LA MENTE DE JESÚS
(Extraído del libro “El estrés de Jesús”. Ensayo Médico-Histórico. Dr.Daniel
López Rosetti)
En esta oportunidad hablaremos sobre el tema de
¿cómo era la mente de Jesús? Según el Dr. Daniel
López:
Se trata de conoce...
EL CARÁCTER DE JESÚS
“Es en principio conveniente esbozar a grandes rasgos
los perfiles salientes de la personalidad de Je...
A diferencia de Juan Bautista Jesús no practica el
ascetismo. Si ayuna, ora y realiza obras de justicia, tal
como lo estab...
Jesús era una persona alegre que levantaba el ánimo y
estimulaba, gustaba de las fiestas, de la amistad, del
compartir, co...
Jesús era portador de
una personalidad con
gran magnetismo, los
discípulos lo siguieron
inmediatamente sin
dudas. Sin emba...
Jesús estimulaba a sus seguidores, les daba ánimo, los
hacía sentir útiles, aumentaba sí la autoestima entre
quienes lo se...
Por tanto, el proceso de sanación guardaba relación
con el origen e influencia psicológica de las
enfermedades. La curació...
personalidad neurótica.
Por otra parte difícilmente con una neurosis hubiera
captado la atención y adhesión sostenida por ...
Hasta aquí y haciendo referencia a lo que de él
sabemos por sus dichos y hechos, podríamos ya a
esta altura delinear sus a...
Otro aspecto de interés en
cuanto al delineamiento
del perfil psicológico de
Jesús hombre es la
evaluación de su
capacidad...
También podemos suponer que la inteligencia
cinético-corporal pudo haber estado estimulada en
un hijo de carpintero que he...
Sus acciones y proyectos fueron consecuencia y
consecuente de una convicción profunda, una
estabilidad emocional y una paz...
Seguramente debió ser poseedor de una gran facilidad para
comprender a los demás e interpretar miradas,
expresiones, palab...
Jesús debió haber sido una persona portadora de un
gran magnetismo personal que resultaba impactante
como para lograr tal ...
La razón se relaciona con los procesos de pensamiento
lógicos mientras que la emoción está emparentada con
el corazón. El ...
No prestaba atención a lo que de él decían sus
opositores. Él sabía que no encajaba con el modelo
de Mesías esperado, aque...
Se cita que en
oportunidades se dirigió
a Betania, a la casa de
su amigo Lázaro para
tomar un descanso. No
era perfeccioni...
Jesús hombre debió haber sido portador de una
personalidad equilibrada. No era portador de una
personalidad autoestresora,...
Por su mensaje, los
dichos y hechos que se
le atribuyen y el
proyecto que propuso
por el llamado “Reino
de los cielos”, de...
Para haber realizado semejante cambio en la historia
de la humanidad, Jesús debió haber presentado
facultades extraordinar...
A Jesús le gustaba vivir. Jesús compartía todo, su
conducta era generosa y no tenía egoísmos. Debió
ser poseedor de una pe...
YO SOY LA VERDAD, EL CAMINO Y LA VIDA
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
La mente de jesús
Prochain SlideShare
Chargement dans…5
×

La mente de jesús

338 vues

Publié le

Se trata de conocer a Jesús lo más acertadamente posible a Jesús hombre a través del tiempo. Un intento en formar un cuerpo de ideas o nociones teóricas sobre un hombre que vivió hace 2000 años y cuya trascendencia histórica y religiosa modificó el destino de la humanidad.

Publié dans : Formation
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

La mente de jesús

  1. 1. LA MENTE DE JESÚS (Extraído del libro “El estrés de Jesús”. Ensayo Médico-Histórico. Dr.Daniel López Rosetti)
  2. 2. En esta oportunidad hablaremos sobre el tema de ¿cómo era la mente de Jesús? Según el Dr. Daniel López: Se trata de conocer a Jesús lo más acertadamente posible a Jesús hombre a través del tiempo. Un intento en formar un cuerpo de ideas o nociones teóricas sobre un hombre que vivió hace 2000 años y cuya trascendencia histórica y religiosa modificó el destino de la humanidad. Se trata de describir como era su carácter, humor, forma de ser, aptitud de liderazgo, inteligencia, en definitiva su personalidad.
  3. 3. EL CARÁCTER DE JESÚS “Es en principio conveniente esbozar a grandes rasgos los perfiles salientes de la personalidad de Jesús en términos de empatizar con él y en consecuencia, intentar ponernos en su lugar frente a una circunstancia amenazante. Jesús como judío practicante y conocedor de las escrituras se encontraba necesariamente bajo el imperio de ellas, es decir, reglaban su vida. No obstante guarda- ba ciertas diferencias propias que jus- tamente dieron lugar a una nueva con- cepción. A un nuevo camino para el mismo rumbo.
  4. 4. A diferencia de Juan Bautista Jesús no practica el ascetismo. Si ayuna, ora y realiza obras de justicia, tal como lo establece la ley. Sin embargo, a diferencia de la costumbre, aconseja que es mejor que se ore o ayuna, al igual que se debe esconder cuando se hace el bien, estos actos quedarán reserva- dos para sí y para Dios, en definitiva se trata de una persona que no hace alarde.
  5. 5. Jesús era una persona alegre que levantaba el ánimo y estimulaba, gustaba de las fiestas, de la amistad, del compartir, compartir caminatas y especialmente la comida, constituyendo esta última costumbre un momento de gran valor en el que compartiendo la mesa se comparte todo. De hecho, los Evangelios hablan de la última cena como del momento sublime en el cual Jesús comparte con sus discípulos los momentos importantes. Compartir la mesa era un fuerte signo de igualdad en aquel entonces. Sólo se compartía con los iguales y para Jesús todos podían serlo. Jesús compartía la mesa con todos por igual, pecadores, cobradores de impuestos, enfermos, se sentaban con él y sentían igualdad.
  6. 6. Jesús era portador de una personalidad con gran magnetismo, los discípulos lo siguieron inmediatamente sin dudas. Sin embargo no utiliza la seducción, sino que invita a seguirlo dando esperan za, pero no engaña, advierte sobre las desventajas de seguirlo. Por tanto se descarta una conducta psicopáti- ca, propia de quien convence con engaños manipulando a las personas en beneficio personal.
  7. 7. Jesús estimulaba a sus seguidores, les daba ánimo, los hacía sentir útiles, aumentaba sí la autoestima entre quienes lo seguían. Fue un hombre sencillo, simple, “manso de corazón”, humilde. Jesús era una persona que sabía perdonar, perdonaba siempre. Jesús era un hombre optimista, su carácter transmitía optimismo, fe y esperanza, señalaba: “todo lo que es fracaso para el mundo tiene un final feliz (Bienaventuranzas). En el episodio de la curación del paralítico Jesús exclama “¡Ánimo! Tus pecados se son perdonados”. Cabe señalar que en la época se interpretaban las enfermedades como un castigo o consecuencia de un pecado cometido por el paciente o por sus familiares.
  8. 8. Por tanto, el proceso de sanación guardaba relación con el origen e influencia psicológica de las enfermedades. La curación del cuerpo era para Jesús consecuencia de la curación del alma, concepto hoy muy claro en medicina psicosomática. Igual evento de curación mediante la fe, la esperanza y el optimismo que Jesús transmitía puede verse en el episodio de la hemorroisa (Mt 9,20). La mujer enferma se decía a si misma “con solo tocar su manto, me salvaré”. Jesús volviéndose a ella y al verla le dijo ¡Ánimo!, hija, tu fe te ha salvado y la mujer quedó curada.
  9. 9. personalidad neurótica. Por otra parte difícilmente con una neurosis hubiera captado la atención y adhesión sostenida por parte de sus seguidores. Impresiona que los distintos mecanismos psicológicos descritos por Freud juegan equilibradamente en Jesús hombre. No hay evidencia de neurosis. Podemos concluir que no hay evidencia en las descripciones sobre los dichos y hechos de Jesús hombre de alguna manifestación de una
  10. 10. Hasta aquí y haciendo referencia a lo que de él sabemos por sus dichos y hechos, podríamos ya a esta altura delinear sus aspectos caracterológicos generales . Jesús era un hombre sencillo, humilde, no hacía alarde de sus actos, con gran capacidad de liderazgo y magnetismo. Debió presentar una personalidad estimulante, propia de los revolucionarios. Una persona optimista, divertida, alegre, que transmitía fe y esperanza. Una persona que compartía todo lo que tenía, todo lo daba. Sabía disfrutar de los buenos gustos. Le gustaba vivir y se le notaba.
  11. 11. Otro aspecto de interés en cuanto al delineamiento del perfil psicológico de Jesús hombre es la evaluación de su capacidad intelectual. LA INTELIGENCIA DE JESÚS Hoy según distintos autores y con algunas variantes, se acepta que la inteligencia es un conjunto de habilidades que permiten abordar problemas nuevos y encontrar la solución.
  12. 12. También podemos suponer que la inteligencia cinético-corporal pudo haber estado estimulada en un hijo de carpintero que heredó la profesión del mismo. Como hemos especulado en su momento es muy probable que Jesús de Nazareth hubiera trabajado como carpintero junto con su padre, José, de quien aprendió este oficio.
  13. 13. Sus acciones y proyectos fueron consecuencia y consecuente de una convicción profunda, una estabilidad emocional y una paz interior que sólo es posible concebir en quien tiene un definido conocimiento sobre sus emociones, necesidades y vocación, sin dar lugar a confusión o dudas. Respecto a la última de las inteligencias descritas , la interpersonal resulta evidente que debió encontrarse particularmente desarrollada en Jesús. Las facultades de entender y comprender a los demás es condición sine que non para quien ejerció semejante influencia entre quienes lo conocieron personalmente.
  14. 14. Seguramente debió ser poseedor de una gran facilidad para comprender a los demás e interpretar miradas, expresiones, palabras y gestos. A su vez, las facultades de curación o sanación de dolencias acreditadas a Jesús solo puede darse cuando se tiende un puente interpersonal firme y sólido, donde la fe solo puede nacer de un mensaje claramente expresado por él y fácilmente entendido por quienes creyeron en Jesús en la Galilea de hace 2000 años.
  15. 15. Jesús debió haber sido una persona portadora de un gran magnetismo personal que resultaba impactante como para lograr tal cantidad de adeptos en tan poco tiempo, en una propuesta de un camino diferente y prometedor, el denominado por él, como el “Reino de los Cielos”. Por otra parte también debió haber tenido un perfil de inteligencia emocional sumamente desarrollado. Por tal se entiende hoy día y de manera integradora, a la habilidad para conjugar equilibradamente a la razón con la emoción.
  16. 16. La razón se relaciona con los procesos de pensamiento lógicos mientras que la emoción está emparentada con el corazón. El equilibrio significa armonizar adecuadamente ambas dimensiones, circunstancia indispensable en una persona mentalmente sana. Asimismo debe destacarse que aquellas personas de gran riqueza emocional transmiten esta condición a quienes los rodean. Se crea así un vínculo que enriquece y profundiza la relación interhumana en base a los verdaderos valores y no a cuestiones materiales, circunstanciales o relativas al poder que constituían la normativa de la época.
  17. 17. No prestaba atención a lo que de él decían sus opositores. Él sabía que no encajaba con el modelo de Mesías esperado, aquel de caballo, capa, espada y botas, sino a uno muy distinto de manto, sandalias y un asno, cambiando el filo del metal por la promesa del amor para todos. Tampoco encaja Jesús en la figura de una persona hiperdinámica, hiperactiva. Alternaba actividad y reposo. Sabía vivir. Compartía la alegría de una comida con todos. Se alejaba en numerosas oportunidades para estar solo, meditar, orar y descansar.
  18. 18. Se cita que en oportunidades se dirigió a Betania, a la casa de su amigo Lázaro para tomar un descanso. No era perfeccionista. Criti- caba las numerosas ordenanzas que esta- blecía la tradición de los fariseos y no prestaba atención a detalles (tus discípulos no se lavan las manos).
  19. 19. Jesús hombre debió haber sido portador de una personalidad equilibrada. No era portador de una personalidad autoestresora, por tanto es de suponer que cuando presentó episodios de estrés agudo, fue realmente en concordancia con la magnitud de los hechos y su reacción muy probablemente hubiera sido dimensionada con los mismos.
  20. 20. Por su mensaje, los dichos y hechos que se le atribuyen y el proyecto que propuso por el llamado “Reino de los cielos”, deben resultar consecuentes con su forma de ser. RESUMEN: LA MENTE DE JESÚS
  21. 21. Para haber realizado semejante cambio en la historia de la humanidad, Jesús debió haber presentado facultades extraordinarias. Entre ellas debemos citar un fuerte liderazgo y magnetismo personal que promovió el hecho de que su propuesta fuera seguida por tantos. Jesús acorde a la religión a la cual pertenecía y se había formado, oraba, ayunaba y realizaba obras de bien, pero a diferencia de la costumbre de los fariseos, recomendaba esconder que se practicaban esas acciones. De este modo estimulaba a su práctica como un acto privado reservado para sí mismo y para Dios. Evitaba de este modo la conducta hipócrita de quienes ostentaba sus acciones haciéndolas públicas. Jesús era humilde y no hacía alarde.
  22. 22. A Jesús le gustaba vivir. Jesús compartía todo, su conducta era generosa y no tenía egoísmos. Debió ser poseedor de una personalidad con un fuerte magnetismo atraía a la gente pero sin engaños, atraía a la gente pero sin engaños, conducta no psicopática, advertía de los peligros de seguirlo. Estimulaba a sus seguidores, infundía ánimo, fe y esperanza. Fue sencillo y bueno, manso de corazón. Sabía perdonar, perdonaba siempre. Sus conductas descarten componentes neuróticos. Jesús debió haber sido un hombre muy inteligente destacándose en este aspecto aquellas habilidades referidas a la inteligencia intra e interpersonal, lingüística, espacial, cinético-corporal.
  23. 23. YO SOY LA VERDAD, EL CAMINO Y LA VIDA

×