Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

El campesino sabio de china (sobre la actitud)

783 vues

Publié le

Actitud ante el destino, logohistorias, logoterapia, cuentos chinos

Publié dans : Formation
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

El campesino sabio de china (sobre la actitud)

  1. 1. El campesino sabio de China
  2. 2. Una historia popular china cuenta sobre un viejo, pero sabio campesino, que sólo contaba con su joven hijo y un viejo caballo para cultivar su campo.
  3. 3. Un día, el caballo escapó a las montañas. Cuando los vecinos del anciano campesino se acercaban para consolarlo, y lamentar su desgracia, el sabio campesino les replicó: «¿Mala suerte? ¿Buena suerte? ¿Quién lo sabe?
  4. 4. Una semana después, el caballo volvió de las montañas trayendo consigo una preciosa yegua salvaje
  5. 5. Entonces los vecinos felicitaron al campesino por su buena suerte. Este les respondió: «¿Buena suerte? ¿Mala suerte? ….ya veremos».
  6. 6. Al día siguiente, su joven hijo intentó domar a la yegua, pero se cayó y se rompió una pierna.
  7. 7. Todo el mundo consideró esto como una desgracia. «Mata a esa yegua, está maldita», le decían algunos. No así el sabio campesino, quien se limitó a decir: “¿Malo o Bueno? Nadie lo puede saber tan rápido».
  8. 8. La semana siguiente, el ejército del Emperador pasó reclutando a todos los jóvenes de la aldea para la guerra.
  9. 9. Pero al ver al hijo del campesino con la pierna quebrada lo dejaron quedarse. Los vecinos le dijeron “Que buena suerte tuviste”, el hombre prefirió callar y esperar hasta quedarse solo con su hijo.
  10. 10. Entonces le dijo a su hijo: «Quiero compartirte una de las grandes enseñanzas de la vida»
  11. 11. He pasado por muchas situaciones difíciles en mi vida pero con el tiempo he aprendido a aceptar los hechos, sin sacar conclusiones precipitadas. Estoy convencido que, al final todo pasa por nuestro bien. Lo único que depende de ti y de mí es la actitud con la que decidamos vivir día tras día.

×