Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

El infierno del resentimiento y la magia del perdon

  • Soyez le premier à commenter

El infierno del resentimiento y la magia del perdon

  1. 1. El Infierno del Resentimiento y la Magia del Perdon Raquel Levinstein
  2. 2. Este manual está hecho con mucho amor, escrito de manerasencilla y accesible, con el único deseo de que sirva como instrumentopara ayudar a liberarte de las cadenas y candados que genera elresentimiento. Te segiero tenerlo siempre a tu alcance, muy cerca de ti: en elbolsillo, en tu mesa de trabajo, en la cabecera de tu cama. De talmanera que cuando sientes la espina del resentimiento practiquesalguno de los ejercicios surgeridos para evitar que ese sentimientogenere conflictos, caos y destrucción en tu cuerpo, en tu mente, en tuespíritu y en tu realidad.
  3. 3. Indice• Introduccion………………………………• Capítulo I ………………………………• Capítulo II ………………………………• Capítulo III ……………………………• Capítulo IV ……………………………
  4. 4. El infierno del resentimiento y la magia del perdón La lectura de este libro te enseñará a descubrir las causas y lasconsecuencias de los resentimientos mediante explicacionesfundamentadas en las leyes naturales que regen a los elementos de lamateria y la fuerza del espíritu. El por qué y cómo perdonar, los cambios que produce el perdónen la dinámica de la mente y, por lo tanto, en tu armonía interior y turealidad exterior. Identifica y trasciende los resentimientos, en las páginassiguientes, en forma clara y sencilla, aprenderás la forma de hacerlo. ¡Transforma la fuerza del resentimiento en la magia y libertad delperdon…!
  5. 5. Introducción Si tu vida es un mar de conflictos, eres presa de los emociones,te lamentas por lo que hubiera podido ser y te quejas por lo que es,además sientes un gran vacío, dolor y sufrimiento interno, entoncesprobablemente vives atormentada por el resentimiento, el odio, elrencor, ira hacia la vida, hacia Dios, hacia tus semejantes, o lo másgrave, hacia ti mismo. Seguramente has intentado perdonar. Parece que está de moda.Todo mundo te dice “perdona”, pero nadie te dice cómo. Incluso esposible que hayas hecho el intento en más de una ocasión y, pormomentos, incluso por días o semanas, te hayas sentido libre de odios yresentimientos, pero cuando menos piensas, te encuentras de nuevo
  6. 6. El infierno del resentimiento y la magia del perdóntrapeando el mar, incluso te sientes peor que antes porque piensas que lacaída es porque Dios no te ama o porque no mereces ser feliz. Créeme, a veces cuesta más trabajo recuperar la fe, volver acreer, que descubrirla cuando no la has tenido jamás. Todo esto sucede por desconocimiento de las leyes de ladinámica de la mente y la influencia que ejerce tanto el resentimiento yel perdón sobre los estados mentales, y la condición que la mente ejercesobre la realidad exterior. De ahí que cuando alguien te ofrece lasbondades del perdón, seguramente tu pregunta es: ¿Donde lo compro?¿Cuántas inyecciones me tengo que poner? ¿Cuántas píldoras de perdóntengo que tomar? De igual manera, cuando te dicen que el resentimiento esveneno para el alma, que contamina tu vida desde lo más profundo de tu
  7. 7. El infierno del resentimiento y la magia del perdónser, seguramente deseas dejar el resentimiento de lado; pero la preguntainmediata, de igual manera, es: “Eso está muy bien, pero ¿cómo logrohacer para dejar de resentir?”. Vamos a iniciar recordando esa frase maravillosa que alguieninfinitamente grande, bondadoso, hace casi dos mil años pronuncío: “Laverdad os hará libres”, así que sólo con la verdad es posible aspirar ala genuina libertad, la que surge de tu interior. Prepárate a descubrir laverdad en tu propia mente en donde se construye momento a momentoinfierno o paraíso; esclavitud o libertad; resentimiento o perdón. ¿Estás preparado para descubrir las leyes que conforman eloceano de tu propia mente? Juntos vamos a descubrirlo.
  8. 8. Capítulo I En toda la naturaleza, desde lo más diminuto hasta lomayúsculo, una estrella, una galaxia, una semilla, un átomo, siemprevamos a encontrar dos potencias o energías contrarias perocomplementarias: energía negativa y positiva; luz y obscuridad;construcción y destrucción; vida y muerte. En un día de 24 horastenemos un área de obscuridad y otra de claridad, después de uninvierno largo, frío, obscuro, una primavera radiante, clara. Después deuna noche obscura y fría, un amanecer pleno de luz, de claridad. En laenergía eléctrica encontramos un polo negativo y un polo positivo. Enla naturaleza encontramos también siempre el frío y el calor. En elcuerpo humano hay múltiples ejemplos que ilustran lo anterior: elsistema digestivo en un continuo proceso de asimilación positivo ydesecho negativo; en el torrente sanguíneo, milliones de células que serenuevan, otras que se destruyen al igual que en la piel, el cabello, ycada órgano que intrega el cuerpo humano. En los átomos y las
  9. 9. El infierno del resentimiento y la magia del perdónpartículas que los componen encontramos siempre elementos con carganegativa y positiva. La mente no se substrae de estos principios, eincluso en los pensamientos puedes observar, si te detienes a analizar elflujo de tus pensamientos que se presentan, en su estado natural, unonegativo y otro positivo, y según tu estado de ánimo, hay explosiones depensamientos negativos y otras de pensamientos positivos. Así, en el oceano inmenso de la mente humana, tenemosemociones, sentimientos y pensamientos que en estado natural soninpulsos de energía e información que potencialmente pueden generarsalud y/o enfermedad, caos y/o armonía, paraíso y/o infierno, angustiay/o serenidad, etc. Las emociones son los estados más primitivos del mundoafectivo y no llevan a nungún componente racional, es como cuandoquieres llorar o gritar y no sabes ni por qué. Los sentimientos, en
  10. 10. El infierno del resentimiento y la magia del perdóncambio, llevan un componente racional, que es cuando dices para timismo o los demás: estoy triste, enojado, contento, etc. Incluso, con unpoco de esfuerzo y honestidad, puedes identificar el por qué teencuentras en tal o cual estado afectivo. Los pensamientos pueden ser imágenes o representacionesmentales, o simplemente palabras, lenguaje silencioso interno con el quedialogas contigo mismo, con lo que te rodea y con Dios, como tú puedasconcebirlo. La fuente de la dinámica mental son las emociones y lossentimientos. Esto es, lo que pone en actividad la dinámica mental,siempre está relacionado con emoción o con sentimiento. Para un gran investigador de la física cuántica, Paul Davies, lamateria, incluso el cuerpo, que por supuesto está formado de materia,
  11. 11. El infierno del resentimiento y la magia del perdónestá poblada de átomos, y la mente está poblada de pensamientos. Parael Dr. Deepak Chopra, en un enfoque similar, dice que el cuerpo es unrío de átomos, la mente un río de pensamientos, unidos por uninteligencia universal, y es precisamente la calidad de tu vida afectiva laque va a determinar en gran medida la calidad de tu vida mental, y porlo tanto, también la cualidad de tus emociones y sentimientos va a tenerun gran impacto en la realidad material, de la cual, no en pocasocasiones, te sientes esclavo o juguete. ¿Quedó claro? La calidad de tu vida afectiva, la calidad de tus emociones osentimientos, es lo que determina la calidad de tus pensamientos y, porlo tanto, a través de tus pensamientos, estás construyendoconstantemente tu realidad, tu etorno material. Así que la calidad ocualidad de tu vida afectiva, que es donde se instala el resentimiento ydonde el perdón tiene un impacto transformador y trascendente, tieneuna relación directa con el tipo de pensamiento que fluyen en tu mente,
  12. 12. El infierno del resentimiento y la magia del perdóny por tanto, con la enfermedad, la salud, la armonía o el caos tantointerno como exterior. Hasta aquí queda claro que la calidad de tus sentimientos,que bien pueden estar contaminados por el veneno delresentmiento o transformados por la magia del perdón, teimpulsan a construir día a día, momento a momento, la realidadque en muchas ocasiones te disgusta o atemoriza. Tú no eres esclavo, eres creador. Recuerda que estáshecho a imagen y semejanza del Padre y tienes la facultad decrear, y cuando no creas, cuando vives instalado en las redes delresentimiento, destruyes, te encuentras atrapado en una maraña,en una encrucijada, aparentemente sin salida. Aquí ya está ungran descubrimiento: tú eres constructor
  13. 13. El infierno del resentimiento y la magia del perdóno destructor de tu propia vida, y el resentimiento o el perdón van a teñirde un color diferente la arquitectura de tu diario vivir. Hasta aquí lo más relevante es que tú comprendas que en todala creación, en todos los niveles, de lo más diminuto has lo másgrandioso, incluso una galaxia, el cosmos, un insecto, una célula, fluyenenergías o potencias contrarias que se complementan y que tu mentetambién se encuentran esas potencias o lucha de contrarios, pero adiferencia del átomo, el día y la noche, el frío, el calor, los polosnegativos y porsitivos de la corriente eléctrica que están regulados porleyes físicas determinadas, los pensamientos que pueblan tu mente y queejercen una gran influencia sobre tu realidad exterior, sobre la salud y laenfermedad, están determinadas por la calidad de tus sentimientos y/oemociones. Aquí quiero ilustrar con otro ejemplo: “Por tus palabras”,decía nuestro hermano mayor, Cristo Jesús, “serás castigado o
  14. 14. El infierno del resentimiento y la magia del perdónpremiado, pero no por lo que tus labios digan, sino por lo que tucorazón siente”. Podríamos agregar a este ejemplo: Por tus palabras,sentamientos, acciones, serás castigado o premiado, pero no por lo quetus labios digan, ni por lo que piensas, ni hagas, sino por lo que tucorazón siente”. Con esto no pretendo decir que tus pensamientos yacciones no sean importantes, sólo pretendo explicar que ambos auncuando son producto de lo que sientes es mucho más fácil detectar unpensamiento que una emoción o un sentimiento -pero que esté claroque- son tus emociones la fuente de tu estado mental y de ahí el reflejode tu realidad material, ya que está en relación proporcional a la calidadde tus sentimientos y emociones. Si tus pensamientos son de odio, resentimiento o desamor, tuspensamientos, tus obras y tu vida, en general, serán de infierno, caos ydestrucción. Si inyectas un poco de amor, de perdón en tu corazón, tuspensamientos y tus acciones serán de vida, de construcción y tendrán unsentido supremo que te impulsarán a conquistar las más encumbradas
  15. 15. El infierno del resentimiento y la magia del perdóncimas de la dimensión humana. Ya te escucho. Adivino. Adivino tu respuesta: “Sí, todo eso estámuy bien. Pero ¿cómo? ¿cómo puedo perdonar?”. No te deseperas,recuerda que esto es una promesa. Juntos nos comprometimos adescubrir esta verdad. Apenas llevamos un primer paso. Entender el porqué es importante el cambio de sentimientos, eliminar el resentimiento ypracticar día a día la magia del perdón, ya que de éstos dependen lacalidad de tus pensamientos y de tus acciones, y por lo tanto, laconstrucción de tu realidad material. ¿Te atrevés a iniciar el cambio, el genuino cambio, el que surgede tu interior? ¿el que te permite ser feliz a pesar de las circumstancias yde la negatividad que prevalezca alrededor de ti? Prepárate entonces acontinuar en este propósito de experimentar una vida nueva y mejor.
  16. 16. Capítulo II Ahora vamos a dar un segundo paso. Vamos a ver, a nalizarcómo se instalan esas potencias de amor o desamor, esa energíanegativa o positiva en ti, en cada ser humano, y cómo influyen en tuvida y, sobre todo, entender cómo puedes transformarlas. En la actualidad, para nadie es ajeno el conocimiento sobrecómo, hasta los organismos más disminutos, la célula más diminuta, lasplantas, los animales y hasta las cosas aparentamente inanimadas,responden al sentimiento de quienes los rodean. Para nadie esdesconocido el hecho de cómo las plantas responden a los mimos ypalabras de halago de sus dueños. Para ti mismos, seguramente no hapasado desapercibido el hecho de que cuando le das la mano a algunapersona, sin conocerla, sientes que te cae bien o mal, según el caso(seguramente tú le caíste igual. A este fenómeno se le llama empatía).De la misma manera, en ocasiones habrás entrado a algún lugar que teproporciona ansiedad, deseos de salirte, una sensación fea, deinestabilidad, o bien, de paz, serenidad y deseos de permanecer más
  17. 17. El infierno del resentimiento y la magia del perdóntiempo en ese lugar. En cada situación, tú no sabes, no conocesintelectualmente nada al respecto del lugar, pero sientes. Esta es laenergía que se transmite, que percibimos. Ya Albert Einstein, un gran genio, un gran hombre de nuestrosiglo, había dicho que todo el universo es energía y que está setransforma en materia, así como la materia en energía. Recordamos queeste descurbrimiento ha dado pie a los más grandes avances científicos ytecnológicos de nuestra época. Lo curioso es que a pesar de tanto avancecientífico y tecnológico, en el momento histórico del cual somos actoresy partícipes y que corresponde al más encumbrado, no más glorioso nidigno, de la historia de la evolución de la humanidad, nos encontramossolos, presos de nuestros miedos, angustias, resentimientos,precisamiente por inconsciencia e ignorancia, pero si estás leyendo estelibro es porque tienes el genuino deseo de cambio, de transformación,así que si tú estás de acuerdo, qué te parece si continuamos juntos en
  18. 18. El infierno del resentimiento y la magia del perdóneste viaje apasionante, en el que paso a paso descubriremos lo que hayen tu interior, en tu propia mente, y la influencia que tiene elresentimiento, el perdón, sobre tu realidad material, tanto interna comoexterna. La manera de transmitir y captar la energía es diferente en losdiversos campos de acción; es decir, la energía eléctrica se transmite yse capta a través de cables, focos y aparatos específicos. El fuego, elvapor, también utilizan instrumentos particulares. El conocimiento delas leyes de cada energía permiten el buen uso de cada de ellas. Laignorancia posibilita que puedas quemarte, eletrocutarte, causar un cortocircuito o una explosión. De aquí inferimos que la energía en sí no esmala ni buena, tododepende del uso que se le dé. Cualquiera de nosotrospodría decir que el fuego es bueno, pero para quien haya tenido unaexperencia traumática con el fuego, diría que es malo. La energía emocional que da vida a la actividad mental en
  19. 19. El infierno del resentimiento y la magia del perdóndonde a través de pensamientos e imágenes puedes construir cielos oinfiernos, se transmite y se percibe como agradable o desagradable yproduce, según el caso, alegría, felicidad, inspiración, amor, libertad, otristeza, depresión, apatía, desamor, rechazo, esclavitud emocional,mental. Una elevada autoestima, o bien, la autoevaluación, la sensación,intensa de no merecer, de no valer nada, son emociones que transmitenal bebé desde que es concebido; desde ese momento supremo de laconcepción del cual hemos olvidado de ver con expectación y maravillaademás de infinita gratitud, pues nos hace partícipes del milagro de lavida, de la perseverancia o la perservación de la especie, el bebé recibetanto amor como desamor. Desde ese momento está siendo receptorblanco de energías, de emociones, de sentimientos, que le hacen sentirseamado o rechazado. Lamentablemente, por el momento caótica queatravesamos día, esa célula diminuta que se prepara para darle vida almilagro mismo de la existencia del hombre, recibe rechazo, desamor,
  20. 20. El infierno del resentimiento y la magia del perdónalcoholismo, drogas, miedo, recriminaciones, desde el instante mismoen que se hace presente la vida como un prospecto de ser humano en elmomento de la concepción. Lamentablemente esta situación prevalecedurante su estancia intrauterina, así que cuando nace es ya neuróticochiquito y cuando crece, ¡adivina qué!: pues un neurótico grandote,preparado, entrenado para repitir lo que tanto daño le causó. Como túmismo: para agredir, para lastimar, abandonar, emprender relacionesdependientes destructivas, evadirse en la droga, el alcohol, el trabajo, lacomida, el sexo, el dolor, el vacío de su propia realidad, de su propiaexistencia. ¿Hasta aquí algún parecido con tu propia historia o la de algúnconocido o familiar? ¡No, no se vale! ¡No busques en los demás lo quese encuentra en ti, por favor! ¡Centrate de nuevo en ti para podercontinuar con este viaje, el descubrimiento de tu propia mente! Así,juntos, tomados de la mano, centrados en ti mismo, vamos a continuar.¿Te parece?
  21. 21. El infierno del resentimiento y la magia del perdón Hasta aquí hemos podido entender que en la vida afectiva, eldesamor que recibes o tranmites, incluso desde el momento de laconcepción, da origen a la energía negativa, a las tinieblas y laoscuridad de la mente, mientras que el amor genera energía positiva declaridad, de día, de primavera, la primavera de tu propia mente. Cabemencionar que el resentimiento está estrechamente vinculado con lanoche, con la parte oscura de tu mente, y el perdón con el área declaridad, de luz, de amanacer. Es importante entender las características de cada una de estaspotencias para poder entender la influencia que tiene el resentimiento yel perdón en cada una de ellas. Recuerda que conocer te da laoportunidad de utilzar, de poner a tu servicio la energía del cosmos, y lavisa misma, de servir tú mismo a la vida. Bien, comencemos con la energía negativa. La energía negativa,en cualquier nivel que se manifieste en la naturaleza, contiene
  22. 22. El infierno del resentimiento y la magia del perdóntendencias destructivas, caóticas, que impulsan hacia la destrucción y lamuerte. Las caraterísticas de este energía son variables, inestable,cambiante, destructiva, y tu mente no se substrae a esos principios.Cuando vives alentado por el desamor que genera energía negativa, laenergía que actúa en tu mente y que influyen en tus emociones, tussentimientos y tus pensamientos son caóticas, destructivos, y generan unconflicto eterno, un quiero pero no quiero, o puedo pero no quiero, unsí, pero no. Esta energía, como te mencioné anteriormente, la nutre eldesamor y genera un gran miedo, angustia, inseguridad, tanto así que teinvita a callar lo que quieres gritar, a esconderte tras mil máscaras, trasunego que constantemente esconde tu verdadero yo, un ego que a veceste hace inventar para parecer lo que no eres, o bien, para callar lo queeres o lo que crees que eres. Vivir alentado por esa energía negativa destructiva de tu propoa
  23. 23. El infierno del resentimiento y la magia del perdónmente, es existir, pero no vivir. Aquí caminas siempre sin emcontrar,con las manos vacias y el corazón seco. Aquí, en esta energía, buscas y no encuentras, y de lo quepretendes escapar, te atrapa con cadenas y candados. Es increíble, perosi analizas un poco cómo estás viviendo tu vida, cómo vivimos la vidala mayor parte de los seres humanos, aquello que queremos tanto: laarmonía, la paz, el amor, la abundancia y que son cualidades que porderecho nos corresponden, al no vivir alentados por la energía espiritual,la energía positiva de nuestra mente que alienta el amor, vivimossiempre del lado contrario de la vida, dandole la espalda al sol, luchandocontra la corriente; y buscando amoe, encontramos desamor, buscandocompañia, soledad; buscando dinero, salimos debiendo. Perece increíbleque aquello que deseas alcanzar con todo tu afán, con todo tu anhelo yque es el material de tus sueños, de tus más grandes ilusiones, se teescapa de las manos. Es como tener un pastel frente a ti, y al cerrar los
  24. 24. El infierno del resentimiento y la magia del perdónojos para apagar las velitas, cuando los abres, el pastel ya no está más.Piensas que la vida la trae contigo, que Dios es un ser castigador, cruel,vengativo, “ que te agarró de marchante”, que se ceba en ti. Ignoras lainfluencia que tienen tus propios pensamientos sobre tu realidadmaterial, sobre la enfermedad y la salud, sobre la paz, la armonía o laguerra de tu mente, de tus emociones.Esta energía tiene también otras calidades. Cuando vives alentado porella, solamente pienseas en ti. Es una energía egocéntrica. Te crees elombligo del mundo. Todo lo que pasa es un beneficio o perjuicio de ti.Nunca puedes pensar en los demás. Cuando hay problemas: ¿Qué voy ahacer? Cuando algo que no te gusta sucede: “ Me lo hicieron a mí, ahoravan a ver, yo lo voy a hacer”. Todos tus pensamientosgiran en torno a ti.Como si fueras, te decía hace un momento, el ombligo del mundo. Estote hace generar una gran tensión y una gran desconfianza, y lo que esmás, hay muchos estudios que revelan que cuando la persona se centrasolamente en sí misma, se convierte en narcisista, en egoísta, y todas las
  25. 25. El infierno del resentimiento y la magia del perdónrelaciones que entabla con la vida, con la naturaleza, con sus semejantesy hasta con Dios, son para servirse de ella. Todo es por el beneficio quete va a dejar: económico, emocional o de prestigio. Y te mencionabaque incliso hasta un Dios lo buscas a tu conveniencia: el que te dejemejor, satisfecho; al que sientas que tienes que darle menos y que tepuede dar más., Estas actitudes que aparentemente parecen cómodas,acomodaticias a la vida, no te hacen más que genera mayor despreciopor ti mismo, por tus semejantes, por la vida misma y hasta por Dios. Telleva a enojarte, a reñir con El. Cuando tus pensamientos estén auspiciados por el desamor, porla negatividad, fluyen como en un mar, en un océano incesante decontradicciones en el que a veces deseas que todo se acabe; quierescambiar de familia, de compañero, de hijos, de trabajo, de domicilio, depaís, de planeta, e incluso, en no pocas ocasiones, pretendes acabar con
  26. 26. El infierno del resentimiento y la magia del perdónla vida, con tu propia vida, ignorando que lo que realmente pretendesacabar, es con el dolor. Después viene otro caudal de pensamientos como olasincesantes que te armonizan, aunque sea temporalmente, con la vida.Pronto te encuentras pensando que quieres darte una nueva oportunidad,que es momento de empezar, que el lunes comienzas, que vas aperdonar a todos, que vas a regresar. Son impulsos contrarios a ladestrucción, pero que son eso justamente, impulsos, y que si tú no hacesacto de conciencia y no los aprovechas para trascender, la mismadinámica de la mente, que es como la dinámica, el flujo continuo yeterno del movimiento del mar, también tiene otros movimientos comoolas, que te elevan y que te hacen pensar que estás bien, que nadie comotú, qu tú niñez, ti vida, es un paraíso, fue un paraíso y tu hoy esinmejorable. Te olvidas del dolor y del sufrimiento ajeno. Te olvidasque formas parte de un todo universal y vuevlves a caer en tu egoísmo,y como esto es dinámico, hay una ola como en la misma marea que te
  27. 27. El infierno del resentimiento y la magia del perdónimpulsa hacia la caída, hacia abajo, a trapear el mar. Incluso tú muchasveces te habrás preguntado por qué a pesar de haber estudiado tantoscursos de superación y tantos libros de motivación y deber sentido derepente que estabas sentado en los cuernos de la luna, arañando losdinteles del cielo, no te explicas el por qué de la caída, no te explicas elpor qué de la depresión, de tu tristeza. Y es precisamente por ignorancia,por inconsciencia de la dinámica de la mente en la cual existe uncontinuo movimiento como el de las olas del mar; las olas que se elevan(al igual que los pensamientos) tienden a bajar, de ahí que resulta graveque por ignorancia, por inconsciencia, pensemos que sin hacer unenfrentamiento genuino con nuestras emociones y nuestrassentimientos, con sólo motivación, con pensar positivamente, podemostransformar y trascender la realidad. Esos no son más que momentostemporales, como vuelos de paplote, como luces de bengala, que inclusose ven en el cielo momentáneamente, pero que se apagan y sus cenizascaen. Esa es la realidad.
  28. 28. El infierno del resentimiento y la magia del perdón Entonces ¿te das cuenta cómo es la naturaleza? Se compartenleyes como en el mar, en ese continuo movimiento de olas que van yvienen. Hay una que tiende hacia el océano, hacia la destrucción; otraque impulsa hacia la playa; otra que eleva hacia lo alto y otra que hunde,que revuelca. Y esta dinámica es la misma que ocurre en la mente, en lamente cuando está alentada por el desamor, es la energía negativa quenos pone en contacto con nuestra realidad material, con nuestro ayer, nosolamente tu pasado, sino la historia completa de la humanidad. Esta marea puede ser lenta, tranquila o bien caótica, como unatempestad, pero siempre conflictiva, plena de incertidumbre, y estamanifestación de caos y conflicto interior está generada, en granmedida, por el resentimiento. Ahora sí, ¿que te parece si nos adentramos a hablar de lo que esel resentimiento y la influencia que tiene en esta actividad negativa que
  29. 29. El infierno del resentimiento y la magia del perdónse convierte en un infierno, en el infierno que vivimos todos los días, enesta realidad material que nos agobia, que nos avergüenza?
  30. 30. Capítulo III Resentimiento, como su nombre lo indica, es VOLVER ASENTIR. Volver a sentir, es decir, traer el pasado al día de hoy. Quiero explicar algo: cuando tú cometes errores y aprendes deellos, se convierten en tu universidad, en tu mejor posibilidad deaprendizaje. Te permiten ponerte en la perspectiva de los demás,ponerte incluso, en los zapatos de los demás, perdonar, crecer,trascender. El ayer, cuando volteas hacia él para aprender, para mejorarexperiencias, para aprender de los errors, te repito, es tu mejoruniversidad. Pero cuando volteas al ayer para contaminar el hoy, essencillamente resentimiento. Volver a sentir. Contaminar tu hoy. Noimporta si el agravio, el daño que has venido cargando en el alma,sucedió hace unas horas o hace viente años. El resentimiento nodiscrimina tiempo. Se nutre del pasado, a donde va a llenarse devergüenza, de odio, de dolor, y corre angustiado, llevándote de la manohacia el mañana, atemorizando por lo que aún no llega. Elresentimiento pone en marcha la actividad caótica destructiva de la
  31. 31. El infierno del resentimiento y la magia del perdónmente, una y mil veces, tantas como el resentimiento navegue por elmar infinito de tus sentimientos y emociones. Quiero aclarar que esta actividad de la mente: la energíanegativa, como te he mencionado, que es mala cuando la sabes utilizar,ua que es la que precisamente te permite aprender de ella, voltear a tuhistoria, voltear a tu ayer, poner el presente, engarzado, engalanado contu ayer, pues es precisamente respecto al ayer en que es posiblecomparar el avance, los logros de cada hoy. Como lo dice la siguientereflexión: “Senor, no soy lo que quiero ser. Seguramente no soy lo quedebo ser, pero gracias, gracias infinitas, porque hoy por hoy, ya no soylo que era ayer”. Esta frase, esta reflexión bellísima, nos permitecomparar nuestro crecimiento, nuestros pequeños o grandes logros,contar los peldaños que hemos ido escalando en la vida. El
  32. 32. El infierno del resentimiento y la magia del perdónresentimiento no te lo permite, el resentimiento no tiene perspectiva decomparación, simplemente vuelve a vivir el ayer, te hace re-sentir elpasado contaminando tu hoy. Para entender el impacto que tiene el resentimiento tanto en lacalidad de tu vida interior como en tu realidad exterior, quisiera ilustrarcon un ejemplo en el que se hace alusión a Dios, por lo que te pido queal mencionarlo no permitas que los conceptos racionales te confundan yalejen de la posibilidad de ejercer la fuerza del espíritu que está muyencima del nivel del intelecto, de la razón. Simplemente siéntelo máscerca que el aire que respiras, como la vida misma, como lamisericordia, el perdón, la libertad, la oportunidad de volver a empezar. Así pues, Dios, en su infinita sabiduría, tiene mil y milcualidades. Que esto, como te decía, por favor no provoque discusionesni conceptos intelectuales que te alejen del aprendizaje, de tucrecimiento interior. Simplemente acepta que Dios es mucho más
  33. 33. El infierno del resentimiento y la magia del perdóngrande que tú, que todos tus problemas juntos y que una mente finita,jamás, jamás podrá explicar, abarcar la mente infinita. Así podemosentender que Dios, entre sus múltiples cualidades, es también eternidad,Y ¿qué es la eternidad?, te preguntarás. La eternidad es eterno hoy. ParaDios es posible ver el pasado, el futuro y vivir el hoy. Estarás deacuerdo conmigo. Para ti, para mí, como seres humanos ¿que podríamoshacer en el pasado? Decía un gran filósofo (Martin Heidegger): “Elpasado tuvo su tiempo y tuvo su fue” pero ya no es más, no es tumomento, en el pasado nada podemos hacer, mas que al recordarlo,aprender; pero en el pasado tú no puedes modificar nada, no puedescambiar nada de lo vivido. El mañana aún no llega y tal vez, si somoshonestos, tal vez no llegue jamás. Recuerda que el único requisito paramorir es estar vivo, y sólo Dios sabe nuestro limite, nuestro momento.Entonces, el mañana es un momento que tampoco tiene poder sobre ti.El único momento que tenemos como seres humanos es el hoy. Hoy,que es un instante de eternidad. Hoy, momento, en que es posible sentirla presencia de la vida que fluye en ti y en mí, a raudales. Hoy, único
  34. 34. El infierno del resentimiento y la magia del perdónmomento en que es factible engarzarte a lo supremo y sentir la presenciade Dios, quien con los brazos extendidos te dice que todo está bien; quete dice en cada respiración que, independientemente de los errorescometidos, del infierno vivido, éste es un buen momento para empezar.Este es tu hoy. El resentimiento no puede vivir el hoy. El resentimientotrae el ayer al hoy, lo contamina. Quisiera ponerte un ejemplo para quelo puedas entender. Imagina que tienes frente a ti un manzanoentregándote generosa, como es la naturaleza misma, como es Dios, elgran dador, entregándote su ser, entregándote sus frutos. Están frente ati las manzanas, a las que tú, como ser humano, tienes el libre albedrío,es decir, la posibilidad de elegir, de decidir si quieres comerlas odejarlas. Vamos a suponer que tú decides comer una manzana. Ahícomienza ese ciclo eterno de vida, un proceso de asimilación y otro deexcreción. Asimilación, positiva; excreción, negativa; pero yaentendimos ambos procesos, conjugándose para dar vida a la vida. Pero
  35. 35. El infierno del resentimiento y la magia del perdónbien, en el supuesto caso que tú hayas negado comer esas manzanas,este frut maravilloso cae a la tierra y se convierte en abono que va apermitir dar mejores frutos o, incluso, un nuevo árbol o muchos árbolesmás. Porque si te detienes a ver una manzana, tal vez a nivel materialsolamente se te haga apetitosa; tal vez te detengas en sus colores, en sutextura, en su sabor; pero si ves un poquito más allá, en sus semillas, yno sólo las cuentas, sino que te imaginas cuántas de ellas darán fruto,cuántas de ellas darán vida a la vida, cuántas se conviertán en abonopara dar un fruto mejor. De igual manera, cada experiencia, incluso cadaerror aprendes de él se transforma en “abono”, en conocimientos paraenriquecer tu hoy; y de la misma forma que es imposible visumbrarcuántas frutos dará cada semilla, resulta imposible imaginar cuántosufrimiento podrás evitar cuando colocado en la cima de la concienciavolteas a tu ayer para aprender de la experiencias y evitar errores.Peroen fin, continuemos con nuestro análisis. Ese abono, con el cual lamanzana, a través de un proceso de transformación, permite dae al árbolmejores frutos, en tu ayer, ese ayer que cuando aprendes de él te va a
  36. 36. El infierno del resentimiento y la magia del perdónpermitir vivir un mejor hoy, e incluso, una nueva vida. Pero con elresentimiento, imagínate que tú mismo te caes con la manzana y teconviertes en excremento, en desecho y vives el proceso de deterioro, dedestrucción, a veces tan severo, tan agresivo con tu propia escencia, conla propia vida, que a muchos, les cuesta trabajo salir, y para otros esimposible. Es el resentimiento el que los lleva a sufrir enfermedadesfísicas y mentales de inenarrable sufrimiento, dolor, vacío y soledad. Aquí está un gran descubrimiento: el resentimiento no puedevivir hoy, no puede comulgar con Dios. El resentimiento, para existir,tiene que estarse nutriendo del ayer. Necesita estar viajandocontinuamente al pasado para buscar los hechos dolorosos, incluso paradistorsionarlos en tu mente, para darle vida a la pequeña ofensa, paradarle vida a la agresión. Yo no digo que no haya motivos para resentir,yo sé que entre tantas personasqye leen este libro habrá quien recuerdeen su ayer agresiones no solamente físicas, verbales, sino tambiénsexuales, de personas muy cercanas de quien esperaban solamente amor.
  37. 37. El infierno del resentimiento y la magia del perdónRecordamos muchas comparaciones, etiquetas que nos hicieron sentirtorpes, inútiles, inseguros frente a la vida. Nos hicieron sentir, y másque hacernos sentir inferiores, nos hicieron perder nuestra propia valía.Sé que hay muchas, muchas razones para resentir, pero la pregunta eneste momento es: ¿vale la pena seguir en ese infierno constante de lamente, en el que parece que no hay salida? ¿en el que buscas y noencuentras? ¿en el aquello de lo que pretendes escapar te ata concondenas y con candados? ¿vale la pena? Cualquier razón que tengas enel alma, el corazón, para encontrate resentido con la vida, contussemejantes, con Dios o contigo mismo, valóralo en este momento. Ponloen la balanza y pregúntale si vale la pena seguir cargando con ello. Laalternativa es muy clara: infierno o libertad, resentimiento o perdón. ¿Has Reflexionado? ¿Dices que el daño es tan grande que no esposible dejar de resentir, de pensar en él? Piensa un momento acerca delo que has logrado con ese resentimiento. Trae a tu mente a la personaque más dices odiar. ¿Qué ha sido de su vida? Quizá lo ignores. Lo más
  38. 38. El infierno del resentimiento y la magia del perdónprobable es que él esté tan campante, tan feliz, y el único amargado,resentido y frustrado, eres tú. Déjame decirte que el resentimiento espara el alma lo que el agua de mar es para la sed. La aviva más, Elresentimiento no avivama que el dolor, el vacío, el sufrimiento y lasoledad. ¿Vale la pena? Te pregunto una vez más. ¿Vale la pena? Si ya tehas contestado que no, no tanto por la magnitud del daño, sino porque túmereces ser feliz, porque mereces ser libre, has dado ya un gran paso.Date cuenta de que ningún hecho, ninguna inconsciencia, ningúnegoísmo, puede hacerte esclavo por siempre, ni atarte con cadenas nicandados de infiernos, de mentiras, de soledad, cuando tomas ladecisión de cambiar. Ahora la pregunta que desde el principio te has hecho. ¿Cómodejar de resentir? Yo te ofrecía el conocimiento, la verdad. De laverdada, nos lo había dicho alguien muy grande: nuestro hermano
  39. 39. El infierno del resentimiento y la magia del perdónmayor, Cristo Jesús. La verdad os hace libres… . Y yo te ofrecí, contoda humildad, que al entender, al conocer cómo se genera elresentimiento, tú mismo encuentras las pautas para dejar de resentir: elresentimiento… Mira, pon mucha atención: el resentimiento no puedevivir en el hoy. Es como la obscuridad, que ante la más pequeña luzdesaparece. Es como el agua y el aciete: no puedan estar juntos.Entonces, el primer paso para dejar de resentir es vivir tu hoy. Sólo porhoy, sólo por hoy proponte ser feliz; sólo por hoy ve todo lo bueno quetienes, deja de ver carencias y saldos rojos. Vive sólo tu hoy, qu el ayersea tu fuente de aprendizaje, ya nunca más tu tortura, tu infierno, tucausa de dolor y soledad. ¡Qué maravilloso secreto! ¡Qué gran descubrimiento! Cuandocomienzas a vivir el hoy, el caudal de pensamientos de tu mente qu tetorturban – esa marea de pensamientos incansable, tormentosa – sedetiene, se hace tranquilo. Hay unalgo que se acomoda en el alma. Alvivir tu hoy, sólo tu hoy, sientes que si has logrado llegar hasta este
  40. 40. El infierno del resentimiento y la magia del perdónmomento, hasta este hoy maravilloso, es porque eres alguien especial. Sia pesar de tantas infracciones, comparaciones, etiquetas, del egosímocon que te han rodeado en tu vida, estás leyendo este libro, es porqueestás buscando una manera diferente de vivir, y eso te hace saber ysentir que puedes lograrlo por el solo hecho de desearlo. Al vivir tu hoy,algo en el alma se acomoda, Al vivir tu hoy, te pones cara a cara con lavida y te pones frente a Dios. Esta es la mejor receta, “receta” entra comillas, para dejar deresentir. El resentimiento solamente vive del ayer. Se nutre del pasado yte angustia por el mañana. ¡Vive tu hoy! Mira, antes de concluie este capítulo deseo recordarte que elresentimiento contamina tu hoy, te hace esclavo del ayer y te atemorizapor el mañana que aún no llega; el resentimiento es como meterte en elMetro, cuando el Metro aún no ha llegado. ¡Imagínate nada más!Meterte en el Metro cuando aún no ha llegado es, por lo menos, darte un
  41. 41. El infierno del resentimiento y la magia del perdón“batacazo”, caer en la vías; esperar qu te electrocuten, que venga elMetro y te atropelle; es una angustia constante. Mira, cuando te metesen el Metro, a pesar de las incomodidades, del masaje, del baño suana,tal vez no estés como quieres estar, no estés viajando como deseasviajar, pero por lo menos vas en un camino, en un transporte seguro. ¿Ahora entiendes por qué el resentimiento genera infierno?¿Entiendes por qué el resentimiento te ancla al ayer? Porque te impideaprender de las experiencias, que es lo único que tenemos paraevolucionar como seres humanos. Estamos aquí en un proceso deevolución, de crecimiento. Una persona resentida JAMAS puedeevolucionar; se queda anclada en ese ayer que contamina, en ese ayerque duele, que lastima. Resentir es volver a sentir. Resentir es viajar al pasado, esbuscar las causas que generaron dolor, vergüenza y agresión; te impulsaa través de los sentimientos y pensamientos a viajar al mañana lleno de
  42. 42. El infierno del resentimiento y la magia del perdónodio, de coraje, de vergüenza, de culpa. Cuando vives el hoy, el sólo porhoy, el resentimiento no tiene poder sobre tu vida. Encuentras las cosasbellas, lo que tienes hoy. ¿Piensas que no tienes nada? El clásicoejemplo: Estaba triste porque no tenía zapatos, hasta que encontré a unseñor que no tenía pies. ¡Empieza a valorar! ¡Tienes manos paratrabajar, para acariciar, para extender una mano de ayuda! ¡Tienes ojospara ver! ¡Tienes pies para caminar, para correr, para no estar anclado alsuelo como roca, como árbol! ¡Tienes corazón para sentir! ¡Tieneslabios para pronunciar desde lo más profundo de tu ser: Gracias por lavida y gracias a Dios por el sólo privilegio de existir! ¡Tienes lágrimaspara llorar, para purificar el alma! ¡Tienes voluntad, tienes vida, tienesinteligencia! ¡Tienes tantas cosas para empezar…! Ese dolor que te llevó a generar resentimiento no pudo contigo.Sin duda tú eres alguien, alguien muy, muy especial. Decía Cristo que la puerta de la perdición es ancha, muy ancha.
  43. 43. El infierno del resentimiento y la magia del perdónEsa puerta, estoy segura, la abre con llave de oro el resentimiento. Elresentimiento te lleva a la destrucción de ti mismo, de los seres queamas, de tu entorno, de tu realidad. El resentimiento acepta cualquier cosa, cualquier disculpa; masbien, cualquier excusa para estar resentido: porque no te saludó, porquete comparó, porque no es agradecido, porque es ingrato, porque esegoísta, porque no te valora; en fin, lo que tú quieras. El resentimientoacepta lo que quieras. Mas bien, el resentimiento acepta lo que sea paraechar tu vida en un infierno de soledad. Ya sabes cómo se genera elresentimiento. Sabes de qué se nutre el resentimiento, y sabes, también, cómodejar de resentir. Simplemente vivie tu hoy. Hay otro camino para libertad del infierno del resentimiento.Decía Cristo: La puerta de la salvación es angosta, muy, muy angosta” y
  44. 44. El infierno del resentimiento y la magia del perdónestoy segura que esa puerta de salvación es el perdón. Vamos a verlodetalladamente en el siguiente capítulo. ¿Estás listo para continuar?
  45. 45. Capítulo IV La energía positiva que fluye en tu mente viene a ser como elojo del huracán. Es un lugar donde la serenidad se hace suprema, dondereina la paz, la tranquilidad. Sin embargo, vivir ahí es vivir la fuerzaque mueve al mundo, que mueve el verdaval de la corriente negativa ytodo a tu alrededor. La energía positiva de tu mente no solamente sonpensamientos positivos, sino amor…genuino, verdadero amor. Aquítenemos un gran descubrimiento . Muchas veces vivimos en un infiernode resentimiento porque no hemos conocido el amor – el amorincondicional, el amor genuino – porque hemos vivido en desamorconstantemente. Muchas veces desde el vientre materno hubo rechazo,como te explicaba en un capítulo anterior. Pero lo importante es queaprendas a sentir el amor de la vida que fluye en ti. Que aprendas aamarte a ti mismo. Que aprendas a amar a Dios y todas lasoportunidades que te brinda día a día para amarle a El, a tus semejantes,a todo lo que te rodea, y de manera muy especial, a ti mismo. Cuandovives en amor, lo primero que sientes es paz, porque el amor esserenidad. La contradicción de la mente se detiene. Siempre sabes quéhacer. Sabes el cómo y el cuándo. Sentir amor es dejar sentir culpa, es
  46. 46. El infierno del resentimiento y la magia del perdónentender a los demás y verlos, más que con los ojos del rostro, con losojos del alma; con los ojos con los que nos ve Dios. Vivir alentado por esta energía es vivir en el Reino al que serefería Cristo, que no era sólo de este mundo. Es vivir el reino de los cielos que El mismo anunciaba: está entu interior. Pero ¿cómo…? La pregunta de siempre. ¿Qué te parece sinos preguntamos en primer término: qué es perdonar? Perdonar, sinolividar, definitivamente no es perdonar. ¿Cuantas veces tú mismo hasperdonado? ¿o a ti te han dicho que te han perdonado y ante la másmínima provocación vuelve a surgir la agresión del error; te vuelven aechar en cara todo lo que cometiste en el ayer? Por ejemplo: “Ya estásen Alcohólicos Anónimos, ¿qué no te acuerdas de todo lo que hiciste?Sí, ahora eres muy bueno, pero ¿qué ya no te acuerdas de todo lo quehiciste ayer?” Al niño se le vuelve a “cantar” las materias que reprobóhace dos años. Ese perdón no es perdón. Ese perdón solamente significaalmanacer resentimiento, odio, desamor, para sacarlo ante la más
  47. 47. El infierno del resentimiento y la magia del perdónmínima oportunidad como puñal, como dardo que lacera, que lastima.Perdonar sin olvidar no es perdonar. Es arma para dañar, para agredir,para hacerte sentir superior y sabe que tienes a alguien, como se dicevulgarmente, agarrado del pescuezo. Es querer dominar, sobajar a loddemás. Ahora bien, hay otro tipo de perdón, el que ofreces como siestuvieras entronizado en lo alto, como si fueras un rey o un gran señor.Pregúntate: ¿Eso es perdonar? ¿Así te ha perdonado Dios? ¿ Así hassentido su perdón? Pregúntate una vez más si perdonar comoconcediendo una dádiva, un favor, es perdonar… ¿Ya reflexionaste? Si has sido honesto, seguramente has contestado que no. Ya teaseguro que no. Perdonar de esta manera no es perdonar. Es solamentehacer más grande la venda de autoengaño, olvidando que no solamentehas sido víctima, sino también victimario y que has dañado a quien másdices amar. ¡Vaya que si no! Quien “ perdona” de esa manera se haengolosinado haciendo sentir mal a los demás, con un aire desuperioridad que no logra ocultar el miedo y la inseguridad. Entonces,perdonar desde lo alto tampoco es perdonar. Fíjate que tampoco,tampoco esta manera te lleva a perdonar.
  48. 48. El infierno del resentimiento y la magia del perdón Entonces, me preguntarás qué es perdonar. Mira, para perdonargenuinamente te pido que traigas a tu mente por un momento a lapersona que más daño te has causado… ¿Ya estás sintiendo todas las emociones encontradas? ¿Ya estássintiendo calor en el cuerpo? ¿Sientes cómo fluye por tu colimnavertebral una energía, ya no tan desconocida para ti, de odio, deresentimiento, de coraje, de frustración e impotencia? Bien. Entonces, sin duda, estás haciendo bien el ejercicio. Ya lotienes frente a ti. Pero ahora te pido que veas en él, mas que el daño, laagresión; que veas a una persona en estado inconsciente. Que trates dever sus circunstancias, sus recursos, su desamor, y que te pregunteshonestamente qué hubieras hecho en su lugar. Si a esta alturas contestasque no hubieras llegado a tanto, es que seguramente sigue pensandocomo tú y no como él. Trata de verlo, mas que como tu enemigo, tuagresor, como una persona más enferma y más ciega que tú. Y si ereshonesto ante la misma pregunta de qué hubieras hecho tú en su lugar,contestarás, sin duda: seguramente lo mismo y, tal vez, tal vez peor. Esto es honestidad. Esto es darnos cuenta de que como seres
  49. 49. El infierno del resentimiento y la magia del perdónhumanos venimos repitiendo los errores que aprendimos de manerainconsciente. Que no somos más que repetidoresde desamor. Esta esnuestra verdadera realidad. Entonces, la repuesta a la pregunta de quéesperdonar se responde por sí mismo: Perdonar es darme cuenta de que nisiquiera había razón para perdonar, porque yo, en su lugar, hubierahecho lo mismo, o tal vez algo peor. Ya diste un gran paso ahora; ya diste un gran paso paraperdonar. Yo sé que no es fácil. Y todavía hay mil preguntas, milemociones encontradas. Una pregunta que vale la pena responder es: ¿aquién debemos perdonar? En primer lugar, y aunque suene paradójico, contradictorio oridículo, debemos perdonar a Dios. ¡Quítate todo concepto religioso!¡Deja que los conceptos intelectuales no estén de nuevo chocando con tuproceso de recuperación espiritual y emocional! ¡Si, a Dios! ¡A quienmucho tiempo concebiste como un ser castigador, cruel, vengativo,ajeno a su realidad material! ¡A quien tantas veces culpaste por tusfracasos, por tus frustraciones! ¡A quien con mucha frecuencia tevolteaste enojado, lleno de rabia, porque no hacía tu voluntad! Porque,mira, es tan común que cuando las cosas van bien, es muy fácil
  50. 50. El infierno del resentimiento y la magia del perdónsentirnos superiores, campeones: no olvidamos de El, hasta de rezar, dedar gracias; pero apenas las coasa van mal, cuando la enfermedad o lacarencia se instala en tu vida, qué fá es voltear a El para reclamarle:¿Por qué a mí? ¿Por qué a mí, Señor? ¿Te das cuenta de tu error? Estiempo, ya es tiempo de perdonarle, de concebirle como el Sermisericordioso, amoroso, que siemre está con los brazos extendidas, sinreclamo, sin reproche, sin condición, Hazte el propósito de perdonarleya, de sentirle como es: Como fuente de vida, de aliento. Que antes dereclamarte, de señalarte con el dedo todos los delitos que bien sabes quetraes cargando en el alma, te abraza sauvemente y te dice que todo estábien y que es un buen momento para comenzar. Hoy es tiempo de perdonarle, ya no más riña con El, ya no másreclamos, ya no más culparlo de tus fracasos, de las limitaciones que túmismo te has impuesto. Hoy es tiempo de “perdonar” a Dios, quien,desde hace mucho tiempo, desde siempre, te ha perdonado. ¿Lo dudas?Mira, detén un momento la atención en tu respiración ¡es tan perfecta,es tan armoniosa! Parece que a este mecanismo aparentemente tansencillo no le importa el peso se tus errores, de tus culpas. ¿Te dascuenta? En cada respiración, en el lenguaje silencioso con el que Dioshabla, te dice que éste es un buen momento para empezar; en cada
  51. 51. El infierno del resentimiento y la magia del perdónrespiración te brinda la oportunidad de volver a empezar. ¿Piensas quetus culpas son tan grandes que no es posible creer que El te hayaperdonado ya? Entonces, lleva tu mano derecha al corazón. Trata desentir los latidos de tu más antiguo compañero, de tu cómplice desueños y sinsabores, de anhelos y frustraciones. Un órgano tandiminuto, tan pequeño, de apenas 325 gramos, que desde que fue creadono ha dejado de latir ni un momento, ni un instante. ¿Te sorprende dartecuenta de que en cada latido la vida fluye a raudales, y que a pesar delas angustias y sufrimientos, en cada latido Dios amorosamente te diceque éste es un buen momento para empezar? ¿Te das cuenta de que Elvive en ti? ¿En cada célula que se renueva, en cada latido del corazon,en el aire que respiras; que siempre, siempre, a lo largo de tu vida, hapermanecido en ti? ¡Porque El es la vida misma! El conoce tus secretosmás callados, tus errores, tus culpas y, sin embargo, a cada momento tedice que te ama, que te acepta como eres, que te quiere, no por serbueno o malo, no por tus errores ni por tus virtudes; te ama porque erestú, porque decidío darte la vida y en la vida misma se entregó a Símismo. Ese es el perdón genuino: el perdón de Dios. ¿No crees que es tiempo de perdonarlo ya? Tu distanciamientoes por miedo, por temor a ser castigado, repudiado por El. Pero hoy
  52. 52. El infierno del resentimiento y la magia del perdónsabes cuánto te ama. ¿No deseas vivr conscientemente en El y por El?¿Llenarte de amor, vestirte con ropas nuevas que engalanen tu alma yliberen tu corazón? Bien, ¿a quién más? Te preguntarás. ¿A quién más debemosperdonar? Esto es sólo una sugerencia: Si bien es cierto que el orden delos factores no altera el producto, la experiencia en la prácticaprofesional nos dice que es muy conveniente, en segundo lugar,perdonar a nuestros semejantes, a nuestra familia, a quienes hemosutilizado como pretexto, como bandera, para cometer nuestras bajezas,para evadirnos en el alcohol, en la droga, en el trabajo, en el sexo,porque no nos entienden, porque no hacen nuestra voluntad, porque noson como queremos que sean. Otras veces, los hemos tomado blanco deagresiones, de gritos, golpes e insultos. Es sabido que la neurosis sedescarga siempre en el más débil, en el que no sabe defenderse, en elque calla, en el que no agrede. Cuántas veces hemos hecho víctimas denuestra neurosis, de nuestras frustraciones, a quienes más decimos amar.Es tiempo de perdonarles ya. Es tiempo de amarles, aceptándoles talcomo son. De descubrir la belleza que Dios depositó en cada uno deellos. De dejar de seguirlos utilizando como instrumeto para justificarnuestras culpas y bajezas. Hoy es un buen momento para perdonarles
  53. 53. El infierno del resentimiento y la magia del perdónya. Y, finalmente, ¿a quién más debemos perdonar? Te másdebemos perdonar? ¡Lo más difícil! ¡Qué trabajo! A ti mismo. Sí, a timismo. Y, mira, por eso lo sugiero al último. Porque cuando haslogrado ya tener un contacto con Dios, es más fácil, es mucho más fácilperdonarte a ti mismo. Pero a veces, al voltear a nuestro interior, nosentimos tan llenos de miseria, tan llenos de culpa, tan llenos de fango,de lodo, que volvemos a dudar de Dios y de los demás. Pero aquí es un momento de reflexión. Te invito a la reflexiónde nuevo. T cuestiona, si alguien tan grande, tan infinitamente grande,ha podido perdonarte ya, quién eres tú o quién soy yo para no perdonar.No es más que soberbia disfrazada de humildad. Cul[ables no leservimos a la vida, ni a Dios, ni a nadie. La culpa te programaautomáticamente para el castigo y el castigo te programa para elsufrimiento. Y este infierno que hemos creado por desamor, por falta deperdón, lo hemos utilizado también como argumento para quejarnos,para agredir a Dios. Es tiempo de perdonarte ya. Es tiempo de descubrirel milagro que eres. De saber que estás hecho a imagen y semejanza delCreador y que El vive en ti, que El llora, sifre en ti. Lo decía Amado
  54. 54. El infierno del resentimiento y la magia del perdónNervo en un poema bellísimo: “El está en ti. Más cerca que el aire querespiras. Más cerca, más cerca que la sangre que flue por tus venas”. Elconoce tus desventuras, conoce tus bajezas, tus culpas… y en ningúnmomento se ha alejado de ti. Tienes vida. Milliones de células en ti serenuevan. Tu corazón no ha cesado de latir ni un instante. Larespiración, a pesar de las angustias y problemas, sigue siendo tan fácil.Y en ese lenguaje silencioso con el que sólo habla Dios, te dice: “Aquíestoy. Estoy en ti”. Descubrirle así es quere vivir de nuevo, pero ya nopor miedo. Ya no querer ser bueno por miedo al infierno, con el quetantas veces te amenazaron y que en vez de acercarte a El, te alejó.Desde hoy hazte el propósito de vivir en El, de ser Su instrumento, nadamás su instrumento para que se manifieste El; porque debes saber que sihay bondad es porque viene de El; si hay perdón, viene de El. Este es elgenuino perdón, la verdad que te hace libre, la que te permite manifestarel plan divino que El, nuestro creador, tiene programado para ti desdeel principio del tiempo. Si piensas que el daño recibido es tan grande, tan grande que noes posible perdonar, quiero pedirte que traigas a tu mente, por uninstante, la imagen de Cristo clavado en la cruz. Quítale toda cargareligiosa. Aleja conceptos intelectuales y ve solamente en El alhombreque pretendió cambiar al mundo por amor. Ahí está… clavado
  55. 55. El infierno del resentimiento y la magia del perdónen la cruz. Ningún dolor le era ajeno. Engañado, traicionado, escupido,golpeado… El dolor de su madre. Sus propios dolores físicos. Clavadoen la cruz. Bien podía habernos maldecido una y mil veces; sinembargo, sus palabras, en plena agonía, fueron: “Padre… perdónales,perdónales porque no saben, no saben lo que hacen”. Y hoy, después de casi dos mil anños, nos damos cuenta que enverdad quien vive en la inconsciencia no se da cuenta de lo que hace.Cualquiera de nosotros, tú y yo, podría haber sido el portador de lalanza que atravesara su corazón, Lo hacemos día a día con nuestrodesamor, con nuestros resentimientos, con nuestras culpas. Día a díaatravesamos su corazón. ¿Ya entiendes qué es el perdón? ¿Ya entiendes que el perdonarlibera el alma? Poque solamente el que perdona es perdonado. Es unproceso. Es una promesa. Si tú has llegado hasta aquí, realmenteaprendiendo a perdonar, y vuelves a detenerte en ti, es ley, es promesDivina: El que perdona es perdonado. Ha sido perdonado ante los ojosdel Padre. Tu ayer no sirve mas que de aprendizaje para no volver acometer errores. Pregúntate si hoy volverías a cometer el mismo error.¡Ese es tu regalo a la vida! ¡Ese es tu regalo, tu ofrenda para Dios! El
  56. 56. El infierno del resentimiento y la magia del perdónperdón libera el alma. Le pone alas a la mente y rompe la dura piedradel resentimiento en el corazón !Esta es la magia del perdón! ¡Vivirlibre, sin ataduras! Otra pregunta sería: ¿cuándo debo perdonar? En cada momento,en cada instante. Mira: Tú te bañas diariamente, y no proque lo hayashecho hoy, mañana tendrás que dejar de hacerlo. Es parte de tu higiene.Perdonar es parte de tu salud física y mental y, por lo tanto, espiritual.Perdonar es un deber diario, en todo momento. Antes de que te duermas,cierra los ojos y pregunta si tienes algo que o alguien a quien perdonar.Pregunta si tienes algún resentimiento con alguien, y antes de dormirteentrégale tu resentimiento a Dios. Muchas veces , aunque queremosperdonar, es tan difícil quitar esos pensamientos obsesivos que serepiten una y otra vez en nuestra mente. Pero cuando tú, con todahumildad, le pides a El, nuestro creador, que te ayude a perdonar;cuando le entregas ese dolor, ese resentimiento, El siempre acude contanta dulzura, con tanto amor… y lo recoge en sus manos… y lo lleva asu propio corazón. Podrías ahora preguntar si es conveniente ir con una persona aofrecerle tu perdón o a pedirle perdón, según sea el caso. Vamos a
  57. 57. El infierno del resentimiento y la magia del perdónseguir la inteligencia que sigue la naturaleza misma y las leyes de lacreación. Las partículas más diminutas, para transformarse, tienen querecurrir a la parte espiritual, a la NO MATERIA, al vacío, por lo que tesugiero que antes de acudir con la persona a la que tienes atada. O quete tiene atado pro resentimientos, primero, en espíritu, en una oración,empieza a orar por ella. Entrégasela a Dios. Si es a ti a quien la persona tiene que perdoanr, pídele en tuespíritu, con todo tu corazón, que te perdone. Aprende a reparar dañoscon los vivos, con los que tienes delante. Si hay circunstancias que esimposible reparar, siempre hay algo que hacer en este mundo, en estavida, para forjar un planeta mejor. Vive la magia del perdón. El perdóntambién es impulso de vida que te lleva a luchar por aquello que un díate pescó en sus garras y te llevó a la degradación. Perdonar, que no es te olivide nunca, libera el alma. Le ponealas a la mente yrompe la corteza dura, la roca que envolvía al corazón. Una prueba final. Trae a tus ojos de tu mente a la persona. Trae
  58. 58. El infierno del resentimiento y la magia del perdónde nuevo a tu memoria a quien más daño te haya causado. Si te esposible verle ahora con compasión. Si te es posible verle ahora, incluso,con amor, entonces, el perdón, la magia del perdón, habrá nacido en tualma. No te torturas si esto no se te da aún. No es fácil. Vuélvele a pedira El, a nuestro Señor, a Cristo Jesús, que le tome en sus manos u que tetome a ti y que te ayude a perdonar. Esta es la magia, LA MAGIA DEL PERDON1. Saca hoja y lapíz o pluma para escribir. Haz una lista de las personas con las que sientas que estás resentida. No te apenes si es larga. Solamente sé honesto.2. Enseuida pregúntate por qué estás resentido. Tal vez sientas vergüenza o te dé risa. Date cuenta ahora de manera consciente de que, en realidad, un gran parte de tus resentimientos son sólo por miedo, por inconsciencia o porque no encontrabas una manera diferente de relacionarte con las personas. Seguramente también encontrarás razones graves, muy graves, para estar resentida con ellas.3. La segunda pregunta nos lleva de la mano a la tercera. Pregúntate si
  59. 59. El infierno del resentimiento y la magia del perdón vale la pena ese resentimineto en el alma que te garantiza vivir en un infierno interior y exterior, ser siempre un paria de la vida, un actor constante de fracasos y desilusiones.4. Trata de ver la lección de ese hecho que te ha hecho resentir. En cada situación hay algo para aprender. Trata de ver el lado bueno.5. Ahora, ¿has logrado ver el lado bueno de esa situación? Ve qué aprendaizaje encuentras para vivir tu hoy. Esto es, ya viste que todas las cosas, las circunstancias, las personas, tienen un lado positivo y un lado negativo. También eso que te había dañado tanto, esos recuerdos que traías cargando en el alma, tenían un lado bueno. Ahora, ¿qué aprendizaje te pueden dar para vivir el hoy? Reflexiona detenidamente. Por ejemplo: si alguien te golpeó, tú podrías determinar no golpear jamás y aprender a manejar tu ira y a dialogar.6. Haz una lista de todas las cosas buenas que tienes en el hoy.
  60. 60. El infierno del resentimiento y la magia del perdón comienza por tu cuerpo. Ve más allá de lo que te molesta: el color de tus ojos, tu talle o tu peso. Ve todo el potencial que en ti se encuentra y, recuerda, no dejes que se te olvide nunca, que estás hecho a imagen y semejanza del creador.7. Ahora que estás aprendiendo a vivir el hoy, es pisible que ya puedas dar gracias, incluso por aquella situación o aquella persona que te hizo daño, que te hizo sentir mal, que te hizo sentir torpe.8. Ahora ya puedes realizar una lista de las personas o situaciones a las que tienes que agradecer por el simple hecho de haber aprendido y de haber vivido hoy. ¿Todavía quedan situaciones o personas que siguen generando turbulencia en tu mente?
  61. 61. El infierno del resentimiento y la magia del perdónEntonces vamos a vivir, a ensayar ahora, la magia del perdón:1. Haz una lista de las personas a las que consideres que debes perdonar.2. Ahora haz una lista de las personas a las que consideres que debes ser perdonado.3. Escribe detenidamente si de veras estás dispuesto a perdonar olividando el daño4. Ahora, para cada persona de tu lista trata de descubrir detalladamente las circunstancias que conozcas de su vida. Tal vez fue un niño abandonado, golpeado, que probablemente no recibío amor.5. Ahora que tienes claras sus circunstancias, pregúntate honestamente qué hubieras hecho tú en su lugar. Con toda honestidad responde y reflexiona si de alguna manera tú mismo has incurrido en los mismos errores, aun cuando un día juraste nunca volver a repitir aquello que tanto daño te causó.
  62. 62. El infierno del resentimiento y la magia del perdón ¿Ya tienes tu lista? Ya conoces las circunstancias por las que túconsideras que las personas involucradas actuaron de tal o cual manera;incluso, te has dado cuenta que tú mismo has cometido esa infracción,porque es frecuente que cuando algunas actitudes de alguien nosmolestan, es porque nos remueven nuestras propias fallas que no hemosaceptado conscientemente. Ahora, es importante que invites a Dios, a Cristo Jesús, tú tienesese privilegio, a que te ayude a perdonar, a que te ayude a liberarte de tussentimientos y pensamientos que han envenenado tu alma, y a pedir porcada persona, también, porque el perdón solamente se puede vivir enambas direcciones. Recuerda la oración divina hecha universal por El,nuestro hermano mayor. Dice: “Padre, perdona nuestras deudas, asícomo nosotros perdonamos a quienes nos ofenden”. Ahí está la clave delperdón. No puedes pedir algo que tú no has sido capaz de conceder.Basta ya de seguir considerando un Dios mezquino, cruel y miserable,cuando, en realidad, hemos vivido el infierno del resentimiento pr nosaber o no querer perdonar.
  63. 63. El infierno del resentimiento y la magia del perdónOtro ejercicio del perdón. Este ejercicio es conveniente realizarlo para situaciones que afecten tu hoy, es decir, para tus circunstancias actuales; aunque también es factible aplicarlo para eliminar resentimientos antiguos.3. Acepta que la actitud de tal o cual persona te está afectando. Que determinada circunstancia te agrede y te molesta, o bien, que el recuerdo de alguien que te dañó se hace obsesivo y que por más que luches lo traes cargando a cada momento. Acepta que es algo negativo. No trates de dismular o evadir, acepta que es algo que te causa daño, que genera resentimiento. Enseguida…4. Agradece a la vida, a Dios, porque a través de determinada persona o circunstancia te es permitido ejercer “la magia del perdón” y experimentar la transformación de la energía negativa en positiva, de trascender la esclavitud y experimentar la libertad; y entonces…5. Perdona. Perdona de todo corazón a la persona que piensas que te
  64. 64. El infierno del resentimiento y la magia del perdón agredió; véla sólo como un instrumento que te permite ejercer una de las más poderosas acciones que enaltece al ser humano y le transforma en alguien superior que le hace dueño de sus emociones y constructor de su vida: La magia del perdón. Perdónate tú también por los sentimientos y pensamientos negativos, incluso por las acciones dañinas que hayas generado en ese estado de inconsciencia.Cuando realices este paso, cierra los ojos y visualiza una luz violeta que entra por lo más alto de tu cabeza, fluye por todo tu cuerpo y se instala en tu corazón. Enseguida, observa cómoese luz sale de tu corazón y la diriges hacia la(s) persona(s) que deseas perdonar o cuyo perdón deseas obtener. Y finalmente, libera… En este paso visualiza una luz rosada que te envuelve a ti y a la o a las personas que deseas perdonar.4. La energía del amor. Ahora puedes ver a la persona o a la circunstancia que te había alterado como una oportunidad de aprendizaje. Puedes sentirte cerca de él o de ella, aceptar que todos somos células del cuerpo
  65. 65. El infierno del resentimiento y la magia del perdón de Dios y que, sepámoslo o no, todos trabajamos para el mismo fin. Ahora puedes entender que formamos parte de un todo universal y que en cada ser humano, en cada ser vivo, se encuentre la esencia de Dios, nuestro creador. Ahora puedes verle más que con tus propios ojos, con los ojos del Señor.5. Agredece de nuevo esta maravillosa oportunidad, por ver cómo desaparecen los pensamientos obsesivos de tu mente, por ver cómo aparece la sonrisa fácil en tu rostro y en tu corazón, por experimentar un cambio trascendente en el alma y en el corazón. Hoy Sabes que el perdón es magia, hoy sabes que El, nuestro creador, acude siempre a tu llamado. Pide, hoy y siempre, La magia del perdón.

×