Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

3

Partager

Télécharger pour lire hors ligne

hHistoria-del-tahuantinsuyo M. rostworowski

Télécharger pour lire hors ligne

"Historia del Tahuantinsuyu narra la gesta de un pequeño curacazgo, perdido en la inmensidad de la cordillera andina, que se convirtió luego en un gran Estado. Es la narración mítica de sus inicios y de la legendaria guerra contra peligrosos y numerosos enemigos. Es la epopeya de un pueblo ágrafo que supo beneficiarse de las experiencias de remotas culturas que le precedieron en el tiempo, conocimientos logrados por los habitantes de los Andes a través de milenios." Así presenta María Rostworowski el libro de historia más leído en los últimos tiempos. Esta nueva edición continúa las Obras Completas de quien se ha constituido en una de las referencias claves en el estudio del pasado andino.

Livres associés

Gratuit avec un essai de 30 jours de Scribd

Tout voir

hHistoria-del-tahuantinsuyo M. rostworowski

  1. 1. ·1 I .. . __ _.__ - ~,-~--__j IEP Instituto de Estudios Peruanas Maria Rostworowski ."0: - ," HISTORIA DEL TAHUANTINSUYU BtBLrOTECA"'f, ACADEMIA DIPLOMATICA DEL PER~ .i I ~ . E I:
  2. 2. A 10 largo de cuarenla afios de investigaci6n, numerosas perso- nas me han ayudado y alentado de muy dislintas maneras en mi trabajo. A todas elias quiero manifestar mi profundo agradeci- miento, Alejandro Diez Canseco me convencio de que podia y debra investigar. Su influencia fue decisiva en la busquada de mi iden- tidad, identidad que tierie, a la fecha, profundas raices aridinas. Raul Porras Barrenechea fue mi gran maestro. Mas adelanle, John Murra, con su vocacion peruanista, me oriente hacia una vision antropol6gica. Al principiar el trabajo en archivos, Felipe Obando fue un paciente profesor de paleografia y, junto can 131,el personal del Archivo General de la Nacion me brindo su constante y desinte- resada ayuda. Una gran amiga, prematuramenle desaparecida, fue Josefina Ramos de Cox, con ella inicie el trabajo de campo sistematico en el valle del rio Chill6n. Otra entrafiahle amiga que me ha apoya- do a 10 largo de todos estos afios es Rosalia Avalos, a ella le debo mucho estimulo. Durante algunos anos conte con la cclaboracion de Pilar Or- tiz de Zevallos, Guillermo Cock y Lia del Rio en la investigaci6n; ellos han permanecido fieles y buenos amigos. Ana Marla Soldi y yo disfrutamos de numerosas salidas al campo cotejando la informacion contenida en los documentos del siglo XVI. .o '0( ~ . A Reconocimien tos HISTORIA I INCANATO I SOCIEDAD ANDINA I ASPECTOS SOCIALES I ASPECTOS ECONOMICOS I PERU I CUSCO I TAHUANTINSUYU I W/Ol.04.031H!13/l999 ROSTWOROWSKl, MARiA Historia del Tahuantinsuyu. 2a. ed..-- Lima: IEPlPrompeni, 1999.-- (Historia Andina, 13) Prohibida la reproduccion total 0parcial de las caracterlsticasgraficas de este librapor cualquier medio sin permiso del Instituto de Estudlos Peruanos. Reglstro del Proyecto Editorial en la Biblioteca Nacional: 11501131300128 Hecho el deposito legal en la Biblioteca Nacional del Peru: 2013-02229 Fotograftas: Prompeni Impraso an los talleres graficos de Tarea Asociaci6n Gnifica Educative. Lima, Peru 3000 ejemplares Primera edicion, enero de 1988 Primera a saxta reimpresiones (marzo de 19B8a octubre de 1995) Segunda edicion, julio de 1999 Quinta relmpreslon de Ia segunda edlclon, julio de 2008 Septima reimpresi6n de Ia segunda edlcion, julio de 2011 Sexta reimpresi6n de Ia segunda edicion, septiambre de 2009 Septima reimpresion de la segunda edicidn, julio de 2011 Octava reimpresion de la segunda edicion, mayo de 2012 Novena reimpresi6n de la segunda edicion, febrero de 2013 99lQ"oo~ Rot ;(013ISBN: 978-9972-51-029-8 ISSN: 1019-4541 "8·'{.~c . I).} © IEP Instituto de Estudios Peruanas Horacia Urteaga 694, Lima 11 Telf. (Sll) 332-6194 Fax (511) 332-6173 web: http://www.iep.org.pe .---_ .....- ... ---....-.~-.- - --- -- -~-.----- ----- ---- - - ._..-
  3. 3. 49 37 25 13 19 _. ----- _ ..._.-..._.. __..__.. --_.- .._-------------------._---_.---- ,-_.-------------, ~' . " Conquista pacifica: el senoric de Chincha. Conquistas relampa- gas: los senorios del Chinchaysuyu. Resistencia local: el sefiorio 107Capitulo IV. Las conquistas La leyenda de la guerra contra los chancas. El vencedor de los chancas. La reciprocidad. La reciprocidad en su forma primitiva, La reciprocidad durante el Tahuantinsuyu. Construcciones y obras estatales. El Cusco. El Coricancha, Santuarios-palacios y centros administrativos. Red vial: los earninos. Los puentes. Los tambas. ... r;. ~, ~: /. <, Capitulo III. Expansion y desarrollo l~; El mitode los hermanos Ayar. Las panaca. Capitulo II. Inicio del desenvolvimiento inca Capitulo I. E1Cuseo primitive Los ayarmacas. PRIMERA PARTE SURGIMIENTO Y APOGEO DEL EST ADO Introducci6n Aclaraciones previas CONTENIDO M.R. Lima, enero de 1988 [urgen Golte y Efrain Gonzales moslraron un gran inleres al leer y comentar el manuscrito de este libra. Mi agradecimiento a Julio Coller y a la plana de amigos e investigadores del Instituto, asi como a todo el personal administrativo, en especial a Lucia Cano par la coordinaci6n editorial. Flnalmente, rni gratitud a Elba Lujan par el cuidado del texto y de la edici6n.
  4. 4. 331Bibliografta 329Documentos y siglas citados 319Glosario t. ~,.,; 309Reflexiones finales cambio costefio. El trueque local. El intercambio a larga distancia de los "mercaderes" chinchanos. Los "msrcaderes" norteflos. El trueque durante las paragrinaciones. La importancia del sistema hidraulico. El modelo econ6mica serrano: La sierra sur. La sierra central. El modelo econ6mico costeno: La especializacion laboral. El inter- 285Capitulo VIII. Los modelos econ6micos Capitulo VII. Los tecuisos rentables del Tahuantinsuyu 257 La fuerza de trabajo. La mita, reguladora de la fuerza de trabajo. La tierra. Tierras del Inca 0 del Estado. Tierras privadas de los In- cas. Tierras de las huacas. Tierras del ayllu. La tierra como remu- neraciori a servicios prestados. La territorialidad discontinua. La ganaderia. Loshatos de camelidos. La presencia de camelidos en -' la costa. Los dep6sitos estatales. Laelite. Los senores. La dualidad en el manda. Los curacas even- tuales. Curacas yana. Las abligaciones de los curacas. Los admi- nistradores. Los sacerdotes, hechiceros y adivinos. Los "rnerca- deres", Los tratantes chinchanos. Los tratantes nortefios. Las clases populares: Los artesanos. Los hatun runa. Los pescadores. Los mitmaq. Los yana. Las mamacona. Los pina. La diarquia y el poder del Inca. 201Capitulo VI. La composicion social del Tahuantinsuyu SEGUNDA PARTE LOS ASPECTOS ORGANIZATIVOS Capitulo V. Las sucesiones y el correinado. 153 El enfrentamiento entre Huascar y Atahualpa: las madras de los pretendientes. La pugna por la mascapaycha. de Guarco. Otra resistencia local: los collee. El sefiorio de Chimu: ejemplo de resistencia. Otras conquistas de Tupac Yupanqui. Conquistas de Huayna Capac. Rebeliones de los sefiorios locales y de rniembros de la nobleza. Los ejercitos incas. - _ _ _.__._._ - _. ..- _ ---.,,---_ _._........ . __._.._.._........... .._.. r--'; I;,
  5. 5. ____,QiMi1~_" _ .... En la investigacion de la historia inca se nos plante an dos serias dificultades. Una relacionada can el modo andino de recordar y transmitir los sueesos; y la otra, can el criterio de los espanoles para interpretar y registrar la informacion que luego nos dejaron a traves de las crcnicas. La suma de ambas se refleja en toda la informacion escrita que nos llega a partir del siglo XVI. La importancia que este problema tiene para el trabajo et- nohist6rico, nos obliga a insistir y examinar nuevamente las for- mas en que else ha manifestado, a pesar de habernos ocupado del terna en anteriores estudios. EI estudio de las fuentes escritas es dificil debido a las con- tradicciones y confusiones que se hallan en elIas. Es asi que juz- gar la cronologia tradicional de los gobernantes cusquefios ha sido una tarea ardua par la inseguridad de las noticias, porque los mismos hechos y episodios se adjudican a uno u otro sobera- no. Es necesario realizar un analisis critico de tales sueesos. Varios interrogantes surgen alrededor de este problema. iNa hub a acaso un sistema para conservar los recuerdos, 0 medias para transmitir los acontecimientos de una generaci6n a otra? Sabemos que las culturas prehispanicas del Peru fueron agrafas: sin embargo esto no fue un obstaculo para recordar y evoear los hechos, 10 que hieieron de varias formes. Existe consenso entre los cronistas cuando sefialan que los indigenas poseian eantares especiales en los que cada ayllu a pa- naca narraba los sueesos de su pas ado durante ciertas ceremo- Introducci6n
  6. 6. Los eurapeos que llegaron a estas costas en el siglo XVI te- nian la preccupacion de conquistar nuevas tierras, y muy pocos El criteria espoiiol Es obvio que los indigenas no cornpartian las mismas preo- cupaciones europeas. Los hechos que deseaban recordar no co- rrespondian necesariamente a las exigencias de otras latitudes. Podemos asegurar que en el ambito andino no existi6 un sentido histiuico de los acontecimientos, tal como 10entendemos tradi- cionalmente. La supuesta veracidod y cronoJogia exacta de los sucesos no era requerida, ni considerada necesaria. La costumbre cusquena de omitir intencionalmente todo episodio que moles tara al nuevo Sefior, confirma 10axpuesto. En muchos casas se llegaba al extrema de ignorar a ciertos Incas que hahian reinado, para no disguslar al Inca de turno. El olvido se apoderaba de los acontecimientos y de las personas [Cieza de Leon, Seiiotio, 1943: 77-79). S6Io los miembros de los ayllus a de las panaca afectados par dicha orden guardaban ocultas sus tradiciones. Este modo de trastocar los aconteci- mientos y recuerdos, sumado a la falta de escritura explica las narraciones contradictorias de las cr6nicas y la tergiversacion de los hechos motivada par la incornprensicn espanola. A pesar de la aparente confusion, esta historia incaica no debe ser calificada como puramente mitica, tal como 10 afirman muchos investigadores. Los documentos, relaciones y nurnero- sos testimonios en donde los indlgenas afirman haber conocido y visto a los ultimos incas son una prueba irrefutable de 1aexis- tencia del Tahuantinsuyu. Los seres humanos, sin apoyo de la escritura, podemos recordar dos y hasta tres generaciones atras. El registro atuiino tos. Por ese motivo vamos a examinar sucintamente el rezislroo andino y luego el criteria espafiol usado para interprelarlo. 15lNTROOUCC16N nias y ante el saberano; los del bando de arriba primera y luego los de abajo, y estaban a cargo de personas especialmente escogi- das para alabar las hazafias y proezas de sus antepasados: se re- tenia aS1una memoria colectiva. Otra manera de recordar a sus gobernantes 0 curacas y even- tos acaecidos era mediante pinturas 0 tablas en las que se repre- sentaban pasajes de su historia y que, segun los cronistas, eran conservadas en un lugar Hamada Poquen Cancha (Molina 1943; Acosta 1940, lib. 6, cap. 8; Santillan 1927: 91; RAH A-92, fol. 17v). Es un dato conocido que e1virrey Toledo envio a Felipe II cuatro panes que ilustraban la vida de los Incas, y en una carta que le dirigio desde el Cusco, con fecha 1 de marzo de 1571, le decia que dichas tapices fueron confeecionados por los "oficia- les de la tierra" y afiadia que aunque "los yndios pinto res no te- nian la curiosidad de los de alla", no par eso dejaban los man los d~ ser dignos de ser colgados en uno de los palacios reales [AGI Lima 28b; Rostworowski 1977a: 239; 1983: rooj. Una tercera forma que tuvieron los ineas para registrar los sucesos fue los quipu 0 paquefios cordeles de diversos calares y nu~os, u.sa~o.spara '" contabi~idad y tambien para recordar epi- SOdlOShistoricos (Cieza de Leon, Seiiorio 1943: 81). Existieran, puss, varios metodos para conservar en la memo- ria los acontecimientos: pinturas, cantares y una fuente mnemo- lecnica; la falta de escritura no fue un obstaculo insalvable en el pueblo inca para guardar y rememorar su pasado. Sin embargo, no podemos dejar de preguntarnos entonces Lpor que tantas contradicciones en el relato incaico si poseyeran medias empiriccs para recordar los hechos? LA que se debe la in- consistencia del registro andino del pasado? Si bien existi6 una aparente confusion en la tradicinn indi- gena sobre su pasado, asta no se debi6 a un desconocimiento de los hechos; las rsspuestas deben bus carse en la interpretacion de las eS,tructuras sociopoliticas andinas par parte de los espaiioles del s1g10XVI. Su mentalidad impedia imaginar una sociedad can esquemas de organizaci6n y registros radicalmente distin- t>lARiA ROSTWOROWSKI14
  7. 7. 17 -_._ - _..__.._--.--._-_._._..-..._-------_.__._--- Un abismo debia formarse entre el pensamiento andino yel criteria espanol, abisma que hasta la fecha continua separando a los miembros de una misma naci6n. INTRODUCCION i..- -. - . "_.--."-_"._ - ,.. I I __j . ~'. lenian la preparaci6n suficiente para comprender el reto que sig- nificaba el mundo andino. Para ellos la preocupacion central era encontrar nuevas justificaciones para su invasion. La falta de acueiosidad se explica por su deseo de demostrar que los Incas no ten ian derecho sabre 81 territorio que habian ganado por la violencia. La mentalidad de la epoca y el interes par probar los derechos del rey de Espana sabre las "provincias" incluidas en el Estado inca hicieron muy dificil la cornprension de la realidad andina. Polo de Ondegardo (1916b: 47) asegura que en el "registra de los yngas muy por menudo hallamos memoria de todo tarnbien cada provincia tiene sus registros de las victorias 0 guerras y cas- tigos de su tierra. Si impartara alga pudieramos muy bien elexir el tiempo que habia que cada una estaba pacifica debajo de la su- [ecion del ynga, pero esto no impotta para /0 que se pretende, pues basta tener averiguado el tiempo que aqui empezaron su conquista" (el subrayada es mio). Los cronistas, frente a las incongruencias de la his toria inca, lraLaron de arreglar y de acomodar segun sus criterios las diver- sas versiones, distorsionandolas. Adernas se encontraban derna- siado irnbuidos de los principios de primogenitura, bastardia y sucesiones reales, de acuerdo can los modelos europeas, para enlender la costumbre andina del derecha del "mas habil" a la eleccion del cargo de Inca 0 de curacao No podfan concebir los europeos el poder de las momias reales que conservaban cria- c1os,derechos y tierras, tal como los poseyeron en vida. Igual- mente incornpresibles resultaron las divisiones en mitades, las formas de parentesca andino. de reciprocidad, y el complejo sis- lema de obligaciones sirnetricas y asimetricas, E1mundo andino era demasiado original, distinto y diferen- le para ser comprendido por hombres venidos de ultramar, preo- eupados en enriquecerse, conseguir han ares 0 evangelizar por la fuerza a los naturales. IvI.tRiA ROSTWOROWSKI
  8. 8. 'f..,. En este libra ellector notara la ornision de la palabra "Imperio" can referencia al incario; tal omisi6n no es casual, obedece a que dicha voz trae demasiadas eonnotaciones del Viejo Mundo. La originalidad inca se debio, en primera instancia, a su ais- lamiento de otros conlinentes. Sus naturales no gozaron de las ventajas de la difusion y de los prestarnos culturales que perm i- tieron el desarrollo de los pueblos de la antiguedad clasica, Sus contactos can Mesoamerica fueron indireetos y esporadicos. EI mundo andino prehispanico se via obligado a buscar su propio desenvolvimienta, a encontrar la solucion a sus proble- mas y a sus neeesidades ahondando en sus raices mas profun- das. El hombre de los Andes logro dominar la aspera naturaleza uniendo esfuerzos y eoncibiendo metodos para superar la incle- mencia del suelo. Su espiritu eomunitario y organizativo le per- miti6 veneer las desventajas y las circunstancias adversas. Este espiritu, este recogimiento sabre S1 rnismo, foment6 y dio como fruto una fuerza ereadora e innovadora que le perrnitio encontrar la solucion a sus angustiosos problemas. Nada era fa- cil para los habitantes del Peru prehispanico, sus tierras se situa- ban en un media ambiente torturado por inhospitas punas, Ira- gosas quebradas, amplios desiertos y enmarafiadas selvas. E! deseo indigene hacia la unidad se expresa a traves de la voz Tahuantinsuyu, que significa las "cuatro regiones unidas en- tre si", y que manifiesta un intento 0 un impulso hacia la integra- ci6n, posiblemente inconsciente, que desgraciadamente nunca S8 logro y que se via truncada por la aparicion de las huesles de Aclaraciones previas c- .. · . -- --.-- -_. -_----
  9. 9. 'I I .---------~-.--~-__j-_._-----------_. SURGIMIENTO Y APOGEO DEL ESTADO Primera parte ,. M.R. > Pizarro; falto tiempo a los cusquencs para consolidar sus propo- sitos. Por esos motivos nos inclinamos a ernp1ear la palabra Tahuantinsuyu en lugar de "Imperio". pues e1significado cultu- ral de esta ultima no interpreta, ni corresponde ala realidad an- dina, sino a situaciones relativas a otros continentes. Una segunda aclaraci6n que quiero dejar establecida es en relacion can la ortografia de las palabras quschuas, que ha sido conservada como en los textos originales para facilidad de los investigadores. Par la misma razon no hernos usado tilde en los nombres quechuas como Huascar, Pachacutec, Tupac. {'.tAlUA ROSTWOROWSKI20
  10. 10. ) A,LINARC'. PACHACUTEC TUPAC 'tUPAHOCJI LA EXPANSI6N DEL ESTADO INCA mrnmmra PACHACU7"EC Y IIllllJUlIJWIII TUNIC YUMNQUI _ HUAYNA CAMe _~. __ •• L•..
  11. 11. .... ---~--~-.-.--- ..-.-___..-~-- i 1 I ._-----_._-_.__.._..._.-.--_._---_._----_.__.....__._--. ---_j . ~: : '1." a , ,. ;: 's Eillamado Estado inca tuvo un tardio desenvolvimiento en el concierto de las altas culturas prehispanicas: milenios 10 sepa- ran de los inicios de la civilizaci6n. Para comprender mejor el momenta de la aparici6n del inca- rio dentro del desarrollo cultural andino veamos el cuadro era- nologico de la pagina siguiente. Los arqueclogos inician la clasi- ficaci6n del surgimiento de las culturas andinas con una epoca Litica, de recoleetores y cazadores; continuan can la introduc- ci6n de la agricultura en la epoca Arcaica; sostienen luego que durante la epoca Formativa se inician las sociedades y los seno- rios teocraticos que se extienden en el tiempo hasta dsspues de la era cristiana y que dan origen a los Desarrollos Regionales Tempranos, seguidos a su vez por la ultima etapa, Hamada de los Estados Militaristas. Dentro de esta ultima, la primera hegemonia estatal fue la de Wari, que duro del siglo VII al X d.C; su fin fomento el surgi- miento de Sefiorios Regionales 0 Desarrollos Regionales Tardios del siglo X al XV. En esta apoca destac6 principalmenle el sene- rio norte no de Chimer, que comprendi6 un pericdo de transi- cion entre la hegemonia wari y la hegemoma inca. El auge del Estado inca arranca en los albores del siglo XV, y su desarrollo qued6 trunco-por Ia-aparicion de la-hueste hispana, .-.------- -- {: 't CAPITULO I El CUSCO primitive
  12. 12. John Rowe habia propuesto con anterioridad a la cronologia que acabamos de exponer una division andina, por Horizontes, con las spocas de expansionde ciertas cu1turas a traves del terri- torio, intercalados por Periodos Intermedios que corresponden a los florecimientos locales. Es as! que un Intermedio Temprano precedio a un Horizonte Temprano [Chavin], seguido par un In- termedio Media (Machica, Nasca, entre otros), continuado luego por un Horizonte Medio (Tiahuanaca-Wari) que a su vez dio lu- gar a un Intermedio Tardio (Chirnu, Chincha, Chancay, y de- mas) que terrnino con la expansion inca u Horizonte Tardio. En la zona del Cuseo, las etnias que ocuparon la region antes de la llegada de los grupos de Manco, y los propios comienzos de los incas corresponden allntermedia Tardio 0 a los Desarrollas Tardios. Killke es e1nombre de una ceramics de baja calidad ar- tistica que predomino durante dicha epoca, y a manera de hipo- tesis la identificarnos como perteneciente a los grupas ayarrna- cas, cuyas jefes etnicos tenian par nambres genericos Tocay Capac y Pinahua Capac. Sin embargo, los anteriores periodos arqueologicos han side hallados en el Cusco, pera aun faltan mayores investigaciones en este campo para despejar las inc6gnitas. Durante e1Horizonte Medio existi6 una ciudad situ ada al sur del Cusco denominada Pikillaqta, centro administrativo wari para la zona. La presencia wari en la region debi6 influir en muchos aspectos del desarrollo inca, incluso en modelos organizativos y de poder. Adernas, po- siblemente persistieron mitos y relatos de aquella epoca; unos cuantos siglos no son una barrera para la canservaci6n de relates orales. La etapa primitiva del Cusco perlenece ala arqueologia, y no a la etnohistoria que tiene su fundarnento en los manuscritos y documentos del siglo XVI. En estas cortas lineas s610 hernos querido situar al incario en e1casillero temporal que le corres- ponde dentro de las culturas andinas. Al finalizar la epoca deno- minada por los arqueclogos como Horizonte Media 0 Hegemo- nia Wari se creo en los Andes un momento favorable para 27I. EL CUSCO PRlMITIVO so g so o.... o sIII o s.... o o III oo o.... I/l 0 ,~o 0III .... o o ~ ::i o CIl12 0 :g CIl ~;2 g~~~ g ~>< c..Z ~o o.§: ~(/l ::;- !i;- :e 0 ~ 6 - wO"" I/) g~o ~ Wo:: o c.. Q W W It-:E::-:S=T.~:AD-:::-:':o:-::s~"'_;-'=r':-:IIN:70::-:S::-Y::-:-::S'=E,-j_N:-=O-=R17:0::-:S::-TA7-G::-:R1~C7:U:7L+-=-RE""'-:-C"'""O-:-LE~C-:-TO~R::-:E=5 MILITARlSTA5 TEOCRAllCOS TO RES CA7..ADORES ALDEA· SOClEDADE5 URBANAS DESPOTICAS NOS z o o :i! CUADRO DE DESARROLLO DE LA SOCIEDAD ANDINA _ -.. (can algunos ejemplos de desarrollos reglonales)
  13. 13. i I - - - -------_____j una nueva reparticion de tierras. S610 un acueioso registro ar- queo16gico podria quiza dar luces sobre esa temprana apoca. El primitivo pueblo de Acamama, nambre can el cual se co-: naceria el futuro emplazarniento del Cusco (Guaman Poma 1936, foja 84; Murua 1962: 62). S8 situaba entre los dos rios de aquel valle. Los cronistas cuentan que en aquella temprana fe- cha las construeciones eran de humilde he chura, y una cisnaga cubierta de juncos, originada por dos manantiales no encausa- dos, se hallaba al pie dellugar donde mas tarde se construirian las impahentes estructuras de Sacsahuaman (Betanzos 1968). Sarmiento de Gamboa (1943: 59) recogio de labios de los Orejones cusquefios la division del espacio fisica imperante en- tances. Se trataba de barrios con un concepto local muy pronun- ciado, muy distinto a las divisiones posteriores que surgieron durante el apogeo inca. La aldea de Acamama estaba farmada par cuatro secciones: Quinti Cancha, barrio del picaflor: Chum- bi Cancha, barrio de los tejedores; Sairi Cancha, barrio del taba- co; y el cuarto barrio, Yararnbuy Cancha, que no es voz quechua sino aymara, y que probablemente era un barrio mestizo habita- do par gente de lengua aymara y quechua (yaruntatha, mezclar- se. Bertonio). Mas adelante, atras divisiones reemplazaran a los cuatro ba- rrios de acuerdo can la importancia que fue adquiriendo el gru- po de Manco; sin embargo la disposicicn del espacio, dividido en cuatra paries, se mantuvo como una necesidad del sistema organizativo, Otra modalidad andina de delimitar las areas se basaba en los principios de oposicion y de complementariedad. En efecto, la oposicion de las mitades, ya fuesen hanan a burin, es decir arriba a abajo, a bien icho y allauca, izquierda y derecha, forma- ban una division dual en todo el ambito andino. Los ayllus, los pueblos, los valles comprendian estas particianes can un senti- do de oposicion relativa. A estas divisiones referentes al espacio fisico hay que afiadir una necion-de-genero+Mas-adelante podremos-apreeiar..en el 29I. EL cusco PRIMITIVO movimientos migratorios. En aquel tiempo ningun poder central controlaba los grupos etnicos que par motivos desconocidos va- gaban por el territorio. No sabemos si esos exodos .semotivaron como consecuencia de Ia caida del poder centrahzador de los wari, de invasiones, luchas, guerras a de desastres naturales pro- longados, como por ejemplo sequias a lluvias excesivas que pu- dieron arrasar las quebradas andinas destruyendo a su paso pue- blos y cultivos. A traves de los mitos puede percibirse la march a a 10largo de la sierra de pueblos enteros en busca de tierras fariiIes donde es- tablecerse. Heroes culturales como Manco Capac, Pariacaca 0 Tutayquiri (Avila 1966) poseian varas rnagicas y fundantes, que al hundirse en Ia tierra sefialaban los lugares donde debian asen- tarse. Otros grupos, como los llacuaces, llevaban consigo un pu- nado de tierra, cuya semejanza can la nueva tierra deb ian buscar y comprobar antes de poblarla definitivamente (AAL-Idolatrias, leg. VI, expo 18, fo1. llr y l1v). Las leyendas narran la presencia de una pluralidad de pe- queries curaeas a sitichi, simples dirigentes de ayllus de dive~sos orfgenes, que habitaban la region del futuro Cuseo. En los mites, los primeros antepasados se habian transformado en piedras, y desde su naturaleza petrea cuidaban de sus descendientes. Este fue un concepto cornun a toda el area andina. Los cronistas nos han transrnitido en un confusa relata los nambres de aquelIos primitivos jefes cuyas hazafias se pierden en la putunpacha, tiempo desierto y despoblado. Sarmiento de Gamboa (1943: 45) menciona que en esa primera epoca tres jefes de diferentes etnias, los sauasiray, los antasayacs y los guallas, se encontraban establecidos en el valle del futuro Cusco. Can el tiempo se sumaron unos advenedizos llamados alcavizas, copa- limaytas y culurnchirnas, y todos juntos cohabitaban en la re- gion. Otros antiguos moradores fueron los lares y los poques. Es dificil precisar la zona en que habitaba cada ayllu a etnia porque mas tarde los incas, cuando adq~irie~<:l!!_l<!.supremacia sabre los dernas, procedieron a una reubicaci6n de los grupos y a MARiA ROSTWOROWSKI28
  14. 14. largo de tres leguas (1943, lib. 1, cap. XX). Tanto Tocay Capac como Pinahua Capac eran los nombres genericos de los senores de Ayarmaca y de Pinahua, tal como aparece en los testimonios de cronistas y en manuscritos del siglo XVI (ver Rostworowski 1969-70). Es interesante constatar que los ayarmacas desempefiaron un rol importante en los inicios del Cusco, e110ssostuvieron pro- longadas luchas contra los incas, y s610 cuando surgio el Tahuantinsuyu quedaron definitivamente desbaratados y rele- gados al rango de simples curacas locales, jefes de unos cuantos ayllus. No se trata de un grupo mitico como tantos otros pues 10 hernos podido rastrear desde los inicios, en Ia llegada al Cusco del grupo de Manco Capac, y luego a traves del incario, en los re- 1atos de los cronistas. Los ayarmacas siguieron Iigurando como tales en los testimonios y registros administrativos virreinales para, finalmente, convertirse, en e1 siglo XX, en comunidades campesinas reconocidas oficialmente. En los documentos que poseen dichas comunidades se hallan los entroncamientos con los testimonios colonia1es que los aeredita como pertenecientes ala etnia de los ayarmacas. Esta larga trayectoria historica, eom- probada par documentos, es poco frecuente en nuestro media y merece que le dediquemos unas lineas. E1nombre Ayar, poseido en cornun por los rniticos herma- nos que can sus respectivas herman as salieron de la cueva de Pacaritambo, y par una primera etnia establecida en Acamama, requiere una exposicion sabre su significado: en e1 diccionario quechua de Gonzalez Holguin, ayar es e1 nombre de la quinua silvestre. En el Cuseo existfa una huaca en el cerro de Quisco, Hamada Capi, raiz de quinua, que representaba el origen del Cusco. Segun Sauer (1950), la quinua (Chenopodium quinoa) era muy importante en los Andes y reemplazaba al rnaiz en las zonas de gran altura; fue una planta cultivada en el area del Tahuantinsuyu. Existe tambien la posibilidad de que e1 nombre Ayar, haya sido impuesto posteriormente, despues del dominio de los incas 31I. EL CUSCD PRiMITIVD La zona de Acamama estuvo habitada originariamente, entre OITOS,par un pujante curacazgo Hamada Ayarmaca. Guaman Poma (1936, fol. 80) despues de citar las cuatro edades del mun- do dice que principiaron a gobernar la region "unos primeros Incas" llarnados Tocay Capac y Pinahua Capac. Murua men cio- n~ a ~stos senores como "reyes", anteriores a los Incas, cuyos te- rritorios s.e extendian desde e1 Vilcanota hasta los Angaraes (1962), mientras que Garcilaso asegura que habitaban diez y ocho pueblos en el mediodia del Cusco, desde las Salinas, a 10 LOS AYARMACAS Cuseo como e1banda de arriba se relacionaba can el sexo mas- culino, mientras el de abajo can el femenino. Adernas de estas diferencias entre las bandos, existia tam- bien una idea de complementariedad que se hallaba en la base del sistema sociopolitieo y econ6mico. Este concepto tenia sus raices en la comp1ejidad de la geografia andina. E1acceso a los d~stinto recurs as, propios de cada piso eco16gico, daba lugar a divers os mecanismos de intaraccirin. Sin embargo, es interesan- te anotar que tanto la oposici6n coma la complementariedad se encue~tran tambi~~ ,en otras esferas del pensamiento indigena, como sila CDsmOVlSlOndel mundo girara en torn a a estas dos no- ciones. .Tanto.Acamama, que fue un villorio primitivo, como la pos- tenor capital del Tahuantinsuyu se basaron en estas divisiones duales y cuatripartitas que fueron la base de todo e1sistema. En- tender ~s~s.~rincipios d~ division es esencial para luego expli- ~ar la division del espacio imperante en aquella remota epoca, idea que se mantuvo despues de la instalaci6n de la gente de Manco. E1 paulatino aumento de la importancia de los Incas oblige posteriormente a 1acreaci6n de nuevas divisiones del es- pacio de acuerdo can los cambios politicos, pera el principia fundamental fue e1mismo. MARiA ROSTWOROWSKI30 r------ ...
  15. 15. i, ii._~.., -----l 33 ..... _ ..._.. _.__._._...• ~~- f.. i· t :} una quebrada que baja desde la laguna de Cuaypon hacia el rio de Yucay en donde, cerea de una barranca, se situaba la huaea principal de los ayarmacas, Hamada Aquillay. En la comarea de Chinchero existia una fortaleza conocida como de los ayarma- cas, la misma que hoy dia se llama Andinchayoe (Rostworowski 1969-70). La importancia que los ayarmacas tuvieron en tiempos pasa- dos se evidencia en el hecho de que conservaron y gozaron du- rante el apogeo inca de un ceque propio en el sistema religioso del Cuseo; aunque habian perdido todo su antiguo poderio, los ineas no pudieron arrebatarles ese privilegio. Es asi que el octa- vo ceque de Antisuyu, en lugar de llevar los nombres tradiciona- 1es de Collana, Payan, Cayao, era conocido como ayarmaca y eomprendia once huaeas. Tambien en e1 quinto ceque de Chin- chaysuyu, en el camino a Yucay, en el cerro de Cinea, existia una piedra que era un adoratorio de los ayarmacas pues decian que era su pacarina a lugar de origen. Los ceque, segun Polo de Ondegardo y mas tarde Cobo, eran unas rayas Imaginarias que rodeaban la ciudad, y que partian de la plaza del templo del Sol semejando un giganteseo quipu. Es- tas rayas, de profundo sentido y significado religioso, se divi- dian en cuatro secciones y seguian los suyu del Tahuantinsuyu, es decir Chinchaysuyu, Antisuyu, Cuntisuyu y Collasuyu, can un total de cuarenta y dos hneas. Cada una de ellas tenia a 10 lar- go de su recorrido un numero de adoratorios a huacas cuidadas por un ayllu deterrninado 0 par una panaca real. Para su servicio disponian de numerosos sacerdotes, rnujeres y servidores dedi- cados al culto (ver Rowe 1979). Otra prerrogativa conservada par los ayarmacas fue la cele- bracion de los ritos de iniciacion de sus jovenes en un mes dife- rente al del grupo inca. Enos festejaban la mayoria de edad de los varones durante las ceremonias del liuarachicuy, en el mes de Orna Rairni, con los omas, los quivios y los tampus. Ala Uegada de los ayllus de Ayar Manco al primitivo asiento . de Acamama, tuvieron que enfrentarse a sus habitantes-para ha- I. EL CUSCO PRIMITIVO sobre los ayarmacas, para justificar una continuidad enlre am- bos grupos. El segundo nombre que poseian los hermanos los distinguia unos de otros. La etimologia de Ayar Cachi no ofrece dificulta- des pues caclii es la voz para la sal, condimento par excelencia para el hombre. En cuanto a uchu, adsmas de quinua silvestre signifiea ajf, nombre impuesto par los esparioles para el Capsi- cum sp., cuyas variedades fueron las principales espedas del Nuevo Mundo. El nombre del tercer Ayar, llamado por los cro- nistas Mango 0 Manco, se refiere posiblemente a una planta ali- menticia caida en desuso: mango, antiguo cereal (Bromus man- go) practicarnente extinguido, pero que en 1837 aun se le culti- vaba en Chiloe y servia sabre todo para preparar cierta bebida (Sauer 1950). La denorninacion de Auca, el cuarto hermann, esta relacionada can una actividad guerrera y no con una planta 0 condirnento. En el analisis de los apelativos queda par ver el significado de la palabra maca. Esta se refiere a una raiz comestible [Lepi- dium meyenii) cuyo habitat fue la puna de la region central. Era un cu1tivo propio de una arnplia region de altura, pero en la ac- tualidad su sembrio y uso estan circunscritos a los pueblos pro- ximos a Jauja. Segun la creencia popular, la maca tiene propie- dades fecundantes, y par 10 mismo se le atribuye un origen magi co. La maca representa tarnbien una antigua tradici6n agri- cola de las tierras altas, muy anterior a la aclimataci6n de la papa a la puna. De ser exacta nuestra hipotesis, los ayarmacas con sus dos apelativos de plantas representan un grupo etnico adaptado a las ragiones cordilleranas. Dos de los principaies asientos de los ayarmacas fueron Tambo Cunga a Posada de la Garganta, y el segundo, situado en los alrededores de Pucuyra, Amaro Cancha 0 Recinto de la Ser- piente. Otro pueblo frecuentemente mencionado por los cronis- las as el de Aguayro Cancha, euya etimologia provendrfa quiza de ahuani, tejer. En un doeumento del Archivo General de In- dias de Sevilla de 1557 s'e menciona unas tie~~~~-ubicadas entre MARiA ROSTWOROWSKI32
  16. 16. En las cronicas, a1lado de Toeay Capac es mencionado otro curaca llamado Pinahua Capac. Los ayllus pinahuas eran afines al grupo de los ayarmacas que formaban la dualidad andin~. ~u- rante la colonia axistian dos ayllus pinahuas, uno en el distrito de Oropesa, provincia de Quispicanchis, y e1 otro ~n .Guaill~- bamba, cerca del valle de Yucay. Los pinahuas de QUlsplcanchls son a la fecha una comunidad campesina reconocida en 1965. Espinoza (1974) ha publicado un os documentos de 1539-1571 en los cua1es se hace referencia a diversas tierras que pertene- dan a los pinahuas. Sus territorios se extendian al sur de San Je- ronimo, desde la Angostura hasta e1rio Vilcanota y la laguna de Muyna. Al narrar los sueesos sabre Tocay y Pinahua Capac nos he- mas ade1antado ala llegada y estab1ecimienlo del grupo de Man- co al Cuseo para rnostrar la antiguedad e importancia de los ayarmacas como una macroetnia soberana en Ia region. Es nsce- sario tener claridad sabre 1asituaci6n sociopolitica dellugar del Cusco en tiempos de la aparici6n de los nuevos pobladores. ya no con un enfoque arquaologico sino etnohist6rico. . Esta versi6n andina, de la oeupaci6n dellugar del Cusco pn- mitivo par grupos que llegaron y se establecieron rnucho antes del arriba de los de Manco, esta de acuerdo can los datos arqueo- 16gicos. Segun Rowe (1960), en 1acsramica de1lntermedio Tar- dio del Cuseo se nota el reemplazo de una cultura par otra. E1au- tor subraya este fen6meno porque demuestra que 1aeultura inca tiene raices mas importantes en las tradiciones de Ayacueho, Nasca y Tiahuanaco, y no en las culturas mas antiguas del valle. 35l. EL CUSCO PRiMITlVO cerse de un lugar en e1valle. No s610sostuvieron 1uchas con los pequefios curacas vecinos, sino que sus principales enemigos fueron los ayarrnacas, por aquel entonces el grupo mas poderoso e importante de 1a region. Los cronistas mencionan las guerras entabladas entre los ayarmacas y los incas a 10 largo de diferen- tes gobiernos; cada nuevo soberano tenia que sostener continuas contiendas, sin alcanzar una definitiva conquista. En los relatos de Sarmiento de Gamboa, Guaman Porna, Santa Cruz Pachacuti y otros, se vis1umbra e1 esfuerzo que signified para los incas mantenerse en el CUSCDy afianzarse en sus posesiones, La continua reincidencia de las 1uchas entre esas dos etnias favoreci6 y ayudo a mantener viva 1a tradicion oral de los suce- sos: de generacion en generaci6n se repetian las versiones de lar- gas guerras, de derrotas sufridas, de triunfos pasajeros y de des- trucci6n de sus huacas. E1 encono latente entre ellos favoreci6 el rapto del joven Yahuar Huacac, a quien sus inesperadas Iagrimas de sangre le salvarcn de una muerte segura. Para tratar de disminuir las lu- chas, ambos grupos recurrieron a1intercambio de mujeres con el fin de poner terrnino a sus rivalidades. Esta situaci6n se rnantu- va hasta e1inicio del Estado inca, cuando e1enfrentamiento final tuvo Lugar en Guaman Cancha, donde el soberbio y rico Toeay Capac fue vencido. Los ayarrnacas quedaron dob1egados y no volvieron a ser mencionados en las cr6nieas; sus pueblos queda- ron arruinados, y su orgulloso jefe fue conducido prisionero al Cuseo. Los sagaces gobernantes cusquefios dividieron y separaron en tres grupos los diversos ayllus ayarmacas, con e1fin de restar- les posibilidades de rebelarse y de retornar a su antigua pujanza. En tiempos virreinales, despues de las reducciones de Toledo, habitaron en Pucyura, Chinchero y San Sebastian. alli es don de son nombrados en los documentos coloniales. Actualmente, 01- vidado ya su antiguo poderio, forman comunidades campesinas reconocidas oficialmente en 1923. MARlA ROSTWOROWSKI34 I 1 III II I
  17. 17. i II ~--- '---'--"~--------'-------.-~''''''-''----'-'--,---------: ! La llegada a Acarnarna de los grupos capitaneados par Manco Capac marea el fin de un largo periodo de trashumancia y bus- queda de tierras apropiadas para la agricultura. El mito de Man- co Capae y de Marna Della relatado par Garcilaso de la Vega es ya clasico: ambos salieran dellago Titicaca como una pareja di- vina y se dirigieron al norte en el afan de hallar el valle "escogi- do". Al llegar al cerro Huanacauri, cerea de 10 que seria un dfa el Cusco, la vara magica que poseia Manco se hundio en el suelo. Era la senal tan esperada, alIi fundarian el Estado. Can esta pa- reja de heroes civilizadores vinieron el orden, la cultura y las ar- tes, y era el mismo Sol el que infundia calor y poder a sus hijos. lSeria este mito la version oficial sobre el origen de los Hijos del Sol? Es posible que el arreglo de la leyenda narrada par el Inca escritor sea obra del propio Garcilaso, como una manera de presentar el mito a lectores europeos. Es par eso que conviene buscar otras versiones, mas andinas, del relata fundacional. Uno de los prieipales mitos sabre el origen de los ineas fue el de los hermanos Ayar, salidos de una cueva Hamada Pacaritam- bo: Posada de la Produccion, Posada del Amanecer 0 Casa del Escondrijo. Dicho lugar se eneontraba en el ceITOTambotoco, el mismo que-tenia tresventanasrMaras Taco, de la cualprocedla EL MITO DE LOS HERMANOS AYAR CAPITULOII Inicio del desenvolvimiento inca
  18. 18. ques de piedra, en donde qued6 atrapado para siempre. Despues de este episodio los Ayar continuaron su ruta por las serranias. Es importante subrayar que los hermanos, a pesar de no te- ner un asentamiento fijo, no dejaban de ser agricultores, es as! que una vez establecidos en un paraje se quedaban en el durante algunos afios, y despues de lograr sus cosechas emprendian de nuevo la marcha. Sarmiento de Gamboa cuenta que en su peregrinaci6n, los hermanos arribaron a un lugar Hamada Guanacancha a cuatro Ieguas del CUSCO.Alli se quedaron un tiempo' sernbrando y cose- chanda, pero no contentos reanudaron su march a hasta Tarnbo- quiro en donde pasaron unos afios, Luego llegaron a Quirirrnan- ta, al pie de un cerro. En ese lugar se celebr6 un consejo entre todos 105hermanos, en el que decidieron que Ayar Uchu debia permanecer en dicho lugar transformado en una huaca principal llarnada Huanacauri. AdopLar la forma Utica era, en el ambito andino, una manera de perpetuar la divinidad a sacralizar a un personaje, es asf que la forma petraa asumida par Uchu no le im- pedia comunicarse can sus hermanos. El mismo cronista menciona que Mama Huaco era uno de los caudillos del grupo y que en ei pueblo de Matagua, esta rnu- jer "Iortisirna y diestra'' lom6 dos varas de oro y las lanzo hacia el norte, una cay6 en Colcabamba, pero Ia tierra dura no permiti6 que hincase. La segunda la arroj6 a un terreno llama do Gua- ya-naypata donde penetro suavemente. Otros inforrnantes con- taron a Sarmiento de Gamboa que fue Manco Capac y no Mama Huaco quien arroj6 e1bastcn magico que debia indicar el asenta- miento definitivo. Los ayllus errantes trataron de llegar al lugar sefialado, pero hallando resistencia entre los naturales se vieron obligados a re- tamar a Matagua. Mientras permanecian alii, Manco Capac or- den6 a Ayar Auca ir a poblar el paraje indicado par la vara. Cum- pliendo 1a orden de su hermano, Auca vol6 hacia dicho lugar, pero al pisar el suelo se convirti6 en piedra. Segun las creencias andinas, las guanca a piedras eran mojones indicadores de la 39u, INICIO O(;L OESENVOLVIMIENTO INCA Segiin la narrativa de los cronistas, los hermanos no tarda- ron en deshacerse de Ayar Cachi par temor de sus poderes magi- cos, pues can un solo tiro de su honda podia derribar cerros a hacer que surjan quebradas. Can enganos 10 convencieron de que retorne a Pacaritambo para traer e1napa, insignia de seno- res, y unos vasos de oro que habian olvidado, llamados topacusi. Una vez que Ayar Cachi penetr6 en la cueva la cerraron can blo- "Enel analisls psicoanalitico del mite no se encuentran las dosprohibicianes fundamentales, la del incesto y la del pa- rricidio y mas bien se hace manifiesta Ia existencia de una red de relaciones fraternas en 1a que el incesto aparece dado. En este mito no existe la pareja conyugal, solo e1bi- nomic rnadre/hijo 0 hermanolhermana. Dentro de tal siste- ma de relaciones, Ia interdiccion realizada par e1padre en el interior del triangulo esta ausente. E1sistema de paren- teseopresente en el mito de los Ayar parece impliear, des- de esta perspectiva, una rslacion dual entre e1hijo y la'ma- dre" (Hernandez y otros 1987). "sin generaci6n de padres", a manera de generaci6n espontanaa, el grupo de los maras; Sutic, ventana que dio origen al grupo de los tarnpus, y Capac Taco, de la que salieron cuatro hermanos cuyos nombres eran Ayar Uchu, Ayar Cachi, Ayar Mango y Ayar Auca (Sarmiento de Gamboa 1943, cap. 8). Ellos estaban acorn- pafiados por sus cuatro hermanas, Marna Della, Marna Huaco, Marna Ipacura 0 Cura y Mama Raua. Cada cronista, segun las re- Ierencias de sus informantes, cuenta con pequefias variantes es- tos episodios. Los legendarios Ayar con sus hermanas iniciaron un lento andar par punas y quebradas cordilleranas, con el proposito de encontrar un lugar apropiado para establecerse. Es interesante anotar que en la version de Guarnan Poma (1936, foj. 81), Mama Huaco es mencionada como madre de Manco Capac y se alude a una relaci6n incestuosa entre ellos. MARfA ROSTWOROWSKI38 ! Ii i ! It! 1 1I r----- ..'-.-,,---.--~..-.-..-.--...--..--.-- ...-....----~-..-.-.-_._...-.....---~------.-.----.------
  19. 19. iI ... __.__._ _._ __ . ._".._".. .._.. _. _.. -,. .___l 41 Ocllo, segunda pareja de Manco Capac. Cabello de Valboa (1951) cuenta que Mama Huaeo hacia el oficio de valiante capi- tan y que conducia eiercitos. ·Esta caracteristica masculina se ex- plicaba en aymara can la palabra huaco, que en dicho idiom a re- presenta a una mujer varonil que no se arnedrenta ni par el frio ni par el trabajo, y que es libre. Segun Sarmiento de Gamboa (1943: 59) los cuatro dirigentes que comandaron los ayllus en la llegada al Cusco fueron Manco Capac, Mama Huaeo, Sinchi Roca y Mango Sapaca. Es importan- te reealcar que Mama Huaco es nombrada entre los cuatro jefes del grupo. No interesa saber si los hechos fueron veridicos a ml- tieos, 10 importante es analizar la estruetura social que la leyen- da sugiere. En esta Coya hallarnos ala mujer tomando parte acti- va en la eonquista del Cuseo, luchando junto a los varones y capitaneando un ejercito, 10 que ilustra la situacion femenina en un tiempo rnttico, y el nivel concedido a su posicion social. En las leyendas cusquefias su ejernplo no as el (mica: en la guerra contra los chancas.Ia curaea Chaiian Curi Coca era la jefa de los ayllus de Choco-Cachona. En la misma leyenda se sabe a traves de los Orejones de la ayuda proporcionada par los putu- muca, piedras magic as que en el momenta algido de la lucha se transformaron en soldados y lograron el triunfo inca. lo intere- sante del mito es la existencia de puturauca masculinos y feme- nines, a sea que el ejercicio de la guerra no era un oficio reserva- do s610 a los varones (Rowe 1979). Estos mitos referentes al establecimiento de los incas son ba- sicos porque revel an su cosmovision y sus estructuras sociopoll- tieas. Manco Capac y sus ayllus habitarcn el Cuseo bajo, y su morada fue el templo de Indicaneha, mientras que los seguido- res de Auea se afinearon e instalaron en la mitad de arriba a ha- nan. La division par mitades tiene, en su eontexto, un sentido de genera y eomprende una oposicion y una complementariedad entre los bandos de hanan y de burin. Gareilaso de 1a Vega (1943, t. 1: 43) confirma ese criteria al decir que los hermanos II. INICID DEL DESENVOLVIMIENTO INCA lorna de posesion de un espacio. Es as! que Auca bajo el aspecto litico fue el primero en acupar el sitio escogido, tan largamente deseado, y ordeno a Ayar Mango llamarse, de ahi en adelante, Manco Capac. Segun Sarmiento de Gamboa, en la lengua habla- da enlonces, cusco significaba ocupar un espacio de manera rna- gica. Para Carcilaso, cusco era el"ombligo" del mundo en la len- gua particular de los ineas (1943, t. 1, lib. 1, cap. XVIII). Cieza de Leon cuenta en terminos semejantes la llegada de Manco y su gente al Cuseo y afiade que la comarca estaba densa- mente poblada, pero que sus habitantes les hicieron un lugar a los recien arribados. Los mites narrados hasta aqui, referentes a la manera como fue ocupado par los incas el antiguo Cusco, son relatos total- mente distintos de la version dada por Garcilaso. La leyenda de los Ayar, can las transformaciones de los personajes en piedras 0 guanca sagradas, adernas de la larga persgrinacion del grupo de Manco. son episodios muy andinos, presentes tambisn en los mites de otras etnias. La trashumancia de los incas no fue la de bandas primitivas de pastores y cazadores, sino la de pueblos esencialmente agrlcolas, preocupados sobremanera en hallar buenas tierras de cultivo. En estas narrativas, una de las dos mujeres de Manco Capac desernpeno un rol especial: hemos vista la version par la cual, a pesar de ser mujer, Mama Huaeo fue la eaudilla que lanzo la vara fundante para la toma de posesi6n simb6liea del Cuseo. Segun el decir de los cronistas, Mama Huaco cogi6 un haybinto (boleado- ra), y haciendolo girar en el aire hirio a uno de los guallas, anti- guos habitantes de Acamama, 1uegole abrio el pecha y sacando- le los bofes sopl6 fuerlemente en eUos. La ferocidad de Mama Huaco aterro a los guallas que abandonaron el pueblo, cediendo su lugar a los incas. En un estudio anterior hemos analizado la figura femenina de Mama Huaeo y 10 que podria significar y representar en el or- den sociopolitico de los ineas (Rostworowski 1983). Ella fue el prototipo de la mujer varonil y guerrera, en oposicion a Mama MARlA ROSTWOROWSKI40
  20. 20. pesar de haber falleeido mantenian a traves de sus panaca una activa injerencia en la politica. Las panaca formaban, junto a los ayllus custodios, la elite y la aristocracia cusquefia. Es includable que estos grupos crearon facciones y alianzas que debieron ejercer sus influencias en los diversos episodios de 1ahistoria inca. Hay que tomar en conside- radon e1gran mimero de hijos de cada soberano, habidos en las distintas mujeres. Todos los miembros de las panaca compo- nian la corte del Inca, una corte apoyada par sus propios antapa- sados que actuaban a traves de sus descendientes como si estu- viesen aun can vida. Para comprender mejor el sentido de una panaca es necesa- rio hacer una carta digresion sobre e1significado del termino en relacion can otras designaciones de linajes y grupos indigenas. Anteriormente, en otro trabaio, hemos analizado la voz parciali- dad en el contexto de los siglos XVI y XVII, y nos vimos obliga- dos a contemplar ciertos aspectos de la palabra ayllu (Rostwo- rowski 1981a), ya que en el ambito andino existian, segun las ra- giones, divers as voces para referirse a ella, y no sabemos si Ladas tendrian la connotaci6n corminrnente admitida. Bertonio sefiala e1usa en aymara de Ia palabra tiatha, cuyo significado seria cas- ta, familia, ayllu, pero tambian semilla de las plantas, de los hombres y de los animales. No hay ninguna referenda a pose- sion de tierras en com un, aunque pcdria inferirse. Fray Domingo de Santo Tomas indica en su diccionario las equivaleneias del quechua costeno can el serrano y cita la pala- bra villca como equivalente a ayllu. Panaca contiene una idea de linaje y de familia extendida. Si bien los cronistas senalan la na- turaleza patrilineal de las panaca. Zuidema (1964) opina que el termino lleva en sf otro sentido: designa al grupo de hermanos de un hombre, y tal situacion no seria aplicable a relaciones en- dogamas 0 patrilineales, sino a grupos excgamos matrilinealas. Esto explica la pertenencia del hombre al grupo de su hermana y el que sus hijos no se clasificaran can 131.El mismo Zuidema su- giere (1964 y 1972) Ia posibilidad de que las panaca existiesen 431[, INlelo oa, DI!SENVOLVIMlilNTO INCA De acuerdo can la informacion de los cronistas, una panaca se formaba can los descendientes de ambos sexos de un Inca rei- nante, y excluia al que asumia el poder. Segun las mismas Iuen- tes, la panaca tenia par obligacion conservar la momia del sobe- rano fallecido y guardar el recuerdo de su vida y hazafias a traves de cantares, quipu y pinturas que se transmitian de gene- radon en generacion. En un pueblo agrafo era sumamente irn- portante tener organizado e1mantenimiento de la tradicion. Las panaca de los ultirnos Incas fusron las mas importantes y eran poseedoras, desde el periodo de la expansion, de grandes extensiones de tierras. Aparte de sus grandes haciendas, trabaja- das par innumerables yana contaban tambisn can sacerdotes augures, mujeres y servidores encargados de su cuidado y d~ mantener su situad6n social (Rostworowski 1962. 1970a). La momia de un Inca seguia disfrutando de todos sus bienes tal como los tenia en vida y constituia una genealogia viviente que el pueblo podia admirar durante las grandes fiestas del Cuseo pues salta a la gran plaza de Aucaypata con todo Iujo y rcdeada de su~ d,eudos y servidores. Esta costumbre hacia que en la capi- tal existiese una numerosa clientela cuya vida y quehaceres gira- ba en torno a las momias de los difuntos soberanos, quienes a LAS PANACA mayores poblaron la parte alta. mientras que los seguidores de la "reina" eran hermanos segundos y poblaron Hurin Cusco. A traves de las noticias de Garcilaso tendriarnos que los va- rones de hanan eran masculinos/masculinos. y los de burin masculinos/femeninos. En cuanto a las mujeres, las de abajo se clasificaban como femeninas/femeninas, y las de arriba fameni- nas/masculinas. Los prototipos de dichas mujeres sedan la fe- menina/fernanina Mama OcIlo y la femenina/maseulina Mama Huaco (ver Hernandez y otros 1987). lI-LARiAROSTWOROWSKI42 t t i. 1 !i i r------ .
  21. 21. . ~. , ---~'--."-'...,,:------' 45 Sabre la panaca de Huayna Capac es importante aclarar que este linaje dio su nombre al centro administrative inca edificado en el norte, en el actual Ecuador y no viceversa como err6nea- mente se ha supuesto. En la probanza de Juan Sierra de Leguisa- rno, hijo de Mancio y de la iuista Beatriz Yupanqui, algunos tes- tigos declararon que Tumipampa se llamaba antiguamente Surampalli (ver Rastworowski 1983). Estas panaca reales, junto a los ayllus custodios formaban la elite cusqueria, y es conveniente subrayar que no 58 trata de gru- pas miticos pues existe abundante informacion sabre ellos en los documentos de archivos, a traves de los cuales sabemos los lugares que habitaban y los campos que poseian a finales del si- glo XVI. Una rica informaci6n se encuentra en los libros de la Real Hacienda del Cuseo [Archive General de la Nacion, Lima) y en los Libras Parroquiales del CUSCD. Es indudable que las panaca durante el incario, adernas de formar la corte del soberano, se desempefiaron como facciones polfticas. Sus alianzas 0 enemistades jugaron un rol preponde- rante en la politica inca yen la historia de la sociedad cusquena, Adernas de las panaca tradicionales, mencionadas lineas arriba, las cr6nicas hacen menciones esporadicas a otras panaca que posiblemente tuvieron un papel importante en tiempos an- teriores y que quedaron postergadas par grupos antagonicos can mayor poder. Es interesante anotar que si las aiiadimos a las tra- dicionales, forman un total de ocho panaca par eada mitad, es decir ocho para hanan y otras tantas para burin, mimero fre- cuente en la organizaci6n andina de los ayllus por ser un multi- plo de la dualidad y de la cuatriparticion, Par otra parte, los Libras Parroquiales del Cuseo contienen -los nombres de-unasertede ayllusexistentes durante-los-siglos Capac Ayllu Tumipampa panaca de Paehacutee Inca Yupanqui de Tupac Yupanqui de Huayna Capac Hatun Ayllu fl. INICIO DEL DESENVOLVIMlENTO INCA de Inca Roea de YahuarHuacac de Viracocha Uicaquirao panaca Aucaylli panaca Soeso panaca Hanan Cusco de Manco Capac de Sinchi Roca de Lloque Yupanqui de Mayta Capac de Capac Yupanqui Chima panaca Raura panaca Auayni panaca Usca Mayta panaca Apo Mayta Capac panaca Hurin Cusco desde tiempo atras y que de ellas se eligiese al Inca reinante. Es muy posible que este en 10 cierto, y como hip6tesis proponemos que tanto el grupo de Ayar Mango como el de Ayar Auca usasen dicha palabra como sin6nimo de ayllu mucho tiempo antes de su llegada al Cusco. Es posible que una de las diferencias entre ayllus y panaca consistiese en que los ayllus eran patrilinea1es, mientras que las panaca mantenian un sistema matrilineal. El terrnino panaca proviene de pcuia, "herman a en el habla del var6n, a prima her- mana 0 segunda a de su tierra 0 linaje conocido" (Gonzalez Hol- guin 1952). Dicho en otras palabras, el conjunto de gente que va- gaba por el territorio en busca de tierras fertiles donde estable- cerse, empleaba la palabra panaca para designar a varies de sus grupos y linajes. De acuerdo can este postulado, la voz panaca 5610se ernpleo para los miembros de los linajes incas, mientras la palabra ayllu era usada en el Cusco yen Ayacucho en tiempos anteriores a la llegada del grupo de Mango. Mas adelante los es- pafioles contribuyeron a difundir aun mas la voz ayllu, aplican- dola a todo el Tahuantinsuyu. En la relaci6n de las panaca, segun los cronistas, se sefialan cinco panaca para la mitad de abajo, 0 burin, y seis para el ban- da de arriba, Dhanan. y eran las siguientes: MARiA ROSTWOROWSKI44
  22. 22. Lapresencia de un ayllu Hamada liiaca Panaca apoya la posi- bilidad de que fuese un linaje de filiacion matrilineal de mujeres nobles, a diferencia de los ayllus patrilineales. Mayor confirrna- cion se halla en e1hecho de que Pachacutee abandon6 su ayllu natal para incorporarse al Hatun Ayllu. La diferencia entre las panaca y los ayllus estaria justamente en poseer estructuras so- dales diferentes. De ser correcto este planleamiento, cada Inca nacia en una panaca y pasaba a otra euando recibia la masca- paycha. Mudarse de linaje no significaba la creaci6n de un nue- vo grupo, sino el paso de un grupo a olro. Este heche, adernas de ser una practice particular de los linajes incas, daba una enorme importancia al ayllu a panaca de 1amadre de un soberano. Sarmiento de Gamboa (1943, cap. 47) cuenta que Pachacu- tee intento fundir Ifiaca Panaca can Hatun Ayllu, pero nunc a S8 logro dicha union, pues ambos continuaron existiendo sirnulta- neamente en e1Cuseo colonial. Durante el virreinato, Ifiaca Pa- naca pertenecia a la Parroquia de San Jeronimo, y en una provi- sion hecha en e1 Cusco en 1630 sobre deslindes de heredades, las tierras de Ifiaca Panaca eran vecinas, por un lado, de Suesu y Aucaylli panaca y, par otro lado, de los campos de los chauin- cusco y de los arayraca (ACC, leg. 8, cuaderno 22, ana 1713). 10 que demuestra que no se trataba de un ayllu milico, Entre los Hurin Cusco, tres fueron las panaca olvidadas: Masca panaca, nombrada par Molina, el cusquefio, como situa- da en e1Cuntisuyu durante las ceremonias de la CHua (1943: 3). Es posib1e que este grupo diera su nombre al distintivo usado por el Sapan Inca. La segunda panaca se llama Sauaseray pana- ca y Sarmiento de Gamboa (1943, cap. 9J 1a meneiona como asentada en e1 Cuseo mueho antes del arriba de los linajes de Manco al valle; quiza se trat6 de una primera oleada de invaso- res que se adelanto al grueso del grupo. En las lnformaciones de Toledo (Levillier 1940, t. II) algunos naturales afirmaron que los sauaseray salieron de Sutic Taco, a diferencia de Mango que per- tenecia a Capac Toea. La tercera panaca era la de Yauri, que 47II. !NlelO DEL DESENVOLVIMlENTO INCA "Ifiaca, vel Palla - muger que viene de casta noble de los Ingas. Inacachasita, vestirse al modo destas rnugeres; y hazer muy de la senora". En Bertonio (19S6, 2da. parte: 175) encontramos: "Yfiaca - la mantellina de la cabeca Yfiaca frusta -la senora de ayllo de Incas 0 nobles Ifiaca yiiaealla pachallicuni a pallapallalla - vestirse galanamente la muger muy pintada". XVIY XVII, que son sin duda una importante Fuente para la in- vestigaci6n. Para los Hanan Cusco, dos eran las panaca eliminadas de la lista oficial. La primera se llam6 Cusco Panaca y se situaba en el Antisuyu durante las ceremonias de la Citua; quiza represent6 a los descendientes de Ayar Auca que dieron su nombre a11ugar conquistado par ellos. La segunda fue lnaca Panaca, y su caso es interesante porque suministra informaci6n sabre 1a estructura de los linajes reales. Segun la relaci6n de ceque, la primera hua- ca del quinto ceque de Chinchaysuyu se llamaba Cusicancha a Recinto Venturoso, colindante con e1templo de Coricancha. En aquellugar naceria Inca Yupanqui (quien mas adelante tornana el nombre de Pachacutec), motivo par el eual, desde entonces, alll hicieran sus sacrificios los miembros de Ifiaca Panaca (Rowe 1979, CH-5: 1; Sarmiento de Gamboa 1943, cap. 47J. Laafirmaci6n de que un Inca reinante no pertenecia a ningu- na de las panaca "oficiales" nombradas en las cronic as sugiere varios hechos que es necesario considerar. Primero, esta noticia apoya nuestra hipdtesis de la existencia de un mayor mimero de panaca antiguas; en segundo lugar, el nombre Ifiaca ofrece una marcada connotacion femenina. Segun Gonzalez Holguin (1952: 368): MARIA ROSTWOROWSKI46 ~-~~ ..."-.""~---_____ i. ..__.. ..__.•.....__._.. _. ._.._...•_.__... .•N_~ __ ··_
  23. 23. I - -----_------_---------_---- --~-----"--___j Si bien los mitos de los Ayar y la gesta de Manco Capac se rela- cionan can los inicios y el establecimiento del grupo inca en el Cusco, el de la guerra contra los chancas se refiere a los comien- zos de la grandeza inca; ambos mites narran dos etapas bien definidas en el desenvolvimiento del Estado. El primero senala sus origenes y sus esfuerzos para hacerse de un lugar en el valle, el segundo, la forma como rompieron el circulo de poderosos veci- nos y cambiaron a su favor el equilibria existente hasta entances entre las macroetnias. Estas narraciones contienen un fonda de sucesos veridicos encubiertos par la leyenda. No se puede dudar de que el mito de Manco represent a un movimiento de grupos etnicos que llega- ron a Acamama, pequefio villorrio ocupado por otros pueblos. La leyenda de Ia guerra contra los chancas responde a la necesi- dad que tuvieron los incas de explicar su realidad, es decir de contar los acontecimientos que desataron la expansion ineaica. Si bien la carencia de escritura entre los naturales y 10confu- so de las fuentes de los cronistas no otorgan una seguridad en el desarrollo de los hechos, par 10 menos la leyenda ofreee una ver- sion andina de los pasibles acontecirnientos. Par otra parte, alga - "debio ocurrir effercusccqjara favofecer e1auge me-a;plies1efilF LA LEYENDADE LA GUERRA CONTRA LOS CHANCAS CAPITULOIII Expansion y desarrollo tambien es mencionada por Molina durante las fiestas de la Ci- tua en e1 Cunlisuyu. Las panaca anadidas aumentaban en dos las correspondien- tes a los hanan y en tres las de burin, dando un total de ocho pa- naca para cada mitad, cifra cornun en el ande porque correspon- dia al esquema de la cuatriparUci6n. Con el surgimiento del Estado, las panaca de los soberanos creadores de la hegemonia surgieron como las mas poderasas y ricas, pues can ellas se inicio la posesi6n de grandes tierras pro- pias y de servidores en gran escala. Si bien al principia ellas con- tribuyeron eficazmenle al desarrollo del Tahuantinsuyu, a medi- da que transcurria el tiempo sus nurnerosos rniembros principia- ron a crear problemas a los soberanos reinantes. Cada rnornia de un Inca fallecido seguia como en vida y participaba en la vida po- litica: bajo la forma de oraculos opinaba y daba su parecer sabre los diversos sueesos. Las difieultades surgieron ala muerte de Huayna Capac, can la elecci6n de Huascar, y continuaran durante todo su gobierno, hasta que la panaca que apoyaba a Atahualpa logro triunfar. lvlARiA ROSTWOROWSKI48
  24. 24. EnPalma de Mallorca, en la biblioteca de Bartolome March, ha sido des- cubierta la cr6nica completa de Juan de Betanzos. El hallazgo se debe a Mari Carmen Martin Rubio. 1 Esta iiusta habia sida concubina de Pizarro de quien tuvo par hijo Francisco, como su padre y Juan que muri6 nino. Des- pues de la muerle del Marques se caso can Juan de Betanzos, ex- perto queehuista e interprets oficial en el Cusco, Es nalural su- poner que tuvo largas conversaciones can los parientes de su mujer, y que fueron ellos sus informantes cuando el virrey Anto- nio de Mendoza le ordeno escribir una relaci6n que termin6 en 1551. Su obra perrnanecio inedita, y parte de ella se ha perdido": es probable que Sarmiento de Gamboa, cuando redactaba su propia cronica, eonsultase el manuscrito de Betanzos. Esta ada- racion es necesaria para explicar por que usamos de preferencia los datos de este eronista, pues interesa examinar parle de un posible cantar inca. Los chancas, de aeuerdo can sus mitos, sefialaban como su pacorina a 1ugar de origen a la laguna de Chacloeocha (Cieza de Leon, La Cr6nica 1941, cap. XV; Guaman Poma 1936, fo1. 85; Vasquez de Espinoza 1942). El nombre de Choclococha surgio, segun Munia (1946, lib. 4, cap. VII), cuando en una batalla enta- b1ada entre los huancas y los huamanes quedaron derrotados los huancas, quienes en su precipitada huida echaron sus cargas de maiz a la laguna, llamada antiguamente Acha. En el verano si- guiente un excesivo calor seco la laguna, y las sernillas gerrnina- ron produciendo tiernos choclos. Desde en lances la laguna se canada can el nambre de Choclococha, tal como se le canace actualmente. El1ugar esta cercano al pueblo de Castravirreyna, a una altura de 4,950 metros sabre el nivel del mar. Otra leyenda relacionada con la misma laguna es menciona- da par Arriaga (1968). Segun el, durante la procesi6n de Corpus los indigenes llevaban en unas andas "des corderas de la tierra" que saerifieaban a las dos lagunas: Chodococha y Urcococha, diciendo que las llamas tuvieron alll su origen. 51III. EXPANSION Y DESARROLLO mas la plena seguridad de la existencia de gU Estado par 10 que vieron y describieron los espaiioles. De alli que su historia este dividida entre e1mito y la realidad. Tambien as obvio que el po- derfo incaico no se forja solo, una serie de factores positivos se aunaron para facilitar su engrandecimiento, a Ia par que una eli- te de hombres capaces supieron aprovechar de las circunstan- cias para la creacion del Tahuantinsuyu. Cuando se trata de las conquistas incaicas debemos aclarar que, segun las evidencias arqueologicas conocidas ala fecha, su expansi6n databa de poco mas de un siglo antes de la llegada de los europeos. Tanto Cieza de Le6n (1943) como Castro y Ortega Morej6n (1974},en su relaci6n, afirman que los incas eran "modernos" en el panorama andino, es decir que su auge no se perdia en la no- che de los tiempos, incluso ellos mismos asi 10 reconocian. De la misma manera en que los incas trataban de imponerse y de dominar a sus vecinos, la macroetnia de los chancas, situ a- da en la region de los rios Pampas y Pachachaca, aspiraba tam- bien a la expansion territorial, y sus conquistas la habian condu- cido al sur de sus dominios, a la regi6n de Andahuaylas. Debido al caracter legendario de 1aguerra contra los chane as no podernos asegurar cuando tuvo lugar. Es posible que desde epocas anteriores se haya dado inicio al-enfrentamiento entre las dos etnias que concluyo con el asedio al Cusco y la total derrota chanca, unas cuantas generaciones antes de la aparicion de los hispanos. La cronies de Betanzos contiene la informaci6n mas detalla- da sabre las guerras definitivas entre ineas y chancas, cuyas ha- zafias el adjudicaba al principe Cusi Yupanqui, convertida mas tarde en el Inca Paehacutec. Su relata tiene todas las aparieneias de un trazo de cantar indigena, yes posible que Betanzos tuviese acceso a la tradici6n oral de lapanaca de Pachacutec a traves de su mujer, la prineesa Cuxirimae Ocllo, perteneciente allinaje de Paehacutec. Mas adelante explicaremos el porque de nuestra afirmaci6n. I;!ARlA ROSTWOROWSKJ50
  25. 25. i I .- ...--.-----_---;-~ I ran podido resistir la embestida. Adernas Betanzos senala una dispersion de los efectivos chancas hacia otras regiones, 10 que demuestra la escasa cohesion de sus ejercitos: parecieran, mas bien, haber sid a hordas dedicadas a1pillaje. Se puede plantear la hipotesis de que los chancas, dado su caracter indomito y belicoso, fueran quiza los responsables de la desintegracion del gran centro wari, y los principales culpables de su deterioro. Durante el gobierno de Viracocha, los chan cas salieron de sus tierras decididas a conquistar el mundo, partieron de Pauca- ray, su pueblo principal, situado a tres 1eguas de Parcos. Segun la usanza andina, dividieron sus ejercitos en tres partes, una de ellas tome la ruta hacia Cuntisuyu, teniendo par jefes a Malrna y a Irapa 0 Rapa, quienes representaban las mitades organizadoras de arriba y de abajo. E1segundo ejercito se dirigi6 tambien al ~untisuyu, aunque Sarmiento de Gamboa afirma que fue al An- tisuyu: sus generales fueron Yana Vilca y Toquello Vilca a Tecla Vilca. El tercer grupo tom6 la ruta mas directa al Cuseo, y era condueido por Tumay Huaraca y Astu Huaraca; tarnbien llevaba consigo a Huaman Huaraca que era el encargado de negociar la rendicion del Inca (para un analisis de los apelativos de los jefes chancas, ver Rostworowski 1953). LIegados los chancas a Vilcacunga, enviaron sus ernisarios al Cuseo anunciando su intencion de someter a los ineas. Vira- cocha aternorizado por la noticia decidi6 abandonar la ciudad a su suerte y march6 a refugiarse en el fuerte de Caquia Xaquixa- guana. Can Viracocha partieron sus dos hijos, Urea y Socso. Alrededor de Urco conviene haeer una corta digresicn: En un anterior trabajo hernos analizada el nornbramiento de Ureo como corregente del Inca reinante, tema al que volveremos cuando traternos las sucesiones incaicas y veamos la costumbre existente entre los curacas de asegurar par nombramienta la he- . rencia del cargo, y ornitir la norma habitual de la eleccion, Los , croni~tas que se reHeren a Urco como saberano son los siguien- +tes: Ciezade Leon; BetanzosrSarmiento de Garnboa,·Santa-€ruz 53Ill. EXPANSION Y DESARROLLO ------ .._._-_._---_. - -.... Al igual que los Incas, el grupo chanca comprendia varios ayllus divididos tarnbien en dos bandos: hanan y hurin. Los per- tenecientes a la mitad de arriba decian que su jefe rnitico era Uscovilca, mientras que los del bando de abajo consideraban a Ancovilca como su antepasado, y ambos personajes, como Ido- los, en forma de piedras 0 guanca eran llevados a sus guerras (Sarmiento de Gamboa 1943, cap. 26). Antes de mencionar los divers os ayllus que campanian la etnia de los chancas verernos el significado del apelativa. El die- cionario de Bertonio (1956) contiene la palabra cchancca, hila de lana. Gonzalez Holguin (1952) en su diccionario quechua menciona: chanca zzapa, bambolearse, andar temblando; chan- chani a zzanzzani, ir saltando; chatica, pierna. Segun Recaredo Perez Palma (1938), chonca es la parte del cuerpo en que se unen las extremidades y el sexo. lSerian los prapios chancas quienes se llamaran can esa voz, 0 serla un apodo dado par los quechuas de Andahuaylas 0 par los cusquenos por su forma de caminar? Los chancas de Andahuaylas parecian ser parientes cercanos de los demas grupos que habitaban en 1aactual provin- cia de Ayacucho. Garcilaso (1943, lib. 4, cap. XV) meneiona los ayllus que comprendia el grupo de los chancas, segun 131eran: los hancohuallus, los utunsullas y los urumarcas, habitantes del valle del rio Pampas; los vileas, de la meseta que esta sabre la orilla izquierda del mismo rio; los pocras, de los valles que cir- cundan la actual eiudad de Ayacucho; los iquichanos, de las montanas al norte de Huanta; los morochucos de Cangallo y, par ultimo, los tacmanes y los quinuallas que vivian entre Abancay y la cordillera nevada. Navarro del Aguila (1930), en su libra Tribus de Ankco Wa- llack da a la confederacion chanca mayor extensi6n territorial pues los alia can los huancas, y otorga mayor importancia a los ayllus pocras. Si bien los chancas formaron quiza parte de una mayor confsderacion de grupos, no creernos que los dernas corn- ponentes de la supuesta rnacroetnia participaranen elataque al Cusco, de ser esto cierto, las pocas fuerzas cusquefias no hubie- - MARiA ROSTWOROWSKI52
  26. 26. La leyenda narra que estando solo y muy acangojado par la situacion, el virtuoso joven Cusi Yupanqui se qued6 darmido, y en suefios se Ie apareci6 la imagen del dios Viracocha quien Ie profetiz6 su pr6xima victoria (esta parte del mito tiene un rnarca- do sabor europeo, pues la tradicicn andina mandaria ofrecer cuantiosos sacrificios a una huaca para asi obtener de ella un oraculo], Al dia siguiente, dsspues de esle suefio, aparecieron los chancas sabre el cerro Carmenca y bajaron en atropellados es- cuadrones dando voces y alaridos (ver Hernandez y otros 1987). Segun Cieza, los defensores de la ciudad habian cavada grandes fosos recubiertos de ramas y tierra donde, en su apresu- rada carrera, fueron cayendo los chancas. Sarmiento de Gamboa (1943, cap. 27) habla de la ayuda proporcionada par la curaca Chafian Cury Coca, perteneciente a los ayllus de Chaco y Cacho- na, quien al frente de su ejercito rechaz6 el ataque enemigo. El mito da cuenta de la milagrosa intervenci6n de los putu- rauca en el momento critico de la lucha, y de c6mo esas simples piedras ganaron vida y se transformaron en fieros sold ados r'es- ponsables de la victoria de los incas en el momento mas angus- tioso del encuentro (Santa Cruz Pachacuti 1928; Cobo 1956). La fama de los puturaucti alcanz6 gran difusi6n entre los enemigos de los incas, y en ciertas ocasiones los curacas se rindieron s6lo ante el temar de enfrentar a tan aguerrido ejercito. Mientras tanto, Cusi Yupanqui y los siete jefes "herrnanos" lograron detener la embestida chane a y, aprovechando la situa- cion, el joven principe se lanzo hacia sus enemigos para apode- rarse del idolo a guanea que representaba a Uscovilca, y de su unancha 0 estandarte. Los chancas, viendose sin su mallqui se dieron a la fuga y no se detuvieron hasta llegar a Ichopampa. Los sinchi 0 curacas vecinos que aguardaban el resultado de la bata- lla apostados en las alturas cercanas al Cusco, abandonaron sus pueslos para unirse a las victoriosas fuerzas cusquefias y parse- guir a sus enemigos. Para Sarmiento de Gamboa (1943, cap. 28). el segundo en- cuentro contra los chancas tuvo lugar en Ichopampa, esta vez los 55III. EXPANSIONYDESARROLLO Pachacuti y Herrera. Los cronistas que s6lo 10mencionan son: Munia, Cabello de Valboa, Guaman Poma, Los Quipucamayoc y Cabo. El padre Acosta no nombra a Urea, pero dice que el inicio de las victorias de Pachacutec se debi6 a que un "herrnano" suyo, que peseta e1senorio en vida de su padre, qued6 vencido en una batalla que libro contra los chancas. Otros cronistas como Las Casas y Roman-Zamora sefialan a Pachacutec como defensor del Cusco; Calancha asegura que Pachacutec les quito, a su padre y a su hermano, el gobierno; "aunque Garcilaso dice que e1que quito el Reyno a su padre fue el Viracocha". Herrera en la portada de la Decada Quinta de su cronica ilustra a Inca Urco can las insignias del mando. Volvamos ala leyenda, cuando la lucha entre los incas y los chancas adquiere un caracler epico ante la proximidad de las tropas enemigas. En la abandonada ciudad s610 permaneci6 el joven Cusi Yupanqui, supuesto "hijo" de Viracocha, con sus ge- nerales Vicaquirao, Apo Mayta y Quiliscachi Urea Guaranga, a quienes se unieron sus cuatro servidores a criados: Pata Yupan- qui, Muru Uanca, Apo Yupanqui y Uxula Urco Guaranga. Sar- miento de Gamboa senala que siete senores ademas de Cusi Yu- panqui quedaron en e1 Cusco: Inca Roca, Quilliscachi Urco Guaranga, Chima Chaui, Pata Yupanqui, Viracocha, Inca Paucar y Mi.i:coymana,el ayo del Inca Yupanqui. El mimero ocho, como ya dijimos, representa un multiple de 1adualidad y par 10tanto de la cuatriparticion, cifras organizadoras que figuran en el sis- tema cusquefio. La narrativa de Betanzos cobra aqul e1ton a de los largos can- tares de 1a tradici6n oral, sin dejar de lado cierta semejanza can los re1atos epicos medieva1es. Cusi Yupanqui envi6 a los tres se- nores que quedaron can 131a que buscasen ayuda entre los cura- cas veclnos, quienes, por temar a los chancas y por las pocas fuerzas incaicas denegaron el socorro. Los escasos efectivos eus- quefios forman parte de las expresianes miticas, pues el triunfo posterior aumento la grandeza del heroe. MARlA ROSTWOROWSKI54 ___,.,1.." ", __,_,_,,
  27. 27. i._.".__ .__,_.,__~__~,.., . .,__...,..._.,.._._._~_..__..._.._..._, __ ._J En un trabajo publicado el afio 1953 dedicamos un capitulo para analizar quien fue el personaje que obtuvo la victoria sabre los ehancas. Si bien para el analisis del mito no tiene relevancia quien lagro dicha victoria, S1 10 tiene para la historia ineaica, so- bre tado si tamamos en consideraci6n que 1a derrota definitiva de los adversarios del Cuseo ocurri6 s610 un as cuantas genera- clones antes de la aparicion de los europeos en estas tierras. Di- cha en otras palabras, los episodios que hemos narrado no son mites de origen, sino narrativa que explica la expansion ineaica, acontecimiento acaecido un siglo antes de la conquista espanola. Antes de iniciar un analisis de la situacion engendrada par la guerra y derrota de los chancas, cabe preguntarse si efectiva- mente tuvo lugar un ataque de tribus enemigas a1Cusco y cuan- do pudo haberse efectuado. Este ultimo enfrentamiento debio ser e1punta culminante de guerras y eombates librados desde tiempo atras entre incas y chancas, que s610 pudo terminar can el triunfo de'-iino'Qeellos:EifobVibql'fe los ineas fuercrrlos'favo=: E1vencedor de los chancas don6 la vida a los xaquixaguanas, diciendo que fueron forzados a participar en la lueha contra los cusquefios y les ordano cortar- se los cabellos a la usanza inca. En cambia, castig6 duramente a los principales chancas ahorcandolos y ponienda sus cabezas en altos palos, siendo sus cuerpos quemados en serial de escar- miento. Luego de esos sueesos, llegaron a1 Cusco noticias de que Inca Ureo se hallaba en Yucay con una junta armada. Yupanqui no aguard6 algun indicio de ataque, sino que rnarcho a Yucay acampafiado de su "herrnano" Roca, En el enfrentamiento, Ureo, que se encontraba sabre la barranca del rio, fue herido par una piedra en la garganta y cayo al agua; trat6 de huir nadando en e1 sentido de la corriente hasta que llego a 1a peiia Chupellusca, una legua abajo de Tarnbo, pera alli fue alcanzado par los solda- dos de Yupanqui quienes Ie dieron muerte. 57III. EXPANSION Y DESARROLLO efactivos cusquefios fueron engrosados par los ejercitos de los curacas vecinos, deseosos de plegarse a los victoriosos Incas. En el encuentro perecieron los dos jefes ehaneas y la desordenada desbandada de sus huestes perrnitio a los ineas reunir un euan- tioso botln, sueeso de gran trascendeneia para el desarrollo del encumbramiento cusquerio, como 10 veremos mas adelante. Despues de la victoria conseguida par Cusi Yupanqui, segun detail ada narracion de Betanzos, el joven veneedor aeudi6 al lu- gar en donde se encontraba el Inca Viracocha para que, de acuar- do con la usanza andina, el soberano pisase los despajas de los derrotados chaneas en signa de conquista. Grande seria el des- concierto del Inca al ver ten didos en el sualo a los humilladas chancas; sin embargo. se nego a asumir el acto de triunfo y quiso que fuese Urea el que se pasease sabre el botln obtenido. La pre- tensi6n de Viracocha disgust6 a Cusi Yupanqui quien fue enton- ces alertado par un capitan suyo de la preparacion de una em- boscada contra su persona, y de la salida sigilosa de tropas de Viracocha de la fortaleza en donde se hallaban hacia un destino desconocido. Dada la situacion, Cusi Yupanqui orden6 que sus efectivos se dividieran en dos partes, una se quedaria con 81y la otra se- guiria a la gente de Viracocha para averiguar si se trataba de una emboscada, a si marehaban al CUSCDcan el fin de iniciar algun rnovimiento contra Cusi. Mientras tanto Viracocha aguardaba a Yupanqui en un aposento can los sometidos jefes ehancas tendi- dos en e1piso, pero Cusi terneroso de una traicion entre a la ca- Jlana rodeado de sus hombres bien armadas. Al insistir Viraco- cha en que fuese Urco quien asumiera el triunfo, Yupanqui decidi6 recoger el botfn y retornar al Cuseo. En e1camino de re- greso fue atacado por Ia gente de Viracocha cuando pasaba por un desfiladero pero, advertido, la emboscada fracaso, y el joven hizo su triunfal ingreso al Cusco. Betanzos situ a el segundo y definitivo encuentro can los chancas, a raiz de estos episa~ios, en la batalla de Xaquixagua- na. Despuas de la segunda derrota de los chan-cas;-Yupanqui per- MARiA ROSTWOROWSKI56
  28. 28. .....~. Muchos de estes no s6lo tratarlan de aliarse can ellos, sino que la reciprocidad con los del Cuseo fue seguramente muy estima- da y buscada. El camino hacia el explosivo engrandecimienlo inca estaba abierto. Robustecidos y rodeados de prestigio pudie- ron destruir a los chancas en sus propios territorios, hazafia can la que no podian sofiar anteriormente. Despues de estos triunfos no fue dificil para los cusquefios veneer tambisn a los ayarmacas y afianzar as! sus posesiones en las cercanias de su capital. Paso irnportante antes de pensar en lejanas eonquistas. Si tomamos 1a guerra contra los chancas como e1 punto de partida para la formacion del Tahuantinsuyu y e1inicio del auge inca. es natural que el jefe que llevo e1sefiorio a 1avictoria sea Ia figura mas destacada de la historia inca. Sin embargo, esle es un punta muy discutido y ofrece serias discrepancias, par ese rnoti- vo nos vemos obllgados a realizar un analisis de las Fuentes, es decir de las cronicas. Surge una confusi6n de personajes y episodios que aurnen- tan e1caracter mitico de los sucesos. l.Cual sera 1averdad histori- ca? iExistieron Viracocha y Pachacutec como personajes dis tin- tos, 0 se trat6 de una sola persona dividida par un desdoblamien- to de los cantares indigenas? iOcurrieron estos hechos antes y fue 1anarracion de los cranistas la que acart6 e1 tiempa? Es indudab1e que a partir del asesinato de Yahuar Huacac se aeumu1an los interrogantes, y en este punta el relata de los ere- nistas se vuelve nebuloso. Cieza de Leon menciona la eleccion de Viracocha al poder, y si se examinan los nombres de los jefes militares de estos dos soberanos nos damos cuenta de que son los mismos y que posiblemente pertenecieron a la rnisrna gene- racion (Sarmiento de Gamboa 1943. caps. 23 y 25). Tambien e1 relata de las visiones del Hacedor, atribuidas tanto a Viracocha como a Pachacutec, en visperas del ataque chanca, tienen un marc ado sabar a canciones de gesta. Sabre esto ultimo, queremos insistir en el aspecto medieval de la narracion acerca de la aparici6n del dios Viracocha a del Sol y de las plegarias que habria eleva do e1futuro heroe, La can- 59III. EXPANSION YDESARROLLO recidos, pues de 10 contrario la historia andina hubiera tornado un curso muy diferenle. A principios del siglo XV el ambito del Cusco y sus alrede- dores se tornaba estreeho y pequefio para la ambicion, largo tiempo reprimida, de los incas. Su anhelo de conquista se en- eontraba detenido par poderosos vecinos, al mismo tiempo que les hacia falta una organizaci6n para conservar sus posesiones. Mas aun, es muy posible que las guerras que constantemente se repalian contra los mismos enemigos a 10 largo de los primeros reinados incaieos hayan sido realizadas can miras a obtener un balm y no de adquirir posesiones territoriales. El hecho de aca- parar euantiosos despojos era un deseo de los curacas en gene- ral, pues can e1 botin podian ser generosos can sus aliados y afianzar sus lazos de reciprocidad y parentesco. Estas circunstancias cambiaron a raiz de la victoria sobre los chancas; los incas no 5610 desearon posesionarse de valiosos despojos, sino que su meta fue establecer una situacion de reci- procidad con los jefes de otras etnias, tema que veremos en deta- lle mas ade1ante. Hasta la llegada de los chane as a Carmenca, a las puertas del Cusco, el curacazgo inca no era ni mas extenso. ni mas poderoso que las divers as etnias vecinas. Cada valle. cada villorio tenia a un sinchi 0 jefe guerrero para su defensa, e interminables gue- rras y 1uchas rnantenian a todos esos pequeftos sefiorfos en un estado permanente de alerta. 5610 los chancas, tras repetidas victorias sobre sus comarcanos, venfan ensanchando sus domi- nios. La expansion chanca iba en linea ascendente y tenia forzo- samente que enfrentar un dia a los cusquefios. Dada esa situacion, es explicable que la victoria de los inc as tenia que transfarmar y cambiar e1equilibria presente hasta ese momenta. Una brecha qued6 abierta en el circulo de vecinos hostiles y los cusquefios se lanzaron a traves de ella a sus guerras de conquista. El crsdito de la victoria conseguida conferia a los incas una enorme ventaja y superioridad sabre los otros sinchi y curacas. MARfA ROSTWOROWSKI58
  29. 29. ------------------------'_iiIiiIII . . ---.__..--------.------- I I cuencia encontramos que las cronistas nombran a este inca s610 como Yupanqui, explicando que afiadio a su nombre el apelati- vo de Pachacutec despues de la victoria sabre los chancas, ade- mas cuando un Inca asumia e1poder era una costumbre cambiar de ape1ativo (Santa Cruz Pachacuti 1968; Quipucamayos de Vaca de Castro 1920). En cuanta al relato de Anello Oliva (1895, cap. II), su infer- mante fue Catari de Cochabamba y segun su decir Viracocha y Pachacutec fueron una misma persona, y le atribuye al primera la sumisi6n de los chancas sin mencionar e1ataque al Cusco. Par ··-ultimo, CobO-{1-956}ante-la-dificultacl-de emitir un-juieio e500ge----· Cronistas que Cronistas que Cronistas que no atribuyen la victoria a atribuyen Ia victoria mencionan esta Pachacutec al Inca Viracocha guerra, pero dan algun data indirecto Cieza de Leon Garcilaso de la Vega Muriia menciona 1a LasCasas Cobo existencia de Urco y Polo de Ondegardo Anello Oliva las conquistas de Sarmiento de Gamboa Pachacutec en Vileas Acosta y [auja. Gutierrez de Santa Clara Molina, el cusqueiio, Iesuita anonimo atrihuye a Pachacutec Santa'Cruz Pachacuti la vision del Hacedor. Cobo Calancha Cabello de Valboa Roman y Zamora habla de dos guerras Herrera de Yupanqui contra los chancas , Diego Hernandez. el Palentino, meneiona a Pachaeutec como el conquistador de Vilcas, importante centro chanca 61I!!. EXPANS16N Y DESARROLLO ._--- -----_.. -...._---_._ .._ .._ ..._- sulta de numerosos expedientes contra la idolatria de los natura- les nos ansefia que la actitud indigena en e80Smomentos debe haber sida muy diferente. Antes del encuentro contra los chan- cas debieron hacer numerasos sacrificios de llamas, cuyes, hojas de coca, sebo e incluso nifios. Las huacas andinas y las guanea, piedras sacralizadas, debian recibir ofrend as si se queria obtener su apoyo y benevolencia. Una vez satisfechas hablaban y erni- Han oraculos, manteniendo una estrecha vinculaci6n can sus fieles. Par los motives expuestos, nos vemos obligados a comparar las fuentes, es decir la informacion de los cronistas, Las dificul- tades arranean de la cr6nica de Garcilaso de la Vega quien, en oposici6n a la mayoria de cronistas, sefialo al Inca Viracocha como el triunfador de las jornadas contra los chancas. Ante di- cha afirmacion debemos examinar las noticias surninistradas par Garcilaso y compararlas can las dernas fuentes. Al mismo liempo tenemos que buscar los motivos pOTlos cuales Garcilaso sinti6 la necesidad de cambiar las referencias existentes sobre los acontecimientos. Para una mejor comprension, hemos elabo- rado un cuadra donde aparecen divididas las diferentes versio- nes de las cronistas segun los datos que ofrecen. ASl tenemos tres grupos (ver pagina siguiente). En la primera columna figuran dace cronistas, todos ellos atribuyen la victoria a Pachacutec. E1Inca Yupanqui de Cieza de Le6n no podia ser otro que Pachacutec, pues en diversos pasajes de su cr6nica encontramos explicaciones sabre quien fue Yu- panqui y dice "que Inca Yupanqui, hijo de Viracacha Inca le acrecento de riquezas" (se refiere al Coricancha) y en otro 1ugar afiade: "en tiempo del Inca Yupanqui se acrecento de tal manera que cuando murio y Tupac Yupanqui su hijo hobo 81 imperio, quedo en esta perficion" [Seriorfo de los Incas, 1943, caps. XXVII y XLVIII). No hay duda poslhle sabre Ia identidad de Inca Yupanqui como hijo de Viracocha y padre de Tupac a sea el noveno sabe- rano de 1a version oficlal de la historiagrafia-Tnc-aIca-.-C-on-1re=- MARiA ROSTWOROWSKI60
  30. 30. Este idol a chanca hallado allado del cuerpo de Pachaculec prueba que fue este Inca e1 que venci6 a l~s ~hancas. Cabo (1956, lib. 13, cap. XII) confirma 1acostumbre indigena de que el conquistador de una region conservaba los idolos del lugar que doblegaba. A la muerte del Inca pasaban a su linaje 0 panaca. "quando descubri el cuerpo de Pach,acuti inga ,Yupan~ui lnga que fue uno de los que yo embye al Marques.: la ClU- dad de LosReyes que estaua embalsamado e tambian cura- do como Ladasvieron e halls con 81el ydolo principal de 10 provincia deAndavaylas porque la conquisto e.s,tee la met!6 devajo del dominio de los yngas quando veneto a Barcuvil- ca el senor principal della, y le mate" (el subrayado as nuestro). Garcilaso, que podemos probar, es 81que cometio can las rno- mias reales encontradas par Polo de Ondegardo en e1 Cusco. Alli, su deseo de ocu1tar los hechos, de cambiar 0 sustituir a las momias y los nombres de los Incas, es inocultable. Sabemas que la momia del Inca Viracocha fue encontrada par Gonzalo Pizarro en Xaquixaguana quien ordeno fuese que- mada. Los indigenas recogieron sus cenizas y las guardaron en una tinaja: afios mas tarde, el licenciado Polo las descubri6 (Acosta 1940, lib. 6, cap. XX; Sarmiento de Gamboa 1~43, cap. XXV;Calancha 1638, lib. 1, cap. XV).Una suerte sernejante co- rrio la momia de Tupac Yupanqui a1ser quemada par Chalcu- chima, general de Atahua1pa; fue tambien Polo e1que hallo .sus cenizas en Calispuquio junto can su buauque a doble (Sarmien- to de Gamboa 1943, cap. LIV): En cuanto a la momia de Pachacutec, fue hallada por Polo de Ondegardo (1916b) en Tococache, adonde habia sido trasladada por los naturales desde su 1ugar original en Patallacta. En Toco- cache ellnca habia orden ado la edificaci6n de un templo cons a- grado al Trueno, huaca que habla escogid~ par s~ h.uauque. Polo, a1 referirse ala momia de Pachacutec dice 10 siguiente: 63III. EXPA."lSION Y DESARROLLO el recurso de atribuir a ambos Incas los mismos sueesos, heeho que 10 descalifica como informante. En la tercera columna figuran los cronistas que no aluden a ninguno de los dos Incas como vencedores, pero proporcionan ciertos datos que pueden ser de utilidad. La conquista de Vilcas significa 1asumision chanca, pues se trataba de un centro impor- tante de dicha etnia, y el personaje que venciera a los chancas en 81 Cusco tenia que continuar 1aguerra en territorio enemigo. Guaman Poma no menciona el ataque al Cusco y mas bien sefiala extensas conquistas realizadas par Yahuar Huacac en te- rritorios pertenecientes a los chancas, y atribuye las mismas ha- zafias al Inca Viracocha. Mas arriba hernos manifestado que las luchas entre incas y chan cas duraron largos anos y posiblemente se repitieron can cada gobierno. Para esclarecer los sucesos, cabe notar que Guaman Porna al escribir sabre los capitanes famosos menciona al sexto: Otoron- go Achachi, hijo de Inca Raca; al septimo como hijo de Yahuar Huacac, y al octavo capitan como hi]o de Pachacutec, sin nom- brar a los capitanes de Viracocha. Par otro lado, y siempre segun Guarnan Poma, el primer capitan, hijo de Manco Capac y de Mama Huaco se llama Pachacutec. Existe 1aposibilidad de que Cusi Yupanqui a simplemente Yupanqui perteneciera a la des- cendencia de 1aguerrera Marna Huaco, pues nacio en ellinaje de Ifiaca Panaca en Cusi Cancha, de un posible ayllu dador de mu- jeres. Esta suposicion obligaria a rep1antear el problema y expli- caria el lugar preponderante otorgado par este Inca a la pareja mftica de Manco Capac y Mama Huaco, a1tiempo que reorgani- z6 los ayllus y Iinajes.dal Cusco. Perc volvamos a la informacion de Garcilaso para preguntar- nos si su version, tan diferente de la mayoria, se debi6 a un des- conocimiento de los hechos, a la lejania de su tierra natal a a1 tiempo transcurrido entre su partida del Peru y la redacci6n de su cr6nica. Sin embargo, Garcilaso, segun su propio decir, cone- cia y consulto Ias cronic as de Acosta y de Cieza de Leon, ambos cronistas contraries a 1a versi6n suya. Un error intenciona1 de MARiA ROSTWOROWSKI62
  31. 31. Acosta. Es sorprendente que Garcilase no mencione para nada la momia de Pachacutec, y en su lugar nos hable de la de Viraco- chaoEs asi que cambia arbitrariamente los restos de Pachacutec par los de Viracocha e hizo can los cuerpos de los difuntos Incas 10 que habia hecho can las hazafias de sus vidas. Dicho en otras palabras, treed los cuerpos de los soberanos de la misma manera como hahia cambiado los sucesos de sus gobiernos. Es decir, permut6 las momias y los acontecimientos de un Inca a otro de manera deliberada. Omitio tambien nombrar al idolo chanca que acornpanaba a1 cuerpo del difunto Pachacutec, cuando sa- bemos a traves de Cabo que era costumbre conservar las momias de los jefes guerreros junto con los Idolos de los pueblos con- quistados par ellos, LA que se debi6 la actitud de Garcilaso de esconder y trasto- car los acontecimientos? Segun el razonamiento europeo, no ha- bta ninguna razon para relatar en forma tan diferente la histocia inca. La explicacion debemos buscarla en los mas puros criterios indigenas que aplico Garcilaso, juzgando los acontecimientos con toda la pasion existente entre las panaca, que en el Cuseo formaban bandos politicos. En las guerras entre Huascar y Atahualpa se erearon camari- llas encabezadas par Capac Ayllu, panaca de Tupac Yupanqui, y par Hatun Ayllu, linaje de Pachacutec. Garcilaso descendia par su madre de la panaca de Tupac Yupanqui, al igual que Huascar identifieado can Ia misma panaca par su madre Raura Oello; mientras que, segun nuestra investigacion, Atahualpa pertenecia par su madre a Hatun Ayllu. Las guerras por la suee- sian de Huayna Capac tomaron prontamente un giro en torno a litigios y rivalidades entre estas dos panaca reales, perc no nos adelantemos, 10 anticipamos aqui s6lo para tratar de explicar los sentimientos del Inca escritor. Toda esta acumulacion de rencores y odios, aumentados por la quema de la momia de Tupac Yupanqui, y por el ensaiiamien- to de los generales de Atahualpa en Huascar y sus deudos, afec- ..-laton prdftifida:mefnleaGaYdl"asoy Ioimpulsaron a trastocarlos . 65Ill. EXPANSIONY DESARROLLO EI detalle que cuenta Acosta de la cicatriz que lucia en Ia ca- beza la momia de Pachacutec es eonfirmado por Cabello de Val- boa y par Sarmiento de Gamboa (1943, cap. XXXIX; Cabello de Valboa 1951, cap TV; Santa Cruz Pachacuti 1928: 187). Estos cro- nistas afirmaban que e1 Inca habia recibido una herida durante un encuentro, hecho que ayudo en e1reconocimiento de la mo- mia, Otra circunstancia que sirve para identificar a1 Inca es la mendon de sus canas, todos los datos concuerdan sabre la edad avanzada que tenia cuanda muri6. Ahara bien, a pesar de que Garcilaso tuvo los libros de Acos- ta y de Cieza, todas las referencias que el consigna en su cronies son totalmente distintas. De las tres momias masculinas que via en la posada de Polo de Ondegardo, alude a la una como pertene- ciente a Viracocha, la segunda a Tupac Yupanqui y la tercera a Huayna Capac (Garcilaso 1943, t. 1, lib. 5, cap. XXIX). Cuenta Garcilaso que Polo Ie mostro las momias dandole a cada una su nombre, pero ellicenciado no pudo proporcionar esa informa- cion par ser diametra1mente opuesta a 10 averiguado y escrito por 81. . No se puede alegar en favor de Garcilaso que hubiese olvida- do y confundido las mornias por haberlas visto..h!!c_iamuch os afios, porque el mismo cuenta que disponia de 1a cronica de "hallo traslado de Patallacta a Tococache donde se fundo la parroquia de San BIas.Estaba el cuerpo entero y bien ade- rezado can cierto betun que pareda vivo. Losojos tenia he- chos de una telilla de oro, tan bien puestos que no Ie hacia falta los naturales: y tenia en 1acabeza una pedrada que Ie dieron en cierta guerra. Estaba cano y no Ie faltaba cabello como si muriera aquel mismo dia, hacienda mas de sesenta u ochenta afios que habia muerto". Acosta (1940, lib. 6, cap. XXI) menciona tambien el descu- brimiento de Polo y describe la momia de Pachacutec en los si- guientes terrninos: MARlA ROSTWOROWSKI64
  32. 32. que dominaron la regi6n de Ayacucho, Huancavelica y Anda- huaylas, y los responsables de la destrucci6n de la ciudad wari, Los hallazgos arqueologicos confirman nuestras hip6tesis y nos permiten presenter un ultimo problema: descubrir los moti- vas y razones que llevaron a Cusi Yupanqui a escoger como nom- bre de gobernante el de Pachacutec. Adelantaremos aqui una conjetura, muy especulativa, que no podemos probar, pero que creemos necesario plantear y discutir pues es la unica manera de avanzar en 1ainvestigaci6n: en el caso de ser los chan cas y tribus emparentadas los destrudores de la hegemonia wari, la victoria inca serla una remota revancha por un suceso 1egendario acaeci- do siglos atras, En el Cusco de aquel entonces debian conservarse mitos y recuerdos sabre el pasado, a pesar de haber transcurrido varios siglos desde el final de la tercera epoca wari hasta los ini- cios del auge inca. El ejernplo del rnito de Mama Raiguana, diosa de la sierra central y norcentral, conservado en el aclua1 pueblo de Pampas en e1valle alto de Chancay como un relata folcl6rico de una madre campesina, nos permits afirmar la pervivencia de la tradici6n oral (Rostworowski 1983; Arteaga Le6n 1976). Es sa- bre la base de este supuesto que nos permitimos aventurar que algunos soberanos waris llevaron el apelativo Pachacutec, y que Cusi Yupanqui opt6 por el nombre que le recordaba antiguas grandezas de aquella hegemonia, y que posiblamanta se sintio heredero de los legend arias senores waris y deseo emularlos (ver la numerosa lista de soberanos dada por Montesinos, cabe 1aleja- na posibilidad de que sea una lista de los senores wads). Por otra parte, cuando en e1 Cusco sucedia algun alboroto mayor en las sucesiones, e1 Inca que obtenia 1a mascapaycha afirmaba su situacion eligiendo un nombre espectacular, como en los casos de Viracocha daspues del asesinato de Yahuar Hua- cac en la convulsionada situaci6n del Cuseo, de Cusi Yupanqui a raiz de la guerra contra los chancas y la rnuerte de Urco y, par ultimo, de Atahualpa que escogio par apelativo real el de Tisci Capac al triunfar sabre Huascar (Quipucamayos de Vaca de Cas- tro 1920; Santa Cruz Pachacuti 1928), 67Ill. EXPANSION Y DESARROLLO sucesos. Par otro lado, como ya hemos visto, silenciar los aeon- tecirnientos y a1terar los eventos era un hecho frecuente en la historiograffa andina. La misma pasi6n movi6 tambien a Betan- zos en sentido contrario, al omitir a Huascar de su lista de sobe- ranos cusquefios de la capaccuna. De no haber sido truncado e1 d~sarrollo inca par la llegada de los espafioles, todos los episo- dies s~bre Huas~a: hubieran desaparecido de los cantares, qui- pu y pmturas oficialas. Su recuerdo se hubiera conservado 5610 en su propia y disminuida panaca. Debido al habito andino de adulterar los eventos se hace im- posible relatar una historia inca veridica, coherente y segura. Cada suceso deberia ser comprobado, 10 cual es imposib1e par falta de docurnentaci6n. El caso de la transposici6n de las rno- mias reales realizada por Garcilaso y su flagrante enredo inten- cio~al, es comprobable porque ocurri6 ya en epoca colonial, y es posible comparar testimonios escritos. Esto demuestra que una historia inca podia ser relatada de tres a cuatro maneras diferentes, y en ellas S8 basaron los cronis- tas. De alii que la guerra contra los chane as tenga que ser investi- gada can gran cautela para poder asi desbrozar el rnito de la rea- lidad. De gran ayuda son las referencias arqueo16gicas que pueden colaborar con las noticias etnohist6ricas y, en algunos casas, oponerse a elIas. Gonzalez Carre (1981, 1987]. al investi- g:u-la h~stori~de Ayacucho encuentra que al debilitarse el pede- rio wan surgieron unas etnias por los afios de 1200 a 1470 d.C. que 81identifica con los chancas y sus grupos afines. Los estudios arqueo16gicos han permitido descubrir mas de ciento veinte asentamientos a 10largo de 1acuenca del rio Pam- pas. Dichos pueblos se encuentran entre los 2,000 a 4,000 metros sobre el nivel del mar; tal ubicaci6n muestra que sus hahitantes tuvieron la necesidad de dominar los lugares estrategicos para su de~e,nsa.Sus restos de ceramica, burda y simple, no guardan re- l~clOncan la alfareria sofisticada de la epoca wari, indican mas bien que sufrieron la invasion de pueblos de cultura inferior. Para Gonzalez Carre, los chan cas y sus aliados fueron hordas lvlAR[A ROSTWOROWSKJ66
  • ernestosanchez76

    Jul. 31, 2021
  • illaryMontiel

    Nov. 28, 2019
  • Rocio_022

    Jun. 17, 2019

"Historia del Tahuantinsuyu narra la gesta de un pequeño curacazgo, perdido en la inmensidad de la cordillera andina, que se convirtió luego en un gran Estado. Es la narración mítica de sus inicios y de la legendaria guerra contra peligrosos y numerosos enemigos. Es la epopeya de un pueblo ágrafo que supo beneficiarse de las experiencias de remotas culturas que le precedieron en el tiempo, conocimientos logrados por los habitantes de los Andes a través de milenios." Así presenta María Rostworowski el libro de historia más leído en los últimos tiempos. Esta nueva edición continúa las Obras Completas de quien se ha constituido en una de las referencias claves en el estudio del pasado andino.

Vues

Nombre de vues

707

Sur Slideshare

0

À partir des intégrations

0

Nombre d'intégrations

1

Actions

Téléchargements

27

Partages

0

Commentaires

0

Mentions J'aime

3

×