Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.
Objetivo

Reconocer que Cristo
viene a iluminar nuestra
vida y a darle sentido con su
resurrección para que,
confortados c...
La alegría por la
resurrección de Cristo.
Jn 16 20,24
Los discípulos se alegraron al ver al Señor
(Jn 20,19-20).
Se ha cumplido lo que tantas veces les había dicho:
(Mt 16,21;1...
Dejarse encontrar por Cristo
(Mt 28,9),
(Jn 20,20)
(Lc 24,13ss)
(Hech 9, 3-5).
Pablo llama a este encuentro “revelación”, (1Cor 15, 8-10).
La misión de
llevar la luz del
Resucitado
Quien tiene un
encuentro vivo con
Cristo no puede dejar
de comprometerse en
la m...
La humanidad vive un giro histórico

(EG 5)
Cristo nos impulsa a llevar una luz de esperanza a todas
aquellas personas que piensan que Dios no existe
porque estamos r...
Coro 1. Cristo resucitado ayúdanos a seguir adelante, con la certeza de
que tú caminas con nosotros porque eres luz que il...
Ahora reflexionemos:
• ¿Cómo puedo disponer mi ser al Espíritu Santo para que
Cristo resucitado esté presente en mi person...
Día 5, adultos cuaresmales 2014 Diócesis de León.
Día 5, adultos cuaresmales 2014 Diócesis de León.
Día 5, adultos cuaresmales 2014 Diócesis de León.
Día 5, adultos cuaresmales 2014 Diócesis de León.
Día 5, adultos cuaresmales 2014 Diócesis de León.
Prochain SlideShare
Chargement dans…5
×

Día 5, adultos cuaresmales 2014 Diócesis de León.

308 vues

Publié le

Publié dans : Spirituel
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Día 5, adultos cuaresmales 2014 Diócesis de León.

  1. 1. Objetivo Reconocer que Cristo viene a iluminar nuestra vida y a darle sentido con su resurrección para que, confortados con su presencia, podamos anunciarlo con alegría en todos los ambientes donde nos encontremos.
  2. 2. La alegría por la resurrección de Cristo. Jn 16 20,24
  3. 3. Los discípulos se alegraron al ver al Señor (Jn 20,19-20). Se ha cumplido lo que tantas veces les había dicho: (Mt 16,21;17,22).
  4. 4. Dejarse encontrar por Cristo (Mt 28,9), (Jn 20,20) (Lc 24,13ss)
  5. 5. (Hech 9, 3-5). Pablo llama a este encuentro “revelación”, (1Cor 15, 8-10).
  6. 6. La misión de llevar la luz del Resucitado Quien tiene un encuentro vivo con Cristo no puede dejar de comprometerse en la misión de la Iglesia. (EG 114)
  7. 7. La humanidad vive un giro histórico (EG 5)
  8. 8. Cristo nos impulsa a llevar una luz de esperanza a todas aquellas personas que piensan que Dios no existe porque estamos rodeados de injusticias, maldades, indiferencias y crueldades que no ceden, y hacerles ver que, en medio de la oscuridad, siempre comienza a brotar algo nuevo, que tarde o temprano produce un fruto. A veces una tarea no brinda las satisfacciones que desearíamos, los frutos son reducidos y los cambios son lentos, cuando se bajan los brazos cansados de luchar, falta resurrección y de esta forma el Evangelio queda sepultado debajo de muchas excusas. Creamos en Cristo que nos ama, que vive, que es capaz de intervenir misteriosamente, que saca bien del mal con su poder y con su infinita creatividad. (Cfr. EG 275-280).
  9. 9. Coro 1. Cristo resucitado ayúdanos a seguir adelante, con la certeza de que tú caminas con nosotros porque eres luz que ilumina nuestra vida. Coro 2. Cristo resucitado, tu presencia es el pozo que sacia la sed de justicia y de paz que nos brota desde adentro al contemplar las cosas que vivimos, la sociedad que hemos hecho, o tolerado, por no escuchar tus enseñanzas. Coro 1. Tu Palabra es el grito que nos sacude de la tibieza, de la pasividad. Danos el valor de que como discípulos tuyos anunciemos al mundo la alegría de tu resurrección que puede cambiarlo todo. Coro 2. Tu Palabra es luz, roca sólida donde construir las bases de nuestro proyecto de vida. Tu Palabra es tierra fértil, quien la escucha y la lleva a la práctica, da frutos de vida, de ternura, de misericordia, de libertad y de amor. Todos: Tu presencia entre nosotros, Cristo resucitado, es aliento, esperanza y alegría. Eres el único que nos da el valor para salir de nuestro egoísmo y comunicar esta alegría a tantos que viven en la tristeza y el vacío. Que tengamos el valor, como los apóstoles, de anunciarte sintiéndonos discípulos misioneros, confortados con la fuerza de tu Espíritu. Amén.
  10. 10. Ahora reflexionemos: • ¿Cómo puedo disponer mi ser al Espíritu Santo para que Cristo resucitado esté presente en mi persona? • ¿A través de qué acciones puedo mostrar en mi familia que Cristo ha resucitado y vive en ella como luz que ilumina nuestra vida y nuestro caminar? El Espíritu Santo obra como quiere, cuando quiere y donde quiere; a nosotros nos toca entregarnos confiadamente sin pretender ver resultados llamativos, sigamos adelante, dándolo todo y dejando que sea Él quien haga fecundos nuestros esfuerzos como a Él le parezca. Esa confianza generosa tiene que alimentarse de la Palabra y para eso necesitamos invocarlo constantemente de manera personal y comunitaria.

×