Publicité

El tiempo en la novela Tatukua....docx

Biblioteca en Facultad de Filosofía UNE CDE à Universidad Privada del Este
22 Mar 2023
El tiempo en la novela Tatukua....docx
El tiempo en la novela Tatukua....docx
El tiempo en la novela Tatukua....docx
El tiempo en la novela Tatukua....docx
Publicité
El tiempo en la novela Tatukua....docx
El tiempo en la novela Tatukua....docx
El tiempo en la novela Tatukua....docx
Prochain SlideShare
Renacimiento, Topicos y Figuras RetoricasRenacimiento, Topicos y Figuras Retoricas
Chargement dans ... 3
1 sur 7
Publicité

Contenu connexe

Publicité

El tiempo en la novela Tatukua....docx

  1. EL TIEMPO EN LA NOVELA TATUKUA María Del Carmen Colmán Duarte En la novela Tatukua de Arnaldo Casco, hay mucho para reflexionar, para meditar, para emocionarse, para reír, para imaginar y contemplar. Se ha querido centrar el presente artículo en el vocabulario referido al tiempo en esta novela. El tema elegido viene motivado por una antigua preocupación acerca de los vocablos creados a través de instancias académicas, pero que según esta humilde opinión no son del todo fieles a la denominación original del guaraní. Y una de ellas es justamente el vocabulario referido al tiempo. En el vocabulario del guaraní académico se emplea el vocablo aravo para referirse a las horas, tal como se encuentra, en el sitio vikipetã [en línea] Aravo (karaiñe'ẽme: hora) ha'e ára jehasa ra'ãha, oñemboja'óvo ára rembiasa 24 pehẽnguére ijojáva. Peteĩ aravo ha'e 60 aravo'i térã 3600 aravo'ive. Como se puede apreciar se aplica el verbo mbovo, que significa partir, seccionar, rebanar, a la división del tiempo, se asimila este significado para dividir el transcurso del tiempo en horas, minutos y segundos. En guaraní este verbo se aplica, en efecto, a dividir o partir superficies blandas, como en ambovo sandia, ambovo merõ pero que resulta forzado aplicarlo al tiempo. El tiempo en guaraní está íntimamente ligado al sol y su movimiento a lo largo del día, así se tienen las variadas maneras de referirse al transcurso de las horas: ko’ê tî, ko’ê ju, ko’êmbota, ko’êmba, asaje, asaje pyte, asaje tini, ka’aru, ka’aruete, etc. Se pasa a ver de qué manera se refiere al tiempo en la novela, Arnaldo Casco. ko’ê ha pytûme, pytû ha ko’ême Acá se encuentra una expresión que quiere expresar una duración del tiempo casi cíclico, del amanecer al anochecer, del anochecer al amanecer, referido siempre a los tiempos difíciles que se van a enfrentaren el desarrollo de la trama de la novela.
  2. Mokõi ára pukukue javémavoihi’are hikuái yvyguýpe Aquí, la expresión temporal se refiere al transcurso de los días. Ho’a jeýma hi’arikuéra mbohapyha ka’aru (…) Llama la atención de que no utiliza el término ára sino ka’aru, equivaliendo la palabra tarde a día. Kuarahy oiméne oikepotajeýma, ojechauka’ȳre ita ka’aguy mboypiri … Preciosa descripción del paso del tiempo, referido al sol, directamente, tal vez el sol estaría a punto de ponerse nuevamente sin haberse mostrado. Ko’êro pyharevete Jasyra’ete, ha okakuaapa ha hi’aju peve hiáre kikuái ka’irãime … Hermosa manera de señalar el transcurso del tiempo en referencia a las fases de la luna, desde la luna nueva hasta la llena, señalando el tiempo que habían pasado detenidos. (ka’irãime). Ha kuarahy ojero’a mbaretemboyve Referencia a una hora de la tarde en que aún no antece la puesta del sol. Ko’ê ha pytû heta ohasa, mbohapy ro’yma ou ha oho … La siguiente es una expresión que ilustra la constancia con la que el joven protagonista visita a su enamorada, el cual se ve reforzada con la expresión siguiente: Ro’y ha haku, toky, tosunu, ára toguyguy, totiri, tojeka, tokapu, to’apa …
  3. Resaltamos acá la riqueza onomatopéyica del guaraní para describir la condición atmosférica del tiempo que transcurre durante el noviazgo, que nada, ninguna condición adversa, nada, le impide llegar hasta su amada. El segundo aspecto a considerar es que, en la descripción del tiempo atmosférico abarca varios elementos del entorno natural y esta se relaciona íntimamente con los acontecimientos narrados, como cuando el protagonista está enamorado o la situación política está tensa. Se trae a consideración el bello párrafo que abre la novela. Situada históricamente en los tiempos de la Revolución de 1947. Ara ro’y ipohýijave, hetako’êma ohasa ha kuarahy ndahapyhuerevéi, hata jajái ndojopevéi, ikusugue aréma. Hendaguépe iñasãi anarayvivevero’y araka’everõguáicha, oñua tava’i tuichakue; yvytu po’i karapã oipeju yvy guivo,oporopirejoka ha ojasuru karakukuaitepe peve, oipopê mayma ohapejokosévape. En este párrafo inicial, se expresa el autor en una hermosa prosa poética el tiempo frío del invierno, con imágenes y personificaciones, otorgando casi un dramatismo a este frío agresivo y fuerte. La luz del sol se ha ausentado hace ya mucho tiempo, en su lugar aparece este tiempo frío, de llovizna de un viento sur helado que cala hasta los huesos, que llega a romper la piel, que corta las alas a quien quiera oponerle resistencia. Métafora dolorosa de todos los atropellos, y abusos que se avecinan. Ára ro’y pukukue heta mba’e vaíma ogueru ipepóre omyasãi Tatukua tuichakue javeve. Se percibe una asociación con las desgracias que serán relatadas en la obra, otorgando un sentido premonitorio, como si ese frío fuera el augur de las desgracias por llegar a este pequeño pueblo, justamente a lo largo de todo el invierno o del tiempo invernal descrito. Ro’y anetete gueteri, kuarahy osêtámaro jepe, ka’aguy pa’ûgui. iñapysêchu’i chu’ima vaicha ojekuaa ojekuaa - Hasýpe jahecha jeýta ñane póncho, oiméne orúta ko’ê pyahu
  4. Una hermosa expresión de lenguaje figurado asociando la condición atmosférica. La manera bella de expresar la manera en que el sol hace su aparición paulatina, la referencia al sol como poncho de los pobres, y la referencia a que llegan tiempos mejores, ko’e pyahu. Arakuépe, hayviveve ro’y araka’evérõ guáicha ha ka’aruete oĝuahêvo, ojepiro ára ha iko’ê tuicha o vela iñaka arikuéra Ko’êtî jeýma die diaha umi tapicha ape’atãite arikuéra , chu’imi ojekuaa kuarahy mimbi paraguái itaty tuichavéva pa’ûgui, arai ha’eteikueráiva hasy peve ohapejokohague mboriahu póncho, ko’ê pyahu … Esta es una de las magistrales construcciones del autor donde se reúnen a metáfora y el sentido figurado de la asociación del tiempo a la situación política que vive el pueblo de Tatukua, confirmado en la siguiente expresión. Hasypeve opa pero’yvaite ha huã´sapyá avei rrevolusiõ .. Este nuevo amanecer de tiempos mejores que presagia el fin de la revolución. Jepéntemo ára hesakã, omimbi hovyû’asy kóga ra’ýicha, yvytu piro’y oipeju yvy guivo, vaicha oporopy’aroryguerútava; katu inipytûvéha yvytu oipeju, ojero’a ha oñua oga’i kapi’imi En cambio, cuando los sucesos narrados son alegres, festivos, el tiempo se asocia a la algarabía de la comunidad. He aquí la descripción del tiempo en el contexto de los preparativos de la boda del protagonista. Ára omimbi kuarahy ojopi, yvy guivo oipejuvevúi yvytu. Oimenepa ohendu peyvategua oñemendaguasu’agüieteha, ajeve oporombohory ha oporombovy’a Acá se puede hace una aproximación al romanticismo en su característica del paisaje como metáfora del mundo interior del sujeto, al asociar la alegría del
  5. matrimonio manifestada a la condición atmosférica. La dicha que genera el casamiento, los preparativos de toda la vecindad, se ve reflejada en esa hermosa condición atmosférica a la que se asocia la satisfacción, el contento del pequeño pueblo. . Jepéntemo ára hesakã, omimbi hovyû’asy kóga ra’ýicha, yvytu piro’y oipeju yvy guivo, vaicha oporopy’aroryguerútava; katu inipytûvéha yvytu oipeju, ojero’a ha oñua oga’i kapi’imi El magistral manejo del relato, hace que el autor coloque ahora una descripción del tiempo como en un interludio entre el invierno y el buen tiempo cuando irrumpe un suceso triste en el pueblo: la muerte del médico local. Pyhare pyte riréma rosê omanovahágui taitachu umíva ndive, roje’óivo óga gotyo. Aguélo rapypa’ûme aha peteî jégua ári, ha aguéla katu ambue kavaju ári, ha upéichape roipykúi rohóvo tapére. Añembohesapipipy’ȳive aníntemo ake tapére; ajovayva, ajesaupi ha ahecha ndaijojaháiha iporãnguépe mbyjaitaomimbípáva, ojehecha mba’éichapa oñombyaty ha oñomoirû, oje’etavoi hesekuéra ojoahu rupi oñombojerepáha ha oikoha oñondivepa; oî avéi ityre’ȳgui ha’eñomíteva, ha upéicha ramo jepe ohesapeporãasyetéva. Katuete oî avéi ijapytepekuéra iñakãhatã ha osêva oñani mombyry, huguái huguái ojekuaa tata mimbi hapykuéri, okañy oguerei. Ha péichape jégua ári guive, ajesareko ahávo mbyjaty ru’ãre ha añemoima katu apiporavo mbohapy mbyja arohoryvéva ha hendyresakã porãvéva opaite apytegui, añetehápe ahecharamo mbohapy pyhare poty oñopehengue oñemoîrehe oñohenondépe.
  6. En esos párrafos se recoge en un primer momento un elemento cultural de la tradición que dice que uno debe retirarse del velatorio después de la media noche. Por otra parte, el párrafo transcripto es uno de los más bellos de la novela, una escena que transparenta una gran ternura en la descripción del niño en el regazo del abuelo y contemplando las estrellas. Admirable es la manera el autor se vale de la descripción de la naturaleza examinada para introducir unas reflexiones muy profundas. Entre la cuales se podría destacar la solidaridad y el amor fraterno que revela la manera como están unidas las estrellas, que se unen entre sí, se agrupan. La idea que subyace se puede asociar a la resiliencia al señalar que algunas están solas y huérfanas aun así brillan. Las que se apartan del grupo, de qué manera su brillo es fugaz. Se puede concluir, por tanto, que lo descrito en la novela conecta con un vocabulario de lo más fieles a la manera de describir el tiempo en guaraní, que es la referencia al sol. También la utilización magistral del lenguaje metafórico para conectar las descripciones del ambiente natural con la vivencia que se relata en la novela, ambientada en la época de la Revolución del 1947, asocia el frío, la llovizna, la ausencia del sol a las desgracias ocurridas durante esa violenta revuelta. Aporta también datos de la tradición con referencia a las costumbres, como en los preparativos de toda la vecindad en lo necesario para la boda, y en el hecho de retirarse después de la media noche del velatorio y otras tantas.
Publicité