Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Poemario (3)

  • Identifiez-vous pour voir les commentaires

Poemario (3)

  1. 1. POEMARIO DIEGO ALEJANDRO MEDINA AGUDELO ESPECIALISTA LESLY GARCIA BAÑOS 2013
  2. 2. Igual parece a los eternos dioses Quien logra verse frente a ti sentado: ¡Feliz si goza tu palabra suave, Suave tu risa! A mí en el pecho el corazón se oprime Sólo en mirarte: ni la voz acierta De mi garganta a prorrumpir; y rota Calla la lengua Fuego sutil dentro mi cuerpo todo Presto discurre: los inciertos ojos Vagan sin rumbo, los oídos hacen Ronco zumbido. Cúbrame toda de sudor helado: Pálida quedo cual marchita hierba Y ya sin fuerzas, sin aliento, inerte Parezco muerta SAFO DE LESBO
  3. 3. ¡Ve! si en oriente la graciosa luz su cabeza flamígera levanta, los ojos de los hombres, sus vasallos, con miradas le rinden homenaje. Y mientras sube al escarpado cielo, como un joven robusto en su edad media, lo siguen venerando las miradas que su dorada procesión escoltan. Pero cuando en su carro fatigado deja la cumbre y abandona al día, apártense los ojos antes fieles, del anciano y su marcha declinante. Así tú, al declinar sin ser mirado, si no tienes un hijo, morirás. WILLIAN SHEKESPEARE
  4. 4. EXTRELLAS FIJAS Te vi un punto; era una noche de julio, noche tibia y perfumada, noche diáfana, de la Luna plena y límpida, límpida como tu alma, descendían sobre el parque adormecido gráciles velos de plata; ni una ráfaga el infinito silencio y la quietud perturbaban; en el parque evaporaban las rosas los perfumes de sus almas, para que los recogieras en aquella noche mágica; para que tú lo aspiraras su último aliento exhalaban, como en una muerte extática; y era una selva encantada, y era una noche de ensueños y claridades fantásticas! EDGAR ALLAN POE ALA MAR Francisco Quevedo
  5. 5. La voluntad de Dios por grillos tienes, Y escrita en la arena, ley te humilla; Y por besarla llegas a la orilla, Mar obediente, a fuerza de vaivenes. En tu soberbia misma te detienes, Que humilde eres bastante a resistilla; A ti misma tu cárcel maravilla, Rica, por nuestro mal, de nuestros bienes. ¿Quién dio al pino y la haya atrevimiento De ocupar a los peces su morada, Y al Lino de estorbar el paso al viento? Sin duda el verte presa, encarcelada, La codicia del oro macilento, Ira de Dios al hombre encaminada.
  6. 6. PARAISO PERDIDO Canta celeste Musa la primera desobediencia del hombre. Y el fruto de aquel árbol prohibido cuyo funesto manjar Trajo la muerte al mundo y todos nuestros males Con la pérdida del Edén, hasta que un Hombre, más grande, Reconquistó para nosotros la mansión bienaventurada. En la secreta cima del Horeb o del Sinaí tú inspiraste aquel pastor que fue el primero en enseñar a la escogida grey Cómo en su principio salieron del caos los cielos y la tierra; Y si te place más la colina de Sion o el arroyo de SiloéQue se deslizaba rápido junto al oráculo de Dios, Allí invocaré tu auxilio en favor de mi osado canto; Que no con débil vuelo pretendo remontarme Sobre el monte Aonio al empeñarme en un asunto Que ni en prosa ni en verso nadie intentó jamás. Y tú singularmente ¡Oh Espíritu! que prefieres A todos los templos un corazón recto y puro, Inspírame tu sabiduría. Tú estabas presente desde el principio desplegando como una paloma tus poderosas alas Cubriste el vasto abismo haciéndolo fecundo, Ilumina mi oscuridad; realza y alienta mi baje zapara que desde la altura
  7. 7. de este gran propósito Pueda glorificar a la Providencia eterna Justificando las miras de Dios para con los hombres. JOHN MILTON
  8. 8. La necedad, el error, el pecado, la tacañería, Ocupan nuestros espíritus y trabajan nuestros cuerpos, Y alimentamos nuestros amables remordimientos, Como los mendigos nutren su miseria. Nuestros pecados son testarudos, nuestros arrepentimientos cobardes; Nos hacemos pagar largamente nuestras confesiones, Y entramos alegremente en el camino cenagoso, Creyendo con viles lágrimas lavar todas nuestras manchas. Sobre la almohada del mal está Satán Trismegisto Que mece largamente nuestro espíritu encantado, Y el rico metal de nuestra voluntad Está todo vaporizado por este sabio químico. AL LECTOR Charles Baudelaire
  9. 9. A usted, estos versos, por la consoladora gracia De sus ojos grandes donde se ríe y llora un dulce sueño; A su alma pura y buena, a usted Estos versos desde el fondo de mi violenta miseria. Y es que, ¡ay!, la horrible pesadilla que me visita No me da tregua y, va, furiosa, loca, celosa, Multiplicándose como un cortejo de lobos Y se cuelga tras mi sino, que ensangrienta. Oh, sufro, sufro espantosamente, de tal modo Que el primer gemido del hombre Arrojado del Edén es una égloga al lado del mío. Y las penas que usted pueda tener son como Las golondrinas que un cielo al mediodía, Querida, en un bello día de septiembre tibio. A una mujer Paul Verlaine
  10. 10. Con diecisiete años, no puedes ser formal. -¡Una tarde, te asqueas de jarra y limonada, de los cafés ruidosos con lustros deslumbrantes! -Y te vas por los tilos verdes de la alameda. ¡Qué bien huelen los tilos en las tardes de junio! El aire es tan suave que hay que bajar los párpados; Y el viento rumoroso -la ciudad no está lejos¬- trae aromas de vides y aromas de cerveza. De pronto puede verse en el cielo un harapo de azul mar, que la rama de un arbolito enmarca y que una estrella hiere, fatal, mientras se funde con temblores muy dulces, pequeñita y tan blanca... ¡Diecisiete años!, ¡Noche de junio! -Te emborrachas. La savia es un champán que sube a tu cabeza... Divagas; y presientes en los labios un beso que palpita en la boca, como un animalito. Aventura
  11. 11. "No poseo nombre: pero nací hace dos días." ¿Cómo te llamaré? "Soy feliz. Me llamo alegría." ¡Que el dulce júbilo sea contigo! ¡Bonita alegría! Dulce alegría, de apenas dos días, te llamo dulce alegría: así tú sonríes, mientras yo canto. ¡Que el dulce júbilo sea contigo! Alegría William Blake
  12. 12. En la bula áurea que dictó Alexis Comnenos para honrar en forma magnífica a su madre, a la muy prudente señora Ana Dalasene -distinguida en sus obras, en sus costumbres- hay elogios diversos: traigamos aquí de entre ellos una frase hermosa, noble "Jamás esta fría palabra; lo mía o lo tuyo, dijo". Ana Dalasene Constantino Cavafis
  13. 13. Al comenzar mis estudios, el primer paso me agradó mucho, El mero hecho consciente, las formas, el poder moverme, El menor insecto o animal, los sentidos, la vista, el amor, El primer paso me dominó y tanto me agradó Que me costó proseguir y si me detuve fue Porque quise detenerme allí, holgazaneando para cantar eso en mis extasiados cantos.
  14. 14. En la gran oscilación Entre creer y no creer, El corazón se trastorna Lleno de nada saber Y, ajeno a lo que sabía Por no saber lo que es, Sólo un instante le cabe Que es el conocer la fe. Fe que los astros conocen Porque es la araña que está En la tela que ellos tejen, Y es vida que había ya. En la gran oscilación... Fernando Pessoa
  15. 15. Si! Os respondí anoche, ¡No! Esta mañana, Señor, he dicho. Los colores, vistos a la luz de las velas, No brillan igual durante el día. Cuando los tambores sonaron perfectos, Las lámparas arriba y las risas abajo, Ámame sonaba como algo sínico, Tanto para el Sí como para el No. Llámame falsa, o llámame libre; Y no importa qué luces brillen, Ningún hombre verá en tu rostro La incierta pena de mi inconstancia. Pues el pecado oscila sobre ambos; (Es tiempo de danzas y no de compromisos, Y la luz de la promesa destruye la fidelidad) Abate sobre mí la cobardía que yace en tí. El Sí de la Dama Elizabeth Barret Browning
  16. 16. Otra vez huele el bosque, se ciernen las alondras, elevándose con el cielo, que estaba pesado en nuestros hombros; cierto es que se veía por las ramas el día qué vacío que estaba; pero tras de lluviosas tardes largos vienen las horas nuevas, soleadas de oro, huyendo de las cuales, en fachadas lejanas, todas las desgarradas ventanas temerosas agitan sus batientes. Luego se hace la calma. Hasta la lluvia cae más queda en el brillo de la piedra, que en paz se ensombrece. Los ruidos enteros se agazapan en los fúlgidos brotes de las yemas. De un abril Rainer María Rilke ¿A qué me lo dices? Lo sé: es
  17. 17. mudable, es altanera y vana y caprichosa, antes que el sentimiento de su alma brotará el agua de la estéril roca. Sé que en su corazón, nido de sierpes, no hay una fibra que al amor responda: que es una estatua inanimada...; pero... ¡es tan hermosa! Rima XXXIX Gustavo Adolfo Bécquer
  18. 18. SALUTACION DEL OPTIMISTA RUBEN DARIO Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda, espíritus fraternos, luminosas almas, ¡salve! Porque llega el momento en que habrán de cantar nuevos himnos lenguas de gloria. Un vasto rumor llena los ámbitos; mágicas ondas de vida van renaciendo de pronto; retrocede el olvido, retrocede engañada la muerte, se anuncia un reino nuevo, feliz sibila sueña, y en la caja pan dórica de que tantas desgracias surgieron encontramos de súbito, talismán Ica, pura, riente, cual pudiera decirla en sus versos Virgilio divino, la divina reina de luz, ¡la celeste Esperanza! Pálidas indolencias, desconfianzas fatales que a tumba o a perpetuo presidio, condenasteis al noble entusiasmo, ya veréis el salir del sol en un triunfo de liras, mientras dos continentes, abandonados de huesos gloriosos, del Hércules antiguo la gran sombra soberbia evocando, digan al orbe: la alta virtud resucita,
  19. 19. que a la hispana progenie hizo dueña de siglos.
  20. 20. Rodando a goterones solos, a gotas como dientes, a espesos goterones de mermelada y sangre, rodando a goterones cae el agua, como una espada en gotas, como un desgarrador río de vidrio, cae mordiendo, golpeando el eje de la simetría, pegando en las costuras del alma, rompiendo cosas abandonadas, empapando lo oscuro. Solamente es un soplo, más húmedo que el llanto, un líquido, un sudor, un aceite sin nombre, un movimiento agudo, haciéndose, espesándose, cae el agua, a goterones lentos, hacia su mar, hacia su seco océano, hacia su ola sin agua. AGUA SEXUAL PABLO NERUDA
  21. 21. Calma Chica Esperando que el viento doble tus ramas que el nivel de las aguas llegue a tu arena esperando que el cielo forme tu barro y que a tus pies la tierra se mueve sola pueblo estás quieto cómo no sabes cómo no sabes todavía que eres el viento la marca que eres la lluvia el terremoto. MARIO BENEDETTI ADIOS
  22. 22. ¡Adiós! si dicha se concede al hombre de una plegaria en premio, ésta tu nombre elevará hasta el trono del Señor. Promesas, quejas, llanto, fueran vanos; más que el lloro, exprimido, ya sangrante, de ojos sin luz, tenaz remordimiento esta palabra dice... ¡Adiós! ¡Adiós! Secos están mis ojos, extinguida mi voz, pero al dejarte, de mi vida se adueña para siempre un gran dolor. Aunque el pesar y la pasión torturan mi corazón, quejarse no le es dado... Yo sólo sé que en vano hemos amado... Sólo puedo sentir... ¡Adiós! adiós. LORD BAIRON
  23. 23. Las fuentes se unen con el río y los ríos con el Océano. Los vientos celestes se mezclan por siempre con calma emoción. Nada es singular en el mundo: todo por una ley divina se encuentra y funde en un espíritu. ¿Por qué no el mío con el tuyo? Las montañas besan el Cielo, las olas se engarzan una a otra. ¿Qué flor sería perdonada si menospreciase a su hermano? La luz del sol ciñe a la tierra y la luna besa a los mares: ¿para qué esta dulce tarea si luego tú ya no me besas? LA FILOSOFIA DEL AMOR Percy Bysshe Shelley ¡Oh, Soledad! Si contigo debo vivir, Que no sea en el desordenado
  24. 24. sufrir De turbias y sombrías moradas, Subamos juntos la escalera empinada; Observatorio de la naturaleza, Contemplando del valle su delicadeza, Sus floridas laderas, Su río cristalino corriendo; Permitid que vigile, soñoliento, Bajo el tejado de verdes ramas, Donde los ciervos pasan como ráfajas, Agitando a las abejas en sus campanas. Pero, aunque con placer imagino Estas dulces escenas contigo, El suave conversar de una mente, Cuyas palabras son imágenes inocentes, Es el placer de mi alma; y sin duda debe ser El mayor gozo de la humanidad, Soñar que tu raza pueda sufrir Por dos espíritus que juntos deciden huir. LA SOLEDAD John Keats

×