Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

El decálogo para los profesionales de las relaciones públicas

Artículo de Manuel Alonso, socio director en AB Estudio de Comunicación, en Merca 2.0.

  • Identifiez-vous pour voir les commentaires

  • Soyez le premier à aimer ceci

El decálogo para los profesionales de las relaciones públicas

  1. 1. El dec�logo para los profesionales de las relaciones p�blicas Por Manuel Alonso 7-06-2018 Aunque pareciera extra�o, en un pa�s donde las escuelas de comunicaci�n han proliferado casi como tiendas de conveniencia, generando una sobreoferta de profesionales, no es tan f�cil encontrar candidatos para cubrir cabalmente el perfil de un profesional de las relaciones p�blicas. Y no estamos juzgando nivel de estudios, conocimientos, habilidades o personalidad. No, simplemente no le dan el grado merecido a las capacidades y los requisitos que la actividad exige para convertirse en un profesional de las relaciones p�blicas en toda la extensi�n de la palabra. Y m�s que con t�tulos profesionales, estas est�n m�s asociadas con la actitud, el compromiso y la destreza profesional. PUBLICIDAD inRead invented by Teads He aqu�, un dec�logo con 10 reglas que un profesional de las relaciones p�blicas nunca debe de olvidar si pretende forjar una carrera exitosa. 1. Proactividad. Una de las quejas m�s recurrentes en las relaciones p�blicas, es la pasividad. La pr�ctica requiere iniciativa y creatividad. Siempre hay que estar un paso por delante de los
  2. 2. deseos y necesidades del cliente. Eso baja la presi�n en la relaci�n y definitivamente, impacta positivamente en los resultados. 2. Disponibilidad. Al cliente le indigesta escuchar de su ejecutivo de relaciones p�blicas que no tiene tiempo para atenderle. Esto puede ser producto de agencias que tienen estrictas pol�ticas de rendimiento que se apegan al n�mero de horas por las que un cliente esta pagando por su consultor�a, a desorganizaci�n o desinter�s. Siempre hay que responder a una solicitud del cliente, porqu� habr� formar de compensarlo, mientras que una respuesta negativa, sienta un precedente a veces imborrable. 3. Creatividad. Existen acciones de relaciones p�blicas que se han vuelto parte del paisaje y casi se encuentra en cualquier despacho especializado. La diferencia la hace un GRAN IDEA, esa acci�n que nos va a diferenciar del resto. 4. Estrategia. Las agencias de relaciones p�blicas estamos cada d�a m�s enfocados a nuestro papel de consultor, por eso los clientes est�n esperando el desarrollo de un pensamiento estrat�gico que impacte positivamente en sus planes de negocio. 5. Medici�n. Hay quien sigue pensando que los resultados en las relaciones p�blicas se miden en base a los medios ganados, lo que es un principio ya rebasado. Por eso, es primordial definir con anticipaci�n los KPI�s, para no solo contar con par�metros de medici�n, sino para obtener un juicio equilibrado y equitativo sobre los resultados del trabajo. 6. Relacionamiento. La tarea de relacionamiento nunca termina. Uno de los valores de un profesional de relaciones p�blicas es su capacidad y nivel de relacionamiento. 7. Serenidad. Seg�n estudios, las relaciones p�blicas es la tercera profesi�n m�s estresante del planeta. Los comunicadores est�n sujetos a una alta presi�n generada por sus superiores, sus clientes y terceros de quienes muchas veces pende el resultado de su trabajo.
  3. 3. 8. Respalde la informaci�n. No se f�e de su memoria y menos de la de su cliente. Anote, grabe, confirme por escrito. Es crucial. 9. Preparaci�n. La pr�ctica de las relaciones p�blicas est� en constante evoluci�n. El surgimiento del internet ha cambiado sustancialmente la profesi�n, tanto en el sentido de la diseminaci�n de mensajes como la forma que las audiencias los consumen. 10.Trabaje en equipo. La agencia y el cliente son un binomio que debe de trabajar con la misma intenci�n e intensidad. No permita que esa relaci�n se convierta en una competencia en la que no habr� ganadores.

×