Ce diaporama a bien été signalé.
Le téléchargement de votre SlideShare est en cours. ×

TESIS POLÍTICA DEL MOVIMIENTO INDIO “TUPAJ KATARI”

Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Publicité
Chargement dans…3
×

Consultez-les par la suite

1 sur 7 Publicité
Publicité

Plus De Contenu Connexe

Diaporamas pour vous (19)

Publicité

Similaire à TESIS POLÍTICA DEL MOVIMIENTO INDIO “TUPAJ KATARI” (20)

Plus par Wilmer (20)

Publicité

Plus récents (20)

TESIS POLÍTICA DEL MOVIMIENTO INDIO “TUPAJ KATARI”

  1. 1. 1 *** El presente documento fue publicado en el periódico Collasuyu Año 1, nro. 1 en Mayo de 1978*** TESIS POLÍTICA DEL MOVIMIENTO INDIO “TUPAJ KATARI” HISTORIA. Antes de 1942, años en que se proyectaran los obscuros designios de la gente blanca desde la península ibérica, era una realidad indiscutible la existencia de un pueblo milenario, poseyendo virtudes que se desarrollaban en un ambiente altamente civilizado, producto de una trayectoria cultural, que mientras más pasa el tiempo, cobra mayor admiración y mientras más se quiera negar su vigencia, es más patente la pujanza de este pueblo colosal. La conquista española llevado a cabo por elementos de la peor calaña, no supo recoger tales ventajas para la formación de una “nueva sociedad”, diferente de los pueblos barbaros de Europa, meramente explotadores y “picaros aventureros” como es de suponer, sino todo en desmedro del Pueblo Indio, sojuzgándolo y aplastando todas sus tradiciones y costumbres; civilización y cultura; provocando una especie de destierro en su propio suelo, una forma de bestialización de la persona humana. Este estado de cosas prevalece por siglos y siglos, sin que los gobernantes de oprobio, infamia y mentira que se turnan en el poder, se apiaden y se dicten medidas de liberación para el pueblo indio. Valga mencionar en esta oportunidad, la sola excepción del MNR que supo soltar un eslabón en un principio, alternativa que le valió para ser reputada de gobierno popular, que muy pronto no supo disimular su divorcio con el pueblo, porque realmente no estaba interesado en su liberación. BALANCE REPUBLICANO. Es lógico suponer que los 153 años republicanos transcurridos, al margen de más de tres siglos de colonialismo español, son sobradamente suficientes para haber formado una “nueva sociedad” basado en elevados principios morales; Pero no fue así, al contrario la fundación de la república de Bolivia en 1852 significa el comienzo de una nueva etapa de segregación racial, discriminación social, explotación económica, alienación cultural y opresión política. Mientras que para los escamoteadores de la libertad del indio, que ahora mismo llaman madre patria España, comenzaba una nueva jornada de orgia y explotación de la riqueza; el indio al igual que en la colonia, siguió embrutecido por los vejámenes más que por el trabajo mismo y las mujeres indias eran víctimas de las más asquerosas depravaciones del blanco. Mientras los blancos opresores han planificado y tejido sus historias, para justificar sus arbitrariedades y sus pretensiones de supremacía racial; la Historia de Tihuanacu y el Tawantinsuyu sigue ignorada frente a la incapacidad de la ciencia y la técnica moderna que no ha podido descifrar sus misterios.
  2. 2. 2 Mientras para los opresores, la tricolor flamea aires de libertad para el indio se agita el símbolo de la opresión, el Rojo representa sangre y muerte; el Amarillo representa hambre, desnutrición y enfermedades y el Verde, la frustración de toda esperanza. Mientras los opresores evocan la memoria de sus mártires, Bolivar, Sucre Olañeta y otros, para el indio repercuten ecos de humillación y barbarie; ya que ellos legalizaron la creación de una república de esclavos y justificaran la muerte de varios líderes indios como los hermanos Catari de Chayanta, los esposos Tupaj Katari de Ayo Ayo y otros. Mientras para los opresores entonan el himno nacional como un canto de libertad, igualdad y fraternidad; para el indio suena un profundo vacío. Hasta hoy no ha mejorado la situación, la opresión se efectúa por los medios más tenebrosos y sofisticados. EL PUEBLO INDIO. Con la funesta hazaña de colon en 1942, nuestro continente fue confundido con la india y sus habitantes se los comenzó a llamar INDIOS. El apelativo de INDIO aunque no tiene nada de denigrante por su origen ni por su significado, jamás debía de aplicarse a los autóctonos de este continente; sin embargo, el europeo sádicamente se ha complacido en oprimir llamándolos INDIOS, cuyo significado a fuerza de repetirse con mala intención se ha convertido aparentemente en sinónimo de ATRASADOS, cuando en realidad el fondo del problema es RACISTA. Si el atraso fuera suficiente indicio para ser INDIO, los blancos analfabetos y criminales, drogadictos, pobres o taradaso serian también apostrofados de INDIOS, pero eso nunca es así. Para los racistas europeos y europeizantes los nativos de América solamente somos INDIOS. Hasta ayer los racistas han oprimido a nuestros padres llamándolos INDIOS y hoy, cuando la wiphala del indianismo flamea como signo de orgullo nacional y consigna de un movimiento continental, el neorracismo de los criollos – mestizos republicanos, se adelanta en llamarnos Racistas. Ante esto nuestro pueblo se define como una sociedad constituida por toda una nación de genuina expresión india, un pueblo distinto, dinámico y persistente que se proyecta a la retoma de su destino y la reivindicación de su personalidad. Sin embargo, vivimos circunstancias plagadas de gravedad y sin duda la sociedad india que no está desprovista de estrategias suficientes para encarar los momentos cruciales, indudablemente asumirá su gran responsabilidad histórica, frente al galopante acontecer nacional que día tras día provoca caos y el desconcierto hacia el despeñadero de profundos desquiciamientos de la institucionalidad republicana.
  3. 3. 3 EL PROLETARIO BOLIVIANO. El proletario es considerado como una de las clases fundamentales de la sociedad capitalista; carece de propiedad de los medios de producción y se ve obligado a vender su fuerza de trabajo para proporcionarse los medios de subsistencia. En Bolivia toda la NACIÓN INDIA constituye la gran masa proletaria, inclusive los campesinos tildados de pequeños burgueses por la ya abortada tesis de la Central Obrera Boliviana (C.O.B.), copia de copias de un socialismo foráneo frente al SOCIALISMO COMUNITARIO de la nación india, científicamente perfeccionada através de milenios conforme a su proyección decididamente humanista. Para el pueblo indio los pequeños burgueses no son más que resabios de latifundios minoritarios, como bastardos de la dominación blanca existente hoy por hoy, usurpando los verdaderos derechos del indio desposeído. El pueblo indio es razón dominante, cuyo imperio prevalece como elemento proletario. Sin embargo nuestra insurgencia se justifica en cuanto pueblo o nación india que es mucho más profunda que el término proletario, una mera lucha del capital y el trabajo (lucha de clases). El proletariado boliviano es el resultado de la provocación del invasor, de la política de usurpación y de la minifundización de la tierra. La migración de los campesinos desposeídos hacia los centros de trabajo, ha causado la explotación sin misericordia, la perdida de propósitos sanos y el aniquilamiento de un pueblo de un gran valor étnico en las ciudades. El proletariado boliviano, consecuente con la conciencia revolucionaria asume todos los postulados de la nación india y busca la vanguardia de la lucha revolucionaria hasta la retoma del poder político, sin descartar la posibilidad de emprender la lucha armada; en la defensiva como en la ofensiva de acuerdo a las circunstancias emergentes. El proletariado boliviano de esencia y presencia india, consiente de la discriminación racial y la situación social que ocupa, detesta a sus explotadores que en 5 siglos, no tuvieron capacidad ni supieron mejorar la condición miserable de los trabajadores. El proletariado boliviano está constituido por mineros indios, fabriles indios, albañiles indios, barrenderos indios, sirvientas indias y garzones indios, y todos aquellos que representan la mano de obra; además los varitas, carabineros soldados o khateras, universitarios, estudiantes y profesionales, tanto por su origen campesino como por sus intereses socio- económicos, son la genuina expresión india. En suma, el campesinado es el elemento generador de la mano de obra y por la tanto es el organismo matriz del proletariado. Ningún indio debe prestarse más. Como cipayo de los políticos blancos; ni una gota de sangre por los opresores, todos debemos luchar por nuestra liberación.
  4. 4. 4 CENTRAL OBRERA BOLIVIANA. Ante la intuición de las bases, constituye un organismo que cuenta en su haber con jornadas positivas de reivindicaciones sociales. Pero para el estructurador consciente no es más que un instrumento domesticador al servicio de otro imperialismo foráneo. ¿Quiénes son los máximos dirigentes de la C.O.B.?- Por lo visto no son indios, son elementos blancos al servicio de un internacionalismo también blanco. Todos los políticos giran en torno a las dos superpotencias: el Imperialismo Norteamericano y el Imperialismo Soviético, ambos son imperialismos blancos, de los cuales nada bueno se puede esperar, porque los rusos son tan racistas como los norteamericanos. Es verdad que los comunistas ofrecen dar libertad e independencia a los pueblos oprimidos, pero es igualmente verdad que el comunismo aspira al predominio mundial, esto significaría una nueva forma de sojuzgamiento del pueblo indio. El Pueblo Indio del Collasuyu tiene suficiente experiencia para darse de cuenta, que tanto el capitalismo occidental como el comunismo oriental, abrigan los mismos propósitos de dominio mundial y explotación de sus dominados, con la única diferencia de sus sistemas de gobierno y métodos de explotación. La lucha del capital y del trabajo no resuelve el problema del indio del Collasuyu y la lucha que propugna la C.O.B. es la lucha de clases que nada se parangona a la liberación reivindicatoria del Pueblo Indio. En términos universales, el capitalismo y el comunismo, se disputan la dominación mundial y no se interesan por la dominación genuina de los pueblos. En la cumbre con motivo de optar estrategias, discutir hegemonías y estudiar equilibrios, caminan de brazos, departiendo como hermanos blancos la forma de mantenerse en la supremacía mundial. Los resultados son patéticos: Corea del norte y del Sur, Viet Nam del Norte y del Sur, Árabes y Judios, etc. Donde cada potentado enciende la guerra, porque así conviene a sus intereses de predominio, ya que lo contrario significaría su decadencia. El pueblo Indio mantiene sus reservas frente a la C.O.B. por no contemplar ninguna solución al problema indio racialmente discriminado y económicamente discriminado y económicamente explotado. El indio busca su propia liberación reivindicatoria y la mejor forma de gobierno que responda a las necesidades de un pueblo sediento de libertad, para ejercer su propia personalidad en un ambiente altamente socializado. Este gobierno restituirá a su pueblo el sistema socialista que está latente en cada ser indio, el cual ha sido fuente de inspiración para todos los pueblos que hoy predican el socialismo como algo novedoso y suyo. Creemos que solo el indio alienado cambiaría el imperialismo yanqui por el imperialismo ruso, ninguna política foránea tiene la capacidad para restituirnos a nuestra posición anterior de sociedad comunitaria, el cholaje blancoide de Bolivia no tiene valor moral para hablar de
  5. 5. 5 nuestra liberación, ya que los 150 años republicanos son excesivamente suficientes para haber aprendido la lección de NO CONFIAR NUNCA MAS EN ESTA CASTA QUE PARASITA a Bolivia. LA FAMOSA TESIS DE LA C.O.B. La C.O.B. ni bien se había entronizado en la Asamblea del Pueblo, ya ostentaba título y poderes que comenzaban a aterrorizar al pueblo oprimido. La sentencia de ”ningún organismo político o agrupación ideológica que no esté de acuerdo con la tesis política de la C.O.B., podrá ingresar al seno de la asamblea del pueblo”; impuso en la testera del presídium, directivas y figuras ajenas a la de los grandes valores humanos del Pueblo Indio. La Asamblea Popular no podría desviar en absoluto de los lineamientos de la tesis política de la C.O.B., extremo tan necesario para la transferencia de poderes del sistema capitalista al sistema socialista. La tesis de la C.O.B., al margen de los postulados del Pueblo Indio, propugna llevar al poder a la clase trabajadora que es el proletariado; o sea dejando a un lado al campesino que es la masa generadora del proletariado, lo cual estriba en la división del Pueblo Indio e indirectamente provoca la lucha entre hermanos indios. Este lineamiento obedece a la política mundial controlada por los blancos, en la que ni el pueblo chino tiene injerencia por ser considerado de “raza inferior”. La política internacionalista del blanco no acepta del resurgimiento de los pueblos oprimidos del mundo, porque significa disputarle la supremacía. De ahí que han optado por suplantar la insurgencia revolucionaria de los pueblos por una superficial lucha de clases. El internacionalismo blanco acorde con su tesis muy bien planificada se anticipa a la insurgencia libertaria del Pueblo Indio del Collasuyu, provocando solo el movimiento de una sola parte de ese pueblo para liberarse del imperialismo y luego caer en otro imperialismo. La tesis de la C.O.B. sustenta como plataforma, la lucha proletaria, mientras la tesis del Pueblo Indio fundamenta sus principios de lucha en todo el pueblo oprimido. La C.O.B. predica una política de liberación subordinada, que a la postre resultará siempre un `pueblo subyugado, oprimido y humillado. La Nación India propugna su genuina liberación o independencia, esto no significa prescindir del internacionalismo y de la interdependencia de los pueblos, antes bien la política de relaciones abarcaría todas las naciones del mundo. Ante la persistencia de la C.O.B. en imponer una política alienante, el pueblo indio no tendrá otra alternativa que crear un centro que aglutine e interprete los intereses de todos los sectores de trabajadores indios.
  6. 6. 6 EL CAMPESINO BOLIVIANO. El campesino boliviano, fuerza dinámica que ha decidido mucho capítulos de la historia de Bolivia, censura la posición intransigente de la C.O.B. por su franca demagogia al servicio de modelos foráneos. La liberación reivindicatoria de todo el Pueblo Indio, es su propia causa, la cual no puede ser traicionada para servir a sus verdugos. El campesino luchara porque sus hermanos mineros, fabriles y otros que constituyen la mano de obra de Bolivia, no caigan en la voracidad de los pseudo – revolucionarios. El campesino cree en su derecho indiscutible de la revolución libertadora del Collasuyu hasta la restitución del poder por el poder mismo, para cuya concreción asume la responsabilidad de lucha para alcanzar la concientización de sus hermanos y extremar si es necesaria la lucha armada. El campesino se declara rebelde a toda intromisión foránea, así venga de la derecha o de la izquierda; sea del capitalismo de occidente o del comunismo de oriente. El campesino tiene una conciencia cabal de su historia como pueblo indio y se rebela frente a sus opresores blancos que ahora quieren engatusarlo con la lucha de clases. Para el Pueblo Indio otra alternativa, o cae como víctima de los lobos disfrazados de cordero o sacude el yugo opresor. La REVOLUCIÓN INDIA es una necesidad apremiante que el campesino lleva en su sangre y todo esfuerzo físico – mental deben de girar en torno de los postulados de la Liberación Reivindicatoria del Pueblo Indio. Ningún dirigente campesino, debe prestarse a los intereses del gobierno a menos que estos propendan alguna medida reivindicatoria para el Pueblo Indio. El organismo político indio tendrá sus propios tribunales de justicia, para sancionar a los traidores, así éstos sean dirigentes o simples enemigos de su propia raza y causa. Todo dirigente deberá ser elegido por la genuina masa india, sin intromisión gubernamental o personas extrañas a su base. El pueblo solo acatara el gobierno de sus Mallcus y aceptara el consejo de sus amautas. Finalmente el pueblo indio, fiel a sus postulados apoyara la creación de una organismo a su servicio, acorde con sus usos y costumbres. LAS FUERZAS ARMADAS. El pueblo indio no está en contra de las fuerzas armadas, cuya esencia es india, pero si condena al militarismo que las ha utilizado como fuerzas de opresión y agentes de represión al servicio del neocolonialismo nacional y el imperialismo. Actualmente las fuerzas armadas son utilizadas para acallar a balazos a los mineros, fabriles, campesino, etc. cada vez que estos reclaman por sus derechos reivindicatorios, basta recordar
  7. 7. 7 los campos de María Barzola, la noche de San Juan, Sora Sora, Tolata, etc. hechos de genocidio irrebatiblemente militares. Una institución tal jamás podrá merecer confianza del pueblo, su desprestigio a rayado a ser simplemente una “institución tutelar de la casta privilegiada”. La fuerzas armadas deben de ser convertidas a la causa del Pueblo y debe cumplir el verdadero papel de liberación del Collasuyu. En conclusión: ningún pacto con el militarismo y el cambio estructural de la institución armada al servicio del pueblo. LA REFORMA AGRARIA. La Reforma Agraria en la práctica termina por legalizar el despojo, por causa de ella nuestra posesión comunitaria ha quedado individualizada o minifundizada. Antes de la conquista, nuestro pueblo practicaba el sistema comunitario de las tierras de cultivo, de tal modo que la tierra no era de alguien que ostentaba títulos porque la tierra era realmente de la persona que la trabaja. Cuando se instaure el Gobierno Indio, los títulos individualizantes serán anulados de hecho y la Revolución Agraria será una realidad. El Indio con TITULOS o SIN ELLOS es dueño absoluto de la tierra, nadie se siente más dueño con títulos o nadie se siente menos sin títulos, el que actualmente ostenta títulos tampoco desconoce a su hermano que no lo posee, ni este se molesta con aquel porque ambos reconocen como medida transitoria, mientras la palabra no provenga de la autoridad de sus Mallcus. El verdadero socialismo se practicó en los tiempos pre-colombinos cuyos valores permanecen en sus diversas formas: aymi, mink’a, kamayaje, yanapacu, etc. Frente a un socialismo tal, los socialismos colocados caen en el terreno de los absurdos más grandes de la Historia. Basta recordar un pueblo vigoroso que no tenía pobres mendicantes, porque todos trabajaban para subvenir las necesidades de todos. Los preceptos sagrados: Ama sua, ama llulla y ama khella, respaldados con la pena de muerte, regían la conducta social del hombre. La Revolución India revalora la cultura ancestral y lucha por la restauración del Collasuyu – Tawantinsuyu. Por la sagrada memoria de Tupak Katari. Vencer o Morir MOVIMINETO INDIO “TUPAK KATARI” Chuquiawu, abril 1978.

×