Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Alena García Rodriguez - Pie Diabético

2 066 vues

Publié le

Trabajo de la asignatura Perspectivas de la Radiología Intervencionista (PIR) de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria durante el curso 2010-2011

Publié dans : Formation
  • Soyez le premier à commenter

Alena García Rodriguez - Pie Diabético

  1. 1. θωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχ PIE DIABÉTICOϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθ Alena García Rodríguezωερτψυιοπασδφγηϕκτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµρτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτψυιοπασδφγηϕκλζξχϖβνµθωερτ
  2. 2. Tabla de contenidoPIE  DIABÉTICO     3  DEFINICIÓN     3  DIAGNOSTICO   4                -­‐  LAS  UÑAS     4                -­‐  DEDOS  Y  COMISURAS     5                -­‐  PIE  DISTAL   5                -­‐  PORCIÓN  MEDIA  DEL  PIE   6                -­‐  TALÓN   6                -­‐LESIONES  DERMATOLOGICAS  DIABETICAS   6                -­‐  RADIOLOGIA  DEL  PIE  DIABETICO     7  CLASIFICACIÓN  DE  LAS  LESIONES  POR  GRADOS   7  VALORACIÓN  DEL  RIESGO   8  EVALUACIÓN  DE  LA  INFECCIÓN     9  TRATAMIENTO   10                -­‐  AMPUTACIONES     12                -­‐  CIRUGÍA  ARTERIAL  DIRECTA   12                -­‐  TRATAMIENTO  DE  LA  ULCERA   13                -­‐  CUIDADO  DE  LAS  LESIONES  YA  EXISTENTES     14  COMO  EVITAR  LAS  LESIONES  DEL  PIE  DIABETICO     15  BIBLIOGRAFÍA   17       2
  3. 3. PIE DIABÉTICODEFINICIÓN Se define el Pie Diabético, comouna alteración clínica de baseetiopatogénica neuropatía e inducida porla hiperglucemia mantenida, en la que cono sin coexistencia de isquemia, y previodesencadenante traumático, producelesión y/o ulceración del pie. Esprovocado por la enfermedad de lasarterias periféricas que irrigan el pie,complicado a menudo por daño de losnervios periféricos del pie e infección.Debido a la oclusión de las arterias quellevan sangre a los pies se produce gangrena. Es una complicación grave de la diabetes con mal control metabólicohabitual, caracterizada fisiopatológica y clínicamente por la confluencia de laneuropatía diabética periférica con la macrovasculopatía y la microangiopatía yasociadas con frecuencia a alteraciones mecánicas del pie junto con mayor facilidadpara el desarrollo de infecciones. Su etiología es multifactorial, pudiendopredominar en unos casos la lesión vascular y en otros la neurológica, si bien lomás común es que el paciente presente una lesión mixta en la que existen una seriede factores predisponentes (edad, mal control metabólico, vasculopatía yneuropatía), factores precipitantes (calor, traumatismos, etc.) y factores agravantescomo la isquemia aguda, las úlceras neuropáticas y la infección local. Los daños a los nervios periféricos de los pies provocan trastornossensoriales, úlceras de la planta del pie, atrofia de la piel. El pie del pacientediabético es muy sensible a todas formas de traumatismos: el talón y lasprominencias óseas resultan especialmente vulnerables. Es frecuente en lospacientes diabéticos que las lesiones propias del denominado pie diabéticotrascurran sin dolor, debido a lo cual se suele agravar la lesión antes de que elpaciente pida ayuda especializada. El propio pie diabético puede ser considerado un marcador pronóstico dedicha enfermedad, observándose que la supervivencia entre los 3 y los 5 añosposteriores a la amputación sólo alcanza el 40-50% mientras que el 50% de lospacientes amputados de una extremidad presentan complicaciones en el piecontralateral al cabo de 2 años, existiendo otro 50% de posibilidad de nuevaamputación entre los 3 y los 5 años siguientes. En el pie diabético no complicado, puede diferenciarse un síndromeangiopático y un síndrome neuropático. El síndrome angiopático provocado por laisquemia crónica se inicia con la aparición de claudicación intermitente seguido pordolor en reposo así como frialdad y palidez progresivas. Se debe realizar la toma de 3
  4. 4. pulsos arteriales desde femoral a la pedia, pero hoy en día es casi imprescindible larealización del estudio eco-Doppler previo a la realización de arteriografía precoz,que va a ser decisiva de cara al tratamiento.DIAGNÓSTICO En la inspección del pie diabético debemos valorar el estado de los tejidos, lacoloración, la temperatura y la replección capilar. Para la exploración clínica delpie se debería seguir una sistemática, iniciando ésta por la región acromélica: ◊ Las uñas. ◊ Dedos y comisuras. ◊ Pie distal. ◊ Porción media. ◊ Talón.1. Las uñas Es extremadamente común que la erosión inicial de la piel se origine cerca delas uñas. Las infecciones que comienzan en el lecho de la uña (paroniquia) o en lapared de la misma, se propagan a las caras dorsal y externa de los dedos.Hay tres tipos de uñas propensas a infecciones: 1. La onicomicosis dermatófica u onicogriposis, este tipo de uña se angula fácilmente y llega a traumatizar el pliegue ungueal proximal. 2. La incarnada, que cursa con infección, tejido de granulación y celulitis en la pared lateral ungueal. 3. La incurvada, que empieza con una base ancha a nivel de la raíz de la uña y se incurva en sentido distal, hincándose en el lecho de la uña y formando arcos de más de 200 grados. La onicomicosis dermatófica u onicogriposis La incarnada La incarnada 4
  5. 5. Las infecciones son detenidas a menudo porque alcanzan los tabiques fibrososque se extienden desde la dermis al periostio. Como hecho característico, lasinfecciones se propagan sobre el dorso del dedo para alcanzar el dorso del pie através de los linfáticos. Sin embargo, si se produce necrosis de la porción distal deldedo, la infección puede penetrar en la vaina del tendón flexor. Después de la erosión inicial en la piel, la propagación de la infeccióndepende de la virulencia de las bacterias patógenas y del grado de isquemia.2. Dedos y comisuras Las deformidades de los dedos parecen más comunes en el diabético que en lapoblación general. Ello puede obedecer en parte a la neuropatía que afecta a lainervación destinada a los pequeños músculos intrínsecos del pie. Las deformidadesde los dedos se asocian con prominencias angulares de las articulaciones. - Deformidad en cuello de cisne: se observa principalmente en el dedo gordo (primer dedo) existe flexión de la articulación interfalángica y extensión de la articulación metatarsofalángica. - Dedo en martillo: afecta a la articulación interfalángica proximal o distal de un dedo. Un callo doloroso recubre la prominencia ósea. - Deformidad en varus de los dedos: los dedos se desplazan hacia adentro; ello puede ser causa de que las uñas erosionen los dedos adyacentes. - Infecciones de las comisuras: son particularmente peligrosas, debido a la proximidad de las arterias digitales y fácil acceso a estructuras profundas (pliegues interdigitales). - Tiloma blando: se trata de un callo blando situado entre el cuarto y quinto dedos. Es el resultado de la presión y fricción entre la cabeza de la falange proximal del quinto dedo y la base de la falange proximal del cuarto dedo.3. Pie distal • Hallux valgus: es una deformidad del primer dedo a nivel de la articulación metatarsofalángica. Sobre la cabeza del metatarsiano, en su parte interna, aparece una prominencia ósea (exóstosis) y se forma una bolsa adventicia y tumefacta que puede infectarse y penetrar en la articulación, siendo causa de artritis séptica y de osteomielitis. 5
  6. 6. • Juanete de sastre (juanete del quinto dedo): es una exóstosis de la porción lateral de la cabeza del quinto metatarsiano, asociada, a menudo, con deformidad en varus del quinto dedo. • Callosidades de la porción distal del pie.4. Porción media del pie Lesiones por objetos penetrantes5. Talón: El talón, con las prominencias óseas del calcáneo, es a veces asiento deúlceras neurotróficas. Cuando se produce ulceración y gangrena en el talón, nopuede salvarse el pie a causa de que el desbridamiento y las amputaciones en estaregión impiden conseguir un pie funcional capaz de soportar la carga.Lesiones dermatológicas diabéticas: En la diabetes mellitus puede presentarse una amplia y variada gama demanifestaciones cutáneas como signos dermatológicos de la enfermedad o comouna complicación de la misma, habiéndose calculado que al menos un 30% de losdiabéticos presentan patología cutánea relacionada con su enfermedad en algúnmomento evolutivo de la misma. Es por ello que ante el diagnóstico clínico de piediabético abordamos una serie de procesos dermatológicos, que, sin ser exclusivosde la diabetes, sí son relativamente característicos de esta enfermedad, a veces conuna morfología clínico-histológica o una evolución diferentes a las del mismoproceso en pacientes no diabéticos.Éstas son: ◊ Xantoma eruptivo. ◊ Necrobiosis lipoidea diabética. ◊ Dermopatía diabética. ◊ Ampollas diabéticas. ◊ Prurito. ◊ Xantocromía. ◊ Síndrome de Werner. Xantoma Eruptivo Necrobiosis lipoidea diabética 6
  7. 7. Ø RADIOLOGÍA DEL PIE DIABÉTICO Los estudios radiográficos contribuyen extraordinariamente al diagnóstico ytratamiento de los procesos del pie diabético. Se descubren, a menudo, las causasde dolor en el pie no relacionadas con la diabetes, tales como exóstosis subungueal,deformidad en hallux valgus y espolones del calcáneo. Las radiografías simples constituyen los coadyuvantes más valiosos para laexploración física del pie, particularmente cuando se sospecha una enfermedadvascular (arteriopatía). La gangrena de un dedo o una úlcera de partes blandas son de por sí, unaindicación común para la evaluación radiográfica del pie diabético.CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES POR GRADOS Las lesiones del pie diabético se clasifican según el grado de afección querepresentan. Ø Grado I Úlcera superficial que no llega a afectar a los tejidos profundos. Ø Grado II Las heridas llegan hasta los tendones, la cápsula articular y los huesos. Ø Grado III Presencia de abceso, osteomielitis, osteoartritis y tendinitis. Ø Grado IV Inicio de la gangrena o gangrena localizada (sólo en una parte del pie). Ø Grado V Gangrena extendida (en todo el pie).Hay que tener en cuenta que: • Cada 30 segundos, una persona diabética es sometida a una amputación en el mundo. • Aproximadamente el 70% de las amputaciones en general se deben a una complicación de la diabetes. • En la mayoría de los casos, la necesidad de amputar se debe a la aparición de una úlcera en el pie. 7
  8. 8. VALORACIÓN DEL RIESGO Desde el punto de vista práctico, es esencial para el profesional, hacer una correcta valoración o diagnóstico de las lesiones neuropáticas y las angiopáticas, ya que su enfoque terapéutico, será totalmente distinto. Las características más llamativas de unas y otras. 1. Anamnesis • Úlcera Neuropática Diabetes mellitus antigua, consumo de alcohol, otras complicaciones diabéticas, elevado HbA1c • Úlcera Angiopática Factores de riesgo complementarios, abuso en el consumo de nicotina. 2. Localización • Úlcera Neuropática Plantar, raras veces dorsal • Úlcera Angiopática Acral (dedos, talón), imperceptible 3. Sensibilidad • Úlcera Neuropática Alteración de la sensibilidad al calor y a las vibraciones, reflejos en estado patológico. • Úlcera Angiopática Imperceptible 4. Dolores • Úlcera Neuropática Pocos o ninguno • Úlcera Angiopática Existente 5. Inspección • Úlcera Neuropática Pie caliente, voluminoso. “Pie en garra” • Úlcera Angiopática 8
  9. 9. Pie frío, piel atrófica.6. Pulso en el pie • Úlcera Neuropática Existentes • Úlcera Angiopática Déficit7. Radiografías • Úlcera Neuropática Osteólisis prematura • Úlcera Angiopática Estructura ósea normal en la zona de la necrosisEVALUACIÓN DE LA INFECCIÓN Se realizará por examen físico externo y según su profundidad de acuerdo conlos siguientes criterios: - Examen físico. Valorar la presencia de calor, eritema, linfangitis,linfadenopatía, dolor, drenaje de pus, fluctuación, crepitación. En la mayoría deocasiones no hay fiebre. - Evaluación de la profundidad. Se establecen 4 grados: - G 0: Lesión pre o post ulceración una vez epitelizada del todo. - G I: Cuando hay afectación de epidermis, dermis y tejido subcutáneo. - G II: Cuando hay afectación de tendones, músculo y cápsula. - G III: Cuando hay afectación en la articulación y hueso. 9
  10. 10. TRATAMIENTO Cualquier erosión en la piel del pie diabético, sea cual fuere su causa, puedeconducir a la gangrena en el punto de la erosión o a la propagación proximal a lolargo del pie siguiendo las vías linfáticas anatómicas. El traumatismo producido enel pie de un diabético, que tiene una buena sensibilidad y una irrigación arterialnormal, es tolerado en la misma forma que el traumatismo inferido a un pie normal,es decir, las infecciones en los pies de los diabéticos sin neuropatía ni enfermedadarterial siguen el mismo curso que las infecciones en los pies normales. Lapresencia de pus o de gangrena constituye una indicación para los procedimientosde desbridamiento y drenaje. En épocas relativamente recientes, el desbridamiento y drenaje en el piediabético se practicaban simplemente para preparar a los pacientes para laamputación. Gracias al progreso de la cirugía vascular, al advenimiento de losantibióticos y a una mejor comprensión de los procesos fisiopatológicos, lasoperaciones de desbridamiento y drenaje han llegado a aceptarse comoprocedimientos potencialmente definitivos. Las operaciones de desbridamiento y drenaje en el pie diabético difieren deprocedimientos similares en el no diabético, principalmente por el hecho de que serequiere una manipulación más suave de los tejidos adyacentes. El pronóstico deldesbridamiento y drenaje es evitar la amputación o permitir que ésta sea realizada aun nivel inferior; por ello, si los procedimientos de desbridamiento no se realizan deforma adecuada, pueden echarse a perder estos objetivos. Previamente a la realización de estos procedimientos, deberá hacerse unexamen adecuado de las funciones circulatoria, nerviosa y músculo-esquelética. Eldesbridamiento deberá realizarse por cirujanos familiarizados con la anatomía delpie. Lesiones de las uñas: la lesión precoz más común que se presenta en el piediabético es la uña incarnada, ya sea en forma de una uña excesivamente curvada oconsecutiva a un traumatismo. También es frecuente la onicomicosis y laonicogriposis. Existe pus a nivel del pliegue interno o externo de la uña, asociado, aveces, con un área cuneiforme de gangrena. El tratamiento consiste en laextirpación suave del reborde de la uña; así se consigue el drenaje del pus y sepermite que se delimite la necrosis. Si el estado circulatorio lo permite, convendrárealizar posteriormente la extirpación de la uña y la matriz. La onicogriposis y las infecciones fúngicas dejan restos debajo de la uña, porlo que puede producirse la erosión del lecho de la uña y la osteomielitis del extremodistal de la falange. El tratamiento consiste en la extirpación de la uña, la matrizungueal y la punta de la falange. Lesiones digitales: las lesiones tróficas de los dedos son producidas por lafricción constante, a veces sobre una prominencia angular, como se observa en eldedo en martillo, o en ocasiones a consecuencia de unos zapatos mal adaptados.Algunas lesiones pueden curarse gracias al tratamiento conservador, aldesbridamiento local y evitando posteriores traumatismos. 10
  11. 11. Las pequeñas úlceras y las áreas de necrosis sobre los rebordes laterales de losdedos, producidas por la fricción de la uña sobre el dedo o de un dedo sobre otro,llegarán a curar si se regularizan las uñas y se separan los dedos con algodón. Si lasinfecciones han penetrado en el interior de las articulaciones o en la vainatendinosa, deberá realizarse la amputación del dedo. Lesiones de los espacios interdigitales: las grietas y fisuras consecutivas ainfecciones fúngicas en la piel de las comisuras interdigitales permiten lapenetración de las bacterias. La íntima proximidad a las arterias digitales, quepueden ocluirse si se propaga la infección, y a los tendones lumbricales, los cualespropagan la infección al interior del espacio plantar, obligará a un tratamientodecidido con antibióticos, reposo en cama y drenaje si existe pus o necrosis. Mal perforante plantar: su tratamiento consiste en el desbridamientoadecuado para procurar el drenaje, para eliminar todos los tejidos desvitalizados ypara proporcionar reposo y elevación del miembro todo el tiempo necesario, hastallegar a la curación del mal perforante. Gracias, posteriormente, a una adecuadaorientación del paciente con respecto al uso de prótesis de descarga sobre el calzadopuede llegar a evitarse la reaparición de la lesión. Si el mal perforante ha progresado hasta producir osteomielitis, convendráeliminar el hueso afecto. En ocasiones, sin embargo, será necesario realizar laamputación. Abscesos de los espacios plantares: los abscesos del espacio plantar centralson consecutivos a heridas penetrantes directas de la planta, a infecciones de losinterespacios, al mal perforante o a cualquier infección de un dedo que puedepenetrar a través de la vaina del tendón flexor. Los abscesos del espacio plantarmedio aparecen a consecuencia de juanetes ulcerados, y los del espacio plantarlateral a consecuencia de callosidades ulceradas o infecciones de la primera yquinta articulación metatarsofalángica. El tratamiento consiste en la incisión amplia y drenaje, junto con eldesbridamiento de la fascia plantar necrótica. La incisión para los abscesosplantares centrales (los más frecuentes) debe realizarse desde el foco original deinfección hasta llegar a nivel del calcáneo; se procede al desbridamiento de la fasciay del tendón para así controlar la sepsis. La sepsis incontrolada en el espacio 11
  12. 12. plantar central conduce a la obliteración del arco arterial plantar y a la necrosis dela porción distal del pie y de los tres dedos centrales. La infección se propaga del piehacia la pierna siguiendo el flexor largo del dedo gordo por detrás del maléolointerno. Si han ocurrido estas complicaciones del absceso plantar, la incisión ydrenaje no salvarán el pie, teniendo que realizarse más tarde la amputación de laextremidad. En algunos casos, después de la incisión y desbridamiento, la destruccióntisular puede haber sido tan extensa que se requiera la amputación tardía a pesar deque la cicatrización sea completa. Flemón dorsal: la celulitis que se propaga al dorso del pie en el diabético noes tributaria de tratamiento por escisión y desbridamiento. Si la celulitis no puedeser controlada con el uso de antibióticos y el reposo en cama, suele producirse lanecrosis de la piel del dorso del pie, lo que llevará a practicarse la amputación. Naturalmente, parece obvio señalar que la terapéutica antibiótica,complementando a las técnicas antes descritas, juega un papel muy importante enel tratamiento del pie diabético. La determinación de los agentes microbianosresponsables de las infecciones será necesaria para la utilización de una correctaantibioterapia específica (según el antibiograma) que posibilitará vencer la infección. Ø AMPUTACIONESLas amputaciones se realizan por: ◊ Deformidades congénitas. ◊ Traumatismos. ◊ Tumores. ◊ Infección e isquemia. Las amputaciones en las infecciones y gangrena del pie diabético sonsimilares a las amputaciones practicadas por otras causas, en el sentido de que losobjetivos de la intervención quirúrgica están destinados a eliminar el procesopatológico que perturba la función, que ocasiona incapacidad o que pone en peligrola vida, por lo que debe recurrirse a la rehabilitación. Ø CIRUGÍA ARTERIAL DIRECTA La intervención quirúrgica del pie diabético viene indicada ante laincapacidad del paciente para realizar sus actividades normales, la existencia designos y síntomas de la enfermedad arterial periférica (EAP): dolor de reposo,úlcera isquémica, gangrena... La técnica de cirugía directa sobre el árbol arterial (C.A.D.) consiste en lasustitución e injerto de derivación, endarterectomía o una combinación de ambos 12
  13. 13. cuando lo exijan las circunstancias. La elección del procedimiento depende de la localización de la lesión, de lalongitud de esta obstrucción y de los materiales disponibles para la reparación. En las obliteraciones de las arterias de gran calibre: aorta, ilíacas y femoralcomún, es preferible la endarterectomía para las lesiones cortas y localizadas,utilizando los injertos de dacron y PTFE si el proceso es extenso. En el sector distal al ligamento crural, es decir en obliteraciones de femoralsuperficial, poplítea y troncos distales tibioperoneos, excepcionalmente realizamosintervenciones de endarterectomía con angioplastia en parche de vena o PTFE enlesiones cortas. Frente a obliteraciones más o menos extensas optamos por elinjerto, que puede ser: ◊ Vena safena interna (VSI) invertida. ◊ Vena safena interna “in situ”. ◊ PTFE (preferible sólo hasta la 1a porción de poplítea). Vena safena interna invertida: se extirpa toda la vena, se distiende consuero salino y se invierte (VSI de 4 o más mm de diámetro). Vena safena interna “in situ” (VSI de menos de 3,5 mm de diámetro): sedeja la vena “in situ” y el cabo superior de la safena se sutura directamente en laarteria femoral común; el cabo distal se sutura en poplítea o a un troncotibioperoneo, según la extensión de la oclusión, rompiendo las válvulas de suinterior con un valvulotomo. Se ligan las colaterales de la vena. Ø TRATAMIENTO DE LA ULCERA El tratamiento local de la úlcera tiene como objetivo principal: ◊ Eliminar el tejido necrótico. ◊ Controlar la carga bacteriana. ◊ Controlar el exudado. ◊ Facilitar el crecimiento del tejido sano. Para eliminar el tejido necrótico lo primero que habrá que hacer es la limpiezade la lesión con suero fisiológico a temperatura ambiente realizando el secadoposterior con la mínima fuerza para no dañar el nuevo tejido. El desbridamiento se hará cuando exista tejido necrótico ya que esteconstituye un medio favorable para la infección impidiendo el proceso decicatrización. Según el estado general del paciente y de la clase del tejido, la técnica de 13
  14. 14. desbridamiento a realizar será: ◊ Desbridamiento cortante. Mediante la utilización de bisturí o tijeras estando indicado en úlceras venosas cuando aparecen signos de infección. ◊ Desbridamiento enzimático. Consiste en la utilización de enzimas exógenas en la herida para eliminar el tejido muerto, como la colagenasa (Iruxol mono). Resulta especialmente útil en úlceras de patología arterial y diabético-isquémico. Este tipo de desbridamiento presenta la ventaja de la retirada selectiva del tejido muerto sin dolor y sin provocar sangrado, utilizándose en cuidados a largo plazo. ◊ Desbridamiento autolítico. Son las curas húmedas que favorecen el desbridamiento natural del organismo. Ø CUIDADO DE LAS LESIONES YA EXISTENTES ◊ Protección contra el daño que se asocia a la pérdida de sensibilidad causada por lesión de los nervios periféricos. ◊ Tratamiento de la infección que pueda aparecer. ◊ Mejoría de la circulación evitando el uso de calzado o prendas ajustadas. ◊ Control metabólico de la diabetes, es decir, comprobar que los niveles de glucosa se encuentran dentro de los límites permitidos. 14
  15. 15. COMO EVITAR LAS LESIONES DEL PIE DIABETICO Un correcto control de la diabetes es capaz por si solo de prevenir, retrasar ydisminuir la aparición de estos serios cuadros cuya existencia justifica todos losesfuerzos para la consecución de niveles de glucemia en sangre cercanos a lanormalidad. A los pacientes de riesgo, ancianos y aquellos que tienen malacirculación, se les recomienda como buenas practicas de prevención los siguientescuidados rutinarios de los pies: ◊ Inspección diaria del pie para detectar lesiones ampollosas, hemorragias, maceraciones o excoriaciones interdigitales. Se utilizará un espejo para la inspección de la planta y talón. ◊ Lavar cada día los pies (no empaparlos) en agua caliente y jabón durante cinco minutos. La temperatura se debe previamente comprobar con las manos. Luego proceder a un buen aclarado. ◊ Se deben secar con meticulosidad, prestando atención especial a los espacios interdigitales. ◊ Cambiar los calcetines y los zapatos dos veces al día. ◊ Las uñas deben cortarse con cuidado. Los pacientes con manos temblorosas deben pedir a otras personas que se la corten. Las uñas no deben ser mas cortas que el extremo del dedo. ◊ No caminar nunca sin calzado. Utilizar zapatillas amplias en lugares como la playa o piscina. ◊ No utilizar nunca bolsas de agua caliente o almohadillas eléctricas para calentarlos. ◊ No utilizar nunca la resección de uñas encarnadas o callosidades. Acudir al podólogo. ◊ Buscar detenidamente zonas resecas y fisuras en la piel, sobre todo alrededor de las uñas y en los espacios interdigitales. Deben espolvorearse con talco, si la piel está húmeda, o recubrirse con crema hidratante, si la piel está seca. ◊ Las plantas deben ser inspeccionadas con un espejo o por otra persona. Debe tenerse un cuidado especial con los callos y las durezas, que deben ser atendidas por un podólogo. ◊ No se deben utilizar antisépticos potentes (yodo), ni callicidas. 15
  16. 16. ◊ Aplicar crema hidratante después del baño, pero no en los espacios interdigitales por el riesgo de maceración◊ Procurar caminar a diario.◊ No fumar. El tabaco es muy perjudicial para los diabéticos, porque produce vasoconstricción◊ Notificar a su enfermera o médico de familia la aparición de hinchazón, enrojecimiento o aceración aunque sea indolora.◊ Evitar la presión de la ropa de la cama de los pies.◊ Los zapatos deben ajustar bien (sin apretar) y ser confortables, dejando espacio para que los dedos descansen en su posición natural.◊ Los zapatos nuevos deben calzarse progresivamente, cada vez durante un tiempo un poco más largo.◊ Se deben utilizar calcetines de algodón o lana, mejor que de nylon. Deben ser de la talla adecuada y no tener zurcidos ni costuras que puedan producir presiones. Deben cambiarse diariamente.◊ Caminar con los pies descalzos es peligroso, ya que una pequeña herida puede tardar mucho en curarse.◊ Otro aspecto de la prevención que merece cierta atención, es el diseño de calzado a medida para los diabéticos con pies muy vulnerables. Estos zapatos deben estar diseñados para redistribuir las fuerzas que soporta el pie. 16
  17. 17. Bibliografía • Jara Albarrán A (2001). El pie diabético. An. Med. Interna (Madrid) • Jordi Latorre, José R. Escudero, Antonio Rosendo (2006). Anales de Cirugía Cardíaca y Vascular • Protocolos de cuidados pie diabético. Hospital Universitario Ramón y Cajal • Fisterra Salud. Pie diabético http://www.fisterra.com/salud/1infoconse/pieDiabetico.asp 17

×