Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es                                                              COLA...
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es     En el mismo estudio, antes reseñado, procedieron a           ...
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es      Se puede apreciar que hay un predominio de escalas          ...
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es                                                                  ...
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.esEXPERIENCIA PREMATRIMONIAL                                        ...
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.esvalioso-sin valor, apetecihle-repugnante, :hermoso-féo,           ...
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es                               AUTORIDAD                          ...
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es     N o hay diferencias significativas entre las diversas        ...
EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es                                                                  ...
Prochain SlideShare
Chargement dans…5
×

Modelo diferencial semántico

734 vues

Publié le

Conceptos y ejemplos.
Obtenido de EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es

  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Modelo diferencial semántico

  1. 1. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es COLABORACIONES DIFERENCIAL SEMÁNTICO Y ACTITUDES UN ESTUDIO SOCIOLÓGICO EISrmE ESTUDIANTES DE BACHILLERATO SANTOS SÁNCHEZ SALOR Aviles n 1957, OSGOOD, SUCI y TANNEN- rencial semántico, así como las diversas comprobaciones BAUM publicaron (1) el resultado de sus de su validez, fiabilidad... necesarias a la hora de estandar- investigacionees sobre una técnica desti- dizar cualquier test. nada a medir el significado de las pala- bras, que se conoce con el nombre de Los resultados de ese análisis factorial se publican en «diferencial semántico». La hipótesis sub- 1955 (3). A través de las calificaciones de muchos objetos yacente es la de que el significado de una en esas escalas de adjetivos bipolares, Osgood y Suci des-palabra incluye para un individuo no sólo la significación cubrieron tres factores generales: el factor valorativo, quemás patentemente denotativa, sino también otros compo- satura intensamente las escalas «bueno-malo», «valipso-nentes más sutilmente connotativos, menos fácilmente sin valor», «agradable-desagradable», «bello-feo»...; el factor de potencia, que satura las escalas «fuerte-débil»,describibles, y que son los que realmente interesan al psi- «grande-pequeño», «pesado-ligero»...; y el factor de acti-colingüísta. El propio Osgood es considerado como uno vidad, que satura las escalas «activo-pasivo», «rápido-len-de los pioneros de la psicolingüística. to», «agresivo-no agresivo». La medida de esos elementos connotativos del signi- De los tres factores, el valorativo, es, sin duda, el másficado es obviada, entre otros métodos de escalamiento, relevante, por cuanto mide la valencia de los diversospor el diferencial semántico. El sujeto tendrá que propor- componentes de una actitud. De ahí que, promediandocionar una serie de calificaciones cuantitativas de una pa- los puntajes de calificación de una muestra en las escalaslabra en diversas escalas de adjetivos bipolares. La «signi- más saturadas de ese factor valorativo, podremos medirficación» de ese término para una determinada persona cuantitativamente la positividad o negatividad de su acti-será dada por el perfil resultante en las diferentes escalas tud frente a un determinado objeto.de adjetivos. De los tres componentes que se asignan a las acti- La investigación semántica a que hacemos referencia tudes: cognoscitivo, sentimental y reactivo,. Osgood y suses fruto de un largo proceso de maduración. La inicia colaboradores afirman que su test mide la valencia de losOsgood ya en 1952, en consonancia con estudios previos dos primeros. N o obstante, ellos mismos sugieren que laen materia de cinestesia y de medición de los estereoti- validez predictiva de las calificaciones de su escala puedepos sociales (2). Pero en aquella época faltaba aún todo el aumentar, combinando los puntajes de la dimensión valo-trabajo de análisis de factores, fundamental para la selec- rativa con los correspondientes a las dimensiones deción de las escalas que hayan de emplearse en el dife- potencia y actividad. Con ello se insinúa la posibilidad de detectar el componente reactivo o inclinación a actuar de una manera determinada frente al objeto de una actitud.(1) O S G O O D , CE.; SUCI, G.J. y TANNENBAUM, P.H. The measu-rement of meaning. Urbana: Univer. of Illinois Press. 1957.(2) O S G O O D , C E . Curso superior de psicología experimental. Trillas. (3) O S G O O D , C E . y SUCI, G.J. Factor Analysis of meaning. J. exp.México, 1971, pág. 950. Psycholog., 1955, 50, 325-338.EL BASILISCO
  2. 2. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es En el mismo estudio, antes reseñado, procedieron a texto del estudio sobre «Comunicación y Lenguaje»la comprobación de la validez y fiabilidad del test. Para —^Técnicas para la medida del significado de las pala-ello, se pidió a un grupo de sujetos que valoraran a los bras—, desarrollado en la programación de «Filosofía»negros, a la iglesia y a la pena de muerte, utilizando las del tercer curso dé B.U.P.siguientes escalas bipolares: hermoso-feo, valioso-sinvalor, agradable-desagradable, limpio-sucio, bueno-malo. El elenco de conceptos, cuyo significado connotativoPor otra parte, se midieron esas mismas actitudes en los se consideraba más oportuno conocer fue el siguiente:mismos sujetos, valiéndose de las escalas de Thurstone, anticonceptivo, autoridad, droga, experiencia prematri-clásicas en el ámbito de la psicología social (4). Las corre- monial, iglesia, inmortalidad, matrimonio, padres, políticalaciones entre ambos tipos de escala oscilaban de 0,74 a y profesor. Ello nos permitiría detectar las actitudes del0,82, y en ningún caso eran significativamente inferiores a alumnado respecto a tales.temas. La selección de esos tér-los coeficientes de fiabilidad de la escala de Thurstone. minos no obedece a ningún criterio previamente estable- cido. Se decidió sencillamente én base a nuestra intención A la vez, y para una mayor comprobación de la vali- de sondear problemas religiosos, éticos, políticos, socia-dez del diferencial semántico, se compararon los puntajes les... frente a los cuales pensábamos que los alumnos seobtenidos en las escalas de este último con los obtenidos hallarían mayormente motivados, positiva o negativamen-en las escalas de Guttman, técnica conocida en la medida te.de las actitudes (5). En este caso se trataba de la actitud delos sujetos frente a la rotación de cosechas. Se obtuvo Un segundo paso fue determinar qué escalas de ad-una correlación de Spearman de 0,78. Es, pues, evidente jetivos bipolares resultarían más aptas y relevantes para elque ambas escalas medían lo mismo. estudio del elenco propuesto. Después de un breve repa- so de las escalas más conocidas, se establecieron los si- N o menos positivos fueron los resultados de com- guientes adjetivos: bueno-malo, hermoso-feo, favorable-probar la fiabilidad del test de Osgood. Aplicando el mé- desfavorable, agradable-desagradable, valioso-sin valor,todo test-retest, la fiabilidad de los puntajes de actitud moral-inmoral, apetecible-repugnante, triste-alegre, dul-hacia los negros, la iglesia y la pena de muerte era de ce-amargo, activo-pasivo, abierto-cerrado, agresivo-no0,87, 0,83 y 0,91, respectivamente. agresivo, fuerte-débil, grande-pequeño, seguro-peligroso. Concluyendo; dado que.las escalas de Thurstone yGuttman se encuentran suficientemente estandarizadas y,teniendo en cuenta la alta correlación positiva entre estasescalas y las de Osgood, se puede asegurar que el dife- DATOS PERSONALES:rencial semántico cumple sobradamente con los requisitosde validez, y por ello es apto para medir lo que intenta EDAD: ....aSos; ....meses.medir, las actitudes. SESO: V H (rodear la letra correspondiente ccinun círcuío) LUGAR DE RESIDENCIA HABITUAL Otro tanto podemos decir de su fiabilidad, dado el PROFESIÓN DEL PADREcoeficiente de correlación altamente positivo entre los CENTRO DONDE CURSO EGE: ESTATAL , NO EST.¡ÍTAL( subrayar o iresultados de la primera aplicación del test y su repetición que proceda)posterior, según acabamos de comprobar. CURSO SRUPO . Y hasta aquí Osgood y sus colaboradores. Juzgamos ESCRIBE DEBAJO LA PALABRA QUE TE INOiqUEN:conveniente la inclusión de estas notas introductorias, conmiras a justificar la segunda parte de este trabajo. • • • Durante el curso académico 1977-78, el Seminario deFilosofía y Psicología del I.N.B. Femenino «Menéndez BUENO »¡A10Pidal», de Aviles, decidió realizar un estudio de actitudes HERMOSO FEOentre el alumnado del mismo. A fin de que la muestra FAVOSABIH DE.SF,aV0Rfi8LE—ya de por sí numerosa, alrededor de 1.100 alumnas— AGRADABLE DESA5PADABLEfuera más representativa, se contactó con el LN.B. VALIOSO SIS VALORMasculino «Carreño Miranda» y el I.N.B. Mixto «Virgen MORAL INÍIORAL •de la Luz» de la misma localidad. Un equipo conjunto de APETECIBLE REPUGMAKTEestos Centros estuvo reunido para estudiar y elaborar la TRISTE ALtG.ííEprueba. Se pensó aplicar un método de escalamiento, tipo DULCE AMARSOdiferencial semántico, quizás porque no parecía excesiva-mente complejo a k hora de computar e interpretar los ACTIVO PASIVOresultados. Por otra parte, la idea había surgido en el con- • ABIERTO CERRADO AGRESIVO íiO ASSESIVO FUERTE GE8II(4) Cfr. KRECH, CRUTCHFIELD y BAIXACHEY: Psicologm Social.Biblioteca Nueva, Madrid, 1965. Pág. 161. GRANDE PEQUErlO SEGURO PELIGROSO(3) Cfr. KSECH, CRUTCHFIELD y BAIXACHEY. Obra citada. Pág.165. 10 EL BASILISCO
  3. 3. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es Se puede apreciar que hay un predominio de escalas La profesión del padre podría ser, en principio, unsaturadas del factor valorativo, ya que, según apuntá- índice suficientemente revelador del status social de la fa-bamos anteriormente, resulta el más adecuado para medir milia, y, por lo tanto, habría de tener su incidencia en lasla valencia de los componentes cognoscitivo y sentimental actitudes de los sujetos. Sin embargo, tampoco se ha te-de las actitudes. No obstante, siguiendo la sugerencia del nido en cuenta, porque un ligero sondeo reveló una ciertapropio Osgood, se incluyeron también escalas relativas al homogeneidad en esta variable.factor potencia y actividad, con miras a disponer de unamayor información y detectar los posibles componentes Menos relevante nos pareció, una vez realizada lareactivos de algunas actitudes. Posteriormente, al compu- prueba, el carácter.estatal o no estatal de los estudios cur-tar los resultados, se comprobaría la especial relevancia de sados en la etapa de E.G.B. Por eso hemos prescindidoestas escalas en algunos de los términos estudiados. también de este dato. Es evidente que no todas las escalas son igualmenterelevantes para todos y cada uno de los conceptos objeto Una vez efectuadas las pruebas, se computaron losde la investigación. Ya de antemano se juzgaba que de- resultados y se hallaron los perfiles semánticos correspon-terminados adjetivos bipolares habían de resultar irrele- dientes a valores estadísticos de promedio como la modavantes para la medida del significado connotativo de cier- mediana. Tales perfiles se aplicaron, en cada uno de lostas palabras. Y después lo constataríamos arobservar un términos examinados, a una muestra global de 1.100elevado tanto por ciento de puntajes neutros para deter- alumnas del INB Femenino. También se hallaron los con-minados temas en algunas de las escalas que saturan los cernientes a la variable «edad» en función de los siguien-factores de potencia y actividad. Pero elaborar un conjun- tes grupos: 14 años: N = 100. 15 años: N = 300. I6to de escalas relevantes para cada uno de los términos su- años: N = 300. 17 años: N = 300. 18 años: N = 100. Ypondría complicar excesivamente la prueba, teniendo ade- finalmente los perfiles de la variable «nivel de estudio»más en cuenta los escasísimos medios presupuestarios de distribuida de la siguiente forma: C.O.U.: N = 50. Tercerque se disponía. curso: N = 300. Segundo curso: N = 350. Primer curso: N = 400. Laá, instrucciones que se dieron a los sujetos de laprueba fueron las convencionales en este tipo de tests. Sí, por el contrario, se han hallado los valores estadís-Como se sabe, cada una de las escalas consta de un conti- ticos de promedio, relativos a los diversos niveles^de estu-nuum de 7 puntos de positividad-negatividad, según que dio en función del curso en que los sujetos se encontra-los puntajes se acerquen más o menos a cada uno de los ban matriculados. Como consecuencia de ello se dividió laextremos de la escala. El punto central es el neutro, e in- muestra en cuatro grupos correspondientes a primero,dica que el concepto a medir se relaciona con ambos segundo y tercer curso de Bachillerato más el Curso deextremos de la escala en la misma cuantía, o bien que esos Orientación Universitaria, si bien la muestra de este últi-adjetivos no poseen nada en común con el término en mo es un tanto reducida.cuestión. N o se produjeron incidencias reseñables en el mo- Al: puntuar cada una de las palabras en las diferentes mento de la realización del test; creemos que los sujetosescalas se pedían los siguientes datos personales: edad, entendieron perfectanjente su cometido y expresaronconsexo, líigar de residencia habitual, profesión del padre, seriedad sus personales puntos de vista.centro donde cursó EGB (estatal-no estatal) y curso. Somos conscientes de los riesgos que comporta aislar La edad se consideró de antemano un dato importan- la variable «edad» de la variable «nivel de estudio», si ad-te, por-cuanto se pensaba computar e interpretar los re- vertimos que los sujetos más jóvenes pertenecen a lossultados, atendiendo al influjo de esa variable, para deter- cursos inferiores, mientras que los mayores se hallan ma-minar diferencias estadísticamente significativas. La mues- triculados en cursos superiores. Una más exacta valora-tra abarca edades comprendidas entre los 14 y los 21 ción estadística exigiría someter las puntuaciones obteni-años. Sin embargo, posteriormente sólo se computó das a un análisis de la varianza, a fin de comprobar la in-desde los 14 hasta los 18, porque el resto de la muestra fluencia relativa de las dos variables independientes antesno resultaba representativa. apuntadas y de sus interacciones mutuas. Otro tanto ha- bría que hacer para determinar con rigor matemático la El sexo, a priori, una variable no menos digna de ser significación estadística de las diferencias entre los valoresconsiderada. Más, por el momento, ofrecemos sólo resul- promedios de los diversos grupos. Pero las pretensionestados concernientes al LN.B. Femenino, pues, por diver- de este trabajo —^por razones obvias— son más modestas.sas razones, el trabajo que habrían de realizar los Insti- Por ello, nos limitaremos a ofrecer una síntesis de lastutos Masculino y Mixto aún no ha podido llevarse a ca- principales conclusiones a que hemos llegado, especial-bo. mente en lo que concierne a los resultados globales de la muestra total, apuntando,.en su momento, las diferencias Se pidió igualmente, según decíamos, la indicación de promedio entre los varios grupos, sólo en el caso dedel lugar de residencia, pensando en las posibles diferen- que estas diferencias aparezcan netamente definidas.cias de actitudes en función de la ciudad o del medio ru-ral. Pero un somero análisis de estos datos sugirió poste- A continuación, analizaremos e interpretaremos elriormente la inutilidad de someterlos a un cómputo esta- cómputo y perfiles resultantes, reservando un espacio adístico. Por ello, no han sido considerados. cada uno de los términos reseñados más arriba. EL BASILISCO 11
  4. 4. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es sitivos en el primer curso, sobre todo en las escalas vaio-ANTICONCEPTIVO rativas, a diferencia del resto de las alumnas, donde apare- cen puntuaciones de promedio de signo negativo. Tal es el caso de la moda, que para los cursos superiores se sitúa Como datos destacables en el perfil de la muestraglobal diremos que el factor evaluativo puntúa, en líneas en el extremo negativo de las escalas bueno-malo, favora-generales, positivamente. De hecho el 50% de la muestra ble-desfavorable, agradable-desagradable. Ahora bien,juzga el anticonceptivo como algo bueno y valioso, a la hemos de precisar que este último valor estadístico repre-vez que se muestra favorable. Como contrapiartidá, un senta solamente alrededor del 20% de las respectivas2 5 % lo considera muy inmoral. En el resto de las escalas muestras. ¿Apuntarían estas últimas conclusiones haciaevaluativas predominan puntajes neutros por la dispari- una menos desarrollada conciencia crítica por parte dedad de actitudes de la muestra. Los valores neutros en las los sujetos de cursos inferiores..escalas de potencia y actividad son especialmente nota-bles, quizás por no ser aquéllas relevantes en esta ocasión. En consonancia con el paralelismo s<igerido entre ni-Otro dato a señalar es el carácter de peligroso o muy peli- veles de estudio y edad, se aprecian igualnií;nte unas cier-groso que atribuye al anticonceptivo el 50% de la mues- tas connotaciones de signo negativo en los sujetos de 17 ytra. 18 años en las escalas hermoso-feo y agradable-desagra- dable, a la vez que tanto en unos como en los otros gru- pos se mantienen los puntajes marcadamente positivos de Teniendo en cuenta los niveles de estudio, en los los factores potencia y actividad.cursos superiores a partir incluso de segundo no se apre-cian diferencias acusables. Sí, en cambio, parecen signifi-cativas las diferencias de actitudes en el primer curso—por lo demás muy numeroso—. El 50% de estas alum-nas considera el anticonceptivo como algo malo, sin valor,inmoral y peligroso, a la vez que se muestra desfavorable.Todavía más, en estas escalas la moda se sitúa en los valo-res extremos negativos, mientras que para el resto de los DROGAgrupos los puntajes son altamente positivos. Por lo querespecta a las demás escalas predominan perfiles neutros,indicio en este caso de la diversidad de actitudes en el En este caso los perfiles semánticos ofrecen pocasgrupo. dudas. En la muestra global existe una absoluta unanimi- dad, para emitir juicios extremadamente negativos sobre Parecidas consideraciones pueden hacerse sobre los el fenómeno droga. Tan marcada es la valoración negativagrupos divididos por edades. Los 14 y 15 años vienen a que, en las escalas evaluativas, la mediana y, por supuestocoincidir con el perfil del primer curso. A partir de los 16 la moda, se sitúan en el extremo de las mismas. Baste se-años los juicios de valor en las escalas más relevantes ñalar, por ejemplo, que el 8 8 % la considera muy mala, elempiezan a ser positivos. Una última curiosidad: los suje- 7 2 % , sin valor, el 60%, inmoral, el 92% se muestra muytos de 18 o más años, en oposición clara al resto de los desfavorable y el 94% la juzga muy peligrosa.grupos, subraya el carácter de seguro o muy seguro delanticonceptivo. Si bien nos resistimos a sacar conclusiones Los puntajes promedios de los factores actividad yal margen de los resultados, la anterior constatación po- potencia ofrecen uña mayor disparidad de opiniones,dría explicarse, si admitimos una mayor experiencia, del manteniéndose alrededor de la zona neutra. Solamente entipo que sea, por parte de las alumnas de más edad. la escala agresivo-no agresivo un 60% juzga la droga agre- siva o muy agresiva. Y poco más da de sí nuestro estudio en este capítulo, porque los perfiles de los grupos distribuidos tanto porAUTORIDAD niveles de estudio como por edad son enteramente seme- jantes. En líneas generales, se puede afirmar que los perfiles Ante estos resultados tan sumamente homogéneos,de la muestra global presentan una tendencia positiva en lo que habría que destacar serían los escasos puntajes delas escalas más relevantes, tendencia especialmente marca- signo positivo. En una muestra dde 1.100 sujetos, sólo unda en los factores de potencia y actividad. Así, por ejem- 2 % se manifiesta favorable en mayor o menor grado; másplo, el 50% de los sujetos considera a la autoridad activa, para un 2 0 % sería algo agradable y apetecible.ligeramente agresiva, muy fuerte y grande. En el factorevaluativo el mismo porcentaje se muestra ligeramente Aún siendo conscientes de que el diferencial semán-favorable, a la vez que la juzga en cierto modo valiosa. En tico no mide el componente reactivo de las actitudes, nosel resto de las escalas de cierta significación la disparidad atreveríamos a decir, en base a estas conclusiones, que elde actitudes es tal que los puntajes, se sitúan alrededor consumo de drogas entre la población estudiantil del Ins-de la zona neutra. Especialmente notable es esta diversi- tituto Femenino de Aviles o es un fenómeno que no se dadad de opiniones en la escala abierto-cerrado. o es muy minoritario. Un sondeo informal realizado pos- teriormente entre algunos sujetos, al parecer fiables, con- Por niveles de estudio, no se aprecian, al menos apa- firmaba estos extremos. A este respecto esperamos conrentemente diferencias significativas. Quizás se puede cierta curiosidad el estudio del Instituto Masculino, a finhacer notar unos puntajes medios más marcadamente po- de constatar si sus actitudes son o no coincidentes. 12 EL BASILISCO
  5. 5. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.esEXPERIENCIA PREMATRIMONIAL IGLESIA Nos encontramos ante unos perfiles saturados de va- lores positivos. Sorprenden un tanto los elevados porcen- La primera anotación que hemos de hacer, al comen- tajes de opiniones que denotan actitudes de signo favora-tar los perfiles de la muestra total, se refiere a la gran dis- ble a la Iglesia. En la muestra global, más de un 50%paridad de actitudes, tal como reflejan los puntajes muy puntúa positivamente en las escalas bueno-malo, hermo-repartidos a lo largo del continuum de las escalas. Sin so-feo, favorable-desfavorable, agradable-desagradable,embargo, se constatan ligeras tendencias positivas en más valioso-sin valor, activo-pasivo, abierto-cerrado, fuerte-de la mitad de los sujetos. Por ejemplo, el 50% juzga las débil, seguro-peligroso, y muy positivamente —indicandorelaciones prematrimoniales como algo ligeramente bue- que la mediana alcanza la zona extrema—, en las escalasno, hermoso, apetecible, alegre, a la vez que ese mismo moral-inmoral y grande-pequeño. Constatamos, pues, queporcentaje se define ligeramente favorable. De hecho, en tanto en el factor evaluativo como en los de potencia y ac-esta última escala y en el continuo bueno-malo, la moda tividad la tendencia es de una aceptación mayoritaria de la—un 2 0 % de la muestra— alcanza los extremos de signo Iglesia. Efectivamente, también hallamos puntajes negati-positivo. vos que abarcan incluso el extremo de las diversas escalas, y por supuesto punmaciones neutras, pero entre aquéllos y éstas no superan el 25%, sobre todo en las escalas más El único elemento negativo del perfil se refiere a la relevantes.escala seguro-peligroso, donde un 50% considera las rela-ciones prematrimoniales peligrosas o muy peligrosas. Lla-ma la atención, aún constatando la dispersión de puntajes, N o se aprecian, al menos aparentemente, diferenciasel hecho de que un 2 5 % —valor estadístico moda— con- significativas entre las diversas gráficas de la variable nivelsidere que las experiencias prematrimoniales no son ni de estudio. Quizás podemos afirmar que en el primer cur-morales ni inmorales, teniendo además en cuenta que so los perfiles semánticos basculan ligeramente más quepara el 30% su moralidad es en mayor o menor grado en los restantes cursos hacia los extremos positivos ^ e laspositiva. ¿Cabría pensar en una coincidencia ética más allá diversas escalas. Y ninguna otra novedad podemos añadirdel bien o del mal dictaminado por la ley moral escrita?. respecto de la variable edad.Algunas preguntas informales planteadas posteriormentea pequeños grupos de cursos superiores parece que obtu- Lamentablemente nuestro estudio no puede arrojarvieron una respuesta en esa dirección. más luces sobre algunos interrogantes que permanecen sin respuesta. Las actitudes, tan netamente favorables a la En los factores potencia y actividad los puntajes osci- Iglesia, ¿significan una sincera religiosidad y reverencialan alrededor de la zona neutra, siendo ésta la parte más filial a la misma, o en cambio son fruto del peso y la iner-saturada, quizás porque esas escalas sean menos relevan- cia del ambiente familiar, escolar, social...?. A la vez cabetes. Únicamente el 50% de la muestra juzga tales relacio- preguntarse si los puntajes neutros revelan una actitudnes como ligeramente activas. seria de indiferencia, como sería presumible en un mundo como el que vivimos. N o menos sugestivo resultaría el estudio particular de aquellos sujetos que arremeten viru- Por grupos de niveles de estudio se aprecia un ligero lentamente contra la Iglesia hasta el punto de llegar a afir-y progresivo aumento de puntajes positivos en el factor mar sobre ella que es marcadamente inmoral. Somosevaluativo a partir del segundo curso. De hecho, el perfil conscientes de las limitaciones de este trabajo, que vienede los valores medios del primer curso se mantiene rígi- a ser un primer paso para una ulterior investigación.damente en la zona neutra —indicio de la disparidad deactitudes—, apareciendo incluso por primera y única vezpuntuaciones promedias extremadamente negativas— lamoda estadística con 20%— en las escalas bueno-malo yfavorable-desfavorable. INMORTALIDAD La misma tónica, guardando el paralelismo, se man-tiene en los grupos distribuidos por edades. Para los 14 y15 años los perfiles de promedio son neutros o ligera- En nuestras previsiones habíamos esperado unas res-mente negativos. A partir de los 16 años las puntuaciones puestas más definidas sobre este tema. Pero nos encon-relativas a juicio de valor toman un sesgo positivo, que se tramos nuevamente con bastantes puntuaciones neutras.acentuará notablemente a los 18 años. Sólo se mantendrá Evidentemente, la tendencia en los perfiles de la muestraen las diversas muestras, como juicio más o menos uni- total es —según aparece por la mediana— ligeramenteforme, el carácter de peligrosidad atribuible a las relacio- positiva en las escalas bueno-malo, favorable-desfavora-nes prematrimoniales. ble, triste-alegre, fuerte-débil, y claramente positiva en el continuo hermoso-feo, agradable-desagradable, valioso- ¿Cabe sacar de todo lo dicho alguna conclusión que sin valor, apetecible-repugnante y grande-pequeño. Peroimplique a la conducta de los sujetos?. Una vez más sería junto a ello advertimos, por ejemplo, que para un 20% laarriesgado formular un juicio práctico. Aparentemente supervivencia después de este mundo no es.agradable niparece concluirse que un elevado porcentaje de alumnas desagradable, y para un 15% es incluso desagradable enno mantiene relaciones sexuales. Pero esta suposición ne- mayor o menor grado. Parecidos porcentajes neutros ycesitaría de ulteriores comprobaciones. negativos hallamos en las escalas favorable-desfavorable,EL BASILISCO 13
  6. 6. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.esvalioso-sin valor, apetecihle-repugnante, :hermoso-féo, Tampoco en esta ocasión apreciamos diferencias sig-triste-alegre. nificativas entre los valores promedios de los diversos grupos atendiendo a su edad y a sus niveles de estudios. A fín de que el término inmortalidad se entendiera Quizás ello téflgá algún sentido si volvemos a repetir queen su justo significado, advertíamos en las instrucciones prácticamente-todos los sujetos eran solteros.preliminares del test, que nos estábamos refiriendo a unaposible supervivencia después de ésta vida, y rio a la posi- Aún quedan pendientes ciertas preguntas. Un 10%bilidad de no morir. Sin embargo, los resultados sugieren aproximadamente, y en algunos casos más, adopta una—dicho sea con todas las cautelas— que jpara muchos postura neutra, según reflejan los puntajes totales. ¿Seríasujetos se trata de un problema tan lejano>—¿quizás por acertado suponer que ese porcentaje se alinea—al menossu juventud?— que les deja totalmente indiferentes. de palabra— con quienes juzgan que el matrimonio esMenos clara venios aún la explicación de ciertas actitudes una institución caduca y superada, y, por tanto, se siente—en algunos casos bastante numerosas— que revelan po- «raás allá deí> y «por encima de»?. Análogas cónsidera-siciones de rechazo o claramente hostiles a la idea de in- cioiíes cabe formular respecto de un 5%, más o menos,mortalidad. Por desgracia, no hemos podido establecer un qiie valora negativamente en mayor o nienor grado lacontacto posterior con el alumnado, para esclarecer tales unión institucionalizada de dos personas. En este últimointerrogantes. caso sería interesante determinar la posibilidad de una cierta correlaeión positiva entre las actitudes negativas Por lo que respecta a los perfiles de los gnip-os distri- frehlé al matrimonio y la vivencia del mismo en el senobuidos por edades o por niveles de estudio no se puede de la propia fainilia. Nosotros no disponemos de datos su-asegurar que se den diferencias estadísticamerité significa- ficientes al respecto, aunque por algunos contactos man-tivas. Parece, más bien, que se mantierie una cierta homo- tenidos, al nMrgen del test, intuimos que por ahí puedegeneidad entre las respectivas gráficas. Quizás las varia- estar la respuesta.bles nivel de estudio y edad ^^dentro de los márgenes enque se mueve la investigación-^ no sean concernientes Finalrilénte, seguimos repitiendo que el diferencialpara el problema que nos ocupa. semántico parece no medir el componente reactivo de las actitudes. Pero no nos resistimos a formular una última cuestión. Puestos en situación cada uno de los sujetos de la muestra, ¿actuarían en consonancia con los cOriiponen- tes cognoscitivos y sentimentales de sus actitudes?. SinMATRIMONIO pecar de adivinos, es presumible que la inmensa mayoría tplBará su deciisión ÍÜ margen o én ¿oritra de sus actitudes La interpretación de los perfiles relativos a la institu- teóricas, para terminar casándose.ción matrimonial no ofrecen, á simple vista:, dificultadalguna. Estaría todo dicho si afirmáramos que los puntajescorrespondientes a los valores estadísticos de promedioalcanzan los extremos positivos de casi todas las escalas. PADRESHasta ahora no nos habíamos encontrado con tal unifor-midad tan unánimemente defendida. Y este fenómeno seconstata tanto en el factor evaluativo como en los factores Más marcadamente positivos aún que en el caso delde potencia y actividad de la muestra global. matrimonio aparecen en esta ocasión los perfiles de la muestra total. Sirvan de ejemplo los siguientes datos: para En las escalas más relevantes, las actitudes altamente un 7 4 % los padres son muy buenos; para el 69%, muypositivas se manifiestan en porcentajes del orden del 60 y hermosos;-para el: 76%,: muy valiosos, para el 64%, muy70%. Hemos de precisar^^^-quizás este dató arroje una agradables, para el 60%, muy seguros y el 69% se mues-cierta luz-—, que de las 1.100 alumnas sometidas a la tra rnuy favorable. Pero también se dan porcentajes muyprueba, sólo 2 ó 3 estaban casadas. Y nuevamente tra- altos en los factores de potencia y actividad: un 50%tamos de encontrar la hipótesis que nos permita esclare- afirma que los padres son muy activos; un 48%, muycer los hechos. Es de presimiir —dada la juventud de la abiertos; un 4 3 % , muy fuertes; un 5 1 % , muy grandes.muestra-—, que nos hallamos ante unos sujetos cargadosde unos componentes cognoscitivos y sentimentales pro- Dicho esto, poco más se puede añadir. Quizás resultefundamente idealistas o románticos, que por siipuesto no más inteiresante echar una ojeada a los puntajes neutros yhan vivido la realidad del matrimonio, y que, a falta de negativos, por la posibíe significación que ello puedauna contrastación empírica, han idealizado una de las ins- ténei:. En las escalas que más saturan el factor evaluativo,tituciones más antiguas de la humanidad. ¿Gabe suponer las puntuaciones neutras pscilan entre el 2 y el 3%. Estaque los matrimonios más allegados a las propias alumnas cifra se eleva al 20 ó 24% en las escalas de potencia y—léase el de los propios padres—, adolecen de esos méri- actividad. >tos que las mismas tratan de reflejar en sus actitudes?.Una estadística al respecto pensamos que tal vez ño reve- Algunas SiCiuriosidades de lo5 puntajes negativos. Nin-laría tan presunto optimismo. ¿O acaso y, a pesar de, está gún sujeto opina que los padres sean muy malos, muyproyectando ese alto porcentaje de sujetos las propias feos o inmorales, Un: 3 % se ñauestra, en mayor o: menorexpectativas sobre la institución matrimonial, más que gradó, no favorable a los padres. Para un 4%, son desa-poner de manifiesto la realidad que les está tocando vivir gradables; para un 2,6%, repugnantes; el 10% los consi-en el seno de su misma familia?. Son interrogantes que no dera cerrados; ;para un 6% incluso son peligrosos, y elhemos podido ni confirmar ni desmentir. 14% los juzga agresivos.14 EL BASILISCO
  7. 7. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es AUTORIDAD IGLESIA ANTICONCEPTIVO (Global) (Global) (14 años) N = 1.000 N = 1.030 N = 64 . iMllglD)ll/íiM/A iM)itíyii¿«iA MODA MODA MODA BUENO .: n : HALO BUENO :__:a_: : : ; : : HALO BUENO HALO HERMOSO FEO HERMOSO :_: FEO HERMOSO • ^ FEO FAVORABLE UESFAVORAliLE FAVORABLE : : DESFAVORABLE FAVORABLE _ _ • _ Zjt"-. --: --. DESFAVORABLE AGRADABLE AGRADABLE DESAGRADABLE DESAGRADABLE AGRADABLE : : DESAGRADABLE ^ VALIOSO Slft VALOR VALIOSO : : SIK VALOR VALIOSO _ „.:„:.^ SIN VALOR MORAL MORAL INMORAL MORAL : : INMORAL • •. _ INMORALAPETECIBLE : _ APETECIBLE : : REPUGNANTE APETECIBLE • -_ . REPUGNANTE • REPUGNANTE TRISTE • :l | _ _ ALECRE TRISTE :_: ALEGRE TRISTE • Uí • . ALEGRE DULCE AMARGO DULCE :__: AMARGO DULCE AMARGO ACTIVO í " " ^ PASIVO ACTIVO : : PASIVO ACTIVO PASIVO ABIERTO CERRADO ABIERTO :__: CERRADO ABIERTO CERRADO ^ u _. AGRESIVO ^ NO AGRESIVO AGRESIVO ¿_^: NO AGRESIVO AGRESIVO • , _ NÜ AGRESIVO FUERTE ^: DEDIL FUERTE :_: OEBlL FUERTE • • ._ ^ _ _ DÉBIL GRANDE PEOUEflO GRANDE : : PEQUEñi; GRANDE PFQUEnO SEGURO — • — 5:z • — — — PELIGROSO SEGURO -L^-—•—•—•- : : PELIGROSO SEGURO — _:_:te::^ PELIGROSO AUTORIDAE • DROGA ANTICONCEPTIVO (1° BUP) (Global) (16 años) N = 380 • N = 1.000 N = 270 l)MI¡il9l«l^ia • itóilli:;!i5i¡A^ií!IA MODA MODA M0DA BUENO HALO BUENO :n: HALO BUENO KA 0 HERMOSO IJ^^^¿ FEO HERMOSO : : FEO HERHOSO FEO FAVORABLE L^-r^T DESFAVORABLE FAVORABLE : -. DESFAVORABLE FAVORABLE DESFAVORABLE AGRADABLE IT^irf^E». DESAGRADABLE AGRADABLE . _: DESAGRADABLE JÜRADABLE DESAGRADABLE VALIOSO _L,--r^: SIN VALOR VALIOSO J_: SIN VALOR VALIOSO SIN VALOR «ORAL 3^;^?^:^ INMORAL MORAL i _: INMORAL MORAL INMORALAPETECIBLE REPUGNANTE APETECIBLE J : REPUGNANTE APETECIBLE V- REPUGNANTE — • — • — H r - TRISTE DULCE —•—•—I- _:_:-JL ALEGRE AMARGO TRISTE DULCE _ : ALEGRE 1.^: AMARGO , TRISTE DULCE ALEGRE AMARGO ACTIVO -<^^°^ PASIVO ACTIVO _J^: PASIVO ACTIVO PASIVO ABIERTO CERCADO ABIERTO ABIERTO AGIÍESIVO —^5^^»- -r^"^^-^^— NO AGRESIVO AGRESIVO : : CERRADO NO AGRESIVO AGRESIVO CERRADO NO AGRESIVO FUERTE :_yf : DÉBIL FUERTE ^ . DÉBIL FUERTE DÉBIL GRANDE -<3isr-:_ _ _. PEQUEnO GRANDE _:_ _: PEQUEiiO GRANDE PEQUEÑO SEGURO PELIGROSO SEGURO ^^: PELIGROSO SEGURO PELIGROSO "— — — — — —* —^^^—^"^^ AUTORIDAD MATRIMONI O POLÍTICA (3° BUP) (Global) (Global) N = 260 N = 1.000 N = 1.000 Mi!;ii))ii/A>iMñ MODA MODA MODA BUENO HALO BUENO : : HALO BUENO HALO HERMOSO CT FEO HERMOSO : _: FEO HERMOSO — ~-X" -;— — — FEO FAVORABLE •. DESFAVORABLE FAVORABLE : : DESFAVORABLE FAVORABLE . • ff^ .:_ _ _. _ DESFAVORABLE AGRADABLE •^r^ s^ DESAGRADABLE AGRADABLE : _.; DESAGRADABLE AGRADABLE _ _:J, ._ _ _ :_ DESAGRADABLE VALIOSO -=^^^_ . _ _ : SIK VALOR VALIOSO MORAL -z -;— _ ^ . ;— — — SIN VALOR INMORAL VALIOSO : MORAL : : : SIN VALOR INMORAL MORAL — "—^Y -•— — — INMORALAPETECIBLE REPUGNANTE APETECIBLE : __: REPUGNANTE APETECIBLE REPUGNANTE TRISTE TRISTE ALEGRE TRISTE : ^: ALEGRE — • — i ... _ _ :_. _ ALEGRE DULCE _ _ DULCE ACTIVO AMARGO PASIVO DULCE : ACTIVO - . : : AMARGO PASIVO ACTIVO _^:^3 y_ AMARGO PASIVO ABIERTO CERRADO ABIERTO : : CERRADO ABIERTO __ CERRADO AGRESIVO NO AGRESIVO AGRESIVO ; ^. NO AGRESIVO AGRESIVO _ —ÍL¿J ,:_ NO AGRESIVO FUERTE DÉBIL FUERTE : FUERTE .:_ _ _ DÉBIL GRANDE PEOUEíiO GRANDE : : : DEDIL PEQUEtiO • GRANDE <:::^_r_ ~—^^>-r_• PEQUEÑO SEGURO PELIGROSO SEGURO : _: PELIGROSO SEGURO PELIGROSOEL BASILISCO 15
  8. 8. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es N o hay diferencias significativas entre las diversas que la política resulta muy agradable y muy apetecible?.edades y niveles de estudio. Quizás se trate de variables Es una cifra que sugerimos, pero que tampoco podemosque en ese estadio no afectan de forma relevante a las ac- confirmar.titudes frente a los padres. Por lo que respecta a la variable edad y nivel de estu- Y volvamos a formular preguntas que ya se han plan- dios evitamos todo comentario, dada la casi absoluta coin-teado. En cualquiera de las situaciones, ¿se trata de la ima- cidencia en los perfiles semánticos de los diferentes gru-gen real que la mayoría de las alumnas tienen de sus pos.propios padres.* ¿O acaso el gran porcentaje, que ve el pa-norama con optimismo, está proyectando la imagen idealde padres que les hubiera gustado tener o en su día les PROFESORgustaría ser?. Interesante sería también en esta ocasióndeterminar si se da o no correlación positiva entre lospuntajes negativos y la situación famihar que viven esas Vuelven a sorprendernos los resultados finales de todaalumnas. la muestra. Revelan juicios excesivamente benévolos ha- cia la figura del profesor, que contrastan con las actitudes que suelen aflorar en la convivencia de todos los días. Así, por ejemplo, un 57% se muestra muy favorable y juzga alPOLÍTICA profesorado como algo muy valioso. Para el 50%, el pro- fesor es bueno, moral, ligeramente agradable y ligeramen- te hermoso. También en las escalas de potencia y activi- Quizás lo más destacable de este apartado sea el pre- dad las puntuaciones son positivas. El mismo porcentajedominio de puntajes neutros en casi todas las escalas. Bas- lo considera muy activo, abierto, no agresivo, y ligera-te decir que, salvo en las escalas valioso-sin valor, activo- mente fuerte y grande. Los perfiles, salvo en las escalaspasivo, fuerte-débil, en el resto la moda estadística ocupa menos relevantes, que predomina el neutro, son de signola zona neutra. Por lo demás, se da una ligera tendencia positivo.positiva, quizás más clara en los factores de potencia y ac-tividad. Así, un 50% juzga a la política activa y fuerte, y Ante este panorama, merece la pena resaltar algunosligeramente abierta, agresiva y grande. El mismo porcen- valores negativos, tal vez porque no carezcan de una sig-taje la considera valiosa y ligeramente buena, a la vez que nificación. Hay un 37% que en cierto grado lo considerase muestra ligeramente favorable. Sólo hay un valor de desagradable; para un 1 1 % es más o menos repugnante;promedio negativo: el 50% la ve ligeramente peligrosa. El para el 2 1 % , agresivo en mayor o menor cuantía; el 10%resto de la gráfica se mantiene en posiciones neutras, en lo juzga cerrado; más sólo un 2 % lo tiene por inmoral; unparte debido a la disparidad de actitudes, pero también a 4 % , por malo, y este mismo porcentaje se confiesa nocausa de una mayor saturación de puntajes. favorable Este último dato, al no tener motivos fundados para Constatamos, pues, diferencias bastante considera-dudar de la relevancia de la mayoría de las escalas, puede bles en los puntos negativos según se trate de una u otrainterpretarse como indicio de la indiferencia de la gran escala. Da la impresión de que las puntuaciones negativasmasa frente al problema de la política. Conocemos, por aumentan en aquellos adjetivos en que se hallan implica-lo demás, el tipo de inquietudes de parte del alumnado, lo dos componentes afectivos o viscerales, mientras que dis-que nos permite afirmar que nuestras suposiciones en esa minuyen cuando se trata de formular un mero juicio dedirección no carecen de base objetiva. A esa gran masa de valor sobre la profesionalidad o competencia. Esto queindiferentes hay que añadir el conjunto menos numeroso, acabamos de sugerir puede plantearse paralelamente bajopero importante, de sujetos que adoptan una actitud ciara la perspectiva del otro bloque de puntajes. La mediana,de rechazo. Tampoco nos sorprende este último resulta- de hecho, bascula mucho más hacia valores positivos endo. las escalas bueno-malo, favorable-desfavorabie, valioso- sin valor, moral-inmoral que en el continuum agradable- Queda por analizar ese otro bloque ^^en algún caso desagradable, apetecible-repugnante, triste-alegre y agre-aislado, el 50%—, que mantiene posturas netamente fa- sivo-no agresivo.vorables. Sería ir demasiado lejos si concluyéramos quetodos esos sujetos poseen una acusada conciencia política. Y volviendo a la observación del comienzo, nos pre-La gama de actitudes que reflejan esos porcentajes puede guntamos si los perfiles en general favorables al profeso-ser muy variada; desde los sujetos que miran con simpa- rado Irevelan actitudes reales de la mayoría de las alumnas,tía, sin más, los fenómenos de la política hasta aquellos o tal vez esconden un velado temor a ofrecer una imagenotros que son militantes de partido. Determinar estos peyorativa de nuestra figura y con ello herir la sensibili-matices resulta poco menos que imposible, si volvemos a dad presuntamente vengativa. Quisiéramos descartar estarecordar que los componentes cognoscitivo y sentimen- última posibilidad, porque antes de realizar la prueba setales de una actitud no implican necesariamente una de- advirtió repetidas veces sobre el carácter anónimo de laterminada conducta, ni tampoco garantizan que dirección misma.podría tomar. Al margen de la prueba, hemos constatadoque una fracción del alumnado está positivamente intere- Y aquí termina el resumen sobre los aspectos mássada por estos problemas, y participa abiertamente en destacados, pues ninguna otra cosa podemos añadir sobreactividades que por su índole denotan una clara concien- las diferencias de grupos, distribuidos por edades y nive-cia política. Pero, ¿qué número.-* ¿Acaso ese 7% para el les de estudio. Tales diferencias no parece que existan. 16 EL BASILISCO
  9. 9. EL BASILISCO, número 6, enero-abril 1979, www.fgbueno.es • • • Después de esta exposición posiblemente sean más cuestiones sólo hubieran podido plantearse como conse-los interrogantes que permanecen sin respuesta, que los cuencia de aquellos resultados teóricos. Sin éstos, cual-problemas resueltos. Da la impresión de que al final sabe- quier pregunta posterior sería formulada a ciegas. Conmos un poco cómo piensan nuestras alumnas, pero no ello pensamos que se han abierto unos cauces y se han de-podemos asegurar cómo actúan. Con ello contábamos de finido unas vías a través de las cuales puede continuar laantemano, porque desde el primer momento hemos pues- investigación. Posiblemente algunos puntos quedarán másto de manifiesto el alcance del estudio. Allí donde ter- claros, una vez que se hayan realizado los estudios deminan las posturas teóricas, que implican componentes nuestros colegas en el Instituto Masculino y en el Mixto.cognoscitivos y sentimentales, empiezan a formularse Permanecemos a la espera de los mismos.cuestiones que implican a la conducta. Pero tal vez estasBIBLIOGRAFÍAB O G A R D U S , E.S. Measuring social distance. J. appl. Sociol. 1925, 9, O S G O O D , C E . Curso superior de psicología experimental. Trillas. México,299-308. 197LEDWARDS, A.L. Techniques ofattitude scale construction. Appleton-Cen- O S G O O D , C E . y SUCI, G.J. Factor analysis ofmeaning. J. exp. Psycho-tury-Crofts, 1957. log., 1955, 50, 325-338.EDWARDS, A.L. y KILPATRICK, F.P. A technique for the construction O S G O O D , C E . ; SUCL G.J. y TANNENBAUM, P.H. The measurementofattitude scales. J. appl. Psychol., 1948, 32, 374-384. ofmeaning. Urbana: Univer. Of Illinois Press. 1957.G U T T M A N , L. Question and answers ahout scale analysis. Research THURSTONE, L.L. Attitude can be measured. Amer. J. Sociol. 1927-28,Branch, Information and Education División, Army Service Forces, 33, 529-554.R e p o n D-2, 1945. THURSTONE, L.L. Theory of attitude measuremenl. Psychol. Bull., 1929,G U T I M A N , L. The third component of scalahle altitudes. Int. J. Opin. 36, 222-241.Attitude Res., 1950, 4, 285-287. THURSTONE, L.L. The measuremenl of social altitudes. J. abnorm. soc.KRECH, CRUTCHFIELD y BALLACHEY. Psicología Social. Biblioteca Psychol., 1931, 26, 2A9-269.Nueva. Madrid, 1965. THURSTONE, L.L. y CHAVE, E.J. The measurement of altitudes. Uni-LIKERT, R. A technique of the measurement of altitudes. Arch. Psychol. versity of Chicago Press, 1929.1932, núm. 140.NUNNALLY,J.C. Jr. Tests and measuremenls. McGraw-Hill. New York,1959.EL BASILISCO 17

×