Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.
DIOS PERDONA
YYOMMBIEN
r sAf{ACIóx PoR IIL PERnóx r
,
Reverendo Padre:
Manuel Rodríguez Rodrígrtez) cMF
Presente.-
Reveren...
INTRODUCCION
El sacramento de la reconciliación es un
encuentro con Cristo vivo y resucitado quien a
través de la lglesia ...
b) MoMENTO DE LIBERACIów: Et
penitente entrega sus pecados y queda l¡bre.
A veces puede, ser conveniente un exorcismo
senc...
DIOS te ama no porque seas bueno, te ama
porque eres una partecita de su corazón, tú
eres para DIOS UNA PERLA PRECIOSA,
qu...
al¡viados, gozosos, llenos de luz y alegría,
sino también transformados en los rostros.
Cierto tabernero Alem án tenía Ia ...
DIOS sabe cuán trág¡l eres; por eso, inme-
diatamente te da el PERDON, sin regateos ni
mezquindades, amplio y generoso. DI...
El SENOR, siempre que pecas, viene a
buscarte; esto ocurrió ya en el ORlGEN,,de la
humanidad. Cuando el primer hombre peca...
5. DIOS TE QUIERE SANO Y FELIZ
PERDoNÁr.¡DoTE
Hermana, hermano:
Tú estás llamado a vivir eternamente feliz, a
disfrutar el...
- Hemos malgastado la herencia de nuestro
Padre.
- Hemos malgastado el tiempo, Ias cualida-
des, las palabras, los pensami...
que después de convertirse, fue tan grata a
Ios divinos ojos, ,que se le ap arecía con
frecuencia Jesucristo y Ie decía: "...
7. DIOS TE QUIERE CRIATURA NUEVA.
D¡os viene a buscarte, viene a cu rar tuE
heridas. V¡ene a ponerte un traje nuevo, ufl
v...
grumo desatoja mi corazón. ¿Cómo podía latir
éste?. Teniendo tanto peso muerto, teniendo
tanto veneno infiltrado en su fib...
z. TU PERDoN ES oRAclóru
CRISTIANA.
Reza por los que son tus enemigos. Si rezas
por los que te han ofendido es señal de qu...
g. TU PERoÓx Es UNA DEclsloN
CRISTIANA.
las tienes hacia alguien. Pero tú perdonas con
la voluntad. El perdón es una decis...
4. TU PERDON ES UNA GRACIA
DEL ESPíRFU SANTO.
El perdón es un DON y una GRACIA otorga-
da por el ESPíRITU SANTO. Pide a DI...
5. TU PERDON DEBE SER COMO EL
DEL DUQUE DE GUISA Y JUAN
PABLO II.
El Duque de Guisa, jefe de los catól¡cos fran-
ceses, du...
Si cuando alguien te ofende se aparece
Jesucristo y te muestra sus llagas y te dice:
"mira lo que sutrí por t¡ y lo mucho ...
"No juzgues y no serás juzqado.
No condenes y no serás condenado
Perdona y serás perdonado". Lucas 6,37
También dice: "Sl ...
dido, se arrodilló a los pies de Juan Gualbefio
y le suplicó que le perdonase como CRISTO
había perdonado a los que le CRU...
b) PERDONA A TU HERMANO, al que te ha
ofendido, al cercano y al lejano, al que te
ofendió mucho y al que te ofendió poco,
...
Y dejo todas las heridas y YO PERDONO.
PERDONO a todos Ios que me han herido.
Así como TU ME PERDONAS, iOh Padre!,
YO PERD...
5.-
6.-
7.'
B.-
9.-
La apertura a fuerzas oscuras: Supers-
ticiones, brujerías, espiritismo, curande-
rismo, uija, amuleto...
mismo y para con D¡os.
16.- El no querer curarse: Muchos prefieren
estar enfermos para ser el centro y el
motivo de la com...
oRAclótt PoR sANAcló¡¡
PADRE CELESTIAL, te doy gracias por tu
amor, te alabo porque eres siempre bueno, te ado-
ro por tu ...
INDICE
I INTRODUCCIÓN
r Primera Parte:
DIOS PERDONA
1. DIOS TE AMA,
2. DIOS TE PERDONA.
3. DIOS TE DISCULPA.
4. DIOS TE DA...
Prochain SlideShare
Chargement dans…5
×

LIBRO DIOS PERDONA Y YO TAMBIEN. SANACION POR EL PERDON - PADRE MANUEL RODRIGUEZ RODRIGUEZ

1 084 vues

Publié le

LIBRO DIOS PERDONA Y YO TAMBIEN. SANACION POR EL PERDON - PADRE MANUEL RODRIGUEZ RODRIGUEZ

Publié dans : Spirituel
  • Soyez le premier à commenter

LIBRO DIOS PERDONA Y YO TAMBIEN. SANACION POR EL PERDON - PADRE MANUEL RODRIGUEZ RODRIGUEZ

  1. 1. DIOS PERDONA YYOMMBIEN r sAf{ACIóx PoR IIL PERnóx r , Reverendo Padre: Manuel Rodríguez Rodrígrtez) cMF Presente.- Reverendo Padre: Han llegado a mis manos los folletos Dios perdona y yo tutttbién. sunación por el perdón y ¡sdnomq señor! Doce pasos para pedir sanación Recon ozco estas publicaciones y lo animo a que siga difundiendo buena doctrina. Con mi bendición pastoral, s Cardenal Cipriani Tltorile éfst¡. I ,3Ir i rá"ffi10-ld P. Manuel Rodríguez Rodriguez c.m.f. Misionero Cla¡'etiano o de Li¡na y Primado del perúi
  2. 2. INTRODUCCION El sacramento de la reconciliación es un encuentro con Cristo vivo y resucitado quien a través de la lglesia nos da el regalo del perdón. Es uno de los sacramentos curativos que sana nuestro espíritu de las heridas del pe- cado y frecuentemente sana enfermedades emocionales y físicas. EI Padre JEROME B. HACKEN MUELLER habla de tres momentos de gracia curativa en el sacramento de Ia reconciliación: a) MOMENTO DE PERDÓru : EI penitente pide perdón a DIOS y perdona a los demás.
  3. 3. b) MoMENTO DE LIBERACIów: Et penitente entrega sus pecados y queda l¡bre. A veces puede, ser conveniente un exorcismo sencillo y privado para alcanzar Ia l¡beración. c) MOMENTO DE sANAcrÓru : se pide un Pentecostés personal, que el Espíritu sanador vaya ungiendo todo el ser. Se han comprobado cu raciones sorprendentes. Reci- bir el perdón es recibir vida, pero se puede seguir atado por las vendas como Lázaro, El sacramento de la reconciliación es el sacramento de la paz. Jesús al dar poder de perdonar pecados da también el don de la paz (Jn. 20, 20 -21). El perdón trae paz a la mente y al corazón. Primera Parte: DIOS PERDONA 1. DIOS TE AMA. Hermana, hermano: No puedes estar triste, no debes estar triste porque: DIOS te ama. DIOS te ama tanto que no puede amarte mas. DIOS te ama at¡ como eres. Te ama hasta el extremo, hasta mori r por tus maldades, Te ama con tus pecados', con tus miserias, con tus remordimientos de conciencia, con tus -- --5-
  4. 4. DIOS te ama no porque seas bueno, te ama porque eres una partecita de su corazón, tú eres para DIOS UNA PERLA PRECIOSA, quizás manchada, quizás deteriorada, quizás embarrada y enlodada, pero para DIOS *ry, muy querida. Te dice DIOS: "Aunque una madre se olvidase del hijo de sus entrañas, yo nunca me olvidaría de t¡, te tengo tatuada en la palma de mis manos" ls. 49, 15 16. 2. DIOS TE PERDONA. DIOS te ama y perdona. El tiene siempre los brazos abiertos. Ya nunca JESUCRISTO va a cerrar sus brazos; ahí está perenne y eterna- mente con los brazos abieftos como el PADRE del HIJO PRODIGO. VETE A LOS PIES DE JESÚS: EL te va a dar el perdón. EL te perdona todo. EL te perdona siempre. EL te perdona en toda edad. EL te perdona en todo lug ar. Pídele perdón a DIOS. El te lo ofrece. DIOS te da su perdón gratuitamente porque te ama. El amor se manifiesta en el perdón. JESUCRIS- TO, el DIOS AMOR ENCARNADO, el DIOS VISIBLE entre nosotros, dice: , "Yo no vengo a condenar a nadie, yo no vengo a iuzgar a nadie, yo vengo a perdonar a todos". JESUCRISTO perdona a la adúltera, aquella mujer que según la antigua ley debía ser apedreada. JESUCRISTO la perdona, y únicamente le pide que por favor no peque más. Pídele perdón a JESUCRISTO y experimen- tarás la alegría; ya no estarás triste, Nosotros, los sacerdotes, tenemos el privilegio de contemplar el milagro que DIOS hace a diario: muchos que vienen cargados, cansados, agobiados, suf riendo, llenos de culpas y pecados, salen del sacramento de Ia penitencia transformados. No solamente transformados en su corazón, ño solamente' '6'
  5. 5. al¡viados, gozosos, llenos de luz y alegría, sino también transformados en los rostros. Cierto tabernero Alem án tenía Ia conciencia cargada de pecados desde hacía largos años. Movido por la gracia formó el propósito de salir del referido estado de culpa, recurriendo al PADRE JOFRESER, sacerdote experto en el arte de encaminar los pecadores a DIOS. Ensilló su caballo, Io montó y se marchó. Al llegar ante la puefia del sacerdote, le embarga la verguenza y le falta valor para llamar. Afofiunadamente el sacerdote sale en aquel instante y le dice con voz afectuosísima: " Lviene Ud. a confesarse, flo es eso?; pues bien, entre que estoy a su disposición'". Luego gue se hubo confesado volvió el tabernero a rnontar en su caballo, alegre y con el corazón ligero exclamó: "¡Adelante, caballo de mi alma, anda que llevas 100 kilos menos!". Seis años después estando en su lecho de muerte, tras haber recibido los últimos sacra- mentos, mandó llamar a su párroco, y le dijo: "Le ruego, que después de mi muefte diga al buen padre que me confesó que desde mi conversión no he cometido ni un solo pecado mortal, y ni uno solo venial voluntarie". 3. DIOS TE DISCULPA. JESUCRISTO no solamerrte te perdona, El te disculpa. JESUCRISTO te excusa de tu pecado. Re- cu erda,lo que EL dijo en la CRUZ: "PADRE, PERDONALES PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN'!. No solalnente pide perdón para ti, pide que quedes excusado porque no sabías Io que hacías, Cuando tu pecas, ho sabes lo que haces. Cuando tu quebrantas la ley de DIOS, ho sabes Io que haces. Cuando vas en contra de sus santos manda- mientos, ho sabes lo que haces. Cuando tu conculcas su SANTA PALABRA, no sabes Io que haces. DIOS sabe de qué barro e hecho.stásI ) 7}.L -r:, -8-
  6. 6. DIOS sabe cuán trág¡l eres; por eso, inme- diatamente te da el PERDON, sin regateos ni mezquindades, amplio y generoso. DIOS te perdona de tal manera que nunca más se va a acord ar de tus pecados; así lo dice EI mismo en Ia carta a los HEBREOS: "nunca más me acord aré de tus pecados" 4. DIOS TE DA SU MISERICORDIA SIN LIMITES. Hermana, hermano: La misericordia de DIOS no tienes limites. Cuando EL se ap arece a SANTA FAUSTINA KOWALS- KA y Ie muestra unos rayos que salen de su costado le dice que EL AGUA Y LA SANGRE QUE BROTAN DE SU COSTADO SE HAN CONVERTIDO EN RAYOS DE MISiERICORDIA QUE SE VAN ABRIENDO CADA VEZ MÁS, CADA VEZ MÁS, PARA ENVOLVER A TODOS EN SU GRAN MISERICORDIA: para t¡, hermano, hay misericordia, hay perdón, hay solución. Lo que más me duele, decía el SENOR a SANTA FAUSTINA, no es tanto que los seres humanos pequen, porque son frágiles y son de barro; lo que más me duele es que no vengan a recibir el perdón que yo les regalo. Lo que más me duele es que no confíen en mi misericordia infinita, que no se fíerr de rní, que vengo expresamente a sa,lvar y a reciirnir Y a borrar todo pecado. EL 'SENOFi PHDIA A SANTA FAUSTINA que d¡jege a todcs que repitan una y otra vez: "JESUS, HN T¡ CCN- Flo". Hermano, Hermana: Haz un alto en esta reflexión y d¡ al Señor: ,,JESÚS, EN TI CONF O". A ti te confío todos los pecados de mi vida y yo quedo l¡bre, A t¡ te conf ío preocupaciones, Yo descanso en ti. todos mis problemas -10-
  7. 7. El SENOR, siempre que pecas, viene a buscarte; esto ocurrió ya en el ORlGEN,,de la humanidad. Cuando el primer hombre peca, se esconde y se aleja de DIOS. Esto es el pecado: alejarse del amor de DIOS. Pero DIOS, como PADRE amoroso, va inmediata- mente a buscarle y, le dice: ."¿DÓNDE EsrÁs, ADÁN? ¿oóruoe ESTÁ§?". Eso mismo hace el Señor contigo cuando pecas. DIOS viene a buscarte. Dios dirá en Apoca- lipsis 3.2O: "Estoy a la puerta de tu corazón, estoy llamando; si oygs mivoz y me abres YO VOY A ENTRAR". Abrele tu corazón, deja entrar al SEÑOR para que te purifique , para que te limpie, para que te sane. El te dice como en el Libro del Eclesiástico: conviértete al SEÑOR y deja tus pecados. DIOS viene a entregafie su amor y su misericordia. ¿Vas a rechazar este gran regalo?. DIOS perdona siempre. DIOS perdona todo. DIOS perdona a todos los que se arrepienten de verdad, no Io dudes. Piensa lo que le ocurrió San Arnoldo. Este santo que primero f ue Ministro del Rey de Francia y luego, Obispo de Metz se vio asaltado un día por la duda de si Dios le había perdonado las culpas de su juventud. Suf ría mucho y comenzó -12- como a desconfi ar de Ia misericordia de D¡os. En ese momento se qu¡tó el anillo pastoral y lo arrojó al río Mosela, diciendo: "si vuelvo a encontrar este anillo será señal que D¡os ha perdonado mis pecados", El acto de Arnoldo no es ciertamente digno de alabanza ya que demostró que tenía poca confianza en la MISERICORDIA DlVlNA. Sin embargo, bastante tiempo después, estando el Santo Prelado sentado a la mesa, le presentaron una plato de pescado, lo abrió el Obispo, y halló dentro del pez el anillo que había a- rrojado al río. El he- cho causó profunda impresión y el anillo se conservó como recuerdo en una lgle- sia de METZ. D¡os, para demostrar su misericordia, permitió aquella prueba en el santo obispo. DIOS le perdonó a él y te quiere perdonar a t¡.
  8. 8. 5. DIOS TE QUIERE SANO Y FELIZ PERDoNÁr.¡DoTE Hermana, hermano: Tú estás llamado a vivir eternamente feliz, a disfrutar el gozo eterno. Tu corazón ha sido creado para ser feliz. El pecado te hiere. El pecado te maltrata. El pecado se quita la paz. El pecado te esclaviza. El pecado te aparla del PADRE bueno y amoroso. En cuanto pecas, inmediatamente DIOS sale a buscañe; lo mismo que el Padre del hijo prodigo. Dios no puede permitir que la SANGRE PRECIOSA que CRISTO derramó en el Calvario sea inútil, quiere que tú disfrutes de ese precio de la gracia, ese precio tan duro que tuvo que dar para que tú seas eternamente teliz. Dios se pone triste cuando alguien se pierde. El hará lo imposible y lo indecible por buscafte, por recuperafte, por cargafte sobre sus hombros como oveja herida y extraviada. El viene a buscar lo que estaba perdido, viene a buscarte a T¡. Al SENOR le cuestan muy caro Ias almas que ha redimido; por eso busca y llama a todos los pecadores. Te busca a tí, te llama a tí, no para reprochafte sino para perdonarte. JESUS ES EL PASTOR BUENO. Si se le pierde una oveja, deja a las otras y corre a buscar la extraviada por valles 'y collados y no descansará hasta encontrarla y llevarla al red¡1. Esa ovejita eres tú; tú y yo somos el hijo pródigo. _-_ró lt -L4-
  9. 9. - Hemos malgastado la herencia de nuestro Padre. - Hemos malgastado el tiempo, Ias cualida- des, las palabras, los pensamientos, los sentimientos, las obras. - Hemos empleado mal las cualidades que EL nos ha dado. - Hemos empleado las cualidades maravillo- sas de nuestro ser para el mal y DIOS está esperando con los brazos abiertos para perdonar a todos. El señor te dice a través del profeta Joel, 2,13, "conviéftete al Señor tu Dios porque es benigno y misericordioso". 6. DIOS TE QUIERE RECEPTOR Y TRANSMISOR DEL PERDÓN. iCuántos pecadores, algunos de los más empedernidos, han vuelto a DIOS y han sÍdo acogidos por EL en sus brazos de miseri- cordia, y se han conveftido en instrumentos de misericordia y de perdón para otros! La Magdalena era una mujer tan impura que la llamaban la "pecadora". Sin embargo, cuan- do se convifi¡ó y lloró sus pecados, qué predi- lecta fue a los ojos del Señor. Con Ia mayor dulzura le dijo JESUS: "TUS PECADOS TE SON PERDONADOS, VETE EN PAZ". Luego va a tener el privileg¡o de ser el pr¡mer apóstol del CRISTO RESUCITADO Y MISERICOR- DIOSO, Tenemos muchos ejemptos de almas que vivieron enfangadas totalmente en el pecado, inmersas en el vicio a las que DIOS llamó y se convirtieron, llegando a ser eficaces instru- mentos del perdón divino. Recuerda a Santa Margarita de Coftona. Esta Santa también había sido una gran pecadora, y no sólo fue perdonada por el SENOR sino '1,6'
  10. 10. que después de convertirse, fue tan grata a Ios divinos ojos, ,que se le ap arecía con frecuencia Jesucristo y Ie decía: "ERES Ml PECADORA FAVORITA, MARGARITA, Y ME SERVIRÉ DE TI PARA INCLINAR A OTROS PECADORES A HACER PENITENCIA" I Esta mujer había vivido en el pecado de luj uria y un día desaparece su amante. La perrita la conduce hacia las afueras de la ciudad y comienza a escarbar entre las hojas secas. Allí estaba el cuerpo muefto de su amante, asesinado. Esto cambió toda su vida, se en- tregó al SEÑOn y se puso a las puertas de la ciudad a pedir perdón a todos los habitantes a los cuales había escandalizado. Es modelo de penitencia, de conversión, de oración y de entrega a DIOS. Primero fue una gran pecadora, y luego una gran santa, porque rec¡b¡ó la gran misericordia de D¡os, el PERDÓru DIVINO que es gratuito, que está al alcance de todos. Es para t¡ y para el mayor pecador. Qué alegría tiene D¡os cuando alguien vuelve a sus pies y le pide perdón. Hay una alegría muy grande en el cielo por un pecador que se conviefte. Mucha más que por 99 justos que no necesitan penitencia. ¡Ánimo, hermang! los pies de JESUS. hermano! Vete a Pídele perdón. Pldele fuerzas para no ofenderle más. Pídele fuerzas para trabajar por su Reino. Pídele fuerzas para trasmitir laluz de DIOS a muchos otros corazones. Pídele fuerzas para que tú seas instrurnento de la misericordia de Dios para todos los que todavía no la han desgustado. ¡Qué gozo da et ser Perdonado! ¡Qué gusto da quedar libre de culpa! Qué alegría más profunda nos produce el saber que ya no hay ningún Pecado en nuestro corazón, porque Dios ha pagado por eltos y Dios ha aplicado la sangre preciosa a nuestras vidas y nos ha limpiado ya que la sangire de cristo limpia todos los pecados ,y borra toda culpa. Aprovéchate de este manantial inagotable de la misericordia de DIOS, báñate en ese río caudaloso del amor de DIOS y conviéftete en canal de este amor. Renuncia al pecado, ábrete a Dios, recibe su perdón y dalo a los demás. ¡Ánimo, -L8- -19-
  11. 11. 7. DIOS TE QUIERE CRIATURA NUEVA. D¡os viene a buscarte, viene a cu rar tuE heridas. V¡ene a ponerte un traje nuevo, ufl vestido nuevo, El quita todos tus harapos. Como el padre del hijo pródigo D¡os quita, con el perdón, todos tus pecados y todas tus culpas. Dios quita el mal de tu vida y te regala el mejor vestido y con gozo exclama: ¡MI HIJO ESTABA MUERTO Y HA RESUCITADO! D¡os, al perdonarte te llena de dones, de sus regalos, de su Espíritu. Un alma está muerta cuando no tiene a D¡os, pero resucita cuando recibe el perdón de D¡os. Tu alma por el pecado es horrenda. Pero, lavada por la sangre de Cristo, Queda blanca como la nieve, ¡nm aculada y santa, cap az de maravillar por su belleza a los ángeles y al creador mismo. D¡os se complace en tu alma, cuando recibes el perdón y la misericordia. D¡os convierte tu corazón en un templo suyo, en sagrario santo. EI foco eléctrico, cuando no tiene luz, ho sirve para nada, no alumbra. Así eres tú sin D¡os, en tu corazón. Pero una vez que recibas el perdón de D¡os, tu corazón queda iluminado y trasmite también la vida de Dios. D¡os te tlama a recibir et perdón. La misericordia es para todos. Nadie queda excluido. Cuando tu entregas tus pecados quedas renacido, Quedas renovado. Un converso de la guerra europea, ENRIQUE GEON, escribe lo que s¡gue al narrar su conversión y su confesión:' ''Con la cabeza en las manos dejo correr la ola de mis pecados; según los voy confesando, están ya perdona- dos y siento una luz amarga que grumo a -20-
  12. 12. grumo desatoja mi corazón. ¿Cómo podía latir éste?. Teniendo tanto peso muerto, teniendo tanto veneno infiltrado en su fibra, lo he con- fiado todo a un hombre, y me ha escuchado DIOS. Se lo he entregado a un sacerdote y Dios me ha perdonado. Las palabras profé- ticas "vete en paz" me rejuvenecen. Tengo veinte años menos, 20 años de pecados que me envejecían. Una alegría desconocida me arrebata, corro, vuelo, no siento ya mi cuerpo. Esto es Io que hace el Perdón Divino": - Deja libre el corazón. - Deja fuerte el corazón. - Deja iluminado el corazón. El converso danés Georgenson declara: "He viajado por Europa toda; en ninguna parte de los países del nofte he hallado almas despejadas. Sólo en las naciones católicas he encoñtrado la alegría". Este es el resultado de una buena confesión. DIOS está dispuestq a perdonarte todo. DIOS te va a decir a travéÉ dp su§ ministros: .,TUS PECADOS HAN QUEDADÜ,'PERDO. NADOS, VETE EN PAZ Y NO PEOUES MAS." SEGUNDA PARTE: YO TAMBIEN PERDONO: 1. TU PERDON ES AMOR CRISTIANO. El perdón es la manifestación del amor y los cristianos tenemos un S¡gno, uh distintivo: el amor fraterno. Tú, si te Ilamas cristiano, debes am dr, debes perdonar. Así mismo como iDIOS hace salir el sol p ara los buenos y para los malos Y deja caer la lluvia sobre los canrpos de los justos y sobre los campos de los pecadores así tu a- mor y tu perdón debe ser para todos. Perdona y demostrarás que amas. EI distintivo de un cristiano es hacer el bien siemple, especialmente al que le hace el mal, al que Ie ofende, al que le roba, al que le calumnia. Tú haz el bien a los que te hacen el mal. Perdona al que te ofende. El amor y el perdón que tú das sana a ctros y te sana a ti. -22-
  13. 13. z. TU PERDoN ES oRAclóru CRISTIANA. Reza por los que son tus enemigos. Si rezas por los que te han ofendido es señal de que los perdonas, aunque no Io sientas. D¡os te va a dar la fuerza, tú no la tienes. Tú no tienes fuerza, pero DIOS te da su gra- cia, te da su espíritu como se Ia dio a Este- ban, el primer mártir, cuando era aped reado, Cuando estaba aggnizando, Ievanta los ojos al cielo y dice: "SENOR NO LES TENGAS EN CUENTA ESTE PECADO", El perdón va a ser tu salvación. H ay un adagio que es una gran verdad: "SIN PERDON NO HAY SANA- CIÓN.'. Decide ahora mismo perdonar. Perdona a todos los que te han herido a lo largo de la vida. Perdona a papá, a mamá a tus hermanos, a tus tíos, a tus familiares , a tus vecinos, a tus amigos. Perdona a tus superiores. Perdona a tus inferiores, Perdona a tus iguales. Perdona a todos los que te hayan herido y reza por ellos. Si decides orar por aquellos que te han ofen- dido, ya los has perdonado en fe. -24- Pide a D¡os bendiciones para todos los que te hayan herido y ofendido. Pide a D¡os que llene sus corazones de gra- cias y bondades, de alegría, de fe, de prospe- ridad. Pide toda clase de bienes para aquellos que han destruido tu vida. Demostrarás que eres cristiano, seguidor e imitador de Cristo. ü ) ) ) -).<-A-,
  14. 14. g. TU PERoÓx Es UNA DEclsloN CRISTIANA. las tienes hacia alguien. Pero tú perdonas con la voluntad. El perdón es una decisión' negativo. Oeó¡Oe perdonar, porque el resentimiento es un veneno que tú vas ingiriendo en tu propio corazón. Decide perdonar, porque e! resentimiento destruye y devora a quien lo cultiva. Te estás destruyendo cada vez que tú alimen- tas resentimientos, rencores y pensamientos ofensivos. Te estás haciendo daño a ti mismo. Sé tú el primero en Perdonar. Sé tu el pr¡mero en sonreír. Sé tú el primero en dar el pr¡mer paso y verás florecer Ia felicidad en la cara de tu hermano o hermana. Sé el primeÍo, hazrne caso, Toma esa decisión. Te vas a qued ar muy contento, muy a gusto, muy felizy también muy sano. Perdonando te haces el dueño del destino. Perdonando te haces el hacedor de milagros. ¡PERDONA! Es Ia más hermosa forma de amar. A cambio rec¡b¡rás una ;incalculable PAZ Y FELICIDAD. Eres un embajador de Cristo y Gristo perdona y perdona atodos, JESUCRISTO quiere hoy actuar a través de ti, a través Ce los cristianos. Tú eres su embajador. Tú eres su representante. Pídele perdón a DIOS para t¡. Pide perdón también para los demás; a través del perdón se va a restaurar en tu corazón la paz y la armonía. El perdón ante todo es no es una emoción. El perdón está movido por la misericordid, por en el otro. un acto de voluntad, por el amor, por la fe, la presencia de Jesús -26- -27-
  15. 15. 4. TU PERDON ES UNA GRACIA DEL ESPíRFU SANTO. El perdón es un DON y una GRACIA otorga- da por el ESPíRITU SANTO. Pide a DIOS fre- cuentemente que te dé la gracia y el don de PERDONAR SIEMPRE y a TODOS. De esta manera te parecerás a DIOS. Tú tienes necesidad de perdonar y de ser perdonado. Cuando tú perdonas, estás dando frutos de amor, frutos sabrosos. Y te estás l¡berando de los frutos podridos que hay en tu corazón. Da frutos siempre sabrosos, da signos y testimonio de que eres cristiano. Serás muy feliz si tú sabes perdonar a todos y todo. Perdona porque es el gran deseo de tu PADRE DIOS. En el L¡bro del Eclesiástico D¡os te dice: Hijo mío, PERDONA A TU PRÓ.llMO, la inju- ria que te han hecho, y tus pecados, a tus ruegos, te serán perdolrados. Y el mismo Jesucristo te dice en Mateo 5,44: "AMA A TUS ENEMIGOS Y ORA POR LOS QUE TE PERSIGUEN"¡ Fuate que JESUCRISTO no te dice que ames sólo a los que te aman; eso ya lo hacen los paganos, lo hace cualquierra. Dar un regalo al que te ha hecho un regalo, dar las gracias , apreciar, am ar al que te hace el bien, eso Io hace cualquierd, hasta los animalitos. Lo típico de un cristiano es am ar al que no te ama, y hacer el bien al que te hace el mal. -29-
  16. 16. 5. TU PERDON DEBE SER COMO EL DEL DUQUE DE GUISA Y JUAN PABLO II. El Duque de Guisa, jefe de los catól¡cos fran- ceses, durante las guerras de religión, supo que un ugonote qu ería matarlo y Ie dijo: "¿qué mal te he hecho yo?u. ¡Ninguno!, Ie replicó el ugonote, pero eres enemigo de los míos, y eso me basta. ¡Pues bien!, le repuso el Duque de Guisa, si tus. pr¡ncipios te permiten matar- me, Ml RELIGION ME MANDA PERDONAR- TE y yaTE PERDONO. Qué gran ejemplo de amor cristiano nos dio Juan Pablo II cuando fue herido de muerte por Aliacka el 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro. Mientras le trasladaban al hogpital el Papa musitaba en sus labios: PERDONA- LO, SEÑOR. Cuando el pontífice se repuso fue a visitar a su presunto asesino a la cárcel y allí lo abrazó y le PERDONÓ. Es todo un ejemplo de fiel seguidor de CRISTO. La vida de CRISTO debe ser siempre el motivo de toda tu actuación. 6. TU PERDÓru DEBE SER POR CRISTO. ¿Qué haría JESUCRISTO ante alguien que le ha ofendido, como te han ofendido a ti?, La respuesta es evidente: JESUCRISTO perdo- naría. El perdona a todos y lo expresa clara- mente en la cruz: "PERDONALOS POHQUE NO SABEN LO QUE HACEN". Perdona tú también, porque el que te ha ofendido es hijo de Dios, es hermano tuyo, redimido igual que tú,,por la preciosa sangre de Jesucristo: JESUS te asegura que todo, fíjate bién, TODO Io que l'ragas a los demás, tanto lo bueno como lo malo, lo considerará corno hecho a EL MISM -30-
  17. 17. Si cuando alguien te ofende se aparece Jesucristo y te muestra sus llagas y te dice: "mira lo que sutrí por t¡ y lo mucho que te he amado, perdona al que te ofende como yo perdoné a los que me crucificabao", ¿te atre- verías a vengarte, a alimentar rencores y re- sentimientos hacia esa persona?. Cuando tú intentas vengafte o hacer el mal a alguien, se lo estás haciendo al mismo JESUCRISTO. Ten presente que el SEÑOn es muy MISERI- CORDIOSO, y que te ha perdonado a t¡ mu- chas veces y te perdonará siempre que le pi- das perdón con espíritu de arrepentimiento. 7. TU PERDÓT.¡ TRAE PERDÓN, LIBERACIÓN¡ Y SANAC¡ÓTI PARA TI. S¡ DIOS te perdona a ti, ¿por qué tú no vas a perdonar a los que te ofenden? Te interesa mucho a t¡ el perdonar. Cuando perdonas te llenas de paz, de gozo, de salud y de vida. Cuando no perdonas te destruyes y te llenas de inquietud, de tristeza, d€ enferme- dad y de muefte. Si perdonas quedarás libre de un fuego que te quema y te tortura, te aturde y te debilita. Me dirás: ¿qué gano yo con PERDONAR la OFENSA rec¡bida? Ga- narás nada menos que eI PERDÓru de tus PROPIAS CULPAS. TodüS hemos pecado y, por consiguiente, esta- rnos necesitados de que el SEÑOn nos perdone. Ahora bien, sabemos que DIOS no nos perdonará si no perdonamos a los de- más. Así nos Io ha dicho JESUCRISTO: -32- '33'
  18. 18. "No juzgues y no serás juzqado. No condenes y no serás condenado Perdona y serás perdonado". Lucas 6,37 También dice: "Sl UDS. PERDONAN A OTROS SUS FALTAS TAMBIÉTI LES PER. DONARÁ A UDS. EL PADRE CELESTIAL". Cuanto más perdones más alegre y feliz vas a vivir. Se presentó ciefto día a DIÓCENES, url hombre que quería vengarse de un enemigo y le dijo: Tú que eres TAN SABIO;,,DIME: ¿Cómo tengo que vengaryne de uno que me ha ofendido mucho? ¿QUE ME ACONSEJAS QUE HAGA? Le respondió el filosofó: ¡ser más bueno que él!. Es un consejo magnífico. La mejor manera de vengarse es mostrar amabilidad y generosidad con quien nos ofende. San Antonio Ma. Claret, después de haber sufrido un atentado en Holguín (Cuba) , por el que un criminal Ie cortó la cara y el hombro con un cuchillo, ho sólo intercede ante las autoridades para que le perdonen sino que da dinero para sus gastos de viaje a su tierra. Todos los santos, s¡guiendo el ejemplo de JESUCRISTO y de su protomartir SAN ESTE- -34- BAN, han perdonado siempre las injurias reci- bidas y han pedido perdón a sus perseguido- res. Perdona tú también y.serás un buen cristiano y un seguidor de JESUS. Perdonar de corazón quiere decir no pensar en las ofensas, eVitar esos pensamientos que hacen daño, seguir actuando como si nada hubiese ocurrido con el ofensor, desearle toda clase se bienes y hacerle todo el bien que esté a nuestro alcance. Eso sí que es verda- dero perdón. Te voy a contar un ejemplo. Estoy hablando de Juan Gualberto Era un noble florentino que mu rió en el año 1073. Tenía un hermano, al que qu ería muchísimo. Un día un enemigo dio muerte a este hermano. Gualberto, bien armado y lleno de rabiá, fue en busca del asesino para vengarse de él . Pero el homicida, viéndose per- -35-
  19. 19. dido, se arrodilló a los pies de Juan Gualbefio y le suplicó que le perdonase como CRISTO había perdonado a los que le CRUCIFICA- RON. Gualbefto se queció sin saber qué hacer, ante aquel ruego. Al final abandonó su odio y en vez de vengarse de aquel hombre, lo PER- DONÓ y le dio un abrazo muy grande. Luego fue a una iglesia, se arrodilló ante un crucifijo y pidió al SEÑOR que te PERDONASE sus PECADOS como EL acababa de PERDONAR al que había matado a su hermano. Nuestro SEÑOR te perdonó y JUAN GUALBERTO se hizo SANTO y f undó una orden religiosa' DIOS tocó el corazón herido, resentido y ren- coroso de Gualberto, al perder injustamente a su hermano. Abrazando al asesino y enemigo, DIOS estaba actuando. El perdonar ES UNA GRACIA; es uh DON DE DIOS. Pídelo. EL te lo dará y demoslrará que eres CRISTIINO. 8. TU PERDON DEBE SER TRIPLE. EL PERDÓru abarca muchas áreas, muchos aspectos y muchos s¡gnificados. Cada indivi- duo tendrá una perspectiva diferente de esta palabra. EL PERDON ES FUEGO de amor divino. Quema intensamente el interior, el co- razón y el alma de cada crlstiano bautizado. Empuja el alma de cada uno hacia DIOS y crea una profunda e íntima unión con EL. EL perdón que tú necesitas dar, dalo pronto y dáseloatodos: ' a) PERDONA A DIOS. I Aunque pa rezca increíble, en el subconsciente de muchas personas hay un resentimiento hacia DIOS. A pesar de que DIOS nun- üa ha ofendido a nadie, hay personas que se .'"' sienten como ofendidas por EL. Una mala forma- ción hace atri buir a Dios los sufri mientos y desgra- , cias de la vida. Nosotros . sabemos que de Dios sólo ', viene el bien. TU PERDO- ,r' NA A DIOS, clralquier mal# que tu subconsciente le achaque. -37-
  20. 20. b) PERDONA A TU HERMANO, al que te ha ofendido, al cercano y al lejano, al que te ofendió mucho y al que te ofendió poco, PERDÓruALE TODO. c) PERDÓI¡ATE, también a ti mismo. Perdó- nate los errores que has cometido a lo largo de tu vida. Sé misericordioso y compasivo contigo mismo. PRONUNCIA TU NOMBRE Y Dl: ANTO- NIO,... YO TE PERDONO. PRONUNCIA EL NOMBRE de una persona que te ha ofendido mucho diciendo ante Ia presencia de DIOS: CARMEN... YO TE PERDONO. Y dirig¡éndote a DIOS, por un acontecimiento duro y triste de la vida, que te ha traumado di,le: ¡OH DIOS! YO TE PERDONO. ?k ?k ?k ORACION DE PERDON Y SANACION Señor, en este momento yo te entrego todas las heridas que he rec¡bido de cualquier persona, de mí mismo, de las circunstancias duras que he vivido. Las que he recib¡do en el seno materno. Las que he rec¡b¡do en el nacimiento. Dejo en tu CUERPO CRUCIFICADO todas las heridas que rec¡bí en la infancia, porque no experi- -38- menté el cariño de pApÁ o de nnAUÁ o de la FAMILIA. Porque viví en un clima de miedo, de insegu_ ridad, de violencia, de agresividad. Yo te entrego y renuncio a todas las heridas que hay en mi corazón, que recibí en la puber_ tad, en la adolescencia, €r.l la juventud, en la vida adulta, hasta este momento. y perdono a todos los que me ofendieron. Yo tg entrego todas tas heridas que he recibi_ do de un familiar, de un amigo, dé un superior, de un inferior, de un religioso... Yo te entrego todas las heridas y las dejo ahí, en tuüicuerpo, donde tú ras redimíste. SgÑOn, acepta, por favor, toda estas heridas que me hacen daño, DEJO EN TU CUERPO, LAS HERIDAS que he recibido de los acontecimiento duros y tristels de la vida.
  21. 21. Y dejo todas las heridas y YO PERDONO. PERDONO a todos Ios que me han herido. Así como TU ME PERDONAS, iOh Padre!, YO PERDONO aho'ra mismo a todos y cada uno de los que han herido mi corazón A todos los que: - Han ofendido mi honor. - Han robado mi hacienda. - Han destruido mi vida. - Han calumniado mi existencia. PERDÓNALOS Y LLENA A TODOS DE TUS 1.' BENDICIONES. LLENA A TODOS DE GRACIA, DE BON. DAD, DE MISERICORDIA; YO LOS AB- SUELVO. APENDICE POSIBLES RAZONES POR LAS QUE NO LLEGA LA SANACION La incredul¡dad: Los discípulos no pudieron cu rar al ep¡léptico por falta de Fé ( Mt.17,1 4). La idolatría de Ia salud: Es busc ar la salud comp bien absoluto relegando a Dios. Es buscar más la salud de Dios que al D¡os de Ia salud, La idolatría de la razón: El culto a ta diosa razón impide abrirse a la persona sanadora de Jesús. Eribert Mühler afi rma que el Espíritu Santo debe baj ar de la cabeza al corazón. El Pecado: Lo primero que curó Jesús en el paralítico que le descolgaron desde el techo fue el pecado (Mt. g,Z). Ahora pronuncia el nombre de la persona que especialmente te ha herido y d¡ : Pedro, Margarita... TE ABSUELVO DE TODOS TUS PECADOS EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HrJo Y DEL espínrru sANTo AMEN. Pronuncia tu nombre y di: LUCAS, MARíA... YO TE ABSUELVO EN EL NOMBRE DEL pADRE, DEL HrJo y DEL espínrru sANTo. AMEN. 2.' 3.- -40- 4.' ',41''
  22. 22. 5.- 6.- 7.' B.- 9.- La apertura a fuerzas oscuras: Supers- ticiones, brujerías, espiritismo, curande- rismo, uija, amuletos... Lo que Jesús lla- ma "gente extraviada e incrédula" Mt.17,17. La autosuficiencia: Creer que la sabidu- ría y la ciencia humana pueden resolver todos los problemas. Todo lo contrario a la humildad y a la fe del centurión roma- no: "Yo no soy digno pero una palabra tuya basta para sanar ". (Mt. 8,8) . La vanagloria: Buscar Ia gloria personal más que la gloria de Dios. Querer robar la gloria a Dios es quedarse vacíos, La talta de palabra ungida: En Jesús no había palabra sin sanación y no había sanación sin palabra -Lc.g.2.- De otra forma se puede caer en una curande- rismo oracional. La talta de confianza en las promesas de D¡os: En Ia Biblia hay 3,573 prome- sas que son veraces y se cumplen cuan- do se toman en serio. La confianza es la llave para entrar en el corazÓn de Dios. 10.- Las Ataduras ancestrales: H ay perso- nas que están muy marcadas por el mal de sus antepasados: vicios, pecados, errores, influencias diabólicas. 11.- Los criterios personales: "No necesito imposición de manos para sanarme". "Exige mucho tiempo". "Dios me puede sanar sin que yo se lo p¡da". 12.- La oración vacía: Son todavía muchos los que se dirigen a un Cristo del pasado y muerto y no a un Cristo presente, vivo y actuante, 13.- La oración descentrada: Egocéntrica y miseriocéntrica: Simple petición, sin ala- banza y centrada en un interés personal o en la enfermedad más que en Cristo. 14.- El rechazo de los medios bíblicos: Oración, ayuno, ofrenda. Jesús dice que hay enfermedades que sólo se van con oración y ayuno - Mt.17-21. 15.- EI resentimiento: Lo que sana es el amor. El resentimiento bloquea el paso del amor sanador. EI resentimiento pue- de ser para con los dernás, para con uno -42- -43-
  23. 23. mismo y para con D¡os. 16.- El no querer curarse: Muchos prefieren estar enfermos para ser el centro y el motivo de la compasión de los demás. Tienen miedo a ser curados. 17.- La falta de perseverancia en la ora' ción: Muchas veces la sanación por la oración es un proceso que exige cons- tante oración. Como hizo Ia mujer cananea - Mt.15,21 ...- 18.- El falso diagnóstico: Quizás oramos por sanación física cuando se requiere sanción interior del mal que causa la enfermedad física. Quizás oramos por sanación interior cuando se necesita liberación del demonio. 19.- El desprecio del médico y las medi- cinas: El médico Y las medicinas son también medios ordinarios para sanarnos - Eclo.38.1-14- 20.- El ambiente perturbado: Un clima donde no hay paz, oración Y amor sino odio y actítudes mundanas no es propicio para Ia sanación. Jesús, para sanar a Ia : hija de Jairo, eXp lsó de casa a los burlones y luego le dice "Talita Kum" Mc.5.40. ' 21 .- El desprecio de los medios naturales: Cuando no se emplean los medios natu- rales, -descanso, higiene, prudencio-, para conservar la salud, ño p¡das reco- brarla por medios extraordinarios. 22' El Sufrimiento redentor: Aunque en general Dios prefiere ser glorificado sa- nando al enfermo, también puede ser glorificado en el sufrimiento redentor que se lleva con alegría y amor y sirve para un alto fin. 23.- La talta de la persona con carisma: A veces D¡os quiere sanar a alguien a tra- vés de una persona concreta que tiene el carisma de sanación. 24. La hora de la sanación no ha llegado: Dios tiene su tiempo. A veces sana al ¡nstante, otras veces sana progresiva- mente y otras no sana. Lo nuestro es seguir orando. -44- -45-
  24. 24. oRAclótt PoR sANAcló¡¡ PADRE CELESTIAL, te doy gracias por tu amor, te alabo porque eres siempre bueno, te ado- ro por tu poder infinito y amoroso. Me postro ante ti, Padre amado. Confío en tu amor. Descanso en tus brazos misericordiosos. Perdona todos los pe- cados de mi vida. Te he ofendido, te he despre- ciado, no te he amado con todo el corazgn, no has sido el primero en mi vida. He quebrantado tus santos mandamientos. Perdóname, Padre mío. JESUCR¡STO HIJO DE DIOS VIVO, ten misericordia de mí. Protégeme con tu sangre pre- ciosa y santa contra todo mal. Entra en mi corazón a liberarme con tu poder infinito de toda culpa, de todo obstáculo a tu acción, de toda influencia ma- la, de toda idolatría, de todo resentimiento, de toda incredulidad, de toda libieza, de todo pecado... Te entrego todos los pecados de mi vida y prometo no ofendérte más. Te doy gracias porque ya has pa- gado por todos mis pecados.., Te entrego todas mis enfermedades. Tú ya has cargado en la cruz con todas mis dolencias. Dejo en tu cuerpo cruci- ficado mi enfermedad, mi dolencía, mi malestar. Libérame de todas las heridas interiores que he recibido a lo largo de mi vida... Entra, Jesucristo, en mi corazón y ún- gelo con tu Espíritu sanador, con tu f uego divino, con tu amor misericordioso... Entra, Jesucr¡sto, como Señor y Rey de m¡ vida. A t¡ me entrego. Té doy gracias F)orque me perdo- nas todo, porque me liberas de todo mal, por- que me sanas de toda dolencia. Te bendigo, m¡ Salvador. ESPIRITU SANTO DE DIOS, ffie abro ti. Te bendigo y te adoro. Derrámate en m¡ co- razón, inúndame, bautízame. Me ofrezco a ser tu templo permanente. Dame fuerza y luz. Da- me paz y amor. Dame alegría y fe. Dame sab¡duría y p¡edad. Dame salud y vida, MAnin, MADRE DE DIOS , Y, MADRE n¡ín, iñtercede por mí, como en Caña de Gali- lea. Como en Pentecostés. Como en Fátima. Como en Lourdes. Como en Guadalupe. Rue- ga por mí para que pueda arn ar a D¡os sobre todas las cosas, para que reciba a tu Hijo Je- sucristo como mi salvador. Ruega, oh María, para que, libre de todo mal espiritual; de todo rnal psíquico y de todo mal físiico pueda alabar y dar gracias a D¡os siempre y en todo lug ar. Confío en tus plegarias merternales. Ruega po,r mí ahora , a lo largo de mi vida y en la hora de m¡ muerte. ) Amén. '46. -47-
  25. 25. INDICE I INTRODUCCIÓN r Primera Parte: DIOS PERDONA 1. DIOS TE AMA, 2. DIOS TE PERDONA. 3. DIOS TE DISCULPA. 4. DIOS TE DA SU MISERICORDIA SIN LIMITES. 5. DIOS TE QUIERE SANO Y FELIZ PERDONÁruDOTE. 6. DIOS TE QUIERE RECEPTOR Y : TRANSMISOR DEL PERDÓN. 7. DIOS TE QUIERE CRIATURA NUEVA. . SEGUNDA PARTE: YO TAMBIÉN PERDONO: 1. TU PERDÓru ES AMOR CRISTIANO. 2. TU PERDÓru ES ORACIÓN CRISTIANA. 3. TU PERDÓru ES UNA DECISIÓTTI CRISTIANA. 4. TU PERDÓru ES UNA GRACIA DEL ESPÍRITU SANTO, 5. TU PERDÓru DEBE SER COMO EL DEL DUQUE DE GUISA Y JUAN PABLO II. TU PERDÓru DEBE SER POR CRISTO. TU PERDÓTTI TRAE PERDÓN, LIBERACIÓTTI Y SANAC¡Óru PARA Tt. TU PERDÓTTI DEBE SER TRIPLE. oRAcrór.¡ DE PERDóI¡ Y sANAclór.l APÉn¡DrcE POSIBLES RAZONES POR LAS QUE NO LLEGA LA sANAcrón oRAcróru PoR sANActóN PADRE CELESTIAL, fe doy grocias . porque eres misericordioso, . porqae me omos tal como so!, ' porque perdonas todos mis pecaclos, . porque me cuidas y me proteges, ' porque me guías hacia la feticiclocl. PADRE BUENO Y TODOPODEROSO, te pido en el nombre de JESUS que me llenel"de tu Espíritu de paz, de fe,de misericordia,'cle fortoleia, cte salud y de vida. Amén. 03 05 05 06 09 10 14 16 20 23 23 24 26 28 30 37 San Antonio fufaría Cloret Fundador de los Misione,ro,{ u¡os del lnmaculado Corazón 6. 7. 31 33 SEÑOR YPADRE fuTIO, 38 41 46

×