Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Desarrollo del lenguaje oral, owens

Desarrollo del lenguaje oral

  • Identifiez-vous pour voir les commentaires

Desarrollo del lenguaje oral, owens

  1. 1. Lenguaje oral Antecedentes
  2. 2. ¿Verdadero o falso? Los niños ya saben hablar cuando llegan a E.I., de ahí que se le dé prioridad a la enseñanza del lenguaje escrito frente a la del lenguaje oral. Aunque los niños ya saben hablar cuando llegan a 2º ciclo de E.I., algunos fonemas no los pronuncian bien, de ahí que trabajar el lenguaje oral sea sinónimo de hacer ejercicios de fonética.
  3. 3. El prelenguaje Los sonidos que produce el neonato son de dos tipos: reflejos y vegetativos • Reflejos: primera manifestación que hace el bebé al llegar al mundo y que progresivamente irá variando. • dentro de ellos están el arrullo y el llanto • se producen sobre todo a partir de la exhalación del aire, aunque no sólo, son sonidos vocálicos, sonoros y más o menos largos y vocálicos. • Vegetativos: se refieren a aquéllos que se producen por su naturaleza física, • entre ellos están los eructos, toses, estornudos… • se producen tanto por inhalación como por exhalación del aire, estos sonidos son sordos o sonoros, vocálicos o consonánticos y tienen una corta duración.
  4. 4. El prelenguaje Su aparato fonador aún no está preparado para producir todos los sonidos de una lengua Aunque el neonato es corto de vista y tiene dificultades para centrar su vista sobre objetos en movimiento, poco a poco establece contacto con el adulto a través de la mirada. Los movimientos y sonidos de succión cuya función inicial está asociada a la nutrición, posibilitarán que se accione el movimiento de los órganos de articulación.
  5. 5. El prelenguaje Poco a poco, entre los 2 y 4 meses, el niño produce gorjeos, que son sonidos vocálicos y rítmicos con los que responde a estímulos táctiles, visuales o auditivos. A partir de los gorjeos la madre establece unas conversaciones muy básicas llamadas proto- conversaciones El gorjeo • se convertirá en un ejercicio muy placentero y divertido • hará que el bebé descubra las posibilidades articulatorias de su aparato fonador.
  6. 6. En torno al quinto o sexto mes aparecen las lalaciones o balbuceo: sonidos lúdicos y azarosos, formados por consonante y vocal o al revés. Progresivamente las secuencias de balbuceo son cada vez más largas, en ellas alternan sonidos de tono alto y bajo, gruñidos, sonidos guturales y una amplia variedad de vocales.
  7. 7. Aproximadamente a los 7 meses • aumentan sus conductas sociales • comienza a configurarse la intencionalidad comunicativa • aparece el balbuceo duplicado: secuencias de sílabas repetidas que aparecen de forma especial mientras el niño examina los objetos. • inicialmente es utilizado por el niño como autoestímulo, pero poco a poco lo usa en contextos para comunicar.
  8. 8. Entre los 8 y los 12 meses surge el balbuceo variado: ya no repite sílabas iguales, como en el balbuceo anterior, sino que aparecen sílabas diferentes que pueden además estar formadas hasta por tres elementos, este balbuceo es menos autoestimulador y está más orientado a mantener la interacción con los adultos.
  9. 9. Poco a poco surgen también las ecolalias o preparletas: imitaciones inmediatas de lo que otro dice y que reproducen el contorno de entonación de la que será la lengua materna del niño, están formadas por cadenas de sílabas que sustituyen a las palabras o frases en contextos comunicativos.
  10. 10. Antes de que aparezcan las primeras palabras aparece la jerga, que al igual que las ecolalias están formadas por cadenas de sonidos aún ininteligibles, cuya longitud es menor que la de las ecolalias, ajustándose así más a la longitud que tienen las palabras y las frases en la que será la lengua materna del niño y manteniendo los patrones prosódicos similares a los escuchados en el entorno, con lo que pueden sonar a preguntas, exclamaciones, oraciones imperativas, etcétera.
  11. 11. Gradualmente entre los 9 y 13 meses los niños son capaces de comprender algunas palabras ayudándose de los contextos, es posible que sin el contexto no sean capaces de comprenderlas a excepción de la palabra no.
  12. 12. Primer lenguaje En la etapa que va de los 12 ó 18 meses a los 2 años y medio o 3 se desarrolla el primer lenguaje. En ella la comprensión pasiva del lenguaje va en aumento. Algunos niños experimentan entre la etapa prelingüística y el primer lenguaje: mutismo que • no es un retraso respecto a los pasos anteriores • es aprovechado por el niño para focalizar toda su atención en las producciones lingüísticas que le rodean.
  13. 13. Durante el primer lenguaje aparecen gradualmente las primeras palabras, mezcladas con la jerga y preparletas. Para que una emisión pueda ser identificada como palabra es necesario que cumpla dos requisitos: • usarse frente a un referente • tener algún tipo de relación fonética con alguna palabra real. Las primeras palabras • son aproximaciones fonéticas de palabras del lenguaje estándar • están formadas sobre todo por una o dos sílabas.
  14. 14. • En su mayoría son nombres • otras categorías, como las preposiciones, aparecen más tardíamente, cuando el niño ya ha adquirido un cierto vocabulario base. • Con ellas designan juguetes u otros objetos que suelan manipular, comidas, animales, personas… • Estas palabras monosilábicas y bisilábicas funcionan en el lenguaje del niño como las frases en el lenguaje adulto
  15. 15. Lenguaje oral Plano fonético fonológico
  16. 16. Plano fonético fonológico Adquisición fonológica: comienza desde el nacimiento, a partir de ahí hay una evolución progresiva y gradual. durante años preescolares: los niños comienzan a ser conscientes de cómo la variación de un sonido-fonema puede afectar al significado.
  17. 17. Plano fonético fonológico Los sonidos que son menos perceptibles en la cadena hablada se adquieren en más tiempo. De 2’5 a 6 años, a modo de reminiscencia del prelenguaje y en pro de una mayor sencillez, tendencia a: • sustituir unos elementos por otros • reducir las sílabas complejas y convertirlas en consonantevocal o vocalconsonante para ello diferentes mecanismos: • supresión de la consonante final • reducción de diptongos o de grupos consonánticos (que continuará hasta los 7 años). • en una palabra eliminan sílabas átonas o diptongos ⇒ numerosas palabras se convierten en monosílabas o bisílabas durante el primer lenguaje. • También el efecto inverso: alargamiento de una palabra, generalmente por repetición de una sílaba, este fenómeno se da muy temprano, incluso entre las primeras 50 palabras que adquieren los niños
  18. 18. Plano fonético fonológico Sobre los 5 ó 6 años desarrollan asociaciones claras entre grafemas y fonemas-sonidos ⇒ se crea progresivamente una conciencia fonológica reforzada por el propio proceso del aprendizaje lectoescritor. El aprendizaje del código escrito proporciona un mayor conocimiento de la estructura fonológica de las palabras, conocimiento que se refleja en la capacidad para percibir y crear rimas.
  19. 19. Plano fonético fonológico A los 4 años la mayoría de los niños discriminan los diversos sonidos que integran las palabras simples Pero el proceso de adquisición continúa posteriormente, en el caso del español se completa sobre los 7 años. • Durante esta etapa los niños perfilan la adquisición de sonidos de algunas palabras largas o complejas fonéticamente A partir de los 7 años: es posible que se continúe perfeccionando algún aspecto fonológico aislado pero lo que se intensifica es el desarrollo morfológico y las habilidades relacionadas con la lectoescritura.
  20. 20. Lenguaje oral Plano morfológico
  21. 21. Morfemas: adquisición Para la adquisición de los morfemas: inicialmente memorización mecánica + generalización + establecimiento de una regla. Un aspecto decisivo: la idiosincrasia de la lengua meta, lo que hace que no sean coincidentes las secuencias de adquisición de morfemas de español y la de inglés por ejemplo.
  22. 22. Morfemas Los morfemas son unidades que carecen de un significado pleno, ya que su significado es gramatical. Existen dos clases de morfemas: • los dependientes: modifican el significado de los lexemas a los cuales se unen • y los independientes: sirven para relacionar morfemas en la oración.
  23. 23. Morfemas dependientes: Flexión: Género y número Cuando la lengua meta es una lengua románica, los morfemas de género y número suelen adquirirse relativamente temprano en torno a los 2 años y medio, pese a que ello no signifique su dominio absoluto. • hay una cierta tendencia en los niños de menos de 6 años a formar el plural con el morfema –s incluso en los casos que se precisa –es • pueden aparecer errores de número referidos a nombres incontables que se tratan como plurales • o errores debidos a la falta de concordancia entre el sujeto y el verbo. • Más frecuentes son los errores de género a pesar de ello, por lo general, la concordancia de número es más tardía que la de género.
  24. 24. Morfemas dependientes: Flexión: Morfemas verbales Los niños cuya lengua materna es una lengua flexiva como el español, adquieren la morfología verbal • pronto • con menos errores de lo que se podría esperar Es bastante típico que • comiencen formando correctamente las formas irregulares, (se cree que lo hacen mecánicamente y sin analizar), • posteriormente empiezan a regularizarlas lo cual: • lejos de indicar un retroceso en la adquisición • implica que están siendo conscientes de las formas regulares la regularización de irregulare se prolonga incluso hasta los 5 ó 6 años, aunque se conozca el error.
  25. 25. Morfemas dependientes: Flexión: Morfemas verbales Inicialmente los niños emplean formas poco marcadas temporalmente por lo que se circunscriben al • presente • infinitivo • imperativo de esos tres tiempos el presente es el tiempo principal, predominando en un principio las formas del singular frente a las del plural. Entre los 2 y los 3 años aparecen • el pasado • el futuro. Para indicar futuro : inicialmente predilección por expresarlo con la forma perifrástica ir ainfinitivo. El imperfecto ya está presente a los 3 años, edad en la que se aprecian algunas formas de subjuntivo, especialmente para la forma negativa del imperativo, aunque su dominio es más tardío que el de los modos indicativo e imperativo. Sobre los 6 años los niños comprenden bastante bien la formación del pretérito perfecto y el imperfecto de indicativo.
  26. 26. Morfemas dependientes: Flexión: Morfemas verbales A medida que avanzan en el desarrollo sigue la alta frecuencia del presente y del imperativo, si bien, frente al presente que se mantiene estable el uso del imperativo tiende a descender durante los años escolares. Aunque el verbo aparece muy pronto en el lenguaje infantil en realidad requiere un proceso prolongado hasta su dominio. Ciertas nociones sobre el aspecto, uso del condicional y del subjuntivo o formas pasivas no se desarrollarán totalmente hasta los 9 años e incluso después.
  27. 27. Morfemas dependientes: Derivación: afijos (prefijos y sufijos) Inicialmente, algunos morfemas derivados se emplean para una categoría determinada de palabras y no para otra, los niños pueden emplearlos con la categoría incorrecta, lo cual se puede entender como reflejo de la falta de vocabulario y no tanto como una incorrección morfológica.
  28. 28. Morfemas dependientes: Derivación: afijos (prefijos y sufijos) La adquisición de los principales prefijos y sufijos tiene lugar durante la edad escolar, si bien, por incluir numerosas irregularidades, continuarán aprendiéndose y perfeccionándose en la adolescencia. Ciertos prefijos verbales también se adquieren con el transcurso del tiempo, el hecho de que algunos verbos admitan ciertas partículas como des- y otros no hace que el proceso se prolongue.
  29. 29. Morfemas dependientes: Derivación: afijos (prefijos y sufijos) La correcta adquisición de aumentativos y diminutivos es relativamente tardía, en torno a los 6 años: porque • para formar aumentativos y diminutivos existen diferentes formas y todas ellas válidas • se emplean con menor frecuencia que otros morfemas como los de género y número. • Además su uso no implica únicamente un valor relacionado con el tamaño, sino que se extiende a otros tales como un valor afectivo.
  30. 30. Morfemas independientes: artículos, preposiciones y conjunciones El núcleo del sintagma nominal empieza a desarrollarse ya en el primer lenguaje, puesto que la mayoría de las palabras producidas son nombres. Gradualmente y hasta los 5 ó 6 años, se “rellenan” las producciones y empiezan a aparecer preposiciones o artículos.
  31. 31. Morfemas independientes: Artículo En el primer lenguaje e incluso en las primeras combinaciones de palabras, los nombres aparecen • aislados • sin determinantes esto sucede Poco a poco los niños incorporan artículos amalgamados que evolucionarán a un artículo. Los artículos aparecen muy pronto en el lenguaje de los niños que están adquiriendo una lengua románica. se emplea antes el artículo indeterminado que el determinado.
  32. 32. Morfemas independientes: Conjunciones Sobre los 2 años aparece el uso de la conjunción “y” con diferentes funciones (no sólo la copulativa sino también temporal causal, adversativa…) entre los 5 y 6 años, esta conjunción será una de las más recurrentes y seguirá siendo la conjunción preferida durante los años escolares de la primaria. Entre los 11 y los 14 años la tendencia anterior a iniciar oraciones encabezadas por la conjunción “y” disminuye considerablemente.
  33. 33. Morfemas independientes: Conjunciones Otra conjunción bastante temprana en el lenguaje infantil es la conjunción adversativa “pero”. Al igual que la conjunción “y” la conjunción “que” será empleada por el niño en su lenguaje inicial para todo tipo de subordinación. Resulta complejo el dominio de • “porque” puede utilizarse aisladamente o unido a una cláusula simple en los años preescolares. La comprensión de esta conjunción requiere ciertos avances cognitivos aunque se consigue antes que • la condicional “si” o • la adversativa “aunque” • “cuando” ya que para producir y comprender expresiones que incluyan este término y otros semejantes los niños han de adquirir el concepto de tiempo, incluso con 6 años y medio tienen dificultades en el uso y en la comprensión de términos temporales. Eso no evita, sin embrago, que los niños empleen estas conjunciones (“porque” y “cuando”) aun cuando no se terminan de comprender totalmente.
  34. 34. Morfemas independientes: Conjunciones Durante los años de Educación Primaria, el desarrollo de las conjunciones, los avances en su comprensión y producción, continúan. A los 12 años los nexos se diversifican y se emplean por ejemplo “de cualquier manera”, “por lo tanto”, aunque las que predominan son “porque”, “cuando”, “si”, “para” y “que”, aunque, como se ha visto, se usan con anterioridad, llegan a dominarse posteriormente.
  35. 35. Morfemas independientes:Preposiciones A los 2 años aparecen algunas preposiciones como “a”, “de” o “para” … Entre los 2’5-3años aparecen preposiciones de lugar como “debajo” y “detrás” Entre los 3- 3’5 años • conocen algunas como • “en”, “bajo” y “sobre” para ubicar y • “con” para indicar acompañamiento • interpretan algunas preposiciones de movimiento como si significaran “hacia”, así que los términos que indican un movimiento “hacia”, como “a” se aprenden antes y son más fáciles que los que indican un movimiento opuesto como “desde” A partir de los 6 años ya hay una correcta comprensión y producción de preposiciones espaciotemporales empleadas, junto con adverbios, para situar un hecho en el espacio.
  36. 36. Lenguaje oral Plano sintáctico
  37. 37. El sujeto: • tendencia a omitirlo • en caso de explicitarlo es característico del lenguaje infantil posponerlo al verbo estos dos fenómenos se dan tanto en lenguas que lo permiten, como en español, como en otras que no, como en el inglés. El orden: • ya en las primeras combinaciones hay un orden variable • Posteriormente, • el orden estándar es el más usual • Pero también aparecen otros órdenes, no se sabe si son errores u obedecen a aspectos pragmáticos. • Ya desde los 2 años y medio el niño domina la estructura sujetoverboobjeto, orden básico de la oración en lenguas románicas como el español.
  38. 38. Entre las oraciones simples aparecen en el lenguaje inicial oraciones: • Negativas: • Entre las primeras 50 palabras está la palabra no • la comprensión de su significado es temprana. • En la etapa de combinación de las primeras palabras construyen oraciones negativas casi sin errores, • la cantidad de oraciones enunciativas negativas no es muy significativa respecto a las enunciativas afirmativas. • Imperativas: • desde muy temprana edad • por la cantidad de imperativos que contiene el aducto adulto dirigido al niño • o porque morfológica y sintácticamente no son muy complejas. • Interrogativas: caracterizan un momento de la adquisición, hacia los 4 años, en el que el niño recurre a ellas constantemente.
  39. 39. Las primeras oraciones complejas surgen sobre los 2 años y 6 meses Dos períodos de evolución. • En el primero las oraciones compuestas son yuxtapuestas, coordinadas y subordinadas sustantivas, causales relativas y finales. • Su temprano uso quizá porque son muy frecuentes en el aducto, porque son muy rentables funcionalmente y no parecen muy complicadas semántica ni sintácticamente. • Durante el segundo período, a partir de los 3años, se adquirirían las oraciones compuestas subordinadas modales, condicionales y temporales. Los niños cambian progresivamente la forma que tienen de unir oraciones pasando de la yuxtaposición o coordinación a la expresión de todos los matices que ofrece la subordinación, lo cual se prolonga hasta los años escolares.
  40. 40. Durante los años preescolares: aprenden muchas reglas inconscientemente sobre el funcionamiento de su lengua Durante los años escolares: perfeccionan esas reglas • aprendiendo las excepciones. • añadiendo nuevas estructuras sintácticas y morfológicas • depurando las que ya poseían, con lo que consiguen expresar relaciones entre las oraciones cada vez más complejas. • Las hipótesis iniciales creadas en torno a cómo funciona su propio lenguaje se van perfilando, se hacen más flexibles y se amplían, con lo cual: mayor dominio del lenguaje, enriquecimiento y precisión de las formas sintácticas.
  41. 41. En la etapa escolar • Aprenden a ser más económicos en el uso del lenguaje • Aprenden a ser menos redundantes. • Comprenden mejor las relaciones lingüísticas de las oraciones, lo cual repercute en oraciones como las comparativas, que se dominan entre primero y tercero de primaria. • Pero existen aún oraciones complejas de entender como las pasivas • Hacia los 12 años predomina la utilización de “cuando”, “porque”, “si”, o “para”. Algunos de estos nexos se emplean antes, si bien su comprensión exacta se adquiere más adelante. Un claro ejemplo de ello es el nexo causal “porque” que requiere para un correcto uso la comprensión de la relación que hay entre dos acontecimientos así como su secuenciación temporal. La relación causal parece que la comprenden antes de los 7 años, sin embargo la comprensión del orden de los elementos de la oración es más tardía, en torno a los 10 u 11 años.
  42. 42. En los años escolares hay además un incremento de la subordinación múltiple. Tanto la comprensión como la producción y expansión de las oraciones resultan beneficiadas por el aumento del vocabulario.
  43. 43. Lenguaje oral Plano semántico
  44. 44. Inicialmente el niño emplea las palabras con un significado más amplio del que realmente poseen, de forma progresiva los significados van ajustándose. 1º se aprenden aquellas palabras que denotan objetos movibles, móviles o dinámicos 2º se aprenden las referidas a objetos estáticos y que no se pueden manipular. Entre 1’5 - 6 años el niño aumenta su vocabulario con una media de 5 palabras por día se cree que la adquisición de éstas se produce sin establecer relaciones entre las diferentes palabras.
  45. 45. Durante el 2º ciclo de Educación infantil • aprenden a inferir el significado de palabras nuevas a partir de • el contexto, lingüístico y situacional • las preguntas • los comentarios surgidos al hilo de las lecturas oralizadas que los adultos les dedican • la estructura sintáctica de la oración. • el niño inventa cuantas palabras sean precisas para expresarse, lo curioso es que esas invenciones se construyen siguiendo las pautas del vocabulario estándar de la lengua objeto, por lo que tienen cierta lógica y son deducibles fácilmente.
  46. 46. Las definiciones que los niños preescolares dan de las palabras • son muy provisionales, necesitarán tiempo para ir perfilándolas • se basan en el conocimiento perceptivo que tienen de los referentes • avanzan desde lo personal e individual a la inclusión de aspectos más sociales y compartidos por la comunidad lingüística. La comprensión: incluso a los 6 años, aunque los niños reconocen la estructura de adivinanzas o chistes, aún tienen dificultades para captar el humor y la incongruencia que, a menudo, encierran estas formas, aunque ellos mismos pueden ser muy graciosos.
  47. 47. Progresivamente van estableciendo relaciones semánticas de forma correcta Poco a poco amplían el significado lexical de las palabras, entonces se dan cuenta de que • algunas palabras tienen más de un significado • hay palabras que pueden ser interpretadas figurativamente • hay palabras que, aunque suenen igual, son diferentes y significan cosas diferentes • algunas palabras significan una u otra cosa en función de las características contextuales.
  48. 48. Los términos de parentesco, de cantidad, dimensión, espacio, tiempo o con los pronombres requieren un proceso de adquisición complejo, porque su referencia es cambiante. cuando emplean inicialmente los pronombres personales, cometen errores de redundancia. “yo” y “tú”, es decir, se adquieren antes que los de la 3ª persona del singular y los del plural (“él”, “ella”, “nosotros/as”, “vosotros/as”, “ellos/as”). Los pronombres personales con función de objeto, los reflexivos y los posesivos también se adquieren bastante temprano, antes las formas singulares que las plurales, algo que también se da en los demostrativos. Los pronombres relativos se amplían en la etapa escolar con “a quien”, “de quien” y “el cual” y posteriormente “cuyo”.
  49. 49. Poco a poco, el vocabulario alcanza un tamaño tal que surge la necesidad de organizarlo y jerarquizarlo, lo que sucede durante el período escolar, a partir de la creación de conexiones semánticas entre las palabras. Por eso, entre los 6 y los 8 años, los niños ya son capaces de encontrar sinónimos y antónimos, y de hacer clasificaciones en función de algún rasgo semántico. Al mismo tiempo, se van ampliando y perfilando las definiciones de las palabras, que van añadiendo rasgos de significado hasta que se asemejan a las definiciones adultas. Se cree que la adquisición de los contenidos semánticos de una palabra se desarrolla antes que la capacidad para utilizar la sintaxis adecuada para definir dicha palabra.
  50. 50. Entre los 7- 10 años • gradualmente evitan la redundancia, con lo que mayor economía del lenguaje. • empiezan a comprender mejor términos como “dulce”, “frío” o “torcido” que hasta ese momento sólo los comprendían cuando se aplicaban a objetos o personas de forma literal, y ahora empiezan a comprenderlos cuando se aplican figurativamente al carácter, pero no llegan aún a apreciar la doble función de la misma palabra, y decir que una persona es fría o que tiene frío equivale a emplear dos palabras diferentes.
  51. 51. Entre los 8 - 11 años • continúan incorporando semas a las palabras, • pero aún los niños no son muy precisos a la hora de designar acciones, estados o cualidades. • El empleo de las palabras con diferente sentido es muy limitado
  52. 52. Las definiciones • a partir de la adolescencia incluyen sinónimos, relaciones de pertenencia a una categoría o una clase, funciones del referente y descripción del mismo • gradualmente incorporarán mayor abstracción y usarán referencias concretas para ejemplificar el concepto.
  53. 53. Durante los años escolares • aumenta el tamaño del vocabulario activo, que se emplea con mayor precisión • hay un crecimiento continuado de la comprensión del vocabulario • entre los 7 y los 11 años mejora la comprensión de términos y conceptos espaciales, temporales, de parentesco, deícticos y lógicos con los que el niño tenía problemas durante los años preescolares. • resulta compleja la comprensión de nexos de unión entre las oraciones y párrafos, (algunos no se llegan a dominar hasta comienzos de educación secundaria).
  54. 54. • A partir de los 11 años, se desarrolla un pensamiento más imaginativo y lógico, lo cual influye en el desarrollo de significados más figurativos y usos metafóricos. • aún en la preadolescencia no han desarrollado las habilidades necesarias para parafrasear proverbios, porque hasta la adolescencia no son comprendidos, su complejidad radica en que, además de pertenecer al lenguaje figurativo, los proverbios son más abstractos que las metáforas y es normal en su formulación la elisión de ciertos elementos que se dan por sobreentendidos.
  55. 55. Algunos autores sugieren que los cambios acaecidos en el plano semántico se relacionan con los cambios que se dan en el procesamiento cognitivo. El desarrollo semántico se consolida en el período escolar y es relativamente lento.
  56. 56. Lenguaje oral Plano pragmático
  57. 57. La evolución en el dominio de las funciones comunicativas es relativamente universal y relativamente precoz ya que el niño es capaz de cumplir algunas de ellas antes de desarrollar los elementos estructurales del lenguaje. Los aspectos pragmáticos son los que más evolucionan durante los años escolares.
  58. 58. Los bebés aprenden el lenguaje en un contexto; en torno a los 18-24 meses, gracias a avances cognitivos, se produce una mayor descontextualización Aún durante la edad preescolar la mayoría de las conversaciones se circunscriben al hic et nunc, es decir, al contexto inmediato.
  59. 59. Desde muy temprano los niños se integran en pequeños diálogos, si bien inicialmente sus habilidades de conversación son muy precarias. con 1 año plantean algunos temas, aunque no son capaces de mantenerlos durante muchos turnos, lo que continuará durante los 2 años. A esta edad la mitad de las intervenciones de los niños en diálogos, tratan sobre un tema ya establecido, el resto son imitaciones-repeticiones de las intervenciones adultas o introducción de temas nuevos.
  60. 60. El mantenimiento del mismo tema se incrementa progresivamente, con 3 años y medio, tres cuartas partes de sus emisiones están relacionadas con un tema anterior, con lo que los diálogos son más largos e incluyen menor variabilidad de temas. En estos primeros años la permanencia de un tema en la conversación es mayor si la conversación se desarrolla en situaciones familiares al niño y si gira en torno a objetos, personas y acciones presentes en el entorno inmediato.
  61. 61. En los años escolares los niños no tienen problemas para introducir, mantener o modificar temas en una conversación. A partir de Primaria el número de temas que se introducen en una conversación va disminuyendo. Progresivamente los temas tratados van siendo más abstractos y las habilidades relacionadas con ellos irán mejorando en la edad adulta serán capaces de desviar un tema manteniendo algún punto de conexión con el anterior, pero variando el centro de atención, con lo que se garantiza la continuidad de la conversación.
  62. 62. La adopción de turnos es también muy temprana. Con 2 años los niños ya invitan al receptor a que responda Con 3 años introducen confirmaciones al hilo de las intervenciones del interlocutor. Poco a poco van tomando conciencia de los aspectos más sociales de la conversación, aún los intercambios son muy breves y es el adulto el que lleva el control de la conversación.
  63. 63. Facilitar al receptor la información Antes de los 3 años los niños no se percatan de lo que supone no facilitar al receptor la información necesaria para que comprenda Con 3 años • dan más información al receptor • adaptan sus respuestas a lo que creen que éste conoce y desconoce • son menos redundantes los preescolares deben mejorar este aspecto que se irá perfeccionando con el transcurso de los años escolares durante la Primaria los niños aprenden a ser más eficaces al obtener la atención del oyente. hacia el final de la adolescencia serán totalmente conscientes de la perspectiva del interlocutor, lo cual facilitará la eficacia de funciones comunicativas como convencer, disuadir, tranquilizar...
  64. 64. La adopción de diferentes registros Ya con 4 años los niños cambian de registro al hablar a un bebé. Los registros más empleados en la edad preescolar son los que se corresponden con los roles familiares ya que imitar roles fuera del ámbito familiar precisa de capacidades más sofisticadas.
  65. 65. Registros Durante los años escolares los niños diversifican los registros en función de la situación y del interlocutor. Interactúan de diferente forma si su interlocutor es un adulto o si es un compañero de su misma edad, la razón estriba en que el adulto continúa siendo el que ejerce mayor control en las conversaciones con los niños escolares, de ahí que éstos ofrezcan respuestas lacónicas, simples y apropiadas. En las conversaciones mantenidas con los adultos los niños utilizan más peticiones. Los niños emplean diferentes registros según si la conversación es con algún adulto de la familia o externo a ella.
  66. 66. Registros En las conversaciones mantenidas con sus compañeros, los niños ofrecen respuestas más complejas y variadas. Igualmente claras, relevantes y bien construidas, si bien hay una mayor redundancia y un incremento de los sonidos no lingüísticos.
  67. 67. Detección y reparación de posibles rupturas de la comunicación Otra habilidad conversacional a desarrollar es la detección y reparación de posibles rupturas de la comunicación. Los niños de Educación Primaria progresan en este aspecto, por ejemplo hacen aclaraciones en sus conversaciones. En los años preescolares en ocasiones no consiguen hacerse entender, pero no suelen reformular su mensaje a menos que se les pida explícitamente, con lo que ante un gesto de incomprensión continuarían su intervención.
  68. 68. Detección y reparación de posibles rupturas de la comunicación Cuando se le pide a un niño de 3 a 5 años que aclare lo que desea expresar, suele recurrir a la repetición del mensaje. Con 6 años la repetición no es tan literal y suele incluir nueva información, sin embargo hasta los 9 años la repetición seguirá siendo la forma más recurrente para paliar la incomprensión de su interlocutor. A partir de los 9, aprenden a detectar por qué no se les entiende y a compensar esa falta de entendimiento, aprenden también a detectar la ambigüedad.
  69. 69. Detección y reparación de posibles rupturas de la comunicación Cuando los niños de preescolar son quienes precisan de una aclaración para comprender un mensaje, lo hacen de forma muy general, ya que tienen dificultades para detectar qué información es la que no han entendido. Con el paso de los años esta dificultad desaparece.
  70. 70. Funciones comunicativas Ya los primeros monólogos de los niños que mantienen consigo mismos, cumplen diferentes funciones, que gradualmente van siendo más sociales. Con el paso de los años las funciones lingüísticas se amplían y se perfeccionan, al dominio progresivo de las diferentes funciones contribuyen los avances conseguidos en otros planos lingüísticos como el sintáctico o el semántico. Algunas funciones se dominan antes que otras, esa variación depende de la dificultad de cada función. Sirva como ejemplo la evolución de dos de ellas: las peticiones indirectas y las narraciones.
  71. 71. Funciones comunicativas: Peticiones indirectas La función dominante en los años preescolares es la petición. Los más pequeños expresan deseos, que después, a partir de los 2 años, disminuyen las peticiones que con 2 años hacen a otros niños suelen incluir más imperativos que las que hacen a los adultos, en las que llegan incluso a recurrir a la fórmula de “por favor” que con el tiempo irá siendo más habitual. Con 2 años las peticiones tienden a ser algo más indirectas al dirigirse a adultos, pero aún son muy escasas emplear peticiones indirectas y ocultar sus intenciones será una habilidad que los niños irán adquiriendo poco a poco
  72. 72. Funciones comunicativas: Peticiones indirectas con 4 años y medio aumentan las peticiones indirectas que además se acompañan de explicaciones y justificaciones, a este avance subyace una mayor consciencia del punto de vista del interlocutor. Con 5 años dichas explicaciones y justificaciones, se ofrecen más si se percibe la posibilidad de que el oyente se niegue a conceder lo que el niño solicita. Con 6 años lo que se modifica es la estructura interna de las peticiones indirectas a los 7 años los niños ya tienen cierto dominio en la expresión de esa función.
  73. 73. Funciones comunicativas: Peticiones indirectas A lo largo de la Educación Primaria las peticiones indirectas de los niños • son breves y creativas • reflejan los conocimientos pragmáticos que han ido desarrollando con anterioridad • continúan siendo más educados con las personas mayores pero también se percatan de que ser excesivamente diplomáticos puede ser perjudicial para conseguir lo que desean. • Sin embargo, incluso con 8 años pueden surgir algunos problemas con las peticiones indirectas, no tanto en el uso sino en la comprensión. A medida que crezcan y se acostumbren a analizar el contexto, • identificarán las peticiones indirectas mejor • responderán a ellas ajustadamente. No será hasta la adolescencia cuando alcancen un dominio de estas peticiones similar al adulto.
  74. 74. Funciones comunicativas: Narración Desde muy temprano, con 2 ó 3 años, los niños ya hablan de cosas que les suceden, sobre los sentimientos y emociones, lo que les preocupa o lo que ellos consideran un hecho extraordinario. En todos esos casos suelen incluir numerosas valoraciones.
  75. 75. Normalmente las narraciones de los niños preescolares no suelen tener muy presente a la audiencia a la que se destinan sus palabras, así que • no identifican a los personajes ni ofrecen información sobre ellos • tampoco la dan sobre el marco espaciotemporal en el que los hechos se desarrollan. Posteriormente, con la descentralización este aspecto se subsanará.
  76. 76. Las narraciones de los más pequeños • carecen de un núcleo claro y de una línea argumental, • no hay una sucesión cronológica, ordenada, organizada y clara de los hechos; • se basan en la acumulación de más y más información (conjunción: “y” seguirá siendo muy importante en los años escolares, época en la que también aprenden a vincular los acontecimientos linealmente).
  77. 77. Como receptores de narraciones, las últimas habilidades que desarrollan son: • la de inferir cierta información • la de realizar resúmenes, tarea compleja que requiere el previo recuerdo y selección de las ideas principales, la organización de éstas y su presentación coherente. Estos pasos se irán consolidando durante la Educación Primaria
  78. 78. Las relaciones temporales y causales también desaparecen o son borrosas en las primeras narraciones a partir de los 6 años los niños empiezan a incluir en sus producciones narrativas cierta coherencia causal y aparecen los motivos de las acciones.
  79. 79. La causa La causalidad conlleva dificultades ya que se ha de comprender • la relación que se da entre dos informaciones que se ponen en relación • la secuencia temporal que las une. las preguntas causales revisten también dificultad porque precisan de avances y retrocesos en el tiempo en niños de 2 a 3 años resulta más sencillo avanzar que retroceder en el eje temporal. Una respuesta a una pregunta causal implica la reversibilidad de pensamiento, algo que no se alcanza hasta el final de los años preescolares.
  80. 80. La causa En los años preescolares los niños se dejan guiar por el orden en que aparecen los elementos para intentar comprender la expresión de la causa. Otras veces, ante cuestiones causales, los niños preescolares suelen responder con los resultados de la acción ya que tienen dificultades para relatar acontecimientos que han ocurrido de forma no secuencial; así por ejemplo, si se les pregunta ¿por qué te has caído? es probable que respondan porque me he hecho daño, o algo similar. Poco a poco los niños preescolares recurren al orden de mención de los elementos de la frase causal como estrategia para comprender y producir oraciones causales. La comprensión total de la expresión y comprensión de la causalidad se alcanzará hacia los 10 u 11 años.

×