Ce diaporama a bien été signalé.
Nous utilisons votre profil LinkedIn et vos données d’activité pour vous proposer des publicités personnalisées et pertinentes. Vous pouvez changer vos préférences de publicités à tout moment.

Lecturas

332 vues

Publié le

LAS LECTURAS

Publié dans : Formation
  • Soyez le premier à commenter

  • Soyez le premier à aimer ceci

Lecturas

  1. 1. En una ocasión, mi atractiva asistente personal, de 20 años, entró a mi oficina, se sentó en el borde del escritorio y me preguntó si eran ciertos los rumores de que yo había terminado con mi novia. Cuando le confirmé la noticia, sonrió y quiso saber si creía estar preparado para salir con alguien más. Mi ego de hombre de 38 años empezó a crecer hasta el cielo, pero al mismo tiempo mi conciencia se preguntaba si una relación entre nosotros sería correcta. Entonces decidí desencantarla suavemente diciéndole que era demasiado pronto para involucrarme con otra mujer. Ella volvió a sonreír, suspiró y dijo: —Es una verdadera pena. Creo que habría sido el hombre perfecto para mi madre.
  2. 2. Está claro que a mi novia y a mí nos preocupan cosas distintas. Un día le pregunté qué era lo que más temía, y me respondió: “Que conozcas otra mujer, me abandones y me quede sola”. Entonces me preguntó: “Y tú, ¿qué es a lo que más le temes?” “Pues a los osos”, contesté.
  3. 3. Un domingo un hombre va a la iglesia y escucha un sermón sobre los diez mandamientos. Tiene una revelación y va a confesarse. —Perdóneme, padre, porque he pecado — empieza a decir. —Te escucho, hijo —responde el cura en el confesionario. —Perdí mi sombrero y entré a la iglesia a robar uno, pero al escuchar su sermón cambié de parecer. —Eso es maravilloso —dice el sacerdote—. “No robarás” es un mandamiento muy poderoso. —Sí, padre, es cierto —contesta el hombre—. Sin embargo, cuando usted dijo “No cometerás adulterio”, recordé inmediatamente dónde dejé mi sombrero.
  4. 4. Una fría mañana de invierno, una mujer le envía a su esposo un mensaje de texto: “¡Pantalla congelada!” El marido le responde lo siguiente: “Vierte agua tibia sobre ella”. Cinco minutos más tarde, la mujer le envía otro mensaje: “Computadora completamente dañada por el agua”
  5. 5. Sabias que las mujeres son las que elijen a los varones, uno de los factores que determina el gusto por uno de ellos es el olfato. Las mujeres pueden oler el complejo mayor de compatibilidad; es decir, una proteína que se encuentra en el sistema inmunológico que, regula lo propio de lo que no es. En pocas palabras, ellas al tener un hombre cerca distinguen su olor, su esencia y a través de eso el cerebro les indica si es de su agrado o no. Por eso tantas veces alguien las hace suspirar sin saber qué es lo que les gusta de esa persona, de ahí el famoso dicho tiene algo que no sé qué… Este fenómeno en las mujeres no solo pasa cuando alguien le gusta, también sucede cuando elige quién le cae bien y a quien no tolera; a pesar de no haber cruzado ninguna palabra con esa persona.

×