Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.
1

Somos Esclavos de Nuestros Hábitos

Gran parte de nosotros cargamos con el lastre de malos hábitos, los cuales solament...
2
He aquí otro punto importante: todos nuestros hábitos los hemos adquirido porque
somos del convencimiento que nos produc...
3
Es importante recalcar que los hábitos no son fáciles de cambiar y exige mucho esfuerzo
de nuestra parte.
Un conferencis...
4

¿Tienes fuerza de voluntad? El test de los hábitos
te lo dice

“Somos animales de hábito… Buenos hábitos… o Malos hábit...
5
1. Cuando sientes ganas de comerte una galleta, tú:
A La ignoras y luchas con la idea de degustarla.
B Te dices a ti mis...
6
6. Si estás sentado en un restaurante mirando una cesta de panecillos...
A La ignoras sin hacer mayor esfuerzo. No has c...
7
que despierta el cambio y qué tipo de recompensas debes atribuirles, puedes renovar
cualquier norma de conducta.
- 17 a ...
8

- DETONANTE (Instrucción inicial): el disparador que determina que nuestro cerebro
entre en el modo automático y le señ...
Prochain SlideShare
Chargement dans…5
×

Somos esclavos de nuestros hábitos

962 vues

Publié le

Publié dans : Formation
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Somos esclavos de nuestros hábitos

  1. 1. 1 Somos Esclavos de Nuestros Hábitos Gran parte de nosotros cargamos con el lastre de malos hábitos, los cuales solamente han servido hasta el momento como tropiezo para el logro de nuestras metas, Aspiraciones tan nobles como bajar de peso; conseguir un mejor trabajo; estudiar; tener nuestros propios negocios; etc.; todas se ven frustradas por culpa de nuestros malos hábitos. El diccionario define la palabra ―hábito‖ como "Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.". Ello nos enseña lo primero que tenemos que saber: los hábitos se adquieren por la repetición de una acción o conducta. Todos los hábitos que tenemos – algunos le llaman de forma mas folclórica ―mañas‖ – los hemos adquirido a punta de repetir y repetir una acción hasta que la hacemos de forma instintiva, sin que medie nuestra voluntad siquiera. Por ejemplo, si usted siempre va por el mismo camino cuando regresa a casa, ello es un hábito adquirido a punta de repeticiones, las cuales se originaron por el convencimiento de que por ese camino ahorraba tiempo y evitaba congestionamientos de tráfico.
  2. 2. 2 He aquí otro punto importante: todos nuestros hábitos los hemos adquirido porque somos del convencimiento que nos producen placer o porque nos rinden algún tipo de beneficio. La persona alcohólica tiene el hábito de tomar bebidas espirituosas todos los días, a pesar de que probablemente está consciente que ello es perjudicial para la salud. Sin embargo encuentra mas placer en el hecho de embriagarse, ya que a esas alturas es un dependiente de dicha droga. ―Siembra un pensamiento, cosecha una acción; siembra una acción, cosecha un hábito. Siembra un hábito, cosecha un carácter; siembra un carácter, cosecha un destino.” – Proverbio Los hábitos nos definen. Los hábitos dirigen las cosas que hacemos diariamente y a la vez somos esclavos de ellos. En realidad no es malo ser esclavos de nuestros hábitos – ello es inevitable -, el problema es cuando somos esclavos de MALOS hábitos. Una de las mayores virtudes de una persona exitosa es saber analizar sus hábitos y clasificarlos de acuerdo a sus aportes para el logro de sus metas. Si un hábito lo está conduciendo en el sentido contrario a ellas, es capaz de darse cuenta de ello y en consecuencia neutralizarlo con un hábito totalmente opuesto. Por ejemplo, si su problema es la obesidad, ello quiere decir que usted tiene malos hábitos alimenticios. Lo más probable es que usted coma de más y muy probablemente no haga nada de actividad física. ¿Resultado? Sobrepeso. ¿Cómo puede usted triunfar sobre el sobrepeso? Adquiriendo nuevos hábitos alimenticios y desechando los que lo llevaron a pesar de más. En este caso aplicamos la técnica del ―hábito contrario‖. Para el primer hábito – mala alimentación – usted deberá entonces adquirir el hábito de comer sano; saludable; y en las proporciones adecuadas para su edad; estado de salud; y estatura. O sea todo lo contrario a su actual hábito. Para el segundo hábito – falta de actividad física – deberá entonces comenzar a realizar ejercicios de diversa índole y con la frecuencia requerida para que su cuerpo empiece a quemar la grasa de más y de esa forma ir poco a poco del exceso de peso. Para ambos hábitos – los nuevos – existen infinidad de fuentes de información al respecto, pero lo mejor es buscar a personas que si hayan podido vencer al sobrepeso para que nos enseñen como lo hicieron, siempre asesorados por profesionales de la salud, por supuesto.
  3. 3. 3 Es importante recalcar que los hábitos no son fáciles de cambiar y exige mucho esfuerzo de nuestra parte. Un conferencista comentaba – no me consta pero el ejemplo es excelente - que la mayor parte del combustible consumido por un cohete en su viaje al espacio se gasta en el despegue. En vencer a la gravedad. Ya después que el cohete estaba en el espacio el consumo de energía se reducía al mínimo. Así mismo es la energía necesaria para poder ―despegar‖ los nuevos hábitos, ya que los viejos tienen una fuerza y una raigambre increíblemente fuerte, fruto de los años que tenemos de repetirlos, cultivarlos y aplicarlos en nuestra vida diaria. Requerirá mucha fuerza de voluntad de nuestra parte, pero lo más importante es el deseo de cambiar de hábitos basado principalmente en el vislumbre claro de todo lo que vamos a ganar. Para los efectos de nuestro ejemplo, para vencer la gran atracción ―gravitacional‖ que ejerce la comida sobre nosotros deberemos enumerar todo lo que vamos a ganar si nos sometemos a nuevos hábitos de ejercicio y dieta. Podríamos hacer una lista: mejor salud; mas disponibilidad de ropa a la hora de comprarla; mejor vida sexual; mejor salud mental; mas longevidad; mejor auto estima; etc. Algunos toman dicha lista y la colocan en un lugar visible donde puedan verlo todos los días y de esa forma llenarse de la energía necesaria para vencer la ―gravedad‖. Sea cual sea su técnica, aplíquela y de esa forma usted podrá elevarse a nuevos cielos que le ayuden a alcanzar sus metas.
  4. 4. 4 ¿Tienes fuerza de voluntad? El test de los hábitos te lo dice “Somos animales de hábito… Buenos hábitos… o Malos hábitos… De eso depende nuestro FUTURO. ¿Conoces los tuyos?”. ¿Tienes fuerza de voluntad o sucumbes a la tentación de comerte una dona o quedarte dormido y no hacer ejercicio. Charles Duhigg, autor de La fuerza de los hábitos, te pone a prueba.
  5. 5. 5 1. Cuando sientes ganas de comerte una galleta, tú: A La ignoras y luchas con la idea de degustarla. B Te dices a ti mismo, si contesto los emails pendientes, puedo darme el capricho de comerme una. C Comienzas a buscar alguna excusa para ir a comprarla. D Corres hacia la bandeja de galletas que está en la sala de descanso. 2. Cuando ves una caja de donas en un mostrador: A Entras en una auto-negación. (―Yo soy más fuerte que ellas‖.) B Piensas en lo bien que te verás en la playa, si no te la devoras. C La cambias por una galleta rellena de jalea, incluso si acabas de saborearte un gran desayuno. D Pides perdón y después limpias el azúcar que te quedó en la barbilla. 3. Cada mañana... A Sales a correr. No importa si hace buen o mal tiempo; así nieve, tiemble o haya un huracán. B Comes algo saludable y, si tienes tiempo, haces un poco de ejercicio. C Miras con cara de pena la ropa de entrenamiento y luego disfrutas de un rico waffle frente a la TV. D ¿En la mañana? ¡Hace años que no me levanto a esas horas! 4. Cuando deseas concebir un nuevo hábito, tú: A Te programas mentalmente para realizar un nuevo algoritmo. B Buscas un detonante que permita crear un comportamiento y el tipo de re-compensa que debes darte a ti mismo una vez que lo cumplas. C Escribes una nota que diga: ―No olvidar hacer...‖ y la pegas en el espejo. D Piensas que establecer otra rutina es demasiado trabajo. 5. Vas a comenzar a entrenar para un triatlón, tú: A Reduces tus horas de entrenamiento. Sientes que ya estás preparado para la gran competencia. Es un deporte cualquiera; un juego de niños. B Elaboras un plan de entrenamiento, piensas en los posibles motivos por los cuales podrías incumplirlos y qué hacer cuando te encuentres con ellos. C Le cuentas a tu hermana que te inscribiste para el maratón y luego olvidas entrenar. D Vendes la entrada por Internet.
  6. 6. 6 6. Si estás sentado en un restaurante mirando una cesta de panecillos... A La ignoras sin hacer mayor esfuerzo. No has comido ni un carbohidrato en 12 años. B Colocas los postres fuera de tu alcance para no caer en la tentación. C Les echas sal y pimienta. D Te comes todos los que puedas y guardas aquéllos que no te entraron. 7. Si te preocupas por beber demasiado... A No vuelves a probar una gota de alcohol en tu vida. B Intentas buscar las causas por las cuales estás tomando una copa todas las noches. C Cambia los cocteles por medio vaso de vino o una cerveza después de la cena. D Sustituyes el licor por drogas fuertes. 8. Después de tener un hijo, tu prioridad es: A ¿Cuántas medallas de oro va a ganar mi vástago? Si obtiene menos de 10, lo consideraría como un fracaso. B Le enseñas a tener hábitos de autodisciplina, como tender la cama a diario, lo que, a su vez, le facilitará hacer las tareas a tiempo. C Haces todo lo posible para que tenga costumbres saludables y armónicas en el hogar. D No te importa que tenga una figura paterna. Puntuación Date un punto por cada “A”, 2 por cada “B”, 3 por cada “C” y 4 por cada “D”. - 8 puntos: eres el hombre o la mujer biónica. No te preocupas por los hábitos, todo depende de la manera en que los programas. - 9 a 16 puntos: ¡felicitaciones! Entiendes que los hábitos se pueden planificar y cambiar. Sabes que requieren de un detonante y de una recompensa. Si logras distinguir qué es lo
  7. 7. 7 que despierta el cambio y qué tipo de recompensas debes atribuirles, puedes renovar cualquier norma de conducta. - 17 a 24 puntos: has aprendido a controlar algunos patrones, pero puedes cambiar otros. - 25 a 32 puntos: no te preocupes. Mejor continúa divirtiéndote con los videojuegos. Charles Duhigg te responde sobre los hábitos ¿Cómo manejarlos? Los hábitos son mecanismos automáticos de conducta necesarios para la supervivencia, pero ¿qué pasa cuando se convierten en patrones autodestructivos? Duhigg nos explica. ¿Qué es un hábito — Hay partes del día en que somos irreflexivos y nuestra conducta se convierte en mecanismos automáticos: los hábitos. Este instinto para ahorrar esfuerzos nos permite dedicar nuestra energía mental a cosas más importantes. ¿Y cuáles son los malos hábitos? — Cuando no puedes evitar hacer algo, pero en el fondo sabes que no deberías hacerlo. ¿Cómo se crea un hábito? — Para intentar ahorrar esfuerzo mental, el cerebro gasta una gran cantidad de energía al inicio de un nuevo hábito en su afán por encontrar algo, un de-tonante, que le muestre pistas del patrón de conducta que debe seguir. El proceso que se desarrolla es una secuencia de tres pasos:
  8. 8. 8 - DETONANTE (Instrucción inicial): el disparador que determina que nuestro cerebro entre en el modo automático y le señala cual hábito debe usar. - RUTINA: puede ser física, mental o emocional. - RECOMPENSA (Premio): le ayuda a distinguir si merece la pena repetir esta secuencia en particular en ocasiones futuras. ―Con el tiempo, dicha secuencia la ejecutamos automáticamente hasta que se entrelace con el detonante y la recompensa y surge un gran sentido de la ilusión y anhelo. Es ahí cuando nace un nuevo hábito‖.

×