objetos, si estos tienen una forma y una naturaleza propia, entonces los conceptos fundamentales del conocimiento representan propiedades del ser. (Ejemplo: motor). (OBJETIVIDAD: sostiene que existe una realidad independiente de la mente del ser humano que éste está en contacto con dicha realidad a través de la percepción de los sentidos y adquiere conocimiento por medio de la razón.) 2-. CATEGORÍA DE CARÁCTER IDEALISTA: Constituyen las formas según las cuales el entendimiento humano conoce. Los objetivos son producidos por nuestra conciencia y no de la objetividad. HESSEN considera que las categorías son producto de la facultad intelectiva del hombre. EL SISTEMA DE LA CATEGORIA Las categorías representan propiedades generales de los objetos, cualidades objetivas del ser. Dos concepciones se hallan frente a frente: 1-. Las categorias son formas del ser, propiedades de los objetos. 2-. Son formas o determinación del pensamiento. Las categorías presentan así mismo como propiedades de los objetos en la oderna teoría del conocimiento fundada por Alexius Meinong. Deben existir por ende, relaciones regulares entre el objeto las categorias. El primero fue el de Aristóteles. Esta distingue diez "clases de afirmaciones sobre el ser" Categorias: 1. sustancia o esencia (hombre, cabello) 2. cantidad (dos o tres varas de largo) 3. cualidad (sabio, culto) 4. relación (menor que este, mayor que aquel) 5. lugar (en el mercado) 6. tiempo (hoy, ayer) 7. posición (esta echado, está sentado) 8. estado (esta vestido, está armado)
  11. 11. 9. acción (corta) 10. pasión (es cortado) Aristóteles obtiene esta tabla de las categorias considerando la proposición enunciativa. Según Kant el entendimiento, es la facultad de juzgar en toda clase de juicio, la unión del sujeto. LA SUTANCIALIDAD Para el fenomenalismo, la sustancia es una forma de pensamiento, mediante la cual este introduce el orden y la conexión en el caos de las sensaciones. Para el realismo, la sustancia representa una realidad metafísica objetiva o independiente de la conciencia cognoscente, somos nosotros los que estuvimos en esa relación de inherencia y subsistencia, respondiendo a una exigencia de nuestro pensamiento. El idealismo lógico y el fenomenalismo pasan esto por alto. Frente a ellos debemos son tener que el concepto sustancia posee un fundamento objetivo, fundamentum inre. LA CAUSALIDAD EL CONCEPTO DE CAUSALIDAD: Mientras que la sustancialidad da al objeto características base que le da el sujeto, la causalidad habla sobre el concepto de aparecer y desaparecer de un objeto. La causalidad no afirma meramente que un proceso sigue al otro sino que es causado por él; en otras palabras, el primer proceso es para nosotros una causa; el segundo un efecto. Nuestro pensamiento nos impulsa a buscar un fundamento objetivo para el nuevo proceso que observamos, a concebirle íntimamente condicionado por el proceso que le precede, de esta forma llegamos a formar el concepto de causalidad.
  12. 12. EL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD: El principio de causalidad significa que todo cambio, todo proceso tiene una causa, éste es el contenido del principio de causalidad. Esto suscita la cuestión del carácter lógico y epistemológico de este principio. ¿Es evidente de un modo inmediato o mediato de forma que necesite ser probado? Algunos filósofos consideran el principio como inmediatamente evidente, lo formulan de una forma muy clara: “Todo efecto tiene una causa”. Es esta proposición un juicio analítico, en el cual el predicado resulta del concepto del sujeto. No es posible pensar que hay un efecto sin causa. Esto nos lleva a pensar que el principio de causalidad es, por ende, inmediatamente evidente. Pero van a salir autores que demuestran que causa y efecto son conceptos correlativos en un principio idiomáticamente léxico. Pero de una regla idiomática no se sigue lo más mínimo que una cosa es determinada ni siquiera un efecto y una causa. Por eso el principio de causalidad al que nos referimos es equivocada. Pasamos ahora pasamos a ver el principio como una proposición analítica mediata, la cual según los neo escolásticos puede demostrarse por vía deductivo-conceptual, pero no es posible hacerlo por esta vía, pues si nos preguntamos cual es el valor lógico de esta prueba es lógico según Geyser que ésta solo sirve para demostrar la existencia de Dios. En otras palabras podríamos decir que el principio de causalidad no es una proposición analítica. No puede darse pues una explicación lógica del principio. Podemos entonces hacer aparece una tercera posibilidad para demostrar el principio, y esta consiste en tomarlo como un supuesto necesario de todo conocimiento científico de la realidad; hay algunos filósofos que defienden esta posición, diciendo que para que los cambios nos resulten comprensibles, es necesario referirlos a sus causas, suponemos a priori que todo cambio tiene su causa. Pero si consideramos el principio de causalidad como una condición a priori de la experiencia, no por eso es válido a priori exactamente en el mismo sentido en que lo son los principios de la matemática y la lógica. Podríamos decir que el principio solo tiene el valor epistemológico de un supuesto.

×