Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Misericordia

Esta presentación está hecho para una hora de adoración ante el Santísima.

  • Identifiez-vous pour voir les commentaires

  • Soyez le premier à aimer ceci

Misericordia

  1. 1. HORA SANTA
  2. 2. Esta presentación está hecho para una hora de adoración ante el Santísimo. Puede insertar las canciones con video o audio, o puede tener música en vivo. También puede poner música suave instrumental de fondo durante las reflexiones y oraciones.
  3. 3. Quiero postrarme hoy ante Tí para entregarte mi corazón Yo tengo poco, poco que dar Tú eres el grande, yo pobre soy Eres mi amigo, eres mi Dios, vengo a contarte, como estoy. En Tu presencia, quiero estar; no creo que exista sitio mejor. Como aquellos reyes magos que viajaron del oriente y dejando sus palacios hacia Ti fueron guiados. Y como aquellos pastores que humildes se postraron y Tus ángeles cantaron: Gloria a Dios a Dios. Quiero postrarme… Ahora que estamos frente a frente Tú y yo, Tu y yo, Tu y yo…Te amo, Jesús Quiero adorarte, quiero adorarte Quiero adorarte con todo mi corazón. Quiero adorarte, quiero adorarte, Señor Ahora que estamos frente a frente Tú y yo, Jesús. Canción:
  4. 4. Alabado sea Jesús Sacramentado, R./ Sea por siempre bendito y alabado. (3 veces)
  5. 5. Oración de San Agustín al Espíritu Santo (todos) Ven a mí, Espíritu Santo, Espíritu de sabiduría: dame mirada y oído interior para que no me apegue a las cosas materiales, sino que busque siempre las realidades del Espíritu. Ven a mí, Espíritu Santo, Espíritu de amor: haz que mi corazón siempre sea capaz de más caridad. Ven a mí, Espíritu Santo, Espíritu de verdad: concédeme llegar al conocimiento de la verdad en toda su plenitud. Ven a mí, Espíritu Santo, agua viva que lanza a la vida eterna: concédeme la gracia de llegar a contemplar el rostro del Padre en la vida y en la alegría sin fin. Amén.
  6. 6. Hoy meditaremos sobre la Misericordia. El hecho de que Dios sea Misericordioso, muestra que Él es amor. La Misericordia es un Atributo de Dios. Es verdad que hay personas malas que pueden ser misericordiosas en ciertas ocasiones. El SEÑOR Jesucristo hablando del Juez injusto dijo que por causa de la insistencia de la mujer, había decidido hacerle justicia. No lo hizo por ser misericordioso, sino porque se sintió molesto por tanta insistencia. . Muy diferente con Dios. La misericordia y el amor van unidos en Su relación con el hombre.
  7. 7. Canción: Yo Creo en las Promesas de Dios
  8. 8. Pasemos unos minutos en adoración del Santísimo Sacramento del Altar. Permitamos que Jesús, Dios de la Misericordia, nos mira con amor y que nos hable al corazón.
  9. 9. Vamos a meditar en una parábola de Mateo, Capítulo 18, que nos habla de la Misericordia de Dios para con nosotros, y de nuestra obligación de ser nosotros Misericordiosos con los demás.
  10. 10. «Por eso el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. Al empezar a ajustarlas, le fue presentado uno que le debía 10.000 talentos. Como no tenía con qué pagar, ordenó el señor que fuese vendido él, su mujer y sus hijos y todo cuanto tenía, y que se le pagase. Entonces el siervo se echó a sus pies, y postrado le decía: "Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré." Movido a compasión el señor de aquel siervo, le dejó en libertad y le perdonó la deuda. Al salir de allí aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros, que le debía cien denarios; le agarró y, ahogándole, le decía: "Paga lo que debes." Su compañero, cayendo a sus pies, le suplicaba: "Ten paciencia conmigo, que ya te pagaré." Pero él no quiso, sino que fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase lo que debía.
  11. 11. Al ver sus compañeros lo ocurrido, se entristecieron mucho, y fueron a contar a su señor todo lo sucedido. Su señor entonces le mandó llamar y le dijo: "Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti?" Y encolerizado su señor, le entregó a los verdugos hasta que pagase todo lo que le debía. Esto mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a vuestro hermano.»
  12. 12. ORACIÓN PARA SER MISERICORDIOSO Deseo transformarme en tu misericordia y ser un vivo reflejo de ti, oh Señor. Que este más grande atributo de Dios, es decir su insondable misericordia, pase a través de mi corazón y mi alma al prójimo. Ayúdame Señor, a que mis ojos sean misericordiosos para que yo jamás sospeche o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarle. Ayúdame Señor, a que mis oídos sean misericordiosos para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a sus penas y gemidos. Ayúdame Señor, a que mi lengua sea misericordiosa para que jamás critique a mi prójimo sino que tenga una palabra de consuelo y de perdón para todos.
  13. 13. Ayúdame Señor, a que mis manos sean misericordiosas y llenas de buenas obras para que sepa hacer sólo el bien a mi prójimo y cargue sobre mí las tareas más difíciles y penosas. Ayúdame Señor, a que mis pies sean misericordiosos para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio. Mi reposo verdadero está en el servicio a mi prójimo. Ayúdame Señor, a que mi corazón sea misericordioso para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo. A nadie le rehusaré mi corazón. Seré sincera incluso con aquellos de los cuales sé que abusarán de mi bondad. Y yo misma me encerraré en el misericordiosísimo Corazón de Jesús. Soportaré mis propios sufrimientos en silencio. Que tu misericordia, oh Señor, repose dentro de mí. Jesús mío, transfórmame en Tí, porque tú lo puedes todo. Amén.
  14. 14. Canción: Casas de Cartón
  15. 15. Reflexionaremos ahora en otra parábola de Jesús tomada de Mateo, capítulo 25. Este parábola es muy importante, porque realmente nos explica como nosotros seremos juzgados por Jesús el día del juicio final. Tratemos de examinarnos ahora cada uno con cada frase de este parábola. ¿Estamos cumpliendo o no? Si la respuesta es “Sí”, ¡Gloria a Dios! Pero si tenemos que admitir que no, entonces, pensemos en como podemos cambiar.
  16. 16. Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos a la izquierda.
  17. 17. Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo,
  18. 18. porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer;
  19. 19. tuve sed, y me dieron de beber;
  20. 20. estaba de paso, y me alojaron;
  21. 21. desnudo, y me vistieron;
  22. 22. enfermo, y me visitaron;
  23. 23. preso, y me vinieron a ver”.
  24. 24. Los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?”.
  25. 25. Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.
  26. 26. Luego dirá a los de la izquierda: “Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles,
  27. 27. porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer;
  28. 28. tuve sed, y no me dieron de beber;
  29. 29. estaba de paso, y no me alojaron;
  30. 30. desnudo, y no me vistieron;
  31. 31. enfermo y preso, y no me visitaron”.
  32. 32. Estos, a su vez, le preguntarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?”
  33. 33. Y él les responderá: “Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo”.
  34. 34. Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna».
  35. 35. Reflexionemos en las siguientes palabras de Jesús a Santa Faustina sobre la importancia de practicar la Misericordia: “Si el alma no practica la misericordia de alguna manera, no conseguirá Mi misericordia en el día del juicio. Si las almas supieran acumular los tesoros eternos, no serían juzgadas, porque su misericordia anticipará Mi juicio.”
  36. 36. QUE HAGO YO POR LOS DEMAS (Canción) Yo sé que hay gente en el mundo que su pan es el dolor; que no encuentran alegría no tienen calor ni amor. Yo sé que hay hermanos míos con hambre y sin libertad. Ante esto me pregunto: ¿que hago yo por los demás? PERDÓN TE PIDO, SEÑOR PORQUE NO HE SABIDO AMAR. DESCÉNTRAME DE ESTE YO PARA DARME A LOS DEMÁS: TUS CAMINOS MUÉSTRANOS DE BONDAD Y COMPRENSIÓN QUE EXÍGENNOS NACER DE NUEVO PARA EL VERDADERO AMOR. (2x)
  37. 37. Hombres hay a nuestro lado que buscan una amistad; que se les tienda una mano para poder caminar; hartos de pan y cultura en angustia y soledad. Ante esto me pregunto: ¿Qué hago yo por los demás? PERDÓN TE PIDO, SEÑOR PORQUE NO HE SABIDO AMAR. DESCÉNTRAME DE ESTE YO PARA DARME A LOS DEMÁS: TUS CAMINOS MUÉSTRANOS DE BONDAD Y COMPRENSIÓN QUE EXÍGENNOS NACER DE NUEVO PARA EL VERDADERO AMOR. (2x)
  38. 38. Buscan a Dios, no lo encuentran, pues no lo he sabido dar, porque sigo en mi egoísmo buscando comodidad. Ábreme bien estos ojos para ver la realidad por que hablando de justicia no me doy a los demás (2x) PERDÓN TE PIDO, SEÑOR PORQUE NO HE SABIDO AMAR. DESCÉNTRAME DE ESTE YO PARA DARME A LOS DEMÁS: TUS CAMINOS MUÉSTRANOS DE BONDAD Y COMPRENSIÓN QUE EXÍGENNOS NACER DE NUEVO PARA EL VERDADERO AMOR. (2x)
  39. 39. Pidamos perdón al Señor porque no siempre somos misericordiosos. Roguemos al Dios de la Misericordia que Su Misericordia sea más grande que nuestros pecados.
  40. 40. Es una oración hablada que se encuentra en YouTube
  41. 41. Pongamos nuestras necesidades ante nuestro Dios de la Misericordia
  42. 42. Oración de la Madre Teresa de Calcuta (en silencio) Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida. Cuando tenga sed, mándame alguien que necesite bebida. Cuando tenga frío, mándame alguien que necesite calor. Cuando tenga un disgusto, preséntame alguien que necesite consuelo. Cuando mi cruz se haga pesada, haz que comparta la cruz de otro. Cuando esté pobre, ponme cerca de alguien necesitado. Cuando me falte tiempo, dame alguien que necesite unos minutos míos. Cuando sufra una humillación, dame la ocasión de alabar a alguien.
  43. 43. Cuando esté desanimado, mándame alguien a quien tenga que dar ánimo. Cuando sienta necesidad de la comprensión de los demás, mándame alguien que necesite la mía. Cuando sienta necesidad de que me cuiden, mándame alguien a quien tenga que cuidar. Cuando piense en mi mismo, atrae mi atención hacia otra persona. Hazme digno, Señor, de servir a mis hermanos, que viven y mueren pobres y hambrientos en este mundo de hoy. Dales, a través de mis manos, el pan de cada día; y dales paz y alegría, gracias a mi amor comprensivo. Amén.
  44. 44. Infinitamente Sea Alabado R./ Mi Jesús Sacramentado (3 veces)
  45. 45. ALABANZAS AL SANTÍSIMO Bendito sea Dios. Bendito sea su santo Nombre. Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre. Bendito sea el Nombre de Jesús. Bendito sea su Sacratísimo Corazón. Bendita sea su preciosísima Sangre. Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar. Bendito sea el Espíritu Santo Consolador. Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima. Bendita sea su santa e Inmaculada Concepción. Bendita sea su gloriosa Asunción. Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre. Bendito sea San José, su castísimo Esposo. Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.
  46. 46. Canción: Tu Misericordia

×