Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Catalogo museografico

357 vues

Publié le

Catalogo museografico elaborado por Negrete Espinoza, Osorio Trejo y Porraz Bañales

Publié dans : Formation
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Catalogo museografico

  1. 1. • • De Museo Universitario de Arte Contemporaneo al Museo del chopo. «El siluetazo» (Eduardo Gill)
  2. 2. EL SILUETAZO Desde la mirada de Eduardo Gil A principios de la década del ochenta en Argentina, si bien faltaban pocos meses para el retorno de la democracia aún reinaba en el país un fuerte clima de opresión. Luego de la derrota sufrida en la guerra de Malvinas en 1982 –el gesto extremo de una dictadura que se sabía debilitada– el poder militar comenzó a dar señales de un paulatino resquebrajamiento y algunos sectores de la sociedad civil intensificaron sus reclamos por conocer el destino de los miles de desaparecidos. El siluetazo fue una acción estético-política que logró simbolizar la desaparición y de manera emblemática, articular el arte con una demanda social colectiva: la aparición con vida de miles de personas desaparecidas durante la última dictadura militar.
  3. 3. Tres artistas visuales: Rodolfo Aguerreberry, Julio Flores y Guillermo Kexel, idearon la acción y acercaron la propuesta a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo -en Buenos Aires- así como a diferentes organizaciones sociales y de derechos humanos. Pocos meses antes de que concluyera el régimen militar, el 21 de septiembre de 1983, en el marco de la III Marcha de la Resistencia, los organizadores improvisaron un taller al aire libre y usando plantillas, comenzaron a delinear siluetas humanas sobre papeles que luego pegaron verticalmente sobre las paredes de los edificios aledaños, encima de otros carteles existentes, en árboles, etc. Este gesto fue una provocación para que el público se apropiara inmediatamente de la tarea. Cientos de manifestantes aportaron otros materiales para realizar las siluetas, “pusieron sus cuerpos” para bosquejarlas y se sumaron a la pegatina impulsada por los organizadores.

×