Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Evaluación de los trastornos de personalidad.

398 vues

Publié le

Diagnóstico psicodinámico y del DSM IV de los trastornos del eje II

Publié dans : Formation
  • Soyez le premier à commenter

Evaluación de los trastornos de personalidad.

  1. 1. Evaluación de los trastornos de personalidad. Dr. Sergio Aceves Guzmán.
  2. 2. Personalidad • Latín persona = máscara • Características tanto internas como externas del sujeto. • Se define como el conjunto de rasgos y características emocionales y conductuales estables del sujeto.
  3. 3. • La personalidad está constituída por dos componentes: temperamento y carácter. • Temperamento: parte biológica innata de la personalidad, proviene de la herencia y puede definirse como la disposición biológica del individuo a actuar de cierta forma.
  4. 4. • El carácter se moldea a través del aprendizaje social y está constituido por características adquiridas a lo largo de la maduración y conformadas según las normas culturales.
  5. 5. Diagnóstico multiaxial. • Eje I: trastornos mentales • Eje II: trastornos de personalidad y retraso mental. • Eje III: enfermedades médicas asociadas. • Eje IV: estresores psicosociales, económicos, laborales, etc. • Eje V: Escala de evaluación de la actividad global. (EEAG)
  6. 6. • Trastornos de personalidad (Eje II) • Este grupo comprende una diversidad de afecciones y de rasgos conductuales clínicamente significativos. • Tienden a ser persistentes y que parecen ser la expresión del estilo de vida característico de la persona y de su modo de relacionarse consigo misma y con los demás.
  7. 7. • Algunas de estas afecciones y rasgos de la conducta surgen tempranamente en el curso del desarrollo individual. • Son producto de factores constitucionales, experiencias individuales y sociales y otros se adquieren más tarde (multifactorial).
  8. 8. • Constituyen formas de conducta profundamente arraigadas y permanentes, que se manifiestan como respuestas invariables a un amplio abanico de situaciones personales y sociales. • Rasgos de personalidad: cualquier persona los presenta. • Trastorno de personalidad: no hay conciencia de enfermedad.
  9. 9. • Trastorno de personalidad: • Patrón permanente. • Se aparta de las expectativas culturales. • Se manifiesta en dos o más de las sig. áreas: • A) cognición • B) afectividad • C) actividad personal • D) control de los impulsos • Patrón inflexible y provoca malestar clínicamente significativo.
  10. 10. Personalidad (DSM-IV) Cluster A (patrón extravagante) Cluster B (patrón errático) Cluster C (patrón ansioso) Esquizoide Paranoide Esquizotípico Límite Antisocial Histriónico Narcicista Dependiente Obsesivo-comp. Evitativo Pasivo-agresivo*
  11. 11. Trastorno paranoide de la personalidad: el patrón suspicaz. (F60.0) • Paranoia: pensar fuera de sí. • Características: desconfianza hacia los otros y deseo de no mantener relaciones en las que puedan perder el poder de autodeterminación. • Suspicaces, cautelosos y hostiles. • Tienden a malinterpretar las acciones de los demás.
  12. 12. • Responden con ira a todo lo que suelen interpretar como engaño, desaprobación y traición. Aptitud para percibir intenciones ocultas y engaños. • Distorsiones que en ocasiones sobrepasan los límites de la realidad. • Suelen transformar acontecimientos irrelevantes en referencias personales. • Imponen los significados de su mundo interno en el mundo real.
  13. 13. • Tienden a crear “pseudocomunidades” compuestas por personas y objetos distorsionados. • Incapaces y reacios a seguir el ejemplo de otros y habituados a generar su propia energía. • Construyen un mundo en el que tienen la posibilidad de determinar los acontecimientos y hacer lo que deseen.
  14. 14. • Sensibilidad excesiva a los reveses, incapacidad para olvidar ofensas, suspicacia y tendencia a distorsionar experiencias, malinterpretando las acciones neutras o amistosas de los demás, como si fueran hostiles o despreciativas. • Hay un sentido agresivo y tenaz de los derechos personales. • Hay sospechas recurrentes y sin justificación acerca de la fidelidad del esposo o compañero sexual.
  15. 15. • Puede haber autovaloración excesiva, y a menudo hay excesiva autorreferencia. • Incluye: personalidad expansivo-paranoide, fanática, querellante, sensitivo-paranoide. • Excluye: esquizofrenia paranoide (F20.0), estado paranoide (F22.0), paranoia querellante (F22.8) y psicosis paranoide (F22.0)
  16. 16. Trastornos esquizoides de la personalidad: el patrón asocial (F60.1) • Naturaleza reservada, introvertida y tendiente al aislamiento. • Tienen dificultades para establecer amistades. • Prefieren interacciones distantes o limitadas. • Parecen tener nulo interés o incluso aversión por las actividades sociales, de las que parece no obtienen ninguna satisfacción.
  17. 17. • Parecen carecer del equipamiento básico para experimentar los matices más sutiles de la vida. • Dan la impresión de ser insensibles. • Les falta espontaneidad, resonancia y vivacidad, son torpes, no reactivos y aburridos en las relaciones sociales. • Sus vidas parecen grises y monótonas. • Suelen dirigir su talento hacia las cosas, los objetos o las abstracciones.
  18. 18. • Se aparta de los contactos afectivos, sociales y demás, con preferencia por la fantasía, las actividades solitarias o la introspección. • Hay incapacidad para expresar sentimientos y experimentar placer. • Excluye: esquizofrenia (F20.-), sx de Asperger (F84.5), trastorno delirante (F22.0), trastorno esquizoide de la niñez (F84.5) y trastorno esquizotípico (F21).
  19. 19. Trastorno esquizotípico de la personalidad: el patrón excéntrico. (F21) • Comportamiento excéntrico y anomalías del pensamiento y afecto, que se asemejan a los observados en la esquizofrenia. • Afecto frío o inapropiado, anhedonia, comportamiento peculiar, tendencia al aislamiento social, ideas paranoides o estrafalarias. • Patrón de pensamiento autista, aunque no delirante.
  20. 20. • Rarezas de comportamiento y pensamiento: pensamiento mágico, ilusiones, lenguaje circunstancial, suspicacia e ideas de referencia. • Pueden pasar gran parte del tiempo durmiendo o mirando la TV. • Actividades extrañas y pensamientos curiosos que tienen un mínimo propósito o significado social.
  21. 21. • Cavilaciones obsesivas, trastornos del pensamiento y perturbaciones de la percepción, episodios cuasipsicóticos transitorios ocasionales, con intensas ilusiones o alucinaciones. • No hay comienzo definido y su evolución y curso por lo común es la de un trastorno de personalidad.
  22. 22. • Incluye: • Esquizofrenia latente, limítrofe, prepsicótica, prodrómica, pseudoneurótica, pseudopsicopática. • Excluye: • síndrome de Asperger (F84.5) • Trastorno esquizoide de la personalidad (F60.1)
  23. 23. Trastorno histriónico de la personalidad: el patrón superficial. (F60.4) • Trastorno de la personalidad que se caracteriza por una afectividad superficial y lábil, dramatización de sí mismo, teatralidad, expresión exagerada de las emociones y sugestionabilidad.
  24. 24. • Egocentrismo, autoindulgencia, falta de consideración por los demás, demanda continua de aprecio, estímulo y atención y propensión a sentirse herido con facilidad.
  25. 25. • Suelen carecer de fidelidad y lealtad. • Se insatisfacen con vínculos únicos por la constante necesidad de volver a conseguir estimulación y atención. • Da lugar a un patrón seductor, espectacular y caprichoso de relaciones personales. • Incluye: • Personalidad histérica, psicoinfantil
  26. 26. Trastorno narcicista de la personalidad: el patrón ególatra (F60.83) • Se trata de un trastorno de personalidad caracterizado por la grandiosidad y una autoestima sumamente hipertrofiada, acompañada de la necesidad del paciente de que su excepcionalidad sea reconocida por los demás.
  27. 27. • Buscan en los demás los refuerzos que necesitan y han aprendido a confiar más en sí mismos. • Sienten que simplemente necesitan ser ellos mismos para justificar el estar satisfechos y seguros. • Basa su autoestima en una presunción ciega y superficial de valía y superioridad personales. • Sí mismo casi divino.
  28. 28. • Subestiman los méritos ajenos o, cuando más, los reconocen como parte del “selecto” grupo de personas al que pertenecen y sólo en la medida en que les sirven para realzar su pertenencia a una determinada élite. • Dirigen sus afectos hacia sí mismos más que hacia los demás y esperan que los otros no sólo reconozcan, sino que también atiendan a la alta estima en que se apoyan.
  29. 29. • La arrogancia puede ser tan exagerada que molesta o provoca la antipatía ajena. • Sienten una profunda envidia por cualquier mérito ajeno que pueda opacarlos. • Tienden a establecer relaciones de explotación con los demás, cuyos problemas, intereses y necesidades no les conciernen en absoluto. • Carecen de empatía.
  30. 30. Trastorno antisocial de la personalidad: el patrón irresponsable. • Trastorno de la personalidad caracterizado por descuido de las obligaciones sociales y endurecimiento de los sentimientos hacia los demás. • Hay gran disparidad entre el comportamiento de la persona y las normas sociales prevalecientes.
  31. 31. • La conducta no se modifica fácilmente a través de la experiencia adversa ni aún por medio del castigo. • La tolerancia a la frustración es baja, lo mismo que el umbral tras el cual se descarga la agresión e incluso la violencia. • Hay tendencia a culpar a otros o a ofrecer racionalizaciones verosímiles acerca de su comportamiento.
  32. 32. • Antes se utilizaba para designar sobre todo a la delincuencia y criminalidad: “locura moral”. • Sin embargo, otros individuos se mueven en los límites de lo permitido socialmente. • La mayoría encuentran un lugar socialmente valorado en los negocios, la política o el ejército.
  33. 33. • Falta de respeto hacia los derechos de los demás. • Ausencia de culpa por haberles provocado algún daño. • Agresividad, actividades ilegales, mentiras y fraudes, robo e irresponsabilidad financiera con la familia. • No tienen lealtad, honestidad ni fidelidad, por lo que no forman relaciones duraderas.
  34. 34. • Incluye: • Trastorno de personalidad amoral, disocial, asocial, psicopática, sociopática. • Excluye: • Personalidad emocionalmente inestable (F60.3), trastornos de la conducta (F91.-) • Peligrosidad de acuerdo al grado de inteligencia.
  35. 35. Trastorno límite de la personalidad: el patrón inestable. F60.3 • Trastorno de personalidad que se caracteriza por una tendencia definida a actuar impulsivamente y sin considerar las consecuencias. Patrón de intensidad y variabilidad de los estados de ánimo. • El humor es impredecible y caprichoso. • Son probables los arrebatos emocionales, con incapacidad para controlar las explosiones conductuales.
  36. 36. • Tienden a experimentar largos períodos de abatimiento y desilusión, interrumpidos por irritabilidad, actos autodestructivos y cólera. • Los estados de ánimo son imprevisibles y parecen ser desencadenados más por factores internos.
  37. 37. • Miedo e incapacidad de estar sólo. • Relaciones autodestructivas, abuso de alcohol y drogas. • Promiscuidad, impulsividad y autoagresión. • Sentimientos de soledad, vacío y rabia. • Relaciones intensas e inestables. • Experiencias pseudopsicóticas, disociativas o paranoides.
  38. 38. • F60.30 tipo impulsivo • F60.31 tipo limítrofe (“borderline”) • Incluye: Trastorno de personalidad agresiva, explosiva, limítrofe. • Excluye: Trastorno disocial de la personalidad.
  39. 39. Trastorno de la personalidad evitativo: el patrón de repliegue. F60.6. • Trastorno de la personalidad caracterizado por sentimientos de tensión y aprensión, inseguridad e inferioridad. • Hay un anhelo permanente por gustar y ser aceptado, una hipersensibilidad al rechazo y a la crítica, conjuntamente con una restricción de los afectos personales y una tendencia a evitar ciertas actividades.
  40. 40. • Son hipersensibles especialmente a los que pueden sugerir rechazo y humillación. • Manifiestan ansiedad extrema que interfiere en su comportamiento y los distrae de los estímulos placenteros y potenciadores. • Se distancian de los demás como protección contra el sufrimiento psíquico que ellos anticipan.
  41. 41. • Sienten profundamente su soledad y su existencia aislada. • Pueden relacionarse socialmente, pero les aterra permitir que su bienestar resida en otras manos. • Incluye: trastorno de la personalidad ansiosa, evasiva, elusiva.
  42. 42. Trastorno de la personalidad por dependencia: el patrón sumiso. • Trastorno de personalidad que se caracteriza por una dependencia y subordinación a otras personas para tomar decisiones en la vida, tanto importantes como menores. • Gran temor al abandono, sentimientos de desamparo y de incompetencia.
  43. 43. • Centran la propia atención y las actividades casi exclusivamente con el fin de conseguir la aprobación y estima de los demás. • Dejan que sean los demás quienes guíen su vida, animando a otros a tomar la iniciativa, hacerse cargo de su propia vida y estar disponibles para protegerles. • Buscan un compañero-cuidador.
  44. 44. • Tendencia a denigrarse a sí mismos y sus logros. • Su autoestima está determinada por el apoyo y ánimo de los demás. • Quedan a merced de los caprichos y estados de ánimo de los demás.
  45. 45. • Para protegerse a sí mismos, se someten rápidamente y cumplen los deseos de los otros. • Serviles, dóciles y halagadores, siempre están de acuerdo y gustan de pasar inadvertidos. • Incluye: • Personalidad asténica, inadecuada, pasiva, derrotista.
  46. 46. Trastorno obsesivo compulsivo: el patrón de control. F60.5 • Trastorno de personalidad que se caracteriza por sentimientos de duda, meticulosidad, verificación y preocupación por los detalles, terquedad, precaución y rigidez excesivas. • Puede haber pensamientos o impulsos insistentes y rechazados, que no alcanzan la gravedad de un trastorno obsesivo- compulsivo.
  47. 47. • Manifiestan una extraordinaria consistencia, una uniformidad rígida e invariable en todos los contextos significativos. • Lo consiguen reprimiendo los impulsos hacia la autonomía y la independencia. • Aceptan las críticas severas y se someten a las reglas establecidas. • Su restricción sirve para controlar un resentimiento e ira internos.
  48. 48. • Preocupación por el control interpersonal y de sus emociones. • Necesidad del orden. • Limitación de las emociones. • Tríada obsesiva: orden, lentitud y obstinación. • Indecisión y necesidad de controlar las relaciones interpersonales, académicas y laborales.
  49. 49. • Incluye: • Trastorno de personalidad compulsiva, obsesiva, anancástica. • Excluye: trastorno obsesivo-compulsivo.
  50. 50. Pasivo-agresivo o negativista. • Talante variable y caprichoso. • Tendencia a cambiar la afabilidad por la negatividad. • Intensa y profunda ambivalencia sobre sí mismos y sobre los demás.
  51. 51. • Impulsividad caprichosa, irritables y pesimismo gruñón. • Descontento, mohino, rígido y criticón. • Siempre malhumorados, descontentos y quejándose continuamente. • Obstruyen y desalientan las ilusiones ajenas. • Siempre parecen buscar “el negrito en el arroz” • Problemas de autoridad.
  52. 52. • Tienden a ser resentidos, no cooperadores, escépticos, descontentos de sí mismos, irritables. • Incluye: trastorno negativista de la personalidad. • Excluye: trastorno antisocial de la personalidad, trastorno negativista- desafiante.
  53. 53. • Personalidad epiléptica u orgánica: • Cuarteto psicomotor (sx de Gastaut- Geschwind): • Habla circunstancial. • Viscosidad. • Hiposexualidad. • Hipergrafia (escribir o pintar) • Pseudoprofundidad (hiperreligiosidad).
  54. 54. • Personalidad epiléptica: • 60% de pacientes desarrollan cambios permanentes en la personalidad: • Adhesivos o viscosos. • Malhumorados o pendencieros.
  55. 55. • Referencias: • Millon, Theodore. Trastornos de la personalidad. Más allá del DSM-IV. Masson, 2000. • DSM-IV, Manual estadístico y diagnóstico de los trastornos mentales. Masson, 1999. • APAL, Guía Latinoamericana de Diagnóstico Psiquiátrico 2004. • I Congreso Virtual de Psiquiatría. Trastornos de Personalidad. www.psiquiatria.com • Salín-Pascual. Las bases bioquímicas y farmacológicas de la neuropsiquiatría. McGraw-Hill Interamericana, 1997.

×