Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

El Amor De JesúS Hacia Nosotro

565 vues

Publié le

Esta es una muestra de todo lo que jesús padecio por amor a nosotros y nos invita a reflexionar si hemos sido agradecidos con él,si le estamos dando el valor que se merece.

Publié dans : Formation
  • Conducíos con amor, lo mismo que Cristo nos amó y se entregó a sí mismo para ser sacrificado por nosotros, como ofrenda y sacrificio de olor agradable a Dios.
    Así hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor, y el que vive en el amor vive en Dios y Dios en él. No temas ni desmayes que Jehova tu Dios estará contigo.
    http://www.diostube.com/videos/1607/
       Répondre 
    Voulez-vous vraiment ?  Oui  Non
    Votre message apparaîtra ici
  • Soyez le premier à aimer ceci

El Amor De JesúS Hacia Nosotro

  1. 1. TEMA: “EL AMOR DE JESÚS HACIA NOSOTROS”<br />TEXTO: San Juan 19: 1-3<br />INTRODUCCIÓN:El estudio del evangelio de Juan enfocado en la persona de nuestro Señor Jesucristo nos presentó facetas extraordinarias de nuestro Dios: Jesús, El Salvador, El pan de vida, La luz del mundo, El Sanador, El buen Pastor, La Resurrección y la vida, El Camino, la Verdad y la Vida, La vid Verdadera, El gran Intercesor y El mejor modelo de Obediencia, todo esto implica un desafío para nuestra vida y un modo de vivir en bendición todos los días. Hoy vamos a reflexionar en lo que Jesús hizo por amor a nosotros.<br />REFLEXION SOBRE TODO LO QUE JESUS PADECIO POR NOSOTROS<br />1. ENFRENTÓ LA TRAICIÓN DE UNO DE LOS DOCE APÓSTOLES. (Juan 18:1 – 3)<br />Una de las experiencias más difíciles de la vida es ser traicionado por algún familiar, amigo o persona en la que hemos confiado.<br />Jesús, por amor enfrentó la traición del que mojaba su pan con él.<br />. Los cuatro evangelios coinciden en el relato de la traición (Mateo 26:47; Marcos 14:43; Lucas 22:47; Juan 18)<br />Jesús no solo enfrentó la traición, sino también:<br />2. LA NEGACIÓN DE UNO DE SUS MÁS CERCANOS. (San Juan 18:17-18)<br />. También los cuatro evangelios coinciden con el relato de la negación. (Mateo 26:69-70; Marcos 14:66-68; Lucas 22:55-57; Juan 18-17)<br />2.2. Jesús se dio cuenta del momento de la negación. (Lucas 22:61)<br />2.3. Que tremendo fue haber sido traicionado y a la vez negado.<br />Pero, no solo enfrentó esto, sino también:<br />3. UN MARTIRIO CORPORAL TERRIBLE.<br />3.1. Azotes y corona de espinas. (Juan 19:1-2)<br />3.2. Le escupieron y le golpeaban en la cabeza. (Mateo 27:30)<br />3.3. Le dieron puñetazos (Mateo 26:67)<br />3.4. Le hicieron llevar la cruz por todo el camino hasta el Gólgota.<br />3.5. Le clavaron las manos, los pies y le traspasaron su costado.<br />3.6. Le injuriaban y se burlaban de él.<br />3.7. Sus discípulos le abandonaron.<br />3.8. Aquel fue el día más triste de la historia humana, pero a la vez el día de mayor victoria. Jesús declaró victoria desde la cruz. “Consumado es” (San Juan 19:30)Esta expresión era la confirmación de que estaba culminando la obra de redención para el mundo entero.<br />CONCLUSIÓN:Podemos decir que en la cruz del calvario se dio la más grande de todas las victorias. Jesús hizo todo lo que hizo, soportó todo el sufrimiento para darnos victoria sobre el pecado, sobre Satanás y sobre la muerte. (Colosenses 2:14).<br /> <br />Jesús se dirige al Padre para pedir el perdón de sus verdugos: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34). Jesús es el Mesías que revela el rostro del Padre misericordioso (Lc 15), que ama a los enemigos (Lc 6,28.35) y que perdona a los pecadores (Lc 5,20; 7,47) y a los hombres que actúan por ignorancia (Hch 3,15; 13,27). El ha sido enviado por Dios, según Lucas, con la concreta misión de perdonar los pecados del pueblo (Lc 1,77). La cruz, por tanto, no significa el juicio de Dios sobre Israel, ni su exclusión de la salvación, sino más bien la inauguración de un tiempo nuevo de misericordia y de perdón.<br />En el evangelio de Lucas no escuchamos la dramática oración de Jesús abandonado (“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”, Mc 15,34), sino unas palabras llenas de gran confianza: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23,46). Estas palabras están tomadas del Sal 30,6 y expresan la infinita confianza de Jesús en un Dios que está realizando en él su proyecto de salvación. En el salmo 30 no aparece la palabra “Padre”, la cual es típica de la oración de Jesús en el evangelio de Lucas. Siempre que Jesús ora en el tercer evangelio llama “Padre” a Dios (10,21; 11,2; 22,42). Jesús no experimenta a Dios como adversario o como ausente, sino como padre. La crucifixión de Jesús no termina, como en Marcos, de una forma trágica, sino en el abandono lleno de confianza y en la plena aceptación de los planes de salvación divina que se están realizando precisamente a través de su muerte. Jesús “entrega su espíritu” al Padre, es decir, el “soplo” divino que representa la vida humana, del que habla la Biblia en el momento de la creación o del nacimiento (Gen 35,18; Sir 38,23). La muerte de Jesús no es, por tanto, un evento absurdo, angustioso y terrible, sino el momento en que él reconfirma el abandono confiado de su existencia en las manos del Padre.<br />Después de tantas penas sufridas Jesús venció la muerte en la resurrección.<br />

×