Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Unidad 3 aprendizaje y productividad

45 vues

Publié le

Unidad 3 aprendizaje y productividad

Publié dans : Formation
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Unidad 3 aprendizaje y productividad

  1. 1. 1 Licda. Vicky Trangay
  2. 2. 2 Licda. Vicky Trangay ANDRAGOGÍA El cambio de concepción sobre el envejecimiento El término envejecimiento ha estado durante el inicio de la historia vinculado a una connotación de deterioro e incapacidad para desempeñar eficazmente los distintos roles que se asignan usualmente a etapas anteriores del ciclo vital. Así, desde la antigüedad hasta el siglo pasado, los individuos en etapa de envejecimiento han sido aislados, abandonados o menospreciados. Esta tendencia tan tradicional venía derivada de la corta esperanza de vida que ha acompañado a la especie humana a lo largo de los siglos. En las últimas décadas, con el inicio y desarrollo de la revolución industrial y del capitalismo como sistema económico y social, esa naturaleza se ha visto modificada sustancialmente, estableciéndose una esperanza de vida que roza de media los 80-85 años en España. Un cambio de mentalidad Los avances en medicina, tecnología, y un mayor conocimiento globalizado derivado de la investigación científica, así como del desarrollo del estado de bienestar por parte de los sistemas políticos, han contribuido a dotar de una mayor calidad de vida en lo referente al tipo de trabajo desempeñado (menos físico), la disminución de las horas correspondientes a la jornada laboral, el conocimiento y aplicación de hábitos de vida saludables, etc. En la actualidad, por tanto, desde que se inicia la etapa vital denominada vejez (alrededor de los 60 años de edad) el individuo tiene por delante un largo recorrido vital, el cual empieza a alejarse de la concepción antigua como periodo de pérdida de facultades e incapacidad para sustituirlo por otra denominación más optimista donde el sujeto puede realizar nuevos aprendizajes, puede desempeñar nuevos roles y puede vivir nuevas experiencias personales y sociales igualmente satisfactorias. Relacionado con ello, se distingue en esta nueva concepción, una clasificación reciente sobre la definición de la etapa vital de la vejez. Así, actualmente cabe tener en cuenta no sólo la edad cronológica, sino también deben tenerse en cuenta: la edad social (asunción de roles), la funcional (adaptación a los cambios históricos y culturales), la psicológica (adaptación a las diferentes circunstancias personales) y la biológica (capacidad del organismo biológico del individuo). ¿Qué es la Andragogía? La Andragogía se define como la disciplina que estudia el ámbito de la educación en el individuo adulto, es decir a las particularidades de cómo se produce el aprendizaje en la edad adulta, madurez y senectud.
  3. 3. 3 Licda. Vicky Trangay El establecimiento de esa rama de la pedagogía como área de estudio propia se basa en una serie de características que la diferencian de otras ciencias similares. En concreto, los supuestos centrales se orientan a poner en evidencia la distinción entre el destinatario una determinada disciplina. Así, el alumno o aprendiente adulto presenta una autonomía, una capacidad de reflexión, un nivel de experiencias previas mucho mayores que los que se dan en la etapa infanto-juvenil. Entre las premisas sobre las que se centra la Andragogía se diferencian principalmente: el hecho de presentar una concepción personal y auto-dirigida del aprendizaje, la influencia de la experiencia previa para la asunción de nuevos aprendizajes y viceversa, un énfasis en el aprendizaje aplicado a situaciones concretas cotidianas, así como definido con un propósito real y la disposición de un nivel de motivación intrínseca muy significativo y determinante. Aplicaciones de la Andragogía De entre las aplicaciones más relevantes de esta disciplina pueden destacarse los siguientes: • La estimulación del interés de los aprendices en cuanto que los contenidos se encuentran ligados a la resolución de problemáticas reales; el objetivo no se centra en la memorización de conceptos abstractos y teóricos. • La invitación a la reflexión mediante una metodología basada en preguntas abiertas que facilita la realización efectiva del proceso de autovaloración de dicho aprendizaje. • El favorecimiento de una forma de trabajo más colectiva, cooperativa y participativa. Bases teóricas del modelo andragógico de educación Los componentes principales en el modelo andragógico de educación en el adulto se centran en las siguientes temáticas: 1. Se define como un sistema de enseñanza no presencial e inclusivo en el que se tiene en cuenta que cada aprendiz presenta unas particularidades vitales concretas, unos objetivos que pueden ser muy dispares bien relativos al desarrollo personal como al desarrollo profesional. 2. Se encuentra adaptado a las necesidades sociales del adulto, donde se respeta el nivel de capacidad, experiencia y aprendizajes anteriormente adquiridos, por lo que se requiere de una metodología que considere la existencia de estilos diferentes de aprendizaje. 3. El cumplimiento de las necesidades relativas a los avances sociales en cuanto a innovación, conocimiento e imaginación;
  4. 4. 4 Licda. Vicky Trangay 4. Se trata de un fenómeno que puede extenderse a lo largo de todo el periodo vital abarcando distintas etapas y periodos de la vida del individuo. 5. Se entiende la figura del educador como un guía y asesor, que ofrece su apoyo y facilita el proceso de aprendizaje de una forma más colaborativa y no tanto instruccional o comportamental. Factores determinantes en el aprendizaje en adultos Los factores que determinan la forma en que se produce el aprendizaje en el adulto pueden ser derivados de aspectos externos o medioambientales y de aspectos internos o personales. Entre el primer grupo pueden destacarse principalmente el tipo de circunstancias vitales que rodean al individuo aprendiente, como qué clase de objetivos se plantea al recibir dicha instrucción (si se refieren a una finalidad personal o profesional), de qué medios dispone a nivel de logística, tiempo/horarios, etc., para invertir en el proceso u otros factores relativos al contexto social en que se encuentra inscrito. Entre los factores personales, se destaca el nivel de capacidad, competencia y habilidad para el aprendizaje, la motivación e interés en el contenido, el nivel de tolerancia al fracaso, la estabilidad emocional para combatir preocupaciones e incertidumbres sobre los resultados obtenidos, las aptitudes cognoscitivas como la atención, memoria, lenguaje, concentración, etc., o la existencia de hábitos conductuales adaptativos, entre otros. El aprendizaje en la tercera edad Como se ha comentado anteriormente, el alumno adulto presenta unas características intrínsecas que lo diferencian de las personas más jóvenes. Por ello, deviene fundamental no perder de vista la necesidad de adoptar estilos y métodos de aprendizaje adaptados a las características o peculiaridades de cada uno de los distintos perfiles de aprendiente adulto. Así, se pueden dar unas diferenciaciones en lo referente a los rasgos cognitivos, fisiológicos y/o afectivos que determinen como reaccionan a los contenidos trabajados durante el proceso de aprendizaje. En función de este último fenómeno, se distinguen tres dimensiones sobre tipos de aprendizaje atribuidos a la enseñanza adulta: activo-reflexivo, el teórico visual-verbal y el pragmático-global. En cuanto a las características definitorias de las metodologías de aprendizaje para adultos cabe destacar la elevada participación en el aula, una mayor relación con el contexto de interacción y sus problemáticas o situaciones particulares, el aprendizaje está más orientado a la tarea y a la aplicación práctica de los contenidos interiorizados, el trabajo
  5. 5. 5 Licda. Vicky Trangay realizado por tanto presenta un cariz interdisciplinario y se da una mayor posibilidad de generalización de los aprendizajes trabajados. Por otra parte, un aspecto esencial es la autonomía con la que trabaja cada alumno en relación a los aprendizajes efectuados. Cada individuo se regula y se organiza a sí mismo en cuanto a tareas, tiempo invertido, disposición del horario de estudio, etc., así como en la propia evaluación sobre el modo cómo está efectuando dicho aprendizaje. Se habla por tanto de auto-planificación, auto-regulación y auto-evaluación del aprendizaje. Hemisferios cerebrales: ¿cómo afectan el aprendizaje? Un pedagogo de la Unesco asegura que las emociones son necesarias para el desarrollo del intelecto y del pensamiento racional. Según él, la emoción (hemisferio derecho) hace posible la razón (hemisferio izquierdo). Hemisferios cerebrales: ¿cómo afectan el aprendizaje? Una relación entre el intelecto y la emoción fue establecida por la Unesco y el pedagogo y filósofo francés Edgar Morin en el libro 'Los 7 saberes necesarios para la educación del futuro'. A menudo se sostiene que para poder pensar “con cabeza fría” se deben dejar a un lado las emociones y los sentimientos; que no es bueno pensar “con el corazón”. Esta afirmación, sin embargo, no tiene sustento científico. El cerebro humano se divide en dos hemisferios: derecho e izquierdo. El primero gobierna la reflexión: controla la imaginación, la creatividad y la intuición. El segundo, por su parte, es responsable de la razón, de la lógica: incluye el lenguaje y el cúmulo del conocimiento. El hemisferio izquierdo es lineal, lo que quiere decir que no es capaz de prever o imaginar, mientras el derecho sí. Sin la imaginación, dice el pedagogo, no podrían los alumnos elaborar ideas o procesar el conocimiento que reciben ni un científico un experimento o un método de comprobación científica. Según el profesor Morin, la parte afectiva-emocional que rige nuestro hemisferio derecho da origen a la curiosidad, al interés, a la capacidad para conmoverse ante algo y por ello hace posible el razonamiento lógico (acción propia del hemisferio izquierdo). La lógica, por su parte, permite hacer aprehensión de los conceptos, es decir, “la captación y aceptación subjetiva de los contenidos”. El filósofo y pedagogo señala que “existe una relación estrecha entre la inteligencia y la afectividad: la facultad de razonamiento puede ser disminuida y hasta destruida por un déficit de emoción”. “La debilidad para reaccionar emocionalmente puede llegar a ser la causa de
  6. 6. 6 Licda. Vicky Trangay comportamientos irracionales”, agrega. Es el caso de la madre que, sin sentir amor por su hijo, incurre en la negligencia de no alimentarlo o cuidarlo debidamente (comportamiento irracional). Asimismo, lo sería la incapacidad para conmoverse o sentir curiosidad frente al objeto de estudio de un trabajo académico: no hacer una investigación exhaustiva podría llevar a un desempeño mediocre o no conforme a los requisitos de una tesis de grado. La capacidad del ser humano de sentir amor hacia alguien o algo estimula la curiosidad y el ejercicio del intelecto. “Así pues, no hay un estado superior de la razón que domine la emoción sino un bucle intelecto-afecto”, explica Morin. Funciones de ambos hemisferios Las funciones de los hemisferios se pueden dividir fácilmente, puesto a que en el lado derecho se puede observar una mayor actividad de los procesos no verbales que llevan a cabo las personas a diario, mientras que en el lado izquierda se desenvuelve lo verbal como por ejemplo el lenguaje. Se ha demostrado que existe siempre un hemisferio que es más activo que el otro, y esto depende de si la persona es zurda o diestra, aunque existen algunos casos que pueden usar preferentemente un mano y que de ese mismo lado se encuentra la mayor actividad, pero en realidad no se puede decir que un lado domina sobre el otro, debido a que si una persona se enfoca en desarrollar ambos lados del cerebro podría llegar a hacerlo sin problema alguno, incluso existen ejercicios para evitar el Alzheimer constan en utilizar los lados que no están habituados a utilizar con el fin de desarrollarlo y tener menos probabilidades de sufrir de la patología mencionada. Funciones del hemisferio izquierdo Éste hemisferio se caracteriza por ser el del razonamiento lógico, puesto a que en él se pueden encontrar las funciones lingüísticas como el habla, los lenguajes, la escritura, la matemática, entre otras cosas. Cuando las personas tienen más desarrollado el lado izquierdo tienden a ser más analíticas y tienen un mejor desenvolvimiento en actividades de lógica y razonamiento como las matemáticas, las lenguas, inclusive en la música ya que es un arte muy numérico. Las conocidas pruebas de inteligencia que se le practican a las personas suelen centrarse en el funcionamiento del hemisferio izquierdo, y es que como éste tiene la habilidad de manejar todo lo lógico, lingüístico y numérico, y la mayoría de estas pruebas presentan problemas relacionados con esas temáticas es algo natural que se utilice ese lado para concretarlas.
  7. 7. 7 Licda. Vicky Trangay Funciones del hemisferio derecho Éste se considera como el lado que compete las funciones y actividades nov verbales de los seres humanos puesto a que se centra de manera distinta a la de su vecino tratando de solucionar los problemas que se le presenten no de manera analítica, sino más bien de manera integral debido a que las personas que tienen más desarrollado éste hemisferio cerebral tienden a comprender el mundo de una manera más visual, lo que quiere decir que se les facilita el aprendizaje por medios visuales. El hemisferio derecho se caracteriza por ser el que comprende el contexto espacial del mundo, por lo que se percata de todo lo que rodea a la persona en general. Se ha demostrado que las personas que sufren de lesiones del lado izquierdo pueden llegar a desarrollar habilidades de habla en el lado derecho, aunque no son tan fuertes como las del izquierdo.

×