Ce diaporama a bien été signalé.
Le téléchargement de votre SlideShare est en cours. ×

Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades - Unidad Temática Gestión del Agua

Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Liderando el
Desarrollo
Sostenible de las
Ciudades
Unidad Temática
Gestión del Agua
Semana 5
Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades
Gerente del Sector de Conocimiento y Aprendizaje:
Federico Basañes
Jefe...
Introducción������������������������������������������������������������������������������ 3
Conclusiones�����������������...
Publicité
Publicité
Publicité

Consultez-les par la suite

1 sur 17 Publicité

Plus De Contenu Connexe

Diaporamas pour vous (19)

Les utilisateurs ont également aimé (14)

Publicité

Similaire à Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades - Unidad Temática Gestión del Agua (20)

Plus par Graciela Mariani (20)

Publicité

Plus récents (20)

Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades - Unidad Temática Gestión del Agua

  1. 1. Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades Unidad Temática Gestión del Agua Semana 5
  2. 2. Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades Gerente del Sector de Conocimiento y Aprendizaje: Federico Basañes Jefe del Instituto Interamericano para el Desarrollo Económico y Social – INDES: Juan Cristóbal Bonnefoy Coordinador General del Programa: José E. Yitani Equipo del programa: Ana Haro Alison Elías Autor: CleanAir Institue Corrección de estilo y maquetación: Manthra Comunicación Copyright©2015 Banco Interamericano de Desarrollo. Esta obra se encuentra sujeta a una licencia Creati- ve Commons IGO 3.0 Reconocimiento-NoComercial-SinObrasDerivadas (CC-IGO 3.0 BY-NC-ND) (http:// creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/igo/legalcode) y puede ser reproducida para cualquier uso no-comercial otorgando crédito al BID. No se permiten obras derivadas. Cualquier disputa relacionada con el uso de las obras del BID que no pueda resolverse amistosamente se someterá a arbitraje de conformidad con las reglas de la CNUDMI (UNCITRAL). El uso del nombre del BID para cualquier fin distinto al reconocimiento respectivo y el uso del logotipo del BID, no están autorizados por esta licencia CC-IGO y requieren de un acuerdo de licencia adicional. Note que el enlace URL incluye términos y condicionales adicionales de esta licencia. Las opiniones expresadas en este video son de los autores y no necesariamente reflejan el punto de vista del Banco Interamericano de Desarrollo, de su Directorio Ejecutivo ni de los países que representa.
  3. 3. Introducción������������������������������������������������������������������������������ 3 Conclusiones��������������������������������������������������������������������������� 14 Contenido 1. Panorama general y desafíos����������������������������������������������� 3 2. El plan de agua potable y saneamiento y los instrumentos de gestión���������������������������������������������� 6 3. Las etapas del ciclo del agua ���������������������������������������������� 7 4. Gestión del agua y desarrollo sostenible �������������������������� 10
  4. 4. 3 Gestión del Agua Unidad temática: Gestión del Agua Introducción La gestión del agua representa uno de los retos con mayores im- plicaciones ambientales, sociales y económicas para los gobiernos locales. Una adecuada prestación de servicios forma parte funda- mental del camino hacia el desarrollo sostenible de las ciudades, ya que beneficia a sus habitantes, mantiene un equilibrio con el entorno, fomenta el crecimiento económico y representa un motor para la inversión pública. El objetivo de este documento es brindar una visión general de los desafíos a los que se enfrentan los gobiernos locales en cuanto a la gestión del agua, presentar herramientas que faciliten la toma de decisiones y respaldarlas con experiencias implementadas en la región. 1. Panorama general y desafíos 1.1 Dimensión regional Al considerar que en América Latina y el Caribe (ALC) se concentra más de 30% de los recursos de agua dulce del mundo; que casi 40% del territorio de América Central se ubica en cuencas interna- cionales; y que las cuencas de los tres ríos más grandes del planeta (Amazonas, Orinoco y La Plata) se encuentran en América del Sur (CEPAL, 2013), se podría afirmar que existe agua suficiente para cubrir las necesidades de toda la población. Sin embargo, dicho recurso no es accesible para todos y algunos países o ciudades padecen de un serio problema hídrico. Las causas son variadas y dependen, en gran medida, de la reali- dad de cada país. Cabe destacar el acelerado crecimiento pobla- cional; la poca o nula planeación urbana; la falta de infraestructura, eficiencia y gestión hídrica, así como la desigualdad en el sumi- nistro. En efecto, la falta de eficiencia en la explotación del recur- so y suministro hídrico en la región representan una cobertura y
  5. 5. 4 Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades aprovechamiento del agua subóptimos. El difícil acceso a ciertas zonas urbanas y la informalidad de algunos asentamientos dificul- tan la universalización del servicio básico. Igualmente, la baja cali- dad de la infraestructura y la falta de mantenimiento incrementan las pérdidas de dicho recurso, por lo que disminuye la calidad del servicio y se limita su sostenibilidad. Por otro lado, la pobreza y la falta de control por parte de las au- toridades públicas contribuyen a la contaminación de los cuerpos de agua y suelos, con vertidos de aguas residuales sin previo tra- tamiento, lo que ocasiona graves daños ambientales que, a su vez, implican un elevado coste social. En ALC, existen numerosos casos de contaminación: la cuenca del río Tietê, en Brasil, y el Valle del Mezquital, en México, son ejemplos representativos de los pro- blemas ocasionados por descargas de importantes asentamientos humanos (la zona metropolitana de São Paulo y del valle de Méxi- co, respectivamente), donde se combinan descargas industriales (metales pesados, compuestos orgánicos, contaminación térmica) y municipales (carga orgánica, patógenos, nutrientes). Asimismo, la creciente dependencia, por parte de ALC, de las fuen- tes hídricas subterráneas y la poca, o nula, experiencia en términos de recarga con aguas tratadas, ocasiona una drástica disminución de los niveles freáticos. Esta problemática adquiere además una dimensión gerencial si se tiene en cuenta que la región cuenta con un gran número de aguas transfronterizas como, por ejemplo, el acuífero Guaraní, uno de los acuíferos más importantes del mundo, compartido por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (Graf Rey, 2007). En promedio, menos de 20% del agua residual generada en la región recibe un tratamiento adecuado (PNUMA, 2001). 1.2 Dimensión subnacional En las últimas décadas, las ciudades de ALC han experimentado un acelerado crecimiento producido en la mayor parte de los casos por la inmigración de zonas rurales a zonas urbanas. Actualmente, cerca de 80% de la población de la región vive en áreas urbanas (ONU/HABITAT, 2012) lo que incide en el incremento de la deman- da de todos los servicios básicos. En materia de suministro de agua potable, el gran desafío descansa en la cobertura universal. Parte de la población de las urbes latinoa- mericanas todavía no cuenta con un acceso satisfactorio al recurso, sea porque carece de conexiones domiciliares a la red o porque la
  6. 6. 5 Gestión del Agua continuidad en el servicio es baja. Para el año 2011, más de 15 mi- llones de los habitantes de las zonas urbanas (aproximadamente 3% de la población) de ALC no tenía acceso a una fuente mejorada de agua y cerca de de 60 millones (13%) no contaban con instalaciones mejoradas de tratamiento del agua (OMS/UNICEF, 2013). Otro de los grandes desafíos del suministro es la necesidad de disponer de agua de calidad para el consumo humano. Esta se determina a partir de la comparación de parámetros de monitoreo según niveles estándar previamente definidos, comúnmente, por la autoridad ambiental a nivel nacional. Finalmente, en materia de suministro, otro de los retos que empie- zan a vislumbrarse para las ciudades es la necesidad de garantizar la prestación del servicio a largo plazo. La concentración de pobla- ción en las áreas urbanas tiene como consecuencia la sobreexplo- tación de las fuentes de abastecimiento. Muchas de las grandes urbes del continente las han explotado durante años, por lo que, en la actualidad, enfrentan escasez y baja calidad del agua. Las ciu- dades de Aracajú, Bogotá y México, por ejemplo, importan agua para garantizar el abastecimiento a la población. Por otra parte, en relación con los servicios de saneamiento, la ampliación de la cobertura es uno de los principales desafíos. La meta es lograr que todos los hogares y negocios cuenten con una conexión al sistema de alcantarillado. Esto permitiría desalojar de manera limpia y segura los desechos. Asimismo, es necesario im- plementar un buen sistema de drenaje, de forma que dicho sis- tema no se vea afectado por las lluvias y las inundaciones. Cabe mencionar la experiencia de la ciudad de México, cuya forma de asumir estos retos fue bombear agua del Sistema Lerma-Cutzama- la elevándola más de 1 km y transportándola por más de 120 km, y construir sistemas de drenaje profundo con una capacidad de desalojo de casi 700 m3/s. Estos esfuerzos mejoraron la situación, pero no resolvieron los problemas de saneamiento. Otro aspecto que requiere atención es el tratamiento de aguas residuales y el control de la contaminación. Los niveles de conta- minación de los ríos que atraviesan centros poblados, por ejemplo, aumentan debido a la falta de tratamiento, la inadecuada disposi- ción de residuos sólidos, descargas clandestinas industriales y do- mésticas, entre otras causas. Cabe señalar que, tanto en materia de suministro como de sanea- miento, las ciudades deben enfrentar el deterioro de la infraestructura,
  7. 7. 6 Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades el cual se produce por un déficit de mantenimiento, el mal funciona- miento de los equipos, fallos sistémicos, fugas y derroches, cambios recurrentes en la densidad poblacional, etcétera. En países como Bé- lice, El Salvador y Panamá, se estiman pérdidas entre 35% y 54% en la red de distribución de agua potable (ADERESA, 2008). Finalmente, la gestión del servicio representa otro de los grandes desafíos para las ciudades. Debido a ineficiencia en el cobro, mu- chos de los sistemas tarifarios que rigen en ALC no favorecen la sostenibilidad de las entidades prestadoras de servicios, lo que reduce las capacidades limitadas de inversión y aumenta los fa- llos del sistema. 2. El plan de agua potable y saneamiento y los instrumentos de gestión En una región donde el crecimiento acelerado y desordenado de las ciudades es usual, la planificación representa una herramien- ta fundamental para alcanzar el desarrollo sostenible. Un plan de agua potable y saneamiento es un documento de planificación y ejecución en el que se plantean las prioridades y acciones necesa- rias para una correcta gestión del agua a nivel local. El objetivo de este tipo de planes es asegurar la prestación de ser- vicios en el corto, mediano y largo plazo, considerando las tenden- cias de crecimiento demográfico de las ciudades y las necesidades de la población. Ningún plan puede ser elaborado sin la voluntad política necesaria y su planteamiento debe trascender el tiempo de las administraciones políticas, por lo que incluye una proyec- ción a largo plazo que permita el desarrollo de todas sus etapas. Todo plan debe partir de un diagnóstico confiable sobre el estado actual de los servicios de agua potable y saneamiento, para defi- nir objetivos y metas. Por eso, se deberán determinar los indica- dores que serán utilizados durante la evaluación de la efectividad del plan. Asimismo, se debe establecer quienes serán los actores involucrados en la prestación de servicio, tanto los diferentes sec- tores gubernamentales, como los usuarios, entidades financieras y otros que jueguen un papel fundamental en la gestión del servicio. La capacidad institucional de cada uno también será evaluada, así como los mecanismos de cooperación. El éxito de un plan de agua potable y saneamiento depende, en gran medida, de los instrumentos de gestión que considere. Uno de los más importantes es el financiamiento del plan, ya sea a
  8. 8. 7 Gestión del Agua través del presupuesto de los gobiernos locales, la incorporación de presupuestos federales o de políticas que aumenten los ingre- sos de los organismos operadores de agua y aseguren que los prestadores de servicios sean capaces de realizar inversiones. La incorporación de sistemas de información, monitoreo y evalua- ción, así como la definición de la estructura de gestión de los servi- cios y las políticas tarifarias, son otros instrumentos de gestión que deben determinarse en la planificación. En resumen, ante los retos que enfrentan los gobiernos locales de la región, el desarrollo e implementación de planes de agua pota- ble y saneamiento debe ser un eje rector que fomente la transición hacia un modelo sostenible de gestión del agua. Sin embargo, la planificación presenta desafíos propios. En efecto, demanda una permanente voluntad política que trascienda los periodos de go- bierno, así como la cooperación de diferentes sectores guberna- mentales y privados. Asimismo, resulta fundamental asegurar el fi- nanciamiento a largo plazo no solo de las obras de infraestructura, sino también de la prestación general del servicio. Por último, un plan tendrá mayores posibilidades de ser exitoso, si define ade- cuadamente los mecanismos de evaluación y monitoreo y, por tan- to, los indicadores sobre los que estos se apoyarán. 3. Las etapas del ciclo del agua La siguiente figura representa la prestación de servicios en una ciu- dad. En principio, el proceso se divide en dos conjuntos de activi- dades, las cuales involucran el suministro y el saneamiento. Figura 1. Elementos de la gestión del agua en una ciudad
  9. 9. 8 Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades 3.1 Suministro En primer lugar, el ciclo contempla la captación de agua. Esta pue- de provenir de fuentes superficiales (ríos, manantiales, lagos, pre- sas, entre otras) o subterráneas (pozos, acuíferos en el subsuelo). Debido a que la disponibilidad de agua en una cuenca es limitada, los organismos operadores deben garantizar el suministro a largo plazo, lo que incluye resolver desafíos sobre la sobreexplotación de acuíferos y la importación de agua de otras cuencas. Posteriormente, el agua es conducida a plantas potabilizadoras. Una ciudad cuenta con múltiples plantas, en caso de que el agua se ob- tenga de diversos sitios, o con plantas de gran volumen, si la mayo- ría del agua que abastece la ciudad proviene de una única fuente. Finalmente, el agua se incorpora a la red de agua potable y se entrega a los usuarios. Para muchos operadores este es un punto crítico, especialmente cuando el porcentaje de fugas en la red de distribución es considerable. Los retos de mayor relevancia son ac- tualizar y aumentar la infraestructura, evitar el aumento despropor- cionado por los costos de operación y fomentar el uso racional del recurso por parte de los usuarios. En Bogotá, por ejemplo, ciudad cuya población actual supera los ocho millones, se implementaron estrategias como la reestructu- ración de la empresa prestadora de servicios y la construcción de importantes obras de infraestructura para importar agua de una cuenca cercana a la ciudad, con el objetivo de garantizar el sumi- nistro de agua potable. Como resultado, 99% de los habitantes tiene acceso a agua potable de forma continua. 3.2 Saneamiento Los organismos operadores del agua deben ofrecer un servicio de saneamiento que incluya la conducción de aguas residuales y su reincorporación al entorno. Dicho servicio se compone de una red de alcantarillado y plantas de tratamiento y reutilización de agua residual. Sin embargo, la mayoría de las ciudades de la región to- davía espera un aumento de la cobertura de la red de saneamien- to. En la ciudad brasileña de Aracajú, por ejemplo, cuya población se ha incrementado más de 150%, dicho servicio cubre apenas 40%. Sus metas, por tanto, incluyen el fortalecimiento del organis- mo operador y triplicar las conexiones de la red.
  10. 10. 9 Gestión del Agua Asimismo, es importante que las ciudades garanticen el drenaje, es decir, la conducción del agua fuera de la ciudad. Un problema recurrente en la región es que el diseño de las urbes no considera la separación de aguas pluviales y residuales. Esto, además del desaprovechamiento de una importante fuente de agua, implica problemas ocasionados por redes de alcantarillado rebasadas du- rante precipitaciones torrenciales. En relación con el tratamiento, es importante que los sistemas de saneamiento traten de manera adecuada las aguas residuales. Ge- neralmente, se manejan tres niveles de tratamiento: • Primario. Eliminación de todo tipo de sólidos flotantes o en sus- pensión. • Secundario. Eliminación de materia orgánica. • Terciario. Incluye procesos más sofisticados que permiten la eli- minación de nutrientes, restaurar las propiedades organolépti- cas del agua y desinfectarla. En relación con lo anterior, es necesario considerar la reutilización del agua, medida que adquiere fuerza en América Latina. El agua tratada favorece el riego de parques y jardines así como representa un ingreso para los organismos operadores ya que, si su calidad lo permite, puede ser vendida a las industrias o con fines recreativos. Cuando esto no es posible, se devuelve al cauce del que fue to- mada o se canaliza artificialmente hacia cuerpos de agua cercanos. Finalmente, el control de la contaminación y una buena calidad del agua son consecuencia de sistemas de saneamiento adecua- dos. Sin embargo, los problemas que estos presentan obligan a las autoridades a implementar medidas correctivas, como planes y programas de remediación, los cuales forman parte de los planes de gestión hídrica, cuyo fin es restaurar las condiciones previas de los cuerpos de agua contaminados. Además del tratamiento de aguas residuales, estos planes deben incluir actividades de remo- ción de residuos, el monitoreo de los niveles de contaminación y la introducción de especies nativas, entre otras. Una de las más importantes es la implementación de instrumentos de control de contaminación como, por ejemplo, la supervisión de las descargas industriales y la aplicación de fuertes sanciones en caso de que se descarguen efluentes con concentraciones de contaminantes su- periores a las permitidas.
  11. 11. 10 Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades 4. Gestión del agua y desarrollo sostenible 4.1 La dimensión económica del agua La gestión del agua implica costos importantes, por lo que las tari- fas y tasas aportadas por los usuarios a cambio de los servicios re- cibidos, por lo menos, deberían cubrir todos los costos operativos y de renovación, además de los de administración de los recursos hídricos (GWP INBO, 2009). Esto aseguraría la autosuficiencia y sustentabilidad de los prestadores del servicio. Además, es im- portante contar con un sistema de cobros que fomente el pago, que permita el mantenimiento y renovación de la infraestructura así como cubra las campañas de concientización. Además de ser necesaria para la operación de las empresas pres- tadoras del servicio, la tarificación del agua muestra a los usuarios que se trata de un bien escaso y valioso, y que ofrecerlo en los lu- gares, tiempos y con la calidad que se desea, representa un costo asociado. Típicamente, las cuotas varían de acuerdo con los usos del agua (agricultura, generación eléctrica, industrias, consumo doméstico, entre otros). Las tarifas incluyen los costos de tratamiento, los cua- les, idealmente, consideran el volumen de agua descargado y la cantidad y tipo de contaminantes, aspecto importante al tratarse de efluentes industriales. Existen diferentes esquemas de cobro, como cargos fijos, determinados por el tipo de usuario, ubicación y/o extensión geográfica, número de habitantes, horas de opera- ción, entre otros aspectos. Los esquemas de cobro por consumo volumétrico son más versátiles, precisos y promueven un consumo consciente; sin embargo, implican la incorporación de medidores y procedimientos de lectura y verificación. De esta manera, el diseño tarifario debe ser eficiente (que los pre- cios recuperen los costos, incluyendo la remuneración al capital in- vertido, y que las tarifas recuperen los costos mínimos de produc- ción o prestación), equitativo (evitar la discriminación y exclusión de los usarios, promover la utilización de la red) y sostenible. 4.2 La dimensión ambiental del agua Los efectos del cambio climático y la alta vulnerabilidad de algunas zonas urbanas y rurales de ALC procovan graves desastres que, en- tre muchas otras consecuencias, debilitan los esfuerzos por reducir
  12. 12. 11 Gestión del Agua la pobreza y generar un desarrollo humano sostenible. Entre 1995 y 2006, episodios hidrometeorológicos, como sequías e inunda- ciones, y sobre todo, climáticos, como huracanes, afectaron a 20 millones de personas, aproximadamente (PNUM, 2010). Para desarrollar políticas y planes locales, es necesario identificar y entender la vulnerabilidad del sector hídrico ante los impactos asociados a este fenómeno: • Huracanes más intensos y frecuentes. Afectan directamente la infraestructura productiva y, por tanto, las redes de abasteci- miento de los servicios hídricos. • Intensificación de los periodos secos. Evitan la recarga de los cuerpos de agua superficiales y acuíferos, la cual garantizaría el abastecimiento a mediano y largo plazo. • Aumento del nivel del mar en zonas costeras. Expone a mu- chos acuíferos a la intrusión salina, fenómeno que disminuye la disponibilidad del recurso para consumo humano y que, tam- bién, es consecuencia de una creciente demanda y una extrac- ción excesiva de los acuíferos costeros. • Precipitaciones más intensas y prolongadas. Se traducen en inundaciones más recurrentes y severas que pueden paralizar la economía local. En este sentido, es necesario desarrollar planes de adaptación y mitigación al cambio climático que permitan a las ciudades enfren- tar desastres naturales y reducir la emisión e impacto de los gases contaminantes. Para esto, se requiere información específica sobre sus condiciones y efectos en cada lugar. 4.2.1. Medidas de adaptación • Atención prioritaria al mantenimiento de los sistemas de abas- tecimiento de agua potable, para evitar la contaminación por rupturas y asegurar un mejor aprovechamiento del recurso, prin- cipalmente, en épocas de escasez. • Mejoramiento del sistema de alcantarillado y tratamiento, de acuerdo con las condiciones reales y una proyección de la de- manda futura. • Promoción del aprovechamiento de espacios en azoteas verdes y agricultura urbana.
  13. 13. 12 Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades • Implementación de sistemas de recolección de aguas pluviales e infraestructura para su aprovechamiento directo, por ejemplo, en el sector agrícola. • Participación activa en la creación y administración de zonas de reservas ecológicas. • Desarrollo de planes de crecimiento urbano con un enfoque sostenible que considere las experiencias en zonas de riesgo. • Estricto control del otorgamiento de licencias y permisos de construcción que cumplan los criterios necesarios de planeación y prevención de riesgos. • Campañas de concientización y educación sobre el recurso hí- drico, que evite su desperdicio. • Mecanismos que fomenten la construcción de edificaciones ver- des, de manera que incentiven, por ejemplo, la captación de aguas pluviales. 4.2.2. Medidas de mitigación • Desarrollo de estrategias que prevengan y reviertan la defores- tación y degradación y, por tanto, contribuyan a la captación de carbono y la recarga de acuíferos. • Oportunidades de captación del metano generado en las plan- tas de tratamiento de aguas residuales (PTAR), para su posterior aprovechamiento. • Ahorro de energía derivado de un manejo más eficiente del re- curso, lo que se traduce en una disminución de los gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera. 4.3 Dimensión institucional Los instrumentos de gestión deben ser definidos en el Plan de agua potable y saneamiento. Los instrumentos más importantes son los sistemas de información, la estructura de gestión, el siste- ma de cobros y la evaluación del plan y todas sus etapas.
  14. 14. 13 Gestión del Agua 4.3.1. Diagnóstico y sistemas de información Tanto para los organismos operadores, como para el gobierno lo- cal, es primordial contar con un sistema de información confiable que permita determinar el estado de la gestión del agua a partir de datos actualizados y certeros e implementar un sistema de cobro y mecanismos de evaluación adecuados. Entre la información más valiosa se incluye: • cantidad de usuarios • servicios prestados • usos del recurso • consumo de agua • cantidad de agua tratada • volumen de agua disponible • grado de contaminación y/o sobreexplotación de las fuentes de agua • pérdidas de agua en redes de distribución • eficiencia en el manejo de los recursos del prestador de servicios • nivel de pago por parte de los usuarios • interrupciones en la prestación de los servicios. Los indicadores son una de las herramientas más utilizadas para realizar diagnósticos y conformar sistemas de información, ya que contienen datos globales. Asimismo, son útiles para supervisar y evaluar la implementación de planes. A grandes rasgos: • Los indicadores utilizados en los programas cuya meta sea el mejoramiento de los servicios de agua potable y saneamiento, se relacionan con los hogares o personas con acceso a los servi- cios o la cobertura general. • En el caso de los programas destinados a grupos vulnerables, los indicadores serán específicos de estos grupos.
  15. 15. 14 Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades • Para aquellos relacionados con el fortalecimiento institucional y el incremento de los niveles de eficiencia, los indicadores com- prenderán la presencia o ausencia de informes financieros rea- lizados por auditorías externas y publicados en medios como la página web de las empresas prestadoras de servicios; la crea- ción de unidades de transparencia, entre otros. • En cuanto a la eficiencia, los indicadores se relacionarán con el costo por metro cúbico o la reducción de los porcentajes de los costos administrativos o de gestión. • Otros indicadores comunes son el porcentaje de agua tratada y vertida a cuerpos de agua, la revisión de los estándares de ca- lidad del agua potable y/o agua tratada, el número de usuarios con uso medido del agua, realización de estudios, publicación de informes e, incluso, monto de inversiones en el sector. Conclusión Un diseño sostenible de gestión de agua dispone de: • sistemas tarifarios equitativos y con recuperación de costos • un manejo adecuado y racional del recurso • un sistema de saneamiento eficiente, que incluya un tratamien- to de aguas residuales previo a su descarga en los sistemas de alcantarillado y/o cuerpos de agua • reutilización de cierto tipo de agua para usos específicos • captación de aguas pluviales para su posterior aprovechamiento • instrumentos para una gestión óptima.
  16. 16. 15 Gestión del Agua Bibliografía Asociación de Entes Reguladores de Agua y Saneamiento de las Américas (ADERESA). (2008). Base de datos e indicadores de desempeño para agua potable y alcantarillado. Buenos Aires: ADERESA. Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). (2013). Expertos internacionales analizan cooperación transfronteriza en materia de aguas. [Online]. Disponible en: http://www.ce- pal.org/cgi-bin/getprod.asp?xml=/prensa/noticias/noticias/4/50134/P50134.xmlbase=/prensa/ tpl/top-bottom.xsl. [Diciembre de 2013]. Comisión Nacional del Agua (CONAGUA). (2011). Estadísticas del agua en México. México D.F.: CONAGUA. Graf Rey, M.S. (2007). “La escasez de agua en el mundo y la importancia del Acuífero Guaraní para Sudamérica”. [Online] Disponible en: http://www.caei.com.ar/working-paper/la-escasez-de-a- gua-en-el-mundo-y-la-importancia-del-acu%C3%ADfero-guaran%C3%AD-para-sudam%C3%A- 9rica. [Febrero de 2014]. Organización Mundial de la Salud/UNICEF (OMS/UNICEF). (2013). Progresos en materia de sanea- miento y agua potable. Francia: OMS/UNICEF. Organización de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humandos (ONU/HABITAT). (2012). Estado de las ciudades de América Latina y el Caribe. Rumbo a una nueva transición urbana. Ke- nia: ONU/HABITAT. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). (2001). Las aguas residuales municipales como fuentes terrestres de contaminación de la zona marino-costera en la región de América Latina y el Caribe. México D.F.: PNUMA. Instituto de Recursos Mundiales (WRI). (2003). Decisions for the Earth: balance, voice, and power. Washington D.C.: WRI.

×