Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Hego Berria 122 Enero 2021 - Luciano Frances

122ª entrega de la revista Hego Berriak con la actualidad del momento sobre Mufunga-Sampwe de la República Democrática del Congo

  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Hego Berria 122 Enero 2021 - Luciano Frances

  1. 1. Ha fallecido Luciano Francés “buen pastor y buen compañero” 04.12.2020 | BIZKELIZA El miércoles por la noche falleció en Bilbao el presbítero diocesano Luciano Jesús Francés Bilbao, a los 87 años de edad. Su funeral tendrá lugar en la parroquia de Santa María Magdalena de Plentzia el próximo miércoles, 9 de diciembre, a las 18:30 horas. De él, sus compañeros destacan su sencillez e inteligencia, así como su entrega y amabilidad “era acogedor de las personas y de los curas. Era un gran amigo”. Luciano Francés nació el 25 de febrero de 1933, en Plentzia, entró en el Seminario a los 18 años y fue ordenado presbítero en la basílica de Begoña en el año 1958. Tras su ordenación fue nombrado capellán del preventorio y auxiliar de Gallarta, entre 1958 y 1962. Posteriormente, desde 1962 a 1965, coadjutor de Santa María de Durango y después partió como misionero a Likasi (Zaire), donde permaneció entre los años 1966 a 1973. A su regreso fue destinado como párroco a Ntra. Sra. de Begoña de Sestao y en el periodo comprendido entre los años 1973 y 1986 fue vicario Episcopal de la vicaría I. El último periodo de su vida como presbítero estuvo en la parroquia de San Miguel de Bilbao, como párroco, durante 22 años, desde 1986 hasta su jubilación en 2008. Una vez jubilado siguió ayudando en la parroquia de san Fernando, en la Unidad Pastoral Artxandape y en Plentzia y colaborando con el movimiento de Cursillos de Cristiandad. Vivió un tiempo en la residencia de Venerables y actualmente, hasta su fallecimiento, en la de San Vicente. Luciano Francés tuvo dos hermanas, Pilar y Consuelo, con las que siempre mantuvo mucha relación. Juan Ignacio Bilbao Alcatena, sacerdote de Plentzia, con el que Luciano coincidió en algunos de sus años de estudio en Vitoria y Derio, le recuerda como un joven alegre y muy buen futbolista “en el fondo era un santo” –dice- y destaca que Luciano era muy sociable y “conocía al dedillo a la gente de Plentzia”. En sus años de vicario "se le quería y se le valoraba por la autoridad que transmitía, sin imponer, era un líder natural”. Quienes le conocieron destacan su buen carácter y su sencillez. Tras el periodo como vicario prefirió ir a una parroquia pequeña de Bilbao, para vivir en la comunidad “y ser más pastor que gestor”. Allí vivió rodeado del cariño de su feligresía. Su época como misionero no fue muy extensa, pero después siempre mantuvo el interés y el contacto y siguió acudiendo a las reuniones de misioneros y ex misioneros del Congo. QEPD
  2. 2. Fallecimiento de LUCIANO FRANCÉS Misiobi Estimadas amigas y amigos, Os comunicamos el fallecimiento del misionero de Bizkaia, Luciano Francés. Luciano nació en Plentzia el 22 de febrero de 1933 y fue ordenado sacerdote en 1958. Con 33 años de edad, se incorpora a la misión del Zaire (hoy República Democrática del Congo). Viajó junto a Xabier Goicouria y Alfonso Saiz. Es destinado junto a Xabier Goicouria a la parroquia S. José del barrio de Panda en la ciudad de Likasi donde ya estaban Luis Echevarria y Florencio Llorente. Con ellos hace un buen equipo dado su carácter afable y conciliador. Sus cualidades personales y su carácter templado e inteligente dan lugar a que sea elegido como primer Superior de la Misión diocesana vasca en el Zaire, cargo que desempeñó hasta su regreso a Euskadi en 1973, siendo muy valorado durante todo ese tiempo. Siempre siguió vinculado a todo lo que ocurría en la misión del Zaire y asistía a los encuentros anuales de exmisioneros zaireños. Luciano ha fallecido hoy, 3 de diciembre, festividad de San Francisco Xabier, patrono de las Misiones, en la residencia de Birginetxe. El implacable coronavirus se lo ha llevado también a él. Descanse en paz. Goian Bego. Enero 2020
  3. 3. Obituario de Luciano Francés Bilbao Todos los niños pequeños vivencian en sus casas una doble experiencia. Por una parte, un talante de seguridad y, por otra, una impresión de cercanía. En efecto, intuyen en sus padres un fuerte apoyo en el que pueden confiar. Es una sensación de dominio que, por otra parte, no les infunde miedo a los pequeños ya que, y aquí viene la segunda parte de esta vivencia (la cercanía), los padres se han echado sobre la alfombra de la sala del hogar y han jugado con sus hijos. El fuerte se hace débil y el frágil se siente animoso. Descubrimos aquí la sensación y el talante de ternura. Este hecho de vida viene a cuento debido a las lecturas litúrgicas que correspondían al día en que se celebró el funeral por Luciano Francés Bilbao, jueves, 10 de diciembre de 2020 en la parroquia de Santa María de Plentzia. - En la primera lectura (Is 40,25-31) se muestra el Dios poderoso, se subraya el carácter divino de dominio, de energía, de eficacia. “Dice Dios: Mirad ¿Quién creó el universo? ¿A quién me compararéis? Prosigue Isaías: Dios no se cansa, ni se fatiga. Él da fuerza al cansado”. - El evangelio (Mt 11,28-30) subraya, destaca el otro lado de la vivencia: la cercanía, la ternura, la confianza. “¡Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré! … “¡Aprended de mí, que soy sencillo y humilde de corazón!” … ¡Así encontraréis descanso! ¡mi carga es ligera! - Por fin, el salmo responsorial (107) nos invita a agradecer al Señor como creador y a reconocerlo como salvador. “Bendice alma mía al Señor” Es la reacción del creyente orante quien nos invita a corresponder con la misma moneda. “Gratis lo recibisteis; dadlo gratis”. (Mt 10,8) Lo mismo acaece en nuestras relaciones entre Dios y nosotros. Nos acercamos confiados a este Dios, cercano, tierno y misericordioso y nos ponemos en sus vigorosas, poderosas y eficaces, manos. Así se entiende la trayectoria creyente de tantas vidas creyentes que se apoyan en su fe cristiana, en ese Jesucristo que nos describe a Dios, su Padre, como fuerte y tierno, a la vez. Así también, desde ese talante creyente, se explica la vida de Luciano cuyo itinerario nos sirve de interpelación a cada uno de nosotros. Nuestra existencia se siente emplazada por la rica y variada experiencia creyente, diocesana de Luciano. En efecto, su itinerario vital, sus variadas tareas, sus distintos lugares nos lanzan una serie de preguntas interpeladoras. Todo difunto, mediante su vida, nos deja sus lecciones para nosotros, nos da que pensar. Luciano ha vivido 87 años, de los cuales 62 años ha pasado sirviendo a la diócesis de Bilbao que, a su vez, ha apoyado y alimentado su fe. Entró al seminario, ya “mayorcito” (18 años) para lo que se estilaba entonces. A continuación, recalcamos que nos limitamos a constatar datos. El juicio de tales hechos, que se mencionan, lo dejamos en manos de Dios. Todo esto nos vale de ocasión, de oportunidad para examinar nuestras propias vidas. Se trata de ver qué me ha aportado a mí su vida y no de dar la razón al dicho: “cuando me muera, todos hablarán bien de mí”.
  4. 4. El perfil general de su recorrido y de su labor pastoral presenta, entre otros, estos rasgos: su disponibilidad, no hacerse notar, comunicador con la gente sencilla, vocación de pastor. Todo lo cual lo iba derramando allí adonde lo destinaban. A modo de viaje en tren, vamos a acompañar a Luciano a lo largo de sus diez estaciones con sus correspondientes paradas en su andadura vivencial (1933-2020). 10 ESTACIONES o PARADAS EN SU RECORRIDO VITAL CON SUS VIVENCIAS INTERPELADORAS PARA CON TODOS NOSOTROS 1 Plentzia: pueblo natal de Luciano (1933) Los domingos cumplía el 4º mandamiento: Solía visitar a sus hermanas: Pilar y Consuelo y saludaba a sus paisanos y conocidos.  Cultivaba sus RAÍCES.  Y nosotros, ¿cómo nos comportamos con nuestros familiares y vecinos? 2 Zona minera: su primer destino: el preventorio de Gallarta. (1958-1962)  Allí entró en contacto con el MUNDO OBRERO.  ¿Cuál es nuestro comportamiento con los más pobres y más débiles? 3 Durango: para allá lo nombraron como coadjutor de Sta. María (1962-1965).  Allí vivió las TENSIONES que se dieron entre la Iglesia y los poderes públicos. Hubo denuncias y traslados subsiguientes.  ¿Somos agentes de unidad? 4 Misiones: Los misioneros que estuvieron en África formaron un trabado grupo. Fue una experiencia que los ha marcado mucho, allí y aquí, y nos la han contagiado.  África fue para él escuela de catolicidad y de APERTURA. (1966-1973)  ¿Estamos abiertos a todos? ¿Ponemos muros, trabas a algunos? 5 Sestao: Entre 1973-1986 ejerció como párroco en la parroquia de nuestra Señora de Begoña (Los Hermanos) de Sestao, responsabilidad que compaginó algunos años con la tarea nueva de vicario de la Vicaría 1ª.  Allí se dedicó con denuedo a la EVANGELIZACIÓN en contacto con la gente.  ¿Somos las comunidades cristianas testigos del seguimiento de Jesús? 6 Deporte: Entendido y forofo del fútbol, sobre todo, del Athletic. Buen jugador a fútbol y más tarde, a pala. Se comentaba jocosamente entre quienes seguían vivos del grupo africano que en el cielo siempre se pasaba a los ya fallecidos la noticia de que el Athletic había ganado, incluso cuando había perdido. Si no, no sería el cielo.  Practicó aquello de: mens sana, in corpore sano, GOZANDO DE LA VIDA.  ¿Cuidamos nuestra salud? 7 Parroquia de San Miguel Arcángel de Artxandape de Bilbao Casi un cuarto de siglo tratando de hacer honor al patrono de la parroquia. “Miguel” significa en hebreo: ¿Quién como Dios?; es decir: DIOS lo primero, lo central. Amar a Dios. Y, procurando formar una COMUNIDAD cálida, modesta de seguidores de Jesús. Amar al prójimo.  Allí se sintió cómodo, a gusto, con calor de hogar. 1986-2008.
  5. 5.  ¿Cómo mantenemos la doble relación amorosa con Dios y con el prójimo? 8 Hogares sacerdotales Luciano de visitador pasó a usuario. Fortaleció más el “txoko africano”. Yo, solía pasar las tardes de los domingos en el hogar sacerdotal de San Vicente, visitando a los allí residentes. Nuestro protagonista ofrecía resistencia a la residencia. Difícil moverle, dada su sicología. “Es sólo como prueba”, le decían. “¿Lo intentamos?” Un tanto engañado, lo probó y le sentó bien.  Fue un AMIGO sencillo, un COMPAÑERO leal en la convivencia del Hogar Sacerdotal. Por cierto, “compañero” proviene de “conmigo pan come”.  ¿Cómo marchan nuestras conductas personales con quienes nos relacionamos? 9 Parroquia de San Fernando de Bilbao Ya jubilado, echaba una mano en dicha parroquia. Así, hasta el final, remedando el título de una antigua película: “Murieron con las botas puestas”.  Cumplió con FIDELIDAD la misión pastoral hasta que le permitieron sus facultades.  ¿Cumplimos nuestras tareas ordinarias, extraordinariamente bien? 10 RESURRECCIÓN: ha presidido muchos funerales de otros. Ahora, le toca a él, en persona, vivenciar lo que tantas veces ha predicado:  La FE en el MISTERIO PASCUAL: Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo y en nuestra propia muerte y resurrección hacia la VIDA ETERNA.  Ahora nos corresponde a nosotros y a mí CREÉRNOSLO, CREÉRMELO ******************* Pido perdón por los probables olvidos e inexactitudes en detalles. Gracias a todos los aquí presentes. ******************* A Luciano, LUKI para los amigos, lo ponemos en manos de Dios, quien sabrá cuidarlo muy bien, con cariño. Le agradecemos, también, su inestimable servicio a nuestra Diócesis de Bilbao. Acoge, Dios nuestro, a Luciano en el cielo, con los brazos abiertos. ******************* Homilía predicada entonces y ahora glosada y retocada del funeral de Luciano Francés. por Jaime Asenjo Echaniz
  6. 6. Luciano Francés Por José Luis Ormijana Como guipuzcoano, yo no conocía a Luciano hasta que llegué al Congo en 1.967. Él había llegado un año y pico antes que yo y estaba ya en la Parroquia de San José de Panda en la ciudad de Likasi. Dentro del grupo de Misioneros Vascos, siempre fue un referente para nosotros. Un hombre de carácter templado, dialogante, de ideas claras, y dispuesto a tomar decisiones. Fue nuestro “coordinador” y “representante” del grupo ante las autoridades civiles y religiosas del Congo. Eran los primeros tiempos de la misión y nos ayudó mucho a situarnos, a hacer los equipos y a facilitar la convivencia en el grupo. Eran también tiempos de guerra en Katanga y ahí tuvo una anécdota curiosa que terminó bien pero que fue un buen susto: Yendo con otros compañeros a una misión vecina fueron interceptados por los militares mubutistas que los confundieron con un grupo de mercenarios contra el régimen. A los rubios (Luciano era rubio) los tomaron por belgas y a los morenos por sudafricanos. La cosa terminó bien pero el susto quedó grabado. De su actividad pastoral en la parroquia no tengo mucha información, porque él estaba en la ciudad y nosotros estábamos en las montañas del interior y entonces no había ni teléfonos y siquiera buenas carreteras para viajar de un lugar a otro. Siempre que íbamos a Likasi nos alojábamos en su Parroquia donde había otros tres vascos: Luis. Floren y Xabier. Siempre éramos bien recibidos era como nuestra casa-madre y nuestro refugio. Allí podíamos ducharnos con agua caliente y pisar el asfalto de la ciudad. Personalmente tengo dos recuerdos de él. En cierta ocasión nos tocó ir en una pequeña avioneta de Likasi al parque de Upemba, a unos 500 kilómeros. Era una pequeña avioneta particular de un amigo europeo. El vuelo fue un poco accidentado por el fuerte viento y recuerdo que Luciano, al que no le gustaba mucho la idea del vuelo en avioneta, fue todo el tiempo con los ojos cerrados y los labios apretados. Luego ya en Upema tuve ocasión de dialogar mucho con él, caminando por la sabana. Allí volví a descubrir a ese compañero sensible a todos los problemas y dispuesto a echar una mano por el bien del grupo y de nuestra misión en el Congo. Más tarde, cuando él estaba ya en Sestao, viví una corta temporada en su casa, cuando yo estudiaba medicina en Bilbao. Me di cuenta que era muy conocido y querido en su Parroquia Descanse en paz y nos proteja ahora como nos ayudo en su vida terrena. San Sebastián, 19 de diciembre 2020
  7. 7. LUCIANO FRANCÉS. Rafa Sáez. Hoy me han pedido que escriba algo sobre ti y mi experiencia contigo, querido Luciano. Te conocí en el año 1.976. Me habían destinado a Muskiz a vivir en equipo con Trini (mi primer párroco), Txomin Pedrosa, Jesús Gurtubay y don Marcelo. Y a los dos años me pidieron que fuese a Gallarta - San Fuentes… y tú eras Vicario de la Margen Izquierda y Zona Minera… Venías a nuestras reuniones de Sector en tiempos difíciles y te recuerdo como un Vicario que todos deseábamos: tú presencia en las reuniones, por tu forma de pensar, la paz que nos transmitías, y el sentido común que tenías. Recuerdo que mirabas con cariño el Preventorio y el pueblo de Gallarta. Había sido tu primer destino. Muchas veces me hablabas de tu etapa de Durango, de aquel momento delicado, con Pruden y otros allí, de tu labor social… Tantos recuerdos. Tu casa de Sestao y tu parroquia de Begoña me hablaban de tu acogida y de ser cura cerca de la gente, a pesar de tener otros cargos, y cuántos encuentros personales, con muchos curas y laicos, en tu acogedora casa. Yo no coincidí contigo en el “Congo”, pero tú eras uno de nuestros veteranos y, siempre que había una reunión aquí, tú formabas parte del grupo. Todavía en enero del 2020 viniste a la reunión, misa y comida que hicimos en san Vicente. Sonriente, prudente y participando en lo que podías. En el año 84 se hizo una nueva organización de la diócesis pasando de 7 vicarías a 4 y tú pediste dejar de ser Vicario y coger una sencilla parroquia en Uribarri. Tenías 53 años. Y dejaste un puesto importante para ir a un barrio sencillo y una parroquia de lonja… Más, enseñaste a no buscar el carrerismo, sino el servicio humilde con niños, jóvenes, matrimonios, enfermos, de buena mañana, en la parroquia y recorriendo el barrio con cariño. Y, qué decir de tu piso… Todo ordenado, sencillo y pobre, con comida de tapex. Sacabas tiempo para formarte y leer y estar al tanto de los problemas del mundo. Y años de residencia, rodeado de amigos, siempre sonriente… hasta que llegó el corona – virus…, unos días en Birjinetxe y la última visita de tu sobrina Chelo una hora antes de morir. El funeral se realizó en tu pueblo querido de Plentzia, rodeado de tu familia y amistades del pueblo, y con la oración de otros muchos que no pudimos acudir.
  8. 8. Ese pueblo donde de joven te veía la gente con ilusión. Donde jugabas al fútbol muy bien y, a tu padre, no le gustó que fueras al Seminario porque veía porvenir para ti en el mundo del deporte. Y, por último, me acuerdo de algo que viviste en La Arboleda. Intentando animar a aquella comunidad, fuiste durante cinco días a dar “Charlas de Cuaresma”, a las que acudieron sólo cinco personas… y, una de ellas, se murió en esa misma semana. Y tú, tranquilo y en paz, sirviendo en lo sencillo. Gracias por tu vida, Luciano. Deseamos que vivas junto al Padre Dios. 7 enero de 2021. Rafael Sáez. * Posdata. El día mismo día que esto se escribe, se celebra una eucaristía – memorial por él en Durango, después de 50 años de servicio, en la parroquia de Santa María. José Ángel Gómez y Luciano Francés (Enero de 2020)
  9. 9. Panda, 7 de diciembre de 2020 Le apreciaba mucho a Luciano pero no sé si seré capaz de ofrecer una semblanza que refleje su persona. Yo he vivido siete años con Luciano, el tiempo que pasó en el Congo, y desde su marcha han pasado muchos años para que pueda reflejar en unas líneas lo que él ha supuesto para mí. En primer lugar, podré destacar su sencillez. No siempre la convivencia suele ser fácil de sobrellevar, pero tengo que decir que jamás tuvimos una palabra más alta que la otra o un desacuerdo que no hubiera sido arreglado con prontitud. El se encargaba de los adultos y yo de los jóvenes. Le gustaba desplazarse en un ciclomotor y aunque sabía conducir prefería ese medio en lugar de coger el coche. Era un gran aficionado al fútbol. El estadio oficial se encuentra como a unos 4 Km de nuestra misión. Los domingos iba a ver el partido que jugaban los equipos locales y gritaba y gesticulaba como cualquiera de los espectadores. Al principio extrañaba su presencia porque era el único blanco en el estadio en el que habría casi un millar de espectadores, a veces más, según quienes fueran los rivales. Si ganaban “los suyos” volvía eufórico en su ciclomotor, cantando en solitario durante el recorrido. Echaba en falta la ausencia de bibliotecas o librerías que le permitieran ponerse al día tanto en aspectos teológicos como en el conocimiento de la realidad africana. Se extrañaba de la falta de conferencias, semanas de formación para el enriquecimiento del clero. Su trato era afable con todo el mundo, por eso aun hoy en día hay gente, entre los mayores, que le recuerda y cuando les he anunciado su fallecimiento han venido donde mi a darme el pésame. No podía soportar la injusticia, aunque esta fuera admitida en sus costumbres y no tenía miedo a enfrentarse con quien fuera, con los que pertenecían a esa tribu, las autoridades o hasta el mismo obispo. Por ejemplo, murió un hombre y sus parientes quisieron apoderarse de la viuda, los hijos que habían tenido y los bienes que poseían. Esa es la costumbre. Sin embargo, Luciano luchó por esa familia y en contra de los jueces, las autoridades locales que también eran partidarios de seguir la costumbre y fue a visitar al obispo para que tomara una decisión y éste envió a su Vicario Episcopal a arreglar el problema, pero no lo consiguió. El problema duró varios meses pero al final consiguió lo que defendía. Nadie esperaba que fuera a ganar. Mientras tanto, la iglesia se vació y llovieron todo tipo de amenazas que no le hicieron ceder en su decisión. Era una persona demasiado recta, en medio de un mundo en el que le gente no sabe enfrentarse al mal, muchas veces por miedo a la venganza, a los espíritus, a las diferencias tribales y aguanta la injusticia esperando que las cosas se resuelvan por sí solas. Y eso Luciano no lo aguantaba. El quería que la gente luchara por sus derechos, pero se encontraba con una gente que no estaba dispuesta a conquistar nada que fuera fruto de un esfuerzo o donde pudieran sufrir unas represalias.
  10. 10. Sin embargo África le dejó marcado y a pesar de los más de 40 años de haber salido de aquel continente, seguía pensando en aquella gente y enviando su ayuda para que pudieran seguir viviendo o los nietos de los que él había tratado pudieran estudiar y sacar adelante a su familia. Para mí fue un gran compañero. Siempre le tendré presente. Xabier Con Iñaki Larrea - Junio 2020
  11. 11. [9:16, 4/12/2020] A Luciano, un amigo sencillo, cercano, bueno. En su último vuelo, al cielo. De un puerto chico de mar voló hace años una gaviota. De niño comenzó a volar lejos, muy lejos donde no sabía. Y voló, voló, muy lejos voló; de Plentzia a Durango, al Congo de África negra, a Bilbao, a la margen izquierda. Desde lo alto enseguida vio, que lo importante es estar abajo. Y bajó, bajó, al pueblo bajó y con ellos feliz vivió. Luciano, hermano: Agur bero. Pocas palabras, hechos buenos. Gracias a ti, desde tu pueblo. Muchas gracias por tu vuelo. 3 de diciembre de 2020 Jesús o Josu López Villalva ha hecho este poema a Luciano

×